28/06/2022 MÉXICO
Slava.rf_-1000x731.jpeg

13min251971

Hace dos años el 95% de los ciudadanos de la Península de Crimea dijo sí a la adhesión a Rusia. Los efectos mediáticos que tuvo el resultado del referéndum motivó al documentalista ruso Slava Krasko a producir un film para preguntar a los propios crimeos, “¿De quién es Crimea?”. Hoy la incertidumbre reina sobre cómo es vivir en esta Península. Por ello, en diálogo con Slava Krasko pudimos aproximarnos a su realidad mediante la voz en primera persona.


Santiago Galan29/06/2015
malditos-terroristas-cover.jpg

33min182261

¡Más madera, es la guerra! Cuentos de guerra y terrorismo para no dormir. Una batallita desde el Movimiento Vasco de Liberación Nacional de Aznar hasta el Estado Islámico de McCain y el triunvirato a cuatro bandas de EEUU-Israel-Arabia Saudí-Daesh, pasando por la carretera ucraniana, Irak, Al Qaeda, la cumbre de las azores, el desierto Yemení y la madre que lo parió.


Ricardo Lenoir22/12/2014
12201420624_1a77c2e447_z.jpg

10min70742

Los hechos sucedidos en Ucrania a lo largo de este año enlazan con una política expansionista iniciada y cada vez más robusta del presidente ruso, Vladímir Putin, en la que va sumando territorios con el fin de recuperar parte del “Russkiy Mir” (el mundo ruso, en castellano) perdido después de la desintegración de la Unión Soviética. Uno de los aspectos más claros de esta política es la expansión territorial, aprovechando lo que él entiende como la identidad rusa: toda persona que hable o, simplemente, se sienta rusa. Aún así, no queda del todo claro si la estrategia pasa por anexionar territorios tanto como desestabilizar una región que flirtea con la idea de ingresar en la órbita occidental ya sea a través de la Unión Europea como de la OTAN. Un breve repaso a lo sucedido desde la disolución de la Unión Soviética revela las intenciones contradictorias del gigante ruso.

Qué vino antes de Ucrania

Se entiende por conflicto congelado el escenario existente cuando después de una crisis o una guerra el enfrentamiento sigue latente, incluso cuando se ha firmado un acuerdo de paz. A pesar de lo flexible del concepto, en relaciones internacionales suele estar vinculado a los conflictos irresolutos en los países de la esfera soviética.

Bandera de Transnistria: ésta era la bandera de Moldavia durante el periodo soviético [Foto: Marisha via Wikipedia]

Cuatro son los nombres que vienen a la cabeza cuando se asocia conflicto congelado y Rusia: Transnistria, Abjasia, Osetia del Sur y Nagorno-Karabaj. A día de hoy, Moldavia, Georgia y Armenia se niegan a reconocer la independencia de las regiones pero el peso que supone la presencia militar y asistencial rusa hace que de facto actúen como estados independientes. Cabe resaltar que el único que está cerca de ser reconocido por la comunidad internacional es Transnistria, atendiendo a una resolución del Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Todos ellos forman parte de la Comunidad para la Democracia y los Derechos de las Naciones, plataforma de pomposo nombre usada para dotarse mutuamente de legitimidad, aunque ninguno goce de ella a ojos de la Unión Europea, la ONU o la OTAN.

Y esto, ¿a quién beneficia?

Nadie duda a la hora de señalar a Rusia como la mano que mece estos movimientos nacionalistas. Agita la zona y se presenta como pacificador de la misma una vez sucede la rebelión. Mediante el suministro de armas y, llegado al caso, de militares, promueve los alzamientos y crea una inestabilidad que impide la unidad de los países que recuperaron la independencia hace ya casi un cuarto de siglo. Éstos se ven incapacitados para presentar batalla y sucumben. En un primer momento podría parecer que la intención fuera anexionar estos territorios, muchos de ellos ni siquiera limítrofes, aunque rascando un poco más se van entendiendo otros motivos: detener su acercamiento a occidente y evitar perder su capacidad de influencia. La OTAN no aceptaría un miembro con disputas territoriales sin resolver, como ya dejó claro el ex Secretario General de la organización Anders Fogh Rasmussen, por lo que el amparo militar al que podrían acceder queda denegado.

Conflicto congelado como herramienta política

Por lo tanto estamos ante un uso político de este tipo de conflicto, que ha dejado miles de muertos y desplazados. Este hecho no impide que Rusia sea vista por sus nuevos, o recuperados, ciudadanos como un actor que simboliza justicia y prosperidad, a pesar de no terminar de cerrar las operaciones. En el último caso, Donbás y Crimea, los rebeldes entienden que fue Ucrania quien primero desestabilizó la zona al derrocar al

Ejemplo del territorio que Rusia quiere recuperar de acuerdo a su proyecto [Biblioteca Nacional de España vía Flickr]

presidente electo, Víktor Yanukóvich, quien representaba los intereses de los rusófilos. Siguiendo esta lógica, ante esta provocación Moscú no tuvo más remedio que actuar para defender la seguridad e intereses de la población rusa.

Otros aspectos colaterales

Descrito lo que supondría a nivel geopolítico no se puede obviar otro motivo: el económico. Mirando en el mapa dónde están ubicados parte de las regiones en conflicto comprobamos que ocupan una franja de la región del Cáucaso, habilitando así la conexión con el mar Caspio, ergo los recursos naturales que de ahí provienen. La llamada ruta energética del Cáucaso sur facilitaba el petróleo y gas a Europa sin el control ruso, situación ya “arreglada” con el control de ciertas áreas.

Novorossia

Putin está revolviendo en el baúl de los recuerdos y quiere dar lustre a la idea de la Gran Rusia, esa que abarca a los territorios donde haya rusos, tanto en su dimensión étnica como cultural y lingüística, independiente de dónde estén habitando. Si acudimos a la web “Russkiy Mir”, pinchando en el apartado ideología, podemos leer lo siguiente:

La paz es la ausencia de discordia. El “Russkiy Mir” es además la reconciliación rusa, la aprobación, la armonía rusa, la unidad, las escisiones superadas del siglo XX. Esta serie de acontecimientos simbólicos forma ya esta situación – la unión de las iglesias, la exhumación y nuevo entierro de figuras importantes de la emigración”.

La idea que se proyecta desde esta plataforma oficial es solo una de las caras del proyecto: la romántica idea de la unión de los pueblos que creen en una Nueva Rusia fuerte, un resurgimiento del ave fénix. Sin embargo, nada dice sobre el respeto a la soberanía nacional y a los derechos humanos o violaciones de libertades básicas. Analizando cómo ha actuado Rusia en los conflictos que ha promovido comprobamos que la paz no es la ausencia de discordia, de la misma manera que mantener congelado un enfrentamiento es perpetuar una situación cruel e injusta para la población de esos territorios, independientemente de que formen o no parte de la comunidad.

 

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

Foto de portada: Exposición sobre la URSS. Emiliano vía Flickr.


Donbass_Militia.jpg

13min77331

En la actual crisis de Ucrania se yuxtaponen los intereses geopolíticos de tres de las grandes potencias mundiales, Rusia, la Unión Europea (UE) y los Estados Unidos. Aunque la atención mediática y política se ha centrado en Ucrania tras las protestas del “Euromaidan” del pasado noviembre, la realidad es que la crisis viene de mucho antes e implica directamente a Rusia y las potencias occidentales. La crisis ha desembocado en un conflicto abierto entre las autoproclamadas Repúblicas Populares en Donetsk y Luhansk. Según estimaciones de la ONU ya han muerto aproximadamente 4.000 personas y el actual alto el fuego es muy frágil. De no resolverse por vías políticas sostenibles, la crisis en Ucrania tiene el potencial de convertirse en un conflicto congelado similar a los del Cáucaso.

La propaganda y acusaciones cruzadas han sido una constante, incluyendo la filtración de varias conversaciones telefónicas entre mandatarios que pone de relieve la participación de los servicios de inteligencia internacionales y las vulnerabilidades de Ucrania en el ámbito de la ciberseguridad. La única forma de entender la magnitud del conflicto es analizando los intereses geopolíticos y estratégicos de las grandes potencias como Rusia y Estados Unidos.

La cuestión energética

El estado actual de Ucrania está reconocido, entre otros, por el Memorando de Budapest firmado en 1994. El Memorando es más bien una declaración política, sin embargo las Partes Contratantes (Reino Unido, EE.UU. y Rusia) acuerdan respetar la independencia y soberanía de las fronteras de Ucrania al mismo tiempo que evitarán el uso de la fuerza o coacción económica para su propio interés. A pesar de este acuerdo político, la tensión en el sector energético ha sido una constante entre Rusia y Ucrania. Las disputas sobre deudas y precios de tránsito del gas han adquirido, cada vez más, un tinte político y ponen de relieve una inestable interdependencia entre Rusia y la UE.

Red de gaseoductos Rusia – Europa

Ahora las diferentes potencias buscan diversificar mercados y fuentes que a largo plazo supondrá una pérdida de peso geoestratégico de Ucrania como país de tránsito. Alemania se ha asegurado una conexión directa a través del Mar Báltico con el llamado Nord Stream cuya construcción terminó en el año 2012. Otro proyecto hermano que buscaba evitar el territorio ucraniano, llamado South Stream, se ha encontrado ahora con la última crisis y todo apunta a que será paralizado tanto por motivos legales como políticos. A su vez éste proyecto competía con el ya extinto Nabucco, que buscaba reducir la dependencia del suministro ruso. No obstante, las negociaciones trilaterales (Rusia, UE, Ucrania) llegaron a un acuerdo a finales de octubre y parece que el suministro de gas está asegurado al menos para este invierno. También hay que destacar que la dependencia del suministro ruso varía enormemente dentro de la propia UE incluso independientemente de las importaciones de gas licuado.

Hasta seis Estados Miembro dependen íntegramente del suministro de gas ruso y otros seis tienen una dependencia superior al 50%. Por su parte Rusia ha firmado varios acuerdos energéticos con China por lo que se convertirá en el máximo importador de gas ruso.

La arquitectura de seguridad internacional

Otra clave para entender el contexto geopolítico que pesa sobre Ucrania es la expansión de la OTAN y la UE frente a los nuevos modelos institucionales con los que Rusia pretende contrarrestar la influencia occidental: la OTSC (Organización del Tratado de la Seguridad Colectiva) y la OCS (Organización de Cooperación de Shanghai), en materia de seguridad y defensa por una lado, y la EurAsEC (Comunidad Económica Euroasiática) en el ámbito económico.

El actual orden internacional, comenzó a dibujarse tras la disolución de la URSS. Entonces se abrió el debate sobre cómo crear una “Europa unida”, sin líneas divisorias, pero los avances unilaterales de la UE y la OTAN en la década de los 90 comenzaron a causar recelo en el Kremlin. Por una parte la OTAN comenzó a incorporar antiguos países del Pacto de Varsovia y ya en el año 2008 comenzó el debate sobre el posible acceso futuro de Ucrania y Georgia, ambas antiguas repúblicas soviéticas. Francia y Alemania se posicionaron en contra de esta expansión, aludiendo tanto los límites naturales de la Alianza como las tensiones que generaría con Rusia. Ucrania se alineo como país neutral en su declaración de independencia de 1991 y este status tuvo que reafirmarse en 2010 para evitar tensiones con Rusia sobre el posible acceso a la OTAN, aunque desde su independencia Ucrania ha cooperado con la OTAN tanto en el diálogo político como en maniobras y misiones militares.

Expansión cronológica de la OTAN

En un contexto en el que dejó de existir el orden de bloques, el carácter defensivo de la OTAN se reconstituyó introduciendo las “operaciones fuera de área” en sus conceptos estratégicos, alterando la arquitectura de la seguridad internacional en favor de una posición hegemónica para los Estados Unidos. La intervención de la OTAN en Kosovo sigue siendo motivo de debate en este sentido: ¿intervención humanitaria o violación del derecho internacional? Por otro lado la UE, entonces conocida como Comunidad Europea, también comienza a redefinirse en una década convulsa. Los Criterios de Copenhague fueron un acuerdo muy básico que sirvió para ofrecer la integración en la arquitectura comunitaria a los antiguos estados del Pacto de Varsovia, proceso que culmina en 2007. Las reformas y avances de ambas instituciones se entendieron con alarmismo en Rusia, que veía como pasaba de potencia mundial a verse cada vez más aislada del orden internacional.

La tensión entre Rusia y Occidente se materializó de forma más evidente en la pasada década, con la intervención rusa en el conflicto de Georgia y la suspensión de dos tratados internacionales que fueron fundamentales para la seguridad internacional en las últimas décadas: el Tratado Anti-Misiles Balísticos (ABM) y el Tratado de Fuerzas Armadas Convencionales en Europa (FACE). La suspensión del Tratado ABM abrió las puertas al desarrollo del nuevo escudo anti-misiles territorial bajo el mandato de George Bush, mientras que la suspensión de facto del Tratado FACE supone el fin de los intercambios de información y observadores militares.

En esencia, un gran cúmulo de tensiones junto con avances sobre lo que Rusia considera que es su zona de influencia natural (Ucrania y Cáucaso), ayuda a explicar en gran medida por qué Putin ha llegado al extremo de desplegar tropas en la península de Crimea. Por otra parte niegan una intervención militar rusa en el este de Ucrania a pesar de las frecuentes acusaciones. Mediante acciones contundentes y no-convencionales Putin parece buscar reafirmarse ante su electorado al mismo tiempo que se abre paso en el escenario internacional, aunque los métodos están generando mucho alarmismo en la comunidad internacional y especialmente en determinados países vecinos. El fuerte factor militar reaviva los miedos de la Guerra Fría y es que, aunque con matices, hay un importante paralelismo. El conflicto ucraniano se ha convertido en una proxy war un fenómeno que lleva ocurriendo desde la segunda mitad del siglo pasado. Es decir, un tercer país se convierte en el escenario de enfrentamiento entre potencias mundiales que se disputan posiciones hegemónicas. Rusia mantiene demandas legítimas en cuanto a la gestión y estructura del orden internacional, pero el continuo uso de medios militares –como la presunta invasión de aguas territoriales suecas o espacios aéreos de varios países europeos– ofrece más oportunidades al aislamiento de Rusia que de precipitar un cambio sostenible en el orden internacional.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro


Ricardo Lenoir26/11/2014
Donetsk-1170x731.jpg

11min170371

De nuevo a las urnas:

Dos semanas después de las elecciones legislativas ucranianas del 26 de octubre, se volvió a votar en la zona de Donbás, concretamente en dos regiones autoproclamadas repúblicas independientes de Ucrania: la Repúblicas Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk. De nada ha valido lo pactado en los Acuerdos de Minsk, firmados dos meses antes en la capital bielorrusa en un punto en el que pareció posible un acuerdo entre Ucrania y Rusia. Se cumplieron los pronósticos y los vencedores fueron los principales candidatos, aún así no ha llegado la certidumbre ni a la región ni al país en general si no todo lo contrario: han enquistado aún más un enfrentamiento en que las consecuencias las están pagando los ciudadanos.

Apoyo de la comunidad internacional:

Firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE
Firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE

La oposición de Kiev a la celebración de los comicios no ha tenido relevancia ya que los líderes de las zonas insurrectas no reconocen la legitimidad del Gobierno ucraniano. La celebración de las elecciones ha tenido una condena explícita por parte de todos los actores relevantes. ONU, Unión Europea y Casa Blanca han condenado de manera unánime la celebración de la votación, actuando en bloque desde que comenzó el conflicto. Atendiendo a las palabras de los convocantes, nada de esto importa ya que ellos sólo buscaban un escudo protector, Rusia, y no sólo lo han obtenido sino que miembros de la Duma se han desplazado in situ para otorgar legitimidad a las votaciones. Previamente, el canciller ruso, Lavrov, había bendecido la iniciativa. Con los resultados escrutados, Zakharchenko será el Primer Ministro en Donetsk y Plotnitsky en Lugansk.

¿Qué queda de los Acuerdos de Minsk?

Doce fueron los principales puntos del acuerdo firmado en septiembre en la capital bielorrusa.

  1. Garantizar un alto el fuego bilateral inmediato: incumplido, desde septiembre el conflicto ha dejado decenas de víctimas, militares y civiles.
  2. Garantizar la vigilancia y supervisión, por parte de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), del régimen de alto el fuego: consecuencia de lo primero, incumplido también.
  3. Llevar a cabo una descentralización del poder, permitiendo un autogobiero temporal en zonas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, bajo una ley de “estatus especial”: incumplido, entendiendo la justicia bajo su criterio, las dos zonas sublevadas han decidido que el “estatus especial” se convierta directamente en independencia.
  4. Garantizar una vigilancia activa y constante por parte de la OSCE en la frontera entre Ucrania y Rusia, junto con la creación de una zona de seguridad en sectores fronterizos: incumplido, las zonas fronterizas han sido cruzadas en multitud de ocasiones por tropas rusas, sin identificar; la OSCE apenas puede llevar a cabo misión de control en la zona.
  5. Liberar de inmediato a todos los prisioneros y personas detenidas ilegalmente: incumplido, Ucrania se ha negado a ceder en este punto en tanto en cuanto los rebeldes no cesen en su actividad, lo que nos lleva a un camino sin salida.
  6. Aprobar una ley contra el enjuiciamento y castigo de personas relacionadas con determinados acontecimientos en las regiones de Donetsk y Lugansk.: incumplido por los motivos explicados en el anterior punto.
  7. Mantener un diálogo nacional inclusivo: incumplido, Poroshenko está teniendo una fuerte oposición interna que presiona para no negociar con los rebeldes. Incluso dos expresidentes se han manifestado públicamente en contra de cualquier muestra de diálogo .
  8. Tomar medidas para mejorar la situación humanitaria en el Donbás (Donetsk y Lugansk): incumplido, ¡en seguida te explicamos porqué!
  9. Garantizar la celebración de elecciones locales anticipadas en Donetsk y Lugansk: incumplido, los rebeldes se adelantaron a la fecha prevista en una muestra de no reconocer la autoridad ucraniana.
  10. Retirar los grupos armados ilegales, el armamento pesado y todos los combatientes y mercenarios de territorio ucraniano: incumplido, como se ha dicho anteriormente, desde Rusia se ha provisto de material militar de manera continúa.
  11. Adoptar un programa de revitalización económica del Donbás y restaurar la actividad en la región: incumplido, después de las elecciones el Gobierno ucraniano ha decidido dejar a su suerte a la región, empujándola a la dependencia económica de Moscú.
  12. Garantizar la seguridad personal de los participantes en las consultas: incumplido, cada actor se ha ocupado de este tema de manera individual, aclarando que en las elecciones ucranianas no se votó en la región de Donbás.

Ucrania suspende las ayudas oficiales:

Una Sola Ucrania
Una Sola Ucrania

Bajo el argumento de no financiar grupos terroristas, el Gobierno ucraniano ha cortado las ayudas oficiales a los habitantes de la zona. Éstas comprenden: pensiones, subsidios de desempleo, prestaciones por invalidez y subvenciones a familias numerosas y supondrán un ahorro aproximado de 2.000 millones de euros. El Primer Ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha empleado un discurso de doble moral: mientras que asegura que las ayudas cesarán para que el dinero no llegue a manos de delincuentes rusos, anuncia que no se cortará el suministro de gas ya que “son nuestros territorios, es nuestra gente. Con los terroristas hablaremos aparte. Se aproxima el invierno, por lo cual sería duro, en primer lugar, para la gente. El Gobierno no permitirá que se congelen, porque eso llevaría a una catástrofe humana”, aclarando después de que estas medidas dejarán de tener efecto una vez los rebeldes entreguen el control de la zona. Por lo tanto, queda en duda hasta qué punto quiere el gobierno hacerse cargo de los habitantes de la zona. Y, también, queda por saber si detrás de esa decisión no estará el hecho de que la zona de Donbás acumule la mayor parte de las cuencas mineras del país.

Nula capacidad para resolver el problema:

Urnas y acuerdos a un lado, el primer aniversario del Euromaidán deja un escenario peor del que había antes: un presidente derrocado; un nuevo presidente elegido en unas elecciones en las que no votó más de cuatro millones de votantes; unas elecciones en territorio ucraniano pero solo reconocidas por Rusia; Crimen conquistada sin necesidad de que hubiera guerra; Lugansk y Donestk en guerra civil…Estos son los elementos más claros, ya que de aquí subyace la incapacidad de unos (Rusia) y otros (U.E.) por poner fin a un conflicto con más de cuatro mil muertos y una cantidad imposible de concretar de exiliados.

Foto de portada: Donestk por Jeroen Akkermans


Ricardo Lenoir30/10/2014
11299551416_82c691f444_z.jpg

11min61691

Las elecciones parlamentarias que tuvieron lugar el pasado domingo han supuesto un significativo apoyo para el Presidente Poroshenko, quien las convocó para consolidar su proyecto de país y la postura ante los dos grandes actores que la ambicionan: Rusia y la Unión Europea. La Rada Estatal se ha decantado hacia la segunda.


Nayla Videla08/10/2014
Prohibido.jpg

10min176202

La crisis política en Ucrania que se desató en noviembre del año pasado ha provocado tensiones en las relaciones entre Rusia y Occidente. Estados Unidos y la Unión Europea le han impuesto sanciones económicas y financieras a Moscú por su apoyo a la anexión de Crimea a territorio ruso. Como consecuencia, Rusia ha respondido con la prohibición de las importaciones de productos alimenticios y agropecuarios provenientes de aquellos países. Así es como se abre un mercado con gran potencial para los productos latinoamericanos.

Ante un escenario mundial en el cual Rusia es acusada, por Washington y Bruselas, de violar el principio de ”No injerencia en los asuntos internos de los Estados” al intervenir en el conflicto en Ucrania, se le impusieron diversas penalidades. Entre las medidas se encuentran la prohibición a diversos políticos rusos del ingreso a Europa y congelamiento de sus activos, el incremento de dificultades para la financiación de las empresas rusas, dificultades para la importación de materiales destinados al sector energético, entre otros. La intención de estas sanciones es atacar al núcleo de la economía y del poderío ruso: el sector energético (dificultando la financiación e inversión europea en empresas estatales Gazprom, Rosneft y Transneft) para así convencer a Rusia de la necesidad de negociar.

El Secretario de Estado norteamericano John Kerry, junto a C. Oleksandr Turchnov Presidente interino de Ucrania y el Primer Ministro Arseniy Yatsenyuk – Conversaciones en Kiev Marzo 2014

En respuesta, el Kremlin prohibió la importación por un año de alimentos y productos agropecuarios desde la Unión Europea, Estados Unidos, Canadá, Australia y Noruega. La lista de productos afectados incluye las carnes de vaca, pollo y cerdo, el pescado y sus sub-productos, los productos lácteos y por último, las frutas y verduras. También, las autoridades anunciaron que estudian limitar la importación de autos, textiles y hasta está considerando cerrar su espacio aéreo a las aerolíneas europeas. La decisión también contempla respaldar a las empresas rusas afectadas por las sanciones europeas y estadounidenses otorgándole ayudas económicas.

Rusia es un importador neto de productos alimenticios. Las cifras correspondientes al primer cuatrimestre del año fueron de 16.900 millones de dólares y sus exportaciones de 7.100 millones de dólares.

En cuanto a sus socios comerciales, Rusia absorbe el 10% de las exportaciones agrícolas y agroalimentarias de la UE por un monto de 12.000 millones de euros por año. Por lo cual, estas prohibiciones no sólo pueden implicar la pérdida del negocio sino la saturación del mercado interno europeo. En cambio, para Estados Unidos, la nueva norma no implica un daño sustancial. El año pasado las exportaciones americanas equivalieron a 1.300 millones de dólares y, de ese total, los productos afectados corresponden sólo a la mitad. Ocurre una situación similar con Australia, los bienes prohibidos solo corresponden a 30 millones de dólares. No son cifras importantes para las dimensiones de estos dos países.

La Ministra de relaciones exteriores de Ecuador, María Isabel Salvador, y el Canciller de Rusia Sergey Lavrov

Para evitar la escasez en el supermercado, el gobierno ruso está buscando diversificar sus mercados recurriendo a América Latina, la cual tiene una matriz de exportaciones alimenticias muy amplia, que incluye los productos que Rusia prohibió importar. En este marco, se realizaron encuentros entre el director del Servicio ruso de Inspección Agrícola y Ganadera, Serguéi Dankvert y los embajadores ecuatoriano, chileno, argentino y uruguayo en Moscú. En esta serie de reuniones, Ecuador que es uno de los mayores socios latinoamericanos de productos no petroleros, propuso exportar más atún, café, brócoli, frutas tropicales y lácteos; Chile busca aumentar las exportaciones de carne de cerdo, pollo, pescados, verduras y frutas. En la misma línea, Argentina pretende aumentar sus suministros de ternera, cerdo y pollo, quesos, leche en polvo, mantequilla, verduras y productos del mar; Y Uruguay, propuso aumentar las exportaciones de carne de calidad suprema y abordó la posibilidad de transportar al mercado ruso cabezas de ganado.

Si bien Brasil no participó en la comitiva, se espera que suceda en breve. Este país es uno de los principales proveedores de productos alimenticios del mercado ruso y se destaca en carne bovina. Según Seneri Paludo, Secretario de Política Agrícola del Gobierno de Brasil, el país espera no sólo aumentar este volumen sino también el de maíz, soja y carnes vacunas. Con el objetivo de afianzar esta propuesta, Rusia ha levantado algunas restricciones sanitarias a alimentos que recaían sobre productos de la región. Por ejemplo, la leche brasilera. También se ha interesado en mejorar la logística entre ambos mercados como establecer vuelos charter entre Ecuador y Rusia para agilizar el transporte de mercadería.

La situación coyuntural es ideal para el aumento de las exportaciones de la región. Para poder efectivizar este nuevo negocio es necesario que cada gobierno trabaje junto al sector privado. Cada producto y cada destino tienen sus particularidades en el comercio internacional, por lo tanto desde las diversas agencias gubernamentales de Promoción de las Exportaciones deben ofrecer asistencia y capacitación sobre este nuevo y potencial mercado. Por ejemplo, Argentina ya se encuentra desarrollando una Agenda Empresarial por este asunto.

Las mejoras comerciales de este tipo no son las mejores ya que el aumento del volumen exportable es coyuntural. La cuestión no reside solamente en tomar esta oportunidad sino en aprovecharla para mejorar la competitividad real.

Frente a la respuesta positiva de America Latina de profundizar la relación comercial con Rusia, la UE ha manifestado su malestar. Optó por manifestar sus quejas por la vía diplomática pero es importante que no se endurezcan las relaciones y no se lleve esta disputa al campo político. Los respectivos gobiernos deben sopesar tanto el lado económico como el político del asunto. En cuanto la situación a Rusia, realizó la denuncia a la Organización Mundial de Comercio.

Las situaciones de crisis que se fueron acumulando a lo largo de los últimos meses afectaron a las relaciones diplomáticas entre Rusia y Occidente. Aún no se sabe qué destino le depara. Sin embargo, de toda crisis surge una oportunidad, y es el turno de América Latina de aprovecharla.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro