01/12/2020 BARCELONA

ONU archivos | Page 2 of 3 | United Explanations

Anna Medrano20/01/2015
5842135327_4f2bd0605b_z.jpg

12min104633

A finales de octubre de 2014, María Servini ordenó la detención y extradición de veinte cargos franquistas, a los que se les acusa de crímenes de lesa humanidad. A los pocos días, Rafael Catalá, el actual Ministro de Justicia español, anunció la no extradición de los imputados. Asimismo, Interpol España hizo uso de una Resolución de 2010 para alegar ante su Secretaría General la no detención de los cargos. Las víctimas del franquismo, a través del abogado Carlos Slepoy, han denunciado la protección descarada de “estos criminales”.


Mario López02/12/2014
2013121420582766563.jpg

15min44011

España se enfrentará en 2015 al examen periódico universal, una revisión en materia de Derechos Humanos realizada por organismos especializados de la ONU. El pasado 12 de noviembre, el Comité de Derechos Humanos de las Naciones Unidas hizo público un listado con preguntas que las autoridades españolas deberán responder durante la revisión, abarcando muchas de las últimas reformas impulsadas por el Gobierno pero también antiguas cuestiones en materia de Derechos Humanos por las que España ya ha sido criticada.


Miriam Tellado28/11/2014
Hun_Sen1-1170x731.jpg

11min173130

La situación política actual de Camboya, igual que su pasado como colonia francesa y la difícil negociación de su descolonización, son posiblemente hechos históricos poco conocidos. Puede que incluso sea desconocido que se trata de una monarquía constitucional parlamentaria cuyo Primer Ministro, Hun Sen, fue militante de los Jemeres Rojos, la guerrilla que en 1975 puso las bases de un régimen autoritario que orquestó el genocidio camboyano. Sorprenderá además que alguien que fue partícipe de tal barbaridad sea, a la vez y bajo una democracia parlamentaria, el Primer Ministro que más años ha sostenido ese título en sus manos.

La política camboyana del siglo XX

Norodom Sihanouk. Rey de Camboya entre 1941-1955 y entre 1993-2005
Norodom Sihanouk. Rey de Camboya entre 1941-1955 y entre 1993-2005

Para entender el presente de Camboya son necesarias unas pinceladas de su historia reciente. En 1863, se convirtió en protectorado francés y recuperó su independencia en 1953 bajo el reinado de Norodom Sihanouk, quien dejó a su padre el papel de jefe de Estado para presentarse en las elecciones. Su padre, como rey, definió a Camboya como país neutral en la guerra de Vietnam (aun dejando que sus tierras fueran parte de la ruta para que las armas llegasen al Vietcong). Tras liderar un golpe de Estado al escogido Primer Ministro Norodom Sihanouk, el militar Lon Nol proclama la República Jemer[1] que resulta en una guerra civil que enfrenta a Lon Nol, su gobierno y su ejército, con los grupos pro-comunistas liderados por Pol Pot y el partido de los Jemeres Rojos.

Pol Pot, quien sea probablemente el personaje de la historia camboyana más famoso (por su crueldad), tomó la capital en 1975 e inició un periodo terriblemente sangriento en el país asiático, que él bautizó como Kampuchea Democrática. En su carrera por eliminar al “enemigo oculto” (básicamente, aquel que supusiera un obstáculo al plan de construir una Camboya maoísta), se estima que cerca de dos millones de camboyanos fueron exterminados. La persecución política dirigida por los Jemeres Rojos vio su freno con la invasión vietnamita de 1979, cuando Vietnam hizo de Camboya su país satélite en manos del Partido Revolucionario de la Gente Kampucheana (formado por antiguos Jemeres Rojos que habían huido de Pol Pot hacia Vietnam). Esto supuso conflictos constantes entre el nuevo gobierno y los Jemeres Rojos. Pol Pot y su gente pasaron a vivir en el exilio. Como respuesta a la invasión, en 1981 surgió un “gobierno en el exilio” formado por antiguos Jemeres Rojos y otros grupos, reconocido por la ONU como representante camboyano.

Estabilidad y paz brevemente

Entre 1991 y 1997 Camboya disfrutó de lo que en su caso podemos calificar de poco corriente: un periodo de paz y democracia estable. El origen de esta situación está en el proceso de paz impulsado por la ONU, quien consiguió el acuerdo del que hasta el momento era el gobierno (vietnamita) para que el poder ejecutivo del país fuera cedido a la Autoridad Transicional de las Naciones Unidas en Camboya (UNTAC -United Nations Transitional Authority of Cambodia). Esta autoridad, formada por representantes de la ONU, tenía el mandato de forzar un alto al fuego, lidiar con el problema de los refugiados y promover el desarme. Esta operación fue, de hecho, la primera en la que la ONU no sólo se ocupó de la administración de un país independiente, sino que además organizó e implementó unas elecciones (yendo más allá de su tradicional rol de observador). Aun habiendo triunfado en muchos de los frentes que tenía abiertos, la UNTAC no consiguió el desarme efectivo de los Jemeres Rojos.

En 1993, el partido monárquico FUNCINPEC ganó las elecciones. El nuevo gobierno ratificó una constitución, restituyendo la monarquía y estableciendo el Reino de Camboya, bajo el reinado del que ya había sido rey y ministro: Norodom Sihanouk. Tras estas elecciones, ningún país reconoció al gobierno en el exilio de Pol Pot y éste perdió su asiento en la ONU.

La estabilidad que tanto costó conseguir se vio truncada por el Golpe de Estado de 1997, dirigido por Hun Sen (líder del Partido de la Gente Camboyana, antes de ideología comunista). Hun Sen ostentaba entonces el curioso cargo de co-Primer Ministro (junto a Norodom Ranariddh, hermano del entonces rey y líder del FUNCINPEC) gracias a su astuta negociación con el partido ganador de las elecciones. Oficialmente, el golpe lo motivaron discrepancias entre los co-jefes de gobierno y supuso el enfrentamiento violento entre facciones de los partidos gobernantes. A día de hoy, siguen sin estar claras las circunstancias de este golpe de estado. Aproximadamente 40 oficiales del partido FUNCINPEC murieron en la disputa.

El prolongado gobierno de Hun Sen

Fachada de la Asamblea Nacional de Camboya
Fachada de la Asamblea Nacional de Camboya

Hun Sen, personaje guerrillero-militar-político cuanto menos interesante, consolidó su golpe de Estado remplazando el co-Primer Ministro por alguien de su partido (Ung Hout) y organizó elecciones en 1998, de las que salió triunfador. A día de hoy, 16 años después, sigue siendo el Jefe de Gobierno camboyano. ¡Ha sido parte del gobierno, con distintos roles y en distinta coaliciones, desde 1985!

Su figura ha inspirado varias obras biográficas que intentan dar a conocer las múltiples facetas de este político camboyano. Su actividad “política” se inició como miembro de los Jemeres Rojos, cuando era un joven con aspiración de vivir en un país de talante soviético. Cuando el estilo de liderazgo y gobierno de Pol Pot le repugnaron, huyó a Vietnam y participó en la creación del Partido Revolucionario de la Gente Kampucheana; de ideología marxista-leninista. De su época como jemer rojo, se cuestiona el nivel de liderazgo que pudo llegar a tener en la guerrilla, pero él siempre ha sostenido haber sido un simple militar.

Formalmente, Camboya es una democracia parlamentaria pero la polémica no se aleja del actual Presidente. Acusaciones de corrupción, control de los medios, persecución de opositores políticos y estilo dictatorial son las más recurrentes. La calidad democrática del régimen camboyana es puesta en tela de juicio reiteradamente. Las elecciones de 2013 son el más reciente ejemplo del poder que Hun Sen abarca, aunque en su campaña asomó la posibilidad de cambio entre el electorado. El partido en la oposición (Partido para el Rescate Nacional de Camboya) junto a la organización Transparencia Internacional denunciaron irregularidades en el desarrollo de los comicios. La victoria se quedó del lado de Hun Sen y su gobierno pero registraron un descenso importante del apoyo electoral frente a las últimas elecciones. Esta reducción del sustento electoral (también plasmada en las redes sociales, que hacen de contrapunto a la televisión controlada por el gobierno) y las sospechas de falta de transparencia parecen ser indicadores de un cambio, más o menos grande, en la opinión pública camboyana respecto su “sansón”.

[1] Jemer hace referencia a la etnia mayoritaria presente en Camboya.

 

Foto de portada: Hun Sen, Primer Ministro de Camboya

 

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.


Ricardo Lenoir26/11/2014
Donetsk-1170x731.jpg

11min161561

De nuevo a las urnas:

Dos semanas después de las elecciones legislativas ucranianas del 26 de octubre, se volvió a votar en la zona de Donbás, concretamente en dos regiones autoproclamadas repúblicas independientes de Ucrania: la Repúblicas Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk. De nada ha valido lo pactado en los Acuerdos de Minsk, firmados dos meses antes en la capital bielorrusa en un punto en el que pareció posible un acuerdo entre Ucrania y Rusia. Se cumplieron los pronósticos y los vencedores fueron los principales candidatos, aún así no ha llegado la certidumbre ni a la región ni al país en general si no todo lo contrario: han enquistado aún más un enfrentamiento en que las consecuencias las están pagando los ciudadanos.

Apoyo de la comunidad internacional:

Firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE
Firma del Acuerdo de Asociación entre Ucrania y la UE

La oposición de Kiev a la celebración de los comicios no ha tenido relevancia ya que los líderes de las zonas insurrectas no reconocen la legitimidad del Gobierno ucraniano. La celebración de las elecciones ha tenido una condena explícita por parte de todos los actores relevantes. ONU, Unión Europea y Casa Blanca han condenado de manera unánime la celebración de la votación, actuando en bloque desde que comenzó el conflicto. Atendiendo a las palabras de los convocantes, nada de esto importa ya que ellos sólo buscaban un escudo protector, Rusia, y no sólo lo han obtenido sino que miembros de la Duma se han desplazado in situ para otorgar legitimidad a las votaciones. Previamente, el canciller ruso, Lavrov, había bendecido la iniciativa. Con los resultados escrutados, Zakharchenko será el Primer Ministro en Donetsk y Plotnitsky en Lugansk.

¿Qué queda de los Acuerdos de Minsk?

Doce fueron los principales puntos del acuerdo firmado en septiembre en la capital bielorrusa.

  1. Garantizar un alto el fuego bilateral inmediato: incumplido, desde septiembre el conflicto ha dejado decenas de víctimas, militares y civiles.
  2. Garantizar la vigilancia y supervisión, por parte de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), del régimen de alto el fuego: consecuencia de lo primero, incumplido también.
  3. Llevar a cabo una descentralización del poder, permitiendo un autogobiero temporal en zonas de Donetsk y Lugansk, en el este de Ucrania, bajo una ley de “estatus especial”: incumplido, entendiendo la justicia bajo su criterio, las dos zonas sublevadas han decidido que el “estatus especial” se convierta directamente en independencia.
  4. Garantizar una vigilancia activa y constante por parte de la OSCE en la frontera entre Ucrania y Rusia, junto con la creación de una zona de seguridad en sectores fronterizos: incumplido, las zonas fronterizas han sido cruzadas en multitud de ocasiones por tropas rusas, sin identificar; la OSCE apenas puede llevar a cabo misión de control en la zona.
  5. Liberar de inmediato a todos los prisioneros y personas detenidas ilegalmente: incumplido, Ucrania se ha negado a ceder en este punto en tanto en cuanto los rebeldes no cesen en su actividad, lo que nos lleva a un camino sin salida.
  6. Aprobar una ley contra el enjuiciamento y castigo de personas relacionadas con determinados acontecimientos en las regiones de Donetsk y Lugansk.: incumplido por los motivos explicados en el anterior punto.
  7. Mantener un diálogo nacional inclusivo: incumplido, Poroshenko está teniendo una fuerte oposición interna que presiona para no negociar con los rebeldes. Incluso dos expresidentes se han manifestado públicamente en contra de cualquier muestra de diálogo .
  8. Tomar medidas para mejorar la situación humanitaria en el Donbás (Donetsk y Lugansk): incumplido, ¡en seguida te explicamos porqué!
  9. Garantizar la celebración de elecciones locales anticipadas en Donetsk y Lugansk: incumplido, los rebeldes se adelantaron a la fecha prevista en una muestra de no reconocer la autoridad ucraniana.
  10. Retirar los grupos armados ilegales, el armamento pesado y todos los combatientes y mercenarios de territorio ucraniano: incumplido, como se ha dicho anteriormente, desde Rusia se ha provisto de material militar de manera continúa.
  11. Adoptar un programa de revitalización económica del Donbás y restaurar la actividad en la región: incumplido, después de las elecciones el Gobierno ucraniano ha decidido dejar a su suerte a la región, empujándola a la dependencia económica de Moscú.
  12. Garantizar la seguridad personal de los participantes en las consultas: incumplido, cada actor se ha ocupado de este tema de manera individual, aclarando que en las elecciones ucranianas no se votó en la región de Donbás.

Ucrania suspende las ayudas oficiales:

Una Sola Ucrania
Una Sola Ucrania

Bajo el argumento de no financiar grupos terroristas, el Gobierno ucraniano ha cortado las ayudas oficiales a los habitantes de la zona. Éstas comprenden: pensiones, subsidios de desempleo, prestaciones por invalidez y subvenciones a familias numerosas y supondrán un ahorro aproximado de 2.000 millones de euros. El Primer Ministro ucraniano, Arseni Yatseniuk, ha empleado un discurso de doble moral: mientras que asegura que las ayudas cesarán para que el dinero no llegue a manos de delincuentes rusos, anuncia que no se cortará el suministro de gas ya que “son nuestros territorios, es nuestra gente. Con los terroristas hablaremos aparte. Se aproxima el invierno, por lo cual sería duro, en primer lugar, para la gente. El Gobierno no permitirá que se congelen, porque eso llevaría a una catástrofe humana”, aclarando después de que estas medidas dejarán de tener efecto una vez los rebeldes entreguen el control de la zona. Por lo tanto, queda en duda hasta qué punto quiere el gobierno hacerse cargo de los habitantes de la zona. Y, también, queda por saber si detrás de esa decisión no estará el hecho de que la zona de Donbás acumule la mayor parte de las cuencas mineras del país.

Nula capacidad para resolver el problema:

Urnas y acuerdos a un lado, el primer aniversario del Euromaidán deja un escenario peor del que había antes: un presidente derrocado; un nuevo presidente elegido en unas elecciones en las que no votó más de cuatro millones de votantes; unas elecciones en territorio ucraniano pero solo reconocidas por Rusia; Crimen conquistada sin necesidad de que hubiera guerra; Lugansk y Donestk en guerra civil…Estos son los elementos más claros, ya que de aquí subyace la incapacidad de unos (Rusia) y otros (U.E.) por poner fin a un conflicto con más de cuatro mil muertos y una cantidad imposible de concretar de exiliados.

Foto de portada: Donestk por Jeroen Akkermans


pink-power-donne-che-aiutano-le-donne-9-1170x731.jpg

12min85281

El 18 de octubre se celebra el Día Europeo contra la Trata de Seres Humanos, un día para recordar a las 21 millones de personas víctimas de trabajo forzoso, de trata, o en condición de servidumbre. En el siglo XXI, la esclavitud sigue siendo una problemática de actualidad además de ser uno de los tráficos más lucrativos, tras el del tráfico de drogas y de armas: se estima que el trabajo forzoso genera 150 000 millones de dólares al año de los cuales dos tercios proceden de la explotación sexual y un tercio proviene de la explotación laboral. Constituye tanto una violación grave de los derechos humanos como un delito internacional. Este fenómeno se extiende por todo el planeta, y afecta también al continente europeo.


4882109793_7058377b4f_z.jpg

12min123462

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”. Con estas palabras se abre la Declaración Universal de los Derechos Humanos (DUDH) en su artículo 1. No cabe esperar otra expresión más contundente sobre paz y convivencia que reflejase de manera exacta la conmoción que vivía la Humanidad después de la Segunda Guerra Mundial, así como los expresos deseos de cualquier ciudadano de mantener la paz y el respeto entre todos los seres humanos. Las atrocidades de la Segunda Guerra Mundial con el holocausto nazi como telón de fondo, propiciaron que intelectuales y líderes mundiales se reunieran y decidieran recopilar, en un primer paso hacia el reconocimiento legal de los derechos humanos, todos aquellos aspectos que como derechos le son inalienables a cada ser humano por el simple hecho de serlo, siendo estos mismos irrenunciables y exigibles frente a todos. Con este fin nació la DUDH, así como con la intención de dar cobertura legal, y por lo tanto, obligado cumplimiento y respeto de estos derechos a todas las naciones posibles. De este modo, se promulgaron en 1966 y en el seno de las Naciones Unidas, el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (ICCPR en sus siglas en inglés) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (ICESCR en sus siglas en inglés). Ambos Pactos, junto con los dos Protocolos facultativos del ICCPR y la DUDH forman lo que se conoce como la Carta Internacional de Derechos Humanos.

Eleanor Roosevelt sosteniendo la DUDH en español [Foto: Franklin D Roosevelt Library via Wikipedia]
Eleanor Roosevelt sosteniendo la DUDH en español [Foto: Franklin D Roosevelt Library via Wikipedia]

La DUDH, así como los Pactos y sus Protocolos, se verían pronto acompañados por otros instrumentos de Derecho Internacional que obligan a aquellos países que los ratifiquen, al cumplimiento y armonización de sus normas internas con el contenido de estos instrumentos legales internacionales, también con el fin de respetar y hacer valer los derechos humanos recogidos y reconocidos ya con carácter legal. Estas normas de derechos humanos se encuentran principalmente recopiladas en los siguientes Tratados de Derecho Internacional:

  • Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial;
  • Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer;
  • Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes;
  • Convención sobre los Derechos del Niño;
  • Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migrantes y de sus Familiares;
  • Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas; y
  • Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad.

Ahora bien, una vez promulgadas y ratificadas estas normas ¿quién se encarga de la garantía de su cumplimiento?

El Comité de Derechos Humanos

Non violence sculpture [Foto: Carl Fredrik Reuterswärd via Wikipedia]
Non violence sculpture [Foto: Carl Fredrik Reuterswärd via Wikipedia]

Con la finalidad de controlar y garantizar el cumplimiento contenido en los Tratados mencionados con anterioridad, nacieron los denominados “Órganos de los Tratados” o “Comités para la ONU”, creados en su mayoría por los mismos instrumentos legales a los que sirven. Así, el Comité de Derechos Humanos es el órgano encargado de vigilar la aplicación del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y su creación y funcionamiento viene establecida en el artículo 28 del mismo Pacto. El Comité está integrado por 18 expertos que son propuestos por cada Estado Parte, estando el número de expertos limitado a un solo nacional por Estado. Además, y según lo establecido en el mismo artículo 28, sus miembros deben ser «personas de gran integridad moral, con reconocida competencia en materia de derechos humanos», y «se tomará en consideración la utilidad de la participación de algunas personas que tengan experiencia jurídica», por lo que no deben ser, necesariamente, juristas o personas dedicadas de manera expresa al mundo del Derecho. De acuerdo con el espíritu del Pacto, los miembros ejercen sus funciones a título individual y no como representantes del Estado que presenta su candidatura. De este modo, se espera que las deliberaciones que tomen sean imparciales e independientes de las políticas que se estén llevando a cabo en sus países.

Funciones del Comité de Derechos Humanos

El Comité de Derechos Humanos se reúne tres veces al año en períodos que duran tres semanas. Las reuniones tienen lugar en la sede de Naciones Unidas en marzo, y en la Oficina de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza) los meses de julio y octubre. El Comité cumple con tres funciones principales.

  1. Se controla el cumplimiento de las normas del Pacto a través del examen de informes que los propios Estados presentan al Comité cada cuatro o cinco años, dependiendo de la petición expresa del Comité. Estos informes forman parte del compromiso de cada país en cuanto a su avance en materia de derechos humanos se refiere. Los informes, que son preparados por cada gobierno, cuentan cada vez con más presencia y colaboración de ONGs nacionales así como de otros agentes de la sociedad civil con un alto compromiso en materia de derechos humanos. Una vez presentados, el Comité los examina en un período de dos sesiones consecutivas a través de un diálogo público que se lleva a cabo con las delegaciones de los países de cuyo informe se esté trabajando. Una vez terminado el diálogo se recogen las conclusiones por parte del Comité que pueden funcionar a modo de recomendaciones, o de observaciones generales, para futuras mejoras en cuanto a políticas de derechos humanos se refiere.
  2. El Comité tiene la función de atender denuncias individuales presentadas con arreglo al Protocolo Facultativo del Pacto. Esto significa que cualquier ciudadano de un Estado Parte del Pacto tiene el derecho de denunciar ante el Comité aquellas violaciones de derechos humanos que haya sufrido conformo a lo dispuesto en este Tratado. A pesar de que este procedimiento puede llevar años, lo cierto es que son cada vez más los ciudadanos que recurren a este método, y las decisiones tomadas por el Comité más relevantes. Si bien el Comité no funciona como un órgano jurídico, puede, en caso de fallar a favor del denunciante, sancionar al Estado incumplidor con medidas de multa o derogación de normas, incluso con puestas en libertad de reclusos.
  3. El Comité puede entender de denuncias entre dos Estados que sean, no solo Parte del Protocolo, sino también, que hayan reconocido las funciones del propio Comité. De este modo, el Comité fallará con el mismo procedimiento que si de denuncias individuales se tratara.

Todo ello, confiere a este órgano de una capacidad vital en cuanto a la vigilancia y garantía del cumplimiento de los derechos humanos y libertades establecidas en el Pacto y sus Protocolos, convirtiendo al Comité en el intérprete principal y más importante de estas normas internacionales de derechos humanos.

Foto de portadaSalle des Droits de l’Homme et de l’Alliance des Civilisations (UN Photo/Jean-Marc Ferre)

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!