17/10/2017 BARCELONA

Sociedad archivos - United Explanations

6664389643_4f8913514d_b-1024x731.jpg

13min18540

El 69% de los estadounidenses creen que cada persona recibe lo que le corresponde según su inteligencia y habilidades. La idea del sueño americano, el progreso mediante el mérito y la igualdad de oportunidades, sigue arraigada en la cultura de EE.UU. Pero, ¿y si no fuera así? ¿Viven los estadounidenses actuales mejor que sus padres? El sueño americano puede que se haya convertido en una pesadilla.


pegatina-1170x731.png

8min5660

En un contexto dónde las tasas de pobreza han alcanzado un 38% en los hogares monoparantales, dónde las mujeres retrasan su natalidad por ver su futuro laboral amenazado, dónde la brecha salarial entre mujeres y hombres ha crecido significativamente desde 2010, se hace necesario repensar la legislación relacionada a los permisos de maternidad y paternidad.

Un permiso más igualitario es una demanda social que puede ayudar a reducir las brechas de género en el ámbito laboral y a generar un papel más igualitario en la creación de los hijos y hijas.

Situación actual

La legislación vigente en España establece que, por nacimiento, la madre cuenta con un permiso de hasta 16 semanas (6 intransferibles y obligatorias y 10 transferibles y voluntarias). Ya el padre puede coger 2 semanas voluntarias e intransferibles y, si desea más tiempo, la madre debe ceder parte de su permiso.

Iguales e Intransferibles

Permisos Iguales
Imagen que  aboga por los permisos iguales mostrando los beneficios que los mismos generarían [Foto vía PPIINA].

En 2005, se creó la Plataforma por los Permisos Iguales e Intransferibles de Nacimiento y Adopción (PPiiNA), organización que lucha por la igualdad en los permisos parentales por nacimiento y/o adopción.

En su demanda, la organización apela al principio de igualdad recogido en el artículo 14 de la Constitución Española. Según la plataforma: “La diferencia de trato entre el permiso de maternidad y el de paternidad no se sostiene ni con el objetivo de la protección de la mujer ni con el de la protección de la familia o de la infancia.” Buscando cambiar esta situación PPIINA propone que el permiso del padre (o madre no biológica) sea alargado a 16 semanas, intransferibles y pagadas al 100% como las 16 semanas de maternidad. Esto aumentaría casi al doble el tiempo disponible por los/as progenitores/as para el cuidado de los hijos y hijas. Esta medida debe ser válida también en familias homo-afectivas y en caso de adopción.

PPIINA insiste que este derecho debe ser intransferible. Según los expertos, si el permiso no es intransferible los hombres no lo tomarán, ya que los estudios demuestran que las empresas se resisten en dar la baja por paternidad.

La plataforma reconoce que para poder llegar a las 16 semanas de baja por paternidad es necesario una implantación progresiva de la ley, por eso propone un plazo de 5 años para lograr la equiparación de los permisos.

Esta propuesta fue presenta al Congreso de los Diputados en 2012, pero la propuesta lleva registrada y paralizada en la cámara desde entonces.

En las últimas elecciones (26-J) el tema entró en la pauta de los partidos. La propuesta de Ciudadanos, por ejemplo, es un aumento del permiso de maternidad de 6 a 8 semanas, intransferibles y otras exclusivas para los padres. La plataforma, denuncia que esta medida tiene una apariencia mas igualitaria, pero no cambiaría el status quo. Con esta propuesta los padres seguirían teniendo menos de la mitad de permiso que las madres (las madres tendrían 18 semanas y los padres 8 semanas).

Una demanda social

El aumento de los permisos de paternidad y de los permisos por adopción responde a diversas demandas sociales:

  1. El derecho de los padres a disfrutar en la misma medida de la crianza y atención de sus hijos.
  2. El derecho del bebé a disfrutar de la atención de sus progenitores durante el mayor tiempo posible. En caso de adopción, el derecho del adoptado o adoptada de disfrutar más tiempo de su nueva familia. España se encuentra muy por debajo de la media europea cuando hablamos de permisos ya que dicha media es de 28 semanas.
  3. El derecho de la mujer a la maternidad y que ésta no siga siendo un obstáculo para su vida profesional. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sólo el 55% de las mujeres vuelven a sus puestos después del permiso de maternidad, frente al 100% de los hombres.

Esta medida también es una forma del Estado de reconocer que las mujeres no son las únicas responsables de los cuidados familiares.

Que esto sea sólo el inicio

Los permisos igualitarios son un paso que puede marcar el inicio del cambio de tendencia. Puede promocionar la normalización de la co-responsabilidad en la crianza de los hijos y hijas y puede funcionar como impulsor de un cambio cultural en cuanto a roles sociales. Además de eso, puede favorecer una mayor igualdad laboral entre hombre y mujeres, ya que ambos tendrán que enfrentarse a permisos iguales.

No obstante, este debe ser sólo el primero paso, esta igualdad sólo afronta una situación concreta. Se hacen necesarias medidas que garanticen que ambos responsables pueden ejercer plenamente su derecho a ser padres.

Esta es una opinión sin ánimo de lucro.


Agustín Prats26/08/2016
becario-portada-e1471991158207.jpg

15min5290

Se dice mucho de él, pero la mayoría coincide al retratarlo como un trabajador más de la plantilla. Es uno más sí, cuenta con las mismas responsabilidades y tiene el mismo horario, pero cuenta con un salario que no alcanza el mínimo interprofesional en el mejor de los casos, otras veces es inexistente. Con los años y la crisis, el número de becarios no deja de crecer y en un período de dos años, de 2013 a 2015, los jóvenes en estos programas de prácticas han aumentado en un 350% según los datos del Ministerio de Empleo. Resulta difícil cuestionar la crisis económica que atraviesa el país con este incremento desorbitado o con las condiciones a las que se le somete pero, ¿hasta qué punto contribuye el becario a esa misma precariedad laboral de la que él mismo es preso?

Becario: sustantivo indefinido

Ciertamente existe mucha confusión en torno a la figura del becario. Tanto es así que al buscar en un diccionario, ésta es la única definición que encontraremos: “persona que disfruta de una beca para sus estudios”. La Real Academia de nuestra lengua no incluye en sus registros la acepción más extendida, esa idea del trabajador joven en prácticas, que, sin embargo, no deja de ser un concepto opaco y ambiguo que no hace justicia a una realidad llena de matices.

La variedad de programas de prácticas en España es muy amplia y va desde la formación profesional hasta la enseñanza universitaria. Son precisamente las conocidas como becas de cooperación educativa las que hacen referencia al becario como tal. ¿Y quién es en realidad este becario? Jóvenes universitarios recién graduados o a punto de hacerlo que dan sus primeros pasos en el mercado laboral gracias a convenios bilaterales entre universidades y empresas.

Sin lugar a dudas, el trasfondo jurídico en el que se encuadra el becario es excesivamente relajado, tanto que ante la falta de una regulación suficiente son estos convenios acordados por dos entidades independientes las que acaban por regular elementos esenciales en cualquier relación laboral, como son el salario o las horas de trabajo. España es, de hecho, uno de los países de Europa donde menos respaldo institucional cuentan nuestros jóvenes, como así demuestra un informe elaborado por la Comisión Europea. No es de extrañar, con un panorama tan complejo y turbio, que estemos a la cola en cuanto a las condiciones laborales de éstos.

El becario en Europa 

Es precisamente desde las instituciones comunitarias desde donde se viene haciendo especial hincapié en el seguimiento y la regularización de la situación de este colectivo. Esto está totalmente justificado pues son muchos los programas de prácticas que se alojan en la Comunidad Europea. Como consecuencia de las desigualdades que reveló este informe, el Consejo Europeo publicó en 2014 una lista de recomendaciones que debían ser insertadas en la legislación de cada país.

Se trataba, de las llamadas recomendaciones, un  conjunto de disposiciones generales que pretendían garantizar ciertos derechos esenciales de forma unificada para todos los estados miembros. Sin embargo, en última instancia cada país era encargado de precisar esta ley. Como resultado en 2014 una oleada de reformas en materia educativa recorrió Europa a lo largo y ancho y el producto final es un batiburrillo legislativo con un núcleo común pero con desenlaces totalmente diferentes.

El becario en españaDEFPor ejemplo, Reino Unido y su programa en prácticas, o intership program, son los únicos de la Comunidad Europea que equiparan por ley la figura del becario a la de cualquier otro trabajador; así lo establece el Gobierno Británico. Mientras, el Ministero di Lavoro en Italia fijó que el tirocinio – el becario- no ejercerá como tal por más de 12 meses por contrato. O el caso de Alemania, donde aquel que realice un praktikumsprogramm ya como graduado contará por ley con un aumento de sueldo en comparación con aquellos que aún estén cursando sus estudios. Si, por el contrario, miramos qué sueldo perciben los estudiantes en prácticas a lo largo de la Unión Europea podremos observar que muchos países coinciden en garantizar para ellos un salario mínimo. En cualquier caso, las cuantías percibidas están lejos de la uniformidad; desde los trescientos en Italia hasta los quinientos cincuenta o los seiscientos setenta de Francia y Alemania; datos que junto a otros se presentan de forma accesible en sus respectivas páginas web.

Que cada país afronta una realidad distinta es indiscutible; que se ofrezca un trato tan dispar a los jóvenes estudiantes europeos es incomprensible. Con tan sólo ojear estos cuatro países hemos podido comprobar la disparidad reinante. Bien es cierto que el número de Estados Miembro roza la treintena…es curioso que este informe ubique a España a la cola en muchos de los campos que analiza.

La becarización del trabajo en España

Una desprotección tan flagrante como esta está teniendo repercusiones desastrosas en su situación y así lo demuestran los datos recogidos. Como parte del tejido laboral, el becario va a verse afectado por la situación de éste y recíprocamente la precariedad de este joven en prácticas influirá en la coyuntura laboral del país. Así, la salud que viene gozando el mercado de trabajo en estos países nórdicos, que como España apostaron por un modelo legislativo laxo, ha parado una eventual precarización para con sus becarios. Mientras, en nuestro país es precisamente donde la tasa de desempleo ha alcanzado cotas mayores entre los jóvenes – en Noviembre de 2013 el desempleo juvenil alcanzó cerca de un 60% según la Oficina de Estadística Europea (Eurostat)– entre otros desastres económicos, de modo que no es de extrañar el estado de empobrecimiento en el que se encuentran nuestros becarios.

Parece evidente que ellos son una víctima más de la situación económica reinante. Entonces, ¿en qué forma puede afectar las condiciones laborales del último eslabón de la cadena laboral a todo el mercado? Situaciones desesperadas han llevado a las empresas, pequeñas, medianas o grandes adoptar medidas desesperadas. Dentro del margen legal, probablemente fuera del ético, se han ido reduciendo los beneficios del becario mientras paralelamente aumentaban sus responsabilidades. Es precisamente esa misma situación la que lleva a los becarios, desesperados también, a aceptar condiciones como estas.

Como resultado, tenemos dos perfiles laborales opuestos aspirando a un mismo puesto de trabajo. El uno lo hace por dinero, lo normal, el otro lo hace por experiencia; la balanza está desequilibrada. Un trabajador convencional no puede competir con esta mano de obra barata que producen las universidades promoción tras promoción, año tras año. Es barata y es sobreabundante, y como otro producto más, el ser humano está sujeto a la ley de oferta y demanda. Esta es una de las caras de la becarización. Otra versión del mismo problema es la sustitución directa que se hace de un trabajador experto, un trabajador caro, por varios en prácticas. Teniendo en cuenta que estos últimos carecen de muchos de los derechos de sus colegas: indemnización por despido, cotización para el desempleo y como hemos visto incluso de sueldo, no es de extrañar que esto ocurra en nuestras empresas.

Esto es una lacra de la que se aprovechan empresas y universidades, con especial atención a estas últimas pues son las que en principio deberían liderar el tutelaje de sus alumnos y, sin embargo, no sólo no se preocupan de garantizarles una cobertura digna si no que en algunos casos son ellas mismas las que se aprovechan del becario– Marzo de 2016 la Universidad de Compostela fue declarada culpable de despido improcedente de un becario. Se trata como tal de un derecho del que no constan los becarios, sin embargo, el Tribunal Superior de Justicia de Galicia decidió en base al carácter y al volumen del trabajo realizado que aquello no podía tratarse de una beca, pese a que así constaba, y que en realidad se trataba de una relación laboral entre universidad y universitario–.

Es evidente que la cobertura hacia nuestros jóvenes es insuficiente, los miles que emigran, los muchos que quedan en situaciones de semi-esclavitud y los otros tantos que siguen en paro así lo evidencian. Volviendo una vez más al panorama Europeo, varios de nuestros vecinos no solo se encargan de proteger al becario, también lo hacen de proteger al mercado laboral de su figura. Así, por ejemplo el Ministère de l’Éducation francés estipula que las empresas no pueden tener más de un 15% de becarios entre su plantilla. Mientras, el respectivo italiano limita su número al 10%. Por su parte, el gobierno alemán protege a sus becarios de los conocidos “minijobs”, de modo que estos no son considerados aptos para los universitarios en prácticas.

Son algunas las voces que instan a eliminar por completo la figura del becario. En contrapartida un 83% de los becarios españoles, según el dossier de la Comisión Europea, afirman que su etapa como becario jugó un papel importante en su carrera profesional; uno de los porcentajes más altos de la Unión Europea. Abogar por una total erradicación del programa puede resultar excesivo. Vista la situación en otros países de nuestro entorno parece mucho más sensato trabajar en una regulación eficiente que lo proteja a él de aquellos que quieran aprovecharse indebidamente, una regulación que lo proteja del peligro que él mismo supone para sí y su entorno laboral; una regulación digna que evite esta becarización del empleo.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.



Sobre nosostros

Con más de 1.700 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la plataforma online colaborativa de divulgación internacional más importante en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!