21/09/2019 BARCELONA

Museos gratuitos en China, toda una realidad

En China, hasta hace cinco años, ir de visita a los museos era un verdadero lujo para la mayoría de la gente, debido a que el ocio no figuraba en el presupuesto de una familia promedio de clase baja y mucho menos el entretenimiento cultural. Hoy el país está viviendo una segunda revolución cultural. ¿Quieres conocerla?


En China, hasta hace cinco años, ir de visita a los museos era un verdadero lujo para la mayoría de la gente, debido a que el esparcimiento no figuraba en el presupuesto de una familia promedio de clase baja y mucho menos el entretenimiento cultural. En ese entonces, el costo de entrada al Museo Nacional de China, uno de los más importantes del país, era de ¥20, unos US$3.26 al cambio actual, lo que incidía en su baja concurrencia, a pesar de que en ese entonces el salario mínimo en la municipalidad de Beijing era de unos ¥730 (US$119.26), según el Indicador de Salarios del país.

En 2008 el gobierno estableció la política de entrada gratuita para todos los ciudadanos a los centros culturales bajo la responsabilidad de la Administración Estatal de Patrimonio Cultural. Además de los museos, otras instituciones culturales públicas incluidas en el programa de mejoramiento, apertura y acceso gratuito, fueron las bibliotecas y los sitios conmemorativos. Todas estas instituciones se han convertido en verdaderos centros públicos de cultura y educación al alcance de cualquier persona, gracias a los subsidios gubernamentales y al énfasis que las autoridades han puesto en la difusión de la cultura. En 2013 la política de admisión gratuita logró cubrir 1.804 centros culturales, representando el 58% del total. La medida ha alcanzado también a los museos privados. En lo que va del 2013 alrededor de 700 de estos museos han convenido con el gobierno otorgar la gratuidad de sus servicios. En la inversión pública participan tanto el gobierno central como los gobiernos de las provincias; a pesar de no tener asignada una partida presupuestaria específica, para 2011 la inversión total alcanzó los US$0.85 billones [¥5.2 billones], la misma que para 2013 ascendió a unos US$1.83 billones [¥11.2 billones], lo que muestra el impulso y el compromiso gubernamental.

En marcha una nueva reforma cultural

La medida fue puesta en marcha como parte de la reforma cultural, cuyo propósito es continuar el crecimiento económico y brindar mejores condiciones de vida para la población al ofrecerle más opciones de esparcimiento y educación. El caso de las cuotas en las bibliotecas muestra claramente la comercialización de la difusión cultural que trata de mitigar esta política de gratuidad, cuya meta es garantizar el libre acceso a estas instituciones, precisamente en este 2013.

Museo de la Ciencia y la Técnica de Beijing. Fuente: Wikipedia
Museo de la Ciencia y la Técnica de Beijing. Fuente: Wikipedia

El crecimiento económico de China está impulsando el proceso de modernización social y cultural con la construcción de una cultura de los museos, para integrarlos como parte del proceso de educación. Las autoridades saben que para lograr una sociedad moderna deben garantizar los derechos culturales. Después de un largo periodo en el que los museos eran considerados como lugares de élite, visitados por la clase media y alta,  la entrada gratuita los está acercando al grueso de la población, quienes a lo largo de estos cinco años han comenzado a familiarizarse con la experiencia museográfica. La ola de visitantes representa todo un reto para los responsables de los museos, incluyendo a los curadores, quienes por una parte deben asegurar el diálogo entre los visitantes y las obras de arte expuestas y, por otro deben salvaguardar la integridad de las obras frente a miles de manos curiosas y flashes dañinos. Por ejemplo, en 2008 la Exhibición del Arte de las Grutas de Dunhuang, en el Museo Nacional de Arte, tuvo una audiencia de 600.000 personas en tan sólo dos meses.

Los dos proyectos museográficos más importantes son la remodelación del Museo Nacional de China, considerado el más grande del mundo, y la construcción del Museo de Arte Contemporáneo de Shanghái. Sin duda, toda gran potencia cultural tiene grandes museos y en China se está explotando la vasta herencia de la cultura tradicional y el arte contemporáneo, de ahí los esfuerzos para difundir, en el extranjero y en el interior, el discurso: “China, la civilización milenaria con cinco mil años de historia”.

El Museo Nacional ha sido uno de los éxitos, si no el más importante, de la política de entrada gratuita. A pesar de estar en uno de los extremos de la Plaza de Tian’anmen, el museo no recibía en el pasado tantos visitantes como lo hace ahora. Incluso, la gratuidad ha alanzado a los cibernautas, mediante una aplicación gratuita para iPad que muestra parte de las exhibiciones permanentes y diferentes colecciones del museo. Una de aquéllas es la titulada “Camino al rejuvenecimiento”, que abarca una periodización histórica que comienza en 1840, con las Guerra del Opio, y continúa hasta la época actual, exaltando la interpretación de las invasiones extranjeras en China como el punto de quiebre en la grandeza de su civilización, de ahí la selección del término “rejuvenecimiento”.

La entrada gratuita está contribuyendo a disminuir la brecha cultural y educativa entre las clases sociales. Las clases medias y altas, aquellas con mayor nivel educativo, familiarizadas con el arte occidental y con el suficiente poder adquisitivo para viajar al exterior, tienen servicios y productos culturales que satisfacen sus intereses y compiten con los iconos museográficos del extranjero. En este sentido, el gobierno también pretende evitar la sobrevaloración de la cultura occidental, fortaleciendo el constructo de China “como potencia cultural e innovador cultural”. Muestra de la innovación es el proyecto del Centro de Visitantes en el sitio de Dunhuang, con el que el gobierno pretende ofrecer un “modelo de difusión cultural responsable”, caracterizado por la sinergia entre high tech, difusión para las masas y la conservación, en este caso de las grutas de Mogao. Dunhuang es uno de los destinos culturales y turísticos más importantes del país. Declarado como Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, la cantidad de visitantes ha sido desorbitante desde comienzos de la pasada década. En el 2.000 unas 225.000 personas visitaron el sitio y ya para la primavera y el verano de 2012 la cifra había aumentado radicalmente, al punto de alcanzar unos 6.000 visitantes al día. Otros enclaves culturales no museográficos, como el Palacio de verano en Beijing, reciben abultadas bandadas de turistas, las cuales pueden llegar a superar los 100.000 visitantes en un solo día en época de vacaciones nacionales.

Concepto del nuevo museo de la animación y el cómic en Hangzhou. Fuente: Inhabitat
Concepto del nuevo museo de la animación y el cómic en Hangzhou. Fuente: Inhabitat

Los niños, los trabajadores migrantes rurales, los discapacitados y los adultos mayores son grupos focales que reciben una mayor atención en esta medida de libre acceso, especialmente cuando forman parte de grupos vulnerables y de bajo ingreso. De hecho, como parte del plan gubernamental las provincias de las regiones central y occidental, donde residen estos grupos, tuvieron prioridad en la asignación de los subsidios. Con hacer los museos accesibles para todos, el gobierno también pretende enviar un “mensaje de retribución”, al tiempo que acerca a la población con el “origen cultural” de la nación, para construir un mensaje de continuidad histórica y una conexión ideológica.

Este mensaje de retribución está conectado con otra meta gubernamental: la formación de una sociedad moderadamente próspera. La igualdad de los derechos culturales, y específicamente el acceso general a los centros culturales, busca ampliar el concepto de nivel de vida para todos al incluir el esparcimiento y la educación cultural pública, y satisfacer las necesidades culturales de una creciente clase media. Para los que estamos fuera de China será interesante ver lo que este país tiene para ofrecer y si alguno de estos museos logra tener el prestigio como el de algunos iconos culturales en el mundo, tales como el Museo del Louvre o el Museo de Arte Moderno en Nueva York, pero más interesante será apreciar el proceso y sobre todo los logros sociales que alcance en su paso.

Esta es  una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Priscila Magaña-Huerta

Mexico D.F. Licenciada en Derecho por la UMSNH. Master en Relaciones Internacionales por el IBEI con especialidad en Paz y Seguridad Internacional y becaria del Colegio de Mexico en el programa de maestria en Estudios de Asia y Africa con especialidad en China. Profesionalmente me he desempenado en la Administracion Publica federal y estatal en Mexico, en el sector fiscal y de seguridad publica.



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!