21/05/2022 MÉXICO

¿Qué sanciones ha impuesto Occidente a Rusia hasta el momento?

Mientras el intercambio bélico en territorio ucraniano continúa, diferentes tipos de sanciones están siendo aplicadas a Rusia por parte de la Unión Europea y EE.UU. En este artículo, explicamos el por qué y la tipología de las mismas.

Artículo escrito por Amanda Rodríguez Vargas, Andy Phillips Zeballos y Florencia Cynthia Mendieta.

Las medidas restrictivas conocidas popularmente como sanciones son una serie de acciones dirigidas que esperan disuadir las violaciones a las que incurre un país; teniendo como objetivo final lograr hacer respetar el derecho. En palabras más sencillas, estas son una serie de acciones impuestas que pretenden un cambio de comportamiento, de aquí la facilidad con las que pueden ser confundidas con “castigos”. La Unión Europea desde su narrativa, se presenta como el garante de los derechos humanos y ha creado y aplicado de forma paulatina una serie de medidas restrictivas con las que pretende “encaminar” a Rusia por el camino del alto a la agresión a Ucrania.

Más allá de las narrativas del derecho internacional, las medidas restrictivas aplicadas por la Unión Europea a Rusia han sido interpretadas por Vladimir Putin como una amenaza que reta a Rusia a lograr un aumento de su autonomía política y económica.  Cabe aclarar que las sanciones impuestas por la Unión Europea como respuesta de la agresión a Ucrania comenzaron con un paquete que incluía las restricciones económicas en las zonas de Donetsk y Lugansk, y han evolucionado hasta la prohibición al acceso al sistema SWIFT, restricciones a las reservas internacionales, prohibiciones en base a la exportación de tecnología como también a la censura de medios de comunicación rusos y desinformación.

 

Sanciones económicas

Rusia posee una economía de tamaño intermedio, posicionada en el puesto 12 a nivel mundial, por lo que no es una de las grandes potencias económicas. Es así que se puede comprender porqué las sanciones impuestas tratan de debilitar a Rusia desde el ámbito económico y no mediante acciones militares, ya que es más frágil económicamente que políticamente. Una de las sanciones occidentales se encuentra dirigida al Banco Central de la Federación Rusa, al cual se le restringió el acceso a las reservas internacionales. La congelación de activos es una de las sanciones más fuertes que ha recibido ya que paralizan gran parte de los 600.000 millones de euros en oro y divisas de la autoridad monetaria, no permitiendo intervenir en el mercado de divisas.

Fuente: cyprus-mail.com

Otra de las sanciones consistió en excluir a siete bancos rusos del mecanismo SWIFT. Tal como lo expresa su nombre oficial “Society for World Interbank Financial Telecommunication” (Sociedad para las Telecomunicaciones Financieras Interbancarias Mundiales), es uno de los sistemas de pagos interbancarios más usados del mundo. Este servicio de mensajería con sede en Bélgica, el cual tiene origen en el año 1973, logra conectar a más de 11.000 instituciones financieras con el fin de facilitar las transferencias de dinero a nivel global. Su función es determinar los códigos necesarios para realizar o transferir cualquier tipo de transferencia internacional. Esta prohibición retrasará los pagos que Moscú recibe por sus exportaciones de petróleo y gas, las cuales son las principales fuentes de ingresos al país. No obstante, es pertinente considerar que Rusia posee una alternativa: su propio sistema de mensajería financiera. Aunque no es un sistema tan fuerte, ni con tanta cobertura como el SWIFT, reduciría el impacto de la desconexión de la banca mundial.


 

En consecuencia, diversas empresas multinacionales se retiran o cierran temporalmente en suelo ruso tales como Coca Cola, Starbucks, Pepsico, Mcdonald ‘s, entre otras. Empresas petroleras como BP, Shell, Equinor, Total Energies, ExxonMobil han decidido retirarse del mercado ruso, incluso se ha prohibido la venta, suministro, exportación de bienes y tecnologías para el refinamiento del petróleo por parte del Estado japonés. Cabe resaltar que Alemania ha suspendido la certificación del gasoducto Nord Stream 2 en el Mar Báltico.  Por otra parte, se llevaron adelante sanciones por parte de la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá de restricción de espacio aéreo, las cuales consisten en cerrar aeropuertos a aviones rusos. Además, se prohíbe la exportación de bienes, servicios y tecnología de industria espacial. Asimismo, se ha aplicado sanciones a personas como a Vladimir Putin, o el Ministro de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov como también políticos, oligarcas, empresarios o figuras del ejército bielorruso, a los cuales se les prohibió entrar al país y se les congeló activos en Gran Bretaña y la Unión Europea.

 

Granville Christopher, director ejecutivo de la consultora TS Lombard, sostiene que “Rusia será tratada básicamente como un Estado hostil y excluido del flujo global de capitales, inversiones, y del resto de las interacciones económicas que determinan la calidad de vida, los ingresos, la productividad y la rentabilidad de las empresas”. Mientras que el rublo pierde cerca de un tercio de su valor, Vladimir Putin afirma que “Siempre ha habido presión de sanciones. Sí, por supuesto, ahora llevan un carácter extenso y nos crean ciertos problemas y dificultades. Sin duda alguna, la economía se está adaptando a la nueva situación“. Y agregó “Estas sanciones que se imponen son como una declaración de guerra“.

 

Sanciones a medios de comunicación

Una de las restricciones que mayor atención ha captado son las  relativas a la suspensión de la radiodifusión de los medios Sputnik y Russia Today en la Unión Europea. Tanto Russia Today como Sputnik News han sido catalogados como una amenaza contra el orden público y actualmente son inaccesibles por medios convencionales en territorio de la Unión Europea.  Por otra parte se ha reportado que en Facebook, Youtube, Twitter e Instagram han bloqueado el acceso desde territorio europeo a sus perfiles oficiales.  En un mundo donde las redes sociales han entrado a jugar un papel importante en el intercambio y distribución de información, dicha medidas han sido interpretadas como la concretización de una guerra virtual marcada por la propaganda y la desinformación.

Fuente: pixabay.com


Es evidente que Occidente se está encargando de que Rusia sienta las consecuencias de la invasión al territorio ucraniano. Por un lado, se busca privar a Moscú de los recursos financieros que necesita para mantener su economía como para sostener el conflicto bélico. Por otra parte, se observa que diversos medios rusos se encuentran censurados, mientras que las redes sociales generan confusión mediante la difusión de fake news. Claramente, estamos en condiciones de señalar que la guerra se está librando en diversos campos, no solo en el militar. Definitivamente, los rusos, pero también los europeos, han comenzado a sufrir las consecuencias de la invasión.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Florencia Mendieta

Estudiante avanzada de la Licenciatura en Relaciones Internacionales, con mención en "Defensa nacional y Seguridad internacional", dictada en la Universidad Nacional de Lanús, Argentina. Investigadora en el área de Relaciones Internacionales en la Fundación Politeia. Floormendieta628@gmail.com.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

5 × 4 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.