03/02/2023 MÉXICO

petróleo archivos - Page 2 of 2 - United Explanations

61015587_61015514.jpg

15min128312

“A partir de este día cada gota de petróleo vale una gota de sangre”

Georges Clemenceau a Woodrow Wilson

Aunque los primeros descubrimientos de pozos de oro negro se remontan a finales del siglo XIX en los EUA, no fue hasta 1910, cuando Gran Bretaña decidió que los barcos de la Royal Navy dejarían de quemar carbón y pasarían a consumir petróleo, dando al panorama energético mundial un vuelco por completo. Progresivamente se empezó a considerar el petróleo como la fuente de energía primaria en detrimento del carbón, provocando un cambio generalizado en las relaciones comerciales, productivas, económicas y sobre todo políticas. A partir de ese momento, el petróleo se convirtió en el recurso energético más preciado del mundo configurándose como una de las características esenciales de las relaciones internacionales y económicas del siglo XX, la lucha por el control de las principales “áreas geoenergéticas” y por lo que se conoce como “arterias del petróleo”, puntos estratégicos por dónde el petróleo se transporta y de difícil acceso como son los estrechos de Ormuz, Malaca o los Canales de Suez y Panamá.

En pleno siglo XXI, el petróleo continúa siendo la fuente de energía primaria del mundo y del actual modelo económico-industrial, y la presión por su control continúa en aumento debido a los cambios económicos, geopolíticos y tecnológicos que estamos viviendo. Aunque este tema no ocupe las primeras portadas de la prensa internacional, sería erróneo no considerarlo como un pilar importantísimo del desarrollo del sistema internacional del siglo XX y del actual siglo XXI.

Para entender su importancia empecemos por presentar los datos objetivos provenientes del informe anual “BP Statistical Review of World Energy” que la compañía inglesa BP lleva a cabo desde hace más de 60 años y que nos servirán para tener una visión global y comprehensiva del petróleo. Aquí, nos centraremos en la producción, el consumo, las reservas y, finalmente, en la evolución del precio.

Producción

La región que más barriles de petróleo produjo en 2011 fue Oriente Medio con un 32,6% del total (casi 28 millones de barriles diarios), seguido de Europa-Eurasia con un 21% y América del Norte con un 16,8%. Por países, el mayor productor mundial fue Arabia Saudí con un 13,2% (más de 11 millones de barriles diarios), seguido de Rusia con un 12,8% y de los EUA con un 8,8%.

Consumo

A finales del año 2011 el mundo consumía unos 88 millones de barriles diarios. Por regiones la principal consumidora de petróleo fue la zona Asia-Pacífico con un 32,4% (más de 28 millones de barriles diarios), seguida por Norte América con un 25,4% y Europa-Eurasia con un 22,1%. La región menos consumidora fue África con un 3,9% del total. Por países el principal consumidor fue, evidentemente, los EUA con un 20,5% del total (más de 18 millones de barriles diarios), seguido por la China con un 11,4% y Japón con un 5%. El país de la UE que más barriles diarios consumió fue Alemania con un 2,7%; España consumió casi 1,5 millones de barriles diarios, un 1,7% del total mundial.

Reservas

Extracción de petróleo. Foto: yakapetroleo.blogspot.com

El número total de reservas probadas que, en palabras de Mariano Marzo -catedrático de Estratigrafía y profesor de Recursos Energéticos y Geología del Petróleo en la Facultad de Geología de la Universidad de Barcelona- son aquellas sobre las que existe la certeza razonable o una probabilidad mínima del 90% de que podrán ser extraídas de forma rentable, BP calcula que suman más de 1,6 billones de barriles. La región que alberga las mayores reservas es Oriente Medio con un 48,1% del total, seguido de Sur y Centro América con un 19,7% y Norte América con un 13,2%. Por países, las mayores reservas probadas son las de Venezuela con un 17,9% del total (casi 300.000 millones de barriles), seguido de Arabia Saudí 16,1% y Canadá 10,1%.

Evolución del precio

El precio del barril de petróleo –unos 159 litros- ha aumentado de forma increíble en los últimos 10 años, estabilizándose en unos 100$. Si cogemos como referencia el precio del barril de petróleo Western Texas Intermediate –recodemos que existen diferentes tipos de petróleo dependiendo de su composición- vemos que su precio ha pasado de unos 25$ de media en 2001 a unos 95$ en 2011. El cambio, por lo tanto, es significativo tanto para los productores como para los consumidores.

Los datos anteriores nos permiten tener una visión amplia del panorama actual del sector petróleo, pero quizás son las reservas y la evolución del precio los elementos más interesantes a comentar. Respecto a las reservas cabe destacar el cambio producido al pasar a ser Venezuela el país con más reservas mundiales, sobrepasando Arabia Saudí, aunque la región de Oriente Medio continúe manteniendo las mayores en su conjunto.

El cambio en la repartición de reservas de petróleo ha provocado es que se ha configurado un eje de países productores que utilizan el petróleo como un recurso de poder político y económico –lo que algunos autores llaman petronacionalismo- sin ser afines políticamente a los EUA. Países como Ecuador, Irán, Nigeria, Rusia y la propia Venezuela han establecido un eje petrolero tanto dentro de la OPEP como en paralelo que se mueve a partir de planteamientos estratégico claros.

Por su parte, la evolución del precio del petróleo marca el desarrollo de este sector ya que, evidentemente, no es lo mismo vender un millón de barriles a 25$ que a 95$; ello ha generado un gran aumento de la renta petrolera otorgando más poder, si cabe, a los países productores. Estos cambios se reflejan claramente en el paso del control del sector de la energía por parte de lo que se conocía como las 7 hermanas  del petróleo –ESSO (Standard Oil de New Jersey), Mobil (Standard de New York), Gulf Oil, Texaco, Chevron (Standard de California), y las dos compañías inglesas Royal Dutch Shell  y la Anglo Iranian Oil Co. (más tarde British Petroleum o BP)- a las “nuevas 7 hermanas” de control estatal – Saudi ARAMCO, Gazprom-Rosfnet, China National Petroleum Corporation (CNPC), NIOC, PDVSA, Petronas y Petrobrás.

¿Qué determina los cambios en el sector de la energía?

Principales oleoductos y gasoductos en la región de Oriente Medio. Autor: Roberto Gimeno y Patrice Mitrand

Samuel Furfari –conocido analista y profesor belga especializado en geopolítica de la energía- establece cuáles son los tres elementos que determinan los cambios en el sector de la energía. Por un lado los de tipo económico, como podrían ser el auge y “sed de energía” de China, India o Brasil y el trasvase del poder y los recursos económicos del Norte al Sur. En relación con ello, el segundo factor son los cambios geopolíticos, siendo el más claro en los últimos años el cambio de un mundo focalizado en Occidente a uno en Oriente y el auge de las potencias y regiones emergentes; a su vez, este hecho ha provocado que países poseedores de recursos energético hayan sido capaces de empoderar sus estructuras internas para poder “sacar tajada” de estos valiosos e imprescindibles recursos dentro de un contexto político internacional determinado. Un ejemplo claro de lo anteriormente mencionado es el caso de Venezuela bajo el mandato de Hugo Chávez. Finalmente, Furfari apunta a los cambios tecnológicos como el tercer factor que determina la evolución del sector energético; mejoras en la perforación a alta profundidad en el mar, o la técnica de extraer gas y/o petróleo a partir de lo que se conoce como esquisto pueden suponer un vuelco en el mercado energético y el control de estos recursos.

Actualmente sería difícil determinar cuál es el factor que más incide en el sector de la energía. Es evidente, sin embargo, que la nueva técnica de extracción de gas y petróleo de esquisto podría suponer un gran cambio para, por ejemplo, los EUA. Según algunas previsiones, este país podría convertirse en 2020 en el principal exportador de energía del mundo. Sin embargo los riesgos asociados con esta técnica también tienen gran importancia y podrían limitar su explotación o no hacerla viable económicamente. De momento las cuestiones geopolíticas continúan, bajo mi punto de vista, teniendo una importancia central en el sector de la energía que posiblemente no varíen demasiado en la próxima década.

Lo evidente es que la relación entre cómo se desarrollan los acontecimientos en el sistema internacional y la que se establece entre oferta/demanda de “oro negro” sigue siendo y será uno de los principales elementos a analizar para poder entender las relaciones de poder y saber hacia dónde se dirige el mundo en el que vivimos. A pesar de su gran importancia política, el petróleo seguirá siendo para muchos simplemente aquel producto que acaba “alimentando” sus coches y continuará siendo un tema en la “sombra”.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


A Leum Yang01/07/2013
Angélica-Rivera-de-Peña.jpg

17min196330

La gira diplomática a América Latina de Xi Jinping fue la segunda después de tres meses desde que asumiera la presidencia china. Así, América Latina y el Caribe fueron señalados como unos de los socios más importantes para el país asiático después de Rusia y África.

En la noche del pasado 31 de mayo el presidente chino aterrizó en Trinidad y Tobago para empezar su primera gira por América Latina y el Caribe, donde el mandatario chino prometió 3.000 millones de dólares de préstamos a las naciones caribeñas además de proporcionar médicos y becas. Luego llegó a San José, donde firmaron nuevos acuerdos entre los cuales destaca un crédito preferencial por 400 millones de dólares para las infraestructuras del país del istmo. Por último, en México, Xi Jinping y Peña Nieto elevaron la relación de sus países al nivel de asociación estratégica integral (a pesar de sus rivalidades comerciales).

Sin embargo, todos estos acontecimientos no son sorprendentes, ya que la relación entre China y América Latina ha sido cada vez más estrecha. En el período 2005-2009, las tasas de crecimiento de las exportaciones (24,8%) e importaciones (24,5%) de la región con China fueron más altas que las de países latinoamericanos con cualquier parte del mundo. Siguiendo este ritmo, en el año 2020 China sería el segundo socio comercial de la región después de Estados Unidos, desplazando a la Unión Europea. También las visitas mutuas y los acuerdos gubernamentales han aumentado significativamente. Así, ambas partes, desconocidas durante décadas, protagonizan hoy un acercamiento que se produce a una velocidad impresionante.

¿Por qué América Latina?

Presidenta Dilma Rousseff durante el encuentro bilateral con el presidente de China, Xi Jinping. Durban-Sudáfrica / Roberto Stuckert Filho Cuenta Flickr: Blog de Planalto

La razón fundamental del acercamiento entre China y América Latina reside en la percepción de sus situaciones económicas respectivas en el mundo. Para China el crecimiento económico ha sido y es la fuente fundamental de su ascenso internacional como principal potencia mundial. Por lo tanto, la continuidad de este crecimiento es la clave para mantener e incluso para aumentar su estatus. Sin embargo, la creciente demanda interna de energía, materias primas y alimentos, así como la constante prospección de nuevos mercados para vender sus manufacturas son desafíos que pueden impedir su crecimiento.

Sin duda, el petróleo es uno de los productos más buscados en América Latina, y esto explica, en buena medida, el interés chino en los países productores de hidrocarburos como Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador y Trinidad Tobago. Además, hay otras materias primas que interesan a los chinos, en especial los minerales y los alimentos: los principales productos exportados desde la región a China son la soja, el  hierro, el cobre, la pasta de papel, la harina de pescado y el cuero.

Por otra parte, los mercados latinoamericanos son cada vez más interesantes para las exportaciones de manufacturas chinas como es el caso de México y Panamá. En este sentido, Pekín quiere que sus socios latinoamericanos le reconozcan el estatuto de economía de mercado para reducir las posibilidades de acciones anti-dumping contra ella. Así, el país asiático inició una ofensiva diplomática en la región, por lo cual ha logrado convencer a Argentina, Brasil, Chile y Perú.

Detrás del acercamiento también hay motivos políticos. Para China, que quiere expandir su poder e influencia en el mundo, es necesario conseguir nuevos socios como América Latina y África. Así, en sus discursos hacia los “amigos del Sur”, los dirigentes chinos nunca olvidan resaltar que deben “salvaguardar los intereses comunes de todos los países en vías de desarrollo” como dijo Xi Jinping ante el Congreso mexicano el pasado día 5 de junio.

Existe otra razón política importante para explicar el acercamiento de China hacia América Latina: la cuestión de Taiwán. En la actualidad existen 27 países en el mundo que mantienen sus relaciones diplomáticas con Taipei y 11 de ellos se encuentran en América Latina y en el Caribe. Aunque Taiwán y China acordaron mediante un pacto tácito no competir por aliados diplomáticos, China sigue ostentando la ventaja de ser su socio como lo hizo el presidente Xi en Costa Rica. Este es el único país del istmo que tiene relaciones diplomáticas con China desde 2007 tras romper lazos con Taiwán y ha tenido acceso a numerosos proyectos de cooperación con Pekín, incluido un estadio nacional de fútbol, equipamientos para la policía y financiación de carreteras.

Visita del Presidente Xi Jinping y primera dama Peng Liyuan de la República Popular China / Cuenta Flickr: Presidencia de la República de Costa Rica.

¿Por qué China?

Para los latinoamericanos, es indudable que quieren beneficiarse de las enormes oportunidades económicas que presenta China. De hecho, la región se ha beneficiado del impacto chino en la economía mundial como el aumento de la demanda mundial, especialmente la de materias primas y alimentos y la consecuente subida del precio de estos productos.

Por otro lado, América Latina ha visto a China como una alternativa o contrapeso para diversificar sus relaciones exteriores. En la década pasada, la región se tuvo que enfrentar a la indiferencia de sus dos socios más importantes, Estados Unidos y Europa: el país vecino dirigió su atención hacia Oriente Medio y las amenazas terroristas; en cuanto a Europa, la relación está estancada desde mediados de los 90 debido a la preocupación europea por su propia dinámica regional, la ampliación y la estabilidad de su entorno acuciado por la actual crisis económica que vive. Además, la aparición de gobiernos de centro-izquierda y hasta los más radicales hizo posible políticas pragmáticas y anti-imperialistas para buscar alternativas como China.

¿Estamos ante otro ejemplo de Cooperación Sur-Sur?

Las cifras de las relaciones económicas entre China y América Latina son espectaculares.

El valor del comercio bilateral es de casi 200 billones de dólares. Ahora China es el primer destino de las exportaciones de Brasil y Chile, y el segundo de Perú, Cuba y Costa Rica. También un 13% de las importaciones de América Latina y el Caribe viene de China, el tercer país entre otros principales orígenes de las importaciones. A su vez, la región es uno de los destinos más destacados de la inversión china por un monto total de 31 billones de dólares.

La cooperación militar también tiene un papel creciente en las relaciones sino-latinoamericanas. Casi todos los países de América del Sur tienen acuerdos militares con Pekín y los ejemplos más significativos son los siguientes:

  • con Brasil ha firmado cinco acuerdos bilaterales para desarrollar satélites y también el Acuerdo para Cooperación en Defensa;
  • mantiene diálogos con las autoridades de Defensa de Colombia y Venezuela;
  • con Argentina desarrolla una cooperación para el uso pacífico de la energía nuclear;
  • con Ecuador y Bolivia firmó convenios para mejorar la capacidad logística de sus fuerzas armadas.

Más allá de crear relaciones bilaterales, Pekín y los países latinoamericanos también han intentado sentarse juntos en las instituciones regionales: China es país donante del Banco Interamericano de Desarrollo desde 2008 y observador en la Asociación Latinoamericana de Integración desde 1994, en la Organización de Estados Americanos desde 2004 y en el Parlamento Latinoamericano desde 2004. Además, está promoviendo varios foros de cooperación con la región y ha establecido ya mecanismos de dialogo con el MERCOSUR y con la Comunidad Andina.

Preocupaciones: las desesperanzas y los desafíos

A pesar de las expectativas y los intereses cruzados, a medida que la relación avanza aparecen dudas y preocupaciones sobre esta relación. Esta tendencia ha sido más fuerte en América Latina donde algunos empezaron a percibir a China como una amenaza.

En primer lugar, además del constante déficit comercial de la región con China, la inversión de China en América Latina se ha concentrado en determinados sectores estratégicos de la región tales como energía, agricultura extensiva de exportación, y minería. Por lo tanto, muchos latinoamericanos temen que China tome el control de estos sectores.

En pocos años las corporaciones estatales chinas han logrado una posición importante en todos los sectores energéticos de la región. En Ecuador, por ejemplo, la Corporación Petrolero Nacional China y Sinopec han logrado adquirir un billón de dólares de activos de Encana, por lo cual cuenta con un 12% de la producción total de petróleo ecuatoriano.

Protestas en Argentina “Made in China” / David Sasaki

Además, el gran interés de China por las materias primas de América Latina parece deteriorar la situación económica de la región. Sobre todo porque América Latina está regresando a su posición histórica de proveedor de recursos naturales y de materias primas para responder a las necesidades del mundo exterior, en este caso las chinas. A lo largo de la historia latinoamericana se ha experimentado cuán vulnerable es la economía cuando depende de la exportación de materias primas haciendo que este tipo de modelo económico no sea sostenible.

También existe también escepticismo en el ámbito político, especialmente por el comportamiento chino en la escena internacional. Muchos latinoamericanos esperaban más apoyo en foros internacionales tales como la Organización de Naciones Unidas o en las negociaciones internacionales, debido a su identificación común como países del tercer mundo. Sin embargo, de forma contraria a las expectativas, China no ha mostrado su voluntad de apoyar a la región, por lo menos en la práctica.

El aumento de las relaciones sino-latinoamericanas ha generado importantes ganancias para ambas partes, mientras ha producido dudas y preocupaciones por la posible asimetría de dichas relaciones. Sería prematuro identificar ya un eje sur-sur como vaticinan muchos observadores exteriores. Es más bien un acercamiento pragmático y realista. El futuro de esta relación está todavía “en vías de desarrollo”.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

Foto portada: Cena de Estado que en honor del Excmo. Sr. Xi Jinping, Presidente de la República Popular China, y de su esposa, Sra. Peng Liyuan. Palacio Nacional, Ciudad de México / Angélica Rivera de Peña.


repsol-ypf-argentina-17-e1336645310514.jpg

15min98832

Argentina vivió un ambiente festivo el pasado 3 de mayo de 2012, tras la aprobación del proyecto de expropiación de las acciones de Repsol en YPF. La Ley de expropiación se aprobó por 208 votos a favor, 35 en contra y 5 abstenciones. Cristina Fernández se encuentra en la cúspide de su carrera al gozar de un amplio apoyo como Presidenta de Argentina.


Sergi Arjona07/02/2011
2897026970_ce8dd06c44_z.jpg

7min30324

Llevamos varias semanas de revuelta en los países árabes. Egipto es el país de mayor importancia que ha sido sometido a la manifestación masiva de su población. A parte de las causas que motivan las protestas, ¿qué transfondo geopolítico esconde el conflicto? ¿Qué papel desempeña el petróleo o los Estados Unidos en todo esto?