21/07/2019 BARCELONA

25N: Por el derecho a una vida libre de violencia


Hoy 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. También conocida como violencia por razones de género. Este tipo de violencia constituye una violación fundamental del derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad, a la dignidad, a la igualdad entre hombres y mujeres, a la no-discriminación y a la integridad física y mental. Una verdadera pandemia global que en pleno siglo XXI está todavía muy lejos de ser erradicada.

¿Qué se entiende por violencia contra la mujer?

De acuerdo con la Asamblea General de Naciones Unidas:


Por violencia contra la mujer se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

¿Cuáles son las formas de ejercer la violencia de género?

Aunque es difícil distinguir entre diferentes tipos de violencia, ya que éstas no son excluyentes, las formas de ejercer violencia de género son múltiples:

La violencia doméstica, el acoso sexual, la violación sexual, la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados, los crímenes de honor, el tráfico de mujeres, la prostitución forzada, la violación sistemática como arma de guerra, la esterilización forzosa, el aborto y el embarazo forzado, la esclavitud sexual, el infanticidio femenino, y la selección prenatal por razones de sexo.

Imagen: Infografía Beijing 20 / UN Women
Imagen: Infografía Beijing 20 / UN Women

No se trata de una práctica que sólo suceda en determinadas partes del mundo. Las cifras son claras: 1 de cada 3 mujeres en el mundo ha soportado violencia física o sexual, principalmente por un compañero sentimental. Este tipo de violencia supone una violación de los derechos humanos de las personas, y su perpetración refuerza y refleja las desigualdades actuales existentes entre hombres y mujeres. Dado que estas desigualdades están patentes en todos los rincones del planeta, la violencia de género también lo está.

¿Qué se esta haciendo para acabar con la violencia de género?

Con el objetivo de generar conciencia e inspirar acciones que pongan fin a una de las formas de desigualdad de género más severas, hoy 25 de noviembre Naciones Unidas, a través de su campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, celebra el llamado Día Naranja. Durante este día se invita a toda la sociedad civil a lucir algo de color naranja como muestra de sensibilización y conciencia sobre la violencia de género.

Imagen: Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas
Imagen: Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas

Pero no sólo se puede lucir el naranja el 25 de noviembre, sino el 25 de cada mes. Liderado por la campaña ÚNETE, el día señalado de cada mes se llevan a cabo actividades que pretenden denunciar todas las formas de violencia de género que sufren las mujeres y las niñas en el mundo. Y para ello, cada año, Naciones Unidas y las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres definen como prioritarios diferentes temas que, a día de hoy, tienen un impacto decisivo sobre la mitad de la población mundial.

A lo largo del 2014 las temáticas sobre las que se ha querido concienciar han sido:

  • La necesidad de conseguir espacios públicos seguros: las mujeres y las niñas alrededor del mundo sufren a diario violaciones de sus derechos humanos, resultado del acoso sexual y otras formas de violencia sexual en espacios públicos, como la violación o el feminicidio. Estas violaciones suceden en la calle, en los transportes públicos, en los parques, las escuelas, áreas rurales etc. Pocas son las leyes y las políticas de urbanización sensibles al género puestas en funcionamiento. La violencia y el miedo reducen la libertad de movimiento, y por consiguiente, el acceso a la educación, al trabajo, al ocio, a los servicios básicos, etc. Prevenir el acoso sexual y otras formas de violencia en los espacios públicos, es todavía una asignatura pendiente incluso en los países con mayores índices de igualdad.
  • El estigma de la violencia contra las niñas: las niñas juegan múltiples roles en el hogar y, en algunas sociedades ya desde muy pequeñas pueden ser discriminadas o víctimas de violencia, por ejemplo negándoles el acceso a la educación o restringiendo su capacidad de decisión sobre su futuro o su propio cuerpo. Además, bajo contextos de emergencia y/o conflicto, las niñas pueden ser víctimas de violaciones sexuales, prostitución forzada, esclavitud sexual, crímenes de guerra, etc. Se calcula que millones de niñas en el mundo están sometidas a prácticas dañinas, entre ellas, la mutilación genital femenina y el matrimonio temprano. A día de hoy se estima que 700 millones de mujeres en el mundo han experimentado un matrimonio prematuro, práctica que en muchas ocasiones implica la perdida de oportunidades de educación y de acceso al mercado laboral, una mayor probabilidad de embarazo adolescente y de baja salud reproductiva, mayores tasas de mortalidad materna y de violencia doméstica.
  • La violencia de género en la economía informal: millones de mujeres en todo el mundo sobreviven a través de la economía informal, en condiciones de trabajo precarias, desregularizadas. La mayoría de ellas son trabajadoras del sector doméstico, el cuidado de las personas, la agricultura, la venta ambulante y la recogida de desechos. Desprotegidas por la ley en el desarrollo de sus actividades, pueden sufrir condiciones de explotación laboral, trabajo forzado, precariedad (inexistencia de beneficios sociales, cobertura médica, salud ocupacional, convenio laboral), e incluso esclavitud. Aunque la violencia contra las mujeres en el entorno laboral puede afectar todos los sectores, las trabajadoras domésticas son, por las condiciones de informalidad que caracterizan este sector, las principales víctimas.
  • La violencia contra las mujeres y las niñas en el mundo del deporte: el deporte como carrera profesional o como ámbito de participación en los espacios públicos, puede proveer a las personas de las herramientas necesarias para desarrollar valores tan importantes como la capacidad de liderazgo, la confianza en uno mismo y el acceso a una mejor posición social. Sin embargo a día de hoy e incluso en los países más desarrollados, el deporte, y especialmente el profesional, sigue siendo mucho más practicado por los hombres que por las mujeres. Muchas mujeres y niñas no tienen la posibilidad de desarrollar su potencial en este ámbito, tanto por barreras relacionadas con la tradición y la religión, como por barreras sociales. Además, en los países más restrictivos con los derechos humanos de las mujeres, éstas pueden sufrir violencia por el mero hecho de practicarlo, y han de afrontar fuertes obstáculos para poder desarrollarse profesionalmente en el mundo del deporte. Finalmente, situaciones como las acontecidas en algunos eventos deportivos también pueden desencadenar en un aumento de la violencia de género, como por ejemplo muestran algunos estudios, sucede tras un mundial de fútbol.
  • La violencia contra la mujer en el entorno laboral: el empoderamiento económico de las mujeres es un elemento esencial para hacer frente a las causas estructurales de la desigualdad de género, le feminización de la pobreza y la violencia contra las mujeres y las niñas. La violencia de género en el entorno laboral puede adoptar diferentes formas, desde el acoso hasta la discriminación y el bullying. Las empresas tienen la responsabilidad de asegurar entornos laborales libres de violencia para todas las mujeres y las niñas, no sólo a través de campañas de comunicación y marketing corporativo, sino también por medio de políticas de tolerancia cero y no discriminación, acompañadas de herramientas y acciones para su correcta implementación.
  • La violencia sexual contra las mujeres y las niñas bajo situaciones de conflicto: la violencia sexual durante y tras situaciones de conflicto afecta a millones de personas, principalmente mujeres y niñas. De hecho puede ser utilizada como una herramienta de guerra tanto por actores estatales como no estatales, e incluye: la violación sexual, la esclavitud sexual, la mutilación genital, el embarazo forzado, la esterelización forzada…Sucede tanto en las propias comunidades como en campos de refugiados, en centros de detención, en checkpoints etc. Además, dada la situación de emergencia que caracteriza las los conflictos, muchos de los perpetradores de estos actos lo hacen con total impunidad, y los sobrevivientes tienen miedo de denunciar y muchas dificultades para acceder a la justicia, incluso una vez terminado el conflicto.
  • La Mutilación Genital Femenina (MGF): la MGF es una violación de los derechos humanos, su práctica se justifica en una mezcla de razones culturales, sociales y religiosas. Se calcula que más de 130 millones de niñas y mujeres en el mundo han sido víctimas de esta práctica que, en la actualidad, se extiende a 29 países en África y en Oriente Medio. La MGF no tiene ningún beneficio para la salud de las mujeres sino todo lo contrario: conlleva un grave daño para los órganos de la persona, puede producir dificultades en el parto, infecciones graves etc. Además de que implica una grave violación de los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres.
  • Asegurar un mejor acceso a la justicia para las sobrevivientes de la violencia de género: las leyes deberían criminalizar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, y para ello es necesario que se disponga de sistemas que aseguren el acceso a la justicia, el seguimiento de estos crímenes, y el apoyo a las víctimas. Sin embargo son muchos los obstáculos que impiden a las mujeres y las niñas poder reportar estos abusos, e incluso algunas áreas del planeta dónde ni siquiera son considerados crímenes o las autoridades sociales son permisivas con la violencia de género.

Hoy más que nunca tenemos que tener presente que la violencia contra las mujeres y las niñas se puede evitar. La prevención es posible y esencial, para caminar hacia una sociedad libre de violencia y discriminación por razones de género. Hoy, en el Día de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas, sensibilízate, luce algo naranja, #orangeurworld.

Recursos audiovisuales para denunciar la violencia de género y reivindicar un mundo libre de agresiones machistas

La Última Gota es un cortometraje con el que el colectivo feminista Las Tejedoras quiere sacar a la luz situaciones que, cada día, viven mujeres de nuestro entorno cuando denuncian a sus agresores y acuden a los juzgados “especializados” en violencia de género.

Majorité Opprimé “da vuelta” los roles masculinos y femeninos para poner en evidencia cómo están sometidas en la cotidianeidad las mujeres alrededor del mundo.

– El vídeo “Princesas malhabladas” de la campaña Girls just want to have FUNdamental rights pone en la boca de unas niñas vestidas de princesas palabras muy feas y, lo que es peor, realidades muy feas, como la discriminación salarial y la violencia sexual que sufren las mujeres.

– El vídeo #LikeAGirl Always muestra cómo la expresión “como una chica” se utiliza como un insulto en actividades como el deporte y que esta idea está tan arraigada que hasta las propias chicas lo entienden así.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

224 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Almudena Díaz

Licenciada en Ciencias Políticas por la Universitat Autonoma de Barcelona y Université de Paris-Sorbonne y post-graduada en Relaciones Internacionales con especialidad en Paz y Seguridad en el Institut de Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI). Trabajó como Asistente de Investigación en una ONG local en los Territorios Ocupados de Palestina. Más tarde, se movió a Centro América, dónde estuvo en contacto con Zapatistas, indígenas, ex guerrilleros y cooperativas de mujeres con el fin de recoger información para un documental. Ha trabajado como agente de desarrollo local para la Diputación de Barcelona, y como Asistente de proyectos y de Comunicación para ONU Mujeres Panamá. Actualmente trabaja como Técnica de Responsabilidad Social en Barcelona. Además, ha realizado consultorías para organizaciones y entes gubernamentales. AlmudenaDíazPagés es.linkedin.com/in/almudenadiazpages/


One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!