18/01/2019 BARCELONA

¿Debería preocuparnos el aumento del presupuesto militar de China?

El pasado viernes el portavoz del Parlamento de la República Popular China anunció un aumento del 12,7% del presupuesto defensa para el año 2011. La noticia generó una oleada de críticas en todo el mundo. Pero, si el presupuesto militar chino es tan sólo una séptima parte del presupuesto estadounidense, ¿por qué el mundo está tan preocupado por su ascenso militar?

Un discurso que levantó una alta espectación

El pasado viernes 4 de marzo Li Zhaoxing, portavoz del Parlamento de la República Popular China, anunció el contenidos del Presupuesto nacional de defensa para el año 2011. Como cada vez que tiene lugar este evento un montón de analistas (sobre todo norteamericanos) no quitaron ojo a los números que iba anunciando Zhaoxing. El dato más destacado: el presupuesto aumenta un 12,7% en relación al año anterior. El número ha generado una oleada de preocupaciones que Li Zhaoxing ha tratado de relativizar, “el incremento está justificado, y China no supone una amenaza para nadie”. Pero, si el presupuesto militar chino es tan sólo una séptima parte del presupuesto estadounidense, ¿por qué el mundo está tan preocupado por su ascenso militar?

Rusia también sube el presupuesto, Brasil lo baja

El pasado mes de diciembre el Gobierno de Vladimir Putin anunció que Rusia, décima economía mundial, se disponía a lanzar el mayor programa de modernización (y rearmamento) del ejército ruso de los últimos tiempos. Para ello el Gobierno invertirá 650 mil millones de dólares en los próximos 10 años. La cifra puede parecer alta –realmente lo es- pero se sitúa tan sólo un 2% por debajo del Presupuesto de Defensa de los Estados Unidos del año 2009.

En el primer año del plan de renovación del ejército Putin anunció que Rusia gastaría 63 mil millones de dólares en 2011, cifra que supone un aumento del 50% respecto a 2010. El dato supone casi el 20% del Presupuesto total del gobierno ruso. La noticia generó un buen número de comentarios y valoraciones diversas pero sin llegar a dramatizar.

En el otro lado del mundo Brasil, octava economía mundial, anunció recientemente que recortaría su presupuesto militar previsto para 2011 (8,9 mil millones de dólares) en un 27,5%. Esta medida se inscribe en el plan de ajuste público de 30 mil millones de dólares que el Gobierno de Dilma Rousseff ha lanzado con el objetivo de controlar la inflación.

Todas las miradas hacia China

Ahora que es el turno del anuncio de China la cosa cambia. El Gobierno desvela una subida de casi el 13% del presupuesto, hasta un total de 91 mil millones de dólares –el 6% del presupuesto nacional-, y las respuestas no se hacen esperar, como si de una reacción atómica se tratara. De repente todo el mundo se asusta. ¿Por qué?

Presupuesto oficial no significa gasto final. Que el gobierno chino haya definido una cantidad concreta en el presupuesto no implica que equivalga a la cantidad que finalmente se gastará. En el año 2009 el Presupuesto de Defensa de China ascendía hasta los 70,2 mil millones de dólares aunque estimaciones realizadas por el Instituto Internacional de Estocolmo de Investigación para la Paz (SPRI por sus siglas en inglés) revelaban que el gasto final aumentó hasta los 98,8 mil millones, un 40,7% más.

El presupuesto de China para 2011 en detalle

El presupuesto del Gobierno central de China para el año 2011 asciende hasta los 5.436 billones de yuanes (827,6 mil millones de dólares), lo que supone un aumento del 12,5% en relación al año anterior (por encima del crecimiento económico del país, del 10,3%). El presupuesto se compone de las siguientes partidas y cantidades:

×     459 mil millones de yuanes para el gasto en la agricultura, la silvicultura y la conservación del agua, un aumento del 18,3% respecto al año anterior;

×     129 mil millones de yuanes para garantizar una vivienda adecuada, un aumento del 14,8%;

×     441 mil millones de yuanes para la seguridad social y de empleo, un aumento del 16,6%;

×     296 mil millones de yuanes para la educación, un aumento del 16,3%;

×     173 mil millones de yuanes para la atención médica y de salud, un aumento del 16,3%;

×     194 mil millones de yuanes para el sector de la ciencia y la tecnología, un incremento del 12,5%;

×     159 mil millones de yuanes para la conservación de energía y la protección del medio ambiente, un aumento del 10,3%;

×     287 mil millones de yuanes para el transporte y el transporte, un aumento del 10,3%;

×     584 mil millones de yuanes para la defensa nacional, un aumento del 12,6%;

×     161 mil millones de yuanes para la seguridad pública, un aumento del 9,6%.

Falta de transparencia en las partidas presupuestarias. Numerosos representantes norteamericanos acusan a China de “esconder” el valor real de la inversión prevista en el ámbito militar. En este sentido se acusa a Pekín de incluir dentro de la partida de Investigación y Desarrollo notables cantidades que en realidad serán destinadas a defensa. El Pentágono afirma que el presupuesto real podría ser dos o tres veces mayor que los datos oficiales presentados. China, evidentemente, lo niega.

Mantener el mayor ejército del mundo no es barato. Con 2,3 millones de soldados el ejército chino es el más grande del mundo. Sus tropas están equipadas mayormente con material y equipos anticuados y sus sueldos necesitan ser revisados y actualizados con la fluctuante inflación que sufre el país. Algunos medios sitúan buena parte del gasto en defensa precisamente a esto, a la modernización del ejército y al aumento de los salarios de las tropas. También se conoce la voluntad de China de invertir en armamento y naves. Es conocido que el gigante asiático no dispone, aún, de un portaaviones con lo que el país está deseoso de hacerse con uno. Sólo un dato, el coste del portaaviones George Washington del ejército norteamericano es de 4.500 millones de dólares.

El ascenso de China en el sistema internacional. El ascenso de China en el contexto geopolítico mundial viene caracterizado por un auge económico sin precedentes (en 2010 creció un 10,3% situándose como segunda potencia económica mundial). Su papel es creciente en regiones como África, Oriente Medio y América Latina, donde a cambio de energía y productos básicos el gigante chino construye infraestructuras con inversiones multimillonarias. A raíz de ello está ganando aliados a la hora de posicionarse en determinados ámbitos (discusiones sobre Derechos Humanos en Naciones Unidas, reacciones en contra del otorgamiento del Premio Nobel de la Paz a Liu Xiabo, etc).

Todo esto genera nerviosismo a muchas potencias económicas, especialmente a los Estados Unidos, hasta ahora principal garante del orden económico y militar del mundo (quién gasta el 40% del presupuesto militar mundial). Así que es fácil entender que la aparición de un rival “de altura” pueda provocar cierta tensión en Washington. Y más si la forma de ver el mundo (y de actuar) no va en la misma línea que la americana.

China no ve el mundo igual que los EUA y la UE. Son más que visibles las tensiones que levanta China a los Estados Unidos y la Unión Europea en relación al asunto de los Derechos Humanos. China arguye que su forma de ver el mundo, y en consecuencia su forma de actuar en el ámbito de los Derechos Humanos, difiere de la visión occidental. En este sentido China ha mantenido siempre un principio de no interferencia en los asuntos internos de otros países. Principio que ha mantenido a raja tabla. Y, por ende, exige que se respete ese principio en su propio país, demandando que los otros estados no interfieran en los asuntos chinos. Tal y como refleja un estudio de European Council on Foreign Affairs este principio es suscrito por un número cada vez mayor de estados en el mundo, al menos en las votaciones sobre Derechos Humanos en la Organización de Naciones Unidas.

La democracia en China. La forma de gobierno de China no se asemeja a la de los Estados Unidos o la Unión Europea. En este sentido China vuelve a su discurso acerca de la percepción y la visión del mundo indicando que el país abraza la democracia, pero no al estilo occidental sino la denominada democracia con características chinas. Ello genera un gran debate acerca del modo en qué la democracia es percibida en el mundo y hasta qué punto el concepto de democracia es fruto de los valores occidentales a los que China difiere. Aunque las recientes revueltas en los países árabes demuestran, según afirman algunos analistas, que a pesar las diferencias en el mundo las distintas culturas del mundo pueden acoger las bases de la democracia (libertad de opinión y asociación, gobierno representativo, elecciones libres, justas y transparentes, etc). Según esto, China no debería ser una excepción.

La democracia con características chinas

Así explica un medio de comunicación chino (People’s Daily Online) cómo es la democracia con características chinas:

“La única peculiaridad del sistema democrático chino se demuestra en la formulación del sistema de la Asamblea Popular Nacional (APN, con 3.000 diputados) y del sistema de la cooperación multipatidista y consulta política bajo la dirección del Partido Comunista de China (con 2.000 miembros). Aunque la APN y la CCPPCh de China tienen funciones semejantes a las de la cámara de representantes (o sea, cámara baja) y el senado (o sea, cámara alta) de otros países, disponen de importantes características peculiares que no tienen éstas últimas. La más importante peculiaridad de la APN y CCPPCh de China consiste en que son capaces de demostrar aún más su popularidad, es decir, el pueblo goza de más derechos de participar en la política democrática.”

Según People’s Daily la política democrática china se caracteriza en lo organizativo por la combinación de funcionarios y masas populares […] y se adapta a las condiciones del país”

La influencia china es vista positivamente. En una encuesta realizada en el año 2005 a más de 23.500 ciudadanos de 14 países diferentes acerca de cómo veían la influencia de China en el mundo, se obtuvo un resultado positivo. En promedio, el 48% de los encuestados respondieron positivamente (47% cuando se les preguntó por los EUA y 58% cuando la pregunta era sobre la UE). Sólo un 30% respondió de forma negativa. Los países donde la visión fue más negativa fueron el Líbano (74%), Filipinas (70%), Indonesia (68%) y la India (66%). Por otro lado,  sólo tres países mostraban su negatividad en relación a la influencia de China en el mundo: Alemania (47%),  Estados Unidos (46%) y Polonia (33%). En ningún caso el porcentaje de respuestas negativas superó las positivas. Incluso en Japón la balanza fue bastante equilibrada (22% la veían negativa por un 25% positiva, mientras que el 53% no tenían una posición clara).

Esta visión positiva de China está estrechamente relacionada con su función económica más que en su poder militar potencial. Pero aunque en 16 países se veía de forma positiva que China llegara a ser “significativamente más poderosa económicamente,” en 17 países se afirmaba que sería negativo si China llegara a ser “significativamente más poderosa a nivel militar”.

Falta de predictibilidad en la actuación china. En la disciplina de Relaciones Internacionales se considera fundamental que dentro del sistema internacional los países actúen de acuerdo a unas normas, valores y reglas, que faciliten una cierta previsibilidad en su forma de actuar; facilitando la predicción de su comportamiento para fomentar la estabilidad mundial. Es lo que se denomina orden internacional. Y éste suele redefinirse en función de la potencia o potencias que tengan mayor influencia en el mundo en cada período histórico. En el caso actual, por ejemplo, el establecimiento de un modelo de democracia representativa y de una economía capitalista de libre mercado han sido fruto del papel del Reino Unido, seguido por el de los Estados Unidos, en el último siglo y medio. Con mucha probabilidad un auge del papel de la antigua URSS en el mundo habría supuesto un cambio de tendencia del orden mundial en ese entonces.

Así pues, el auge de un país como China que, como ya hemos mencionado, tiene una visión que difiere notablemente de la visión occidental y con un modus operandi que tampoco se asemeja por completo al modelo europeo y/o americano, la variación del orden internacional (y por tanto las reglas del juego) podría tener cabida. Hasta qué punto esto podría tener lugar y de qué modo ya es objeto de numerosos debates, análisis y opiniones.

Y China responde: la teoría del ascenso pacífico

Anteriormente ya hablamos en United Explanations acerca de la teoría del ascenso pacífico de China. La teoría del “ascenso pacífico” surge para dar respuesta a la tesis de la amenaza. Según esta tesis China es vista como un rival y una amenaza no sólo a nivel económico sino también a nivel militar. La teoría del ascenso pacífico ha sido desarrollada por especialistas chinos en Relaciones Internacionales con el apoyo de la dirección actual del Partido Comunista Chino y del actual gobierno. Su mayor ideólogo es Zheng Bijian, quien en sus Diez puntos de vista sobre el ascenso pacífico de China y sobre las relaciones entre China y Europa ha sintetizado esta postura pretendiendo aclarar hacia donde se dirige China.

En este sentido, Li Zhaoxing, portavoz del Parlamento de la República Popular China, afirmaba, durante la presentación del presupuesto de defensa el pasado viernes, que:

“La fuerza militar limitada de China es la única salvaguardia de su soberanía nacional e integridad territorial y no supone una amenaza para ningún país”. “El gobierno siempre ha tratado de limitar los gastos militares y se ha fijado el gasto en defensa a un nivel razonable.” Y continúa: “No hay tal cosa como una llamada oculta de gastos militares en China. Y el presupuesto está sujeto a auditoría por parte del gobierno y el ejército”.

Además el Presidente de China, Wen Jiabao, afirmó en la apertura de la sesión anual del Parlamento, el pasado sábado 5 de marzo, su voluntad de que China “juegue un rol constructivo ayudando a la resolución de los temas candentes y los problemas globales […] tomando parte activa en la diplomacia multilateral y por medio del uso de la cumbre del G20 y otros foros diplomáticos como plataformas principales para el refuerzo y la coordinación de las políticas macroeconómicas”.

Pero algunos siguen siendo recelosos

A pesar de las palabras del Presidente chino Japón expresó su preocupación por el previsto incremento de gastos en defensa de China, y destacó la inquietud que ello supone en la región por la cada vez mayor escalada de poderío militar y económico del gigante asiático, tras una semana de enfrentamientos territoriales con Japón, Corea del Sur y Filipinas.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Japón, Seiji Maehara, instó al gobierno chino a ser más transparentes acerca de cómo se propone utilizar su poder militar: “Ya sea considerado ofensivo o defensivo requeriría un vistazo de más cerca.”

Y en vistas a la acción china, y al temor de su auge militar, la India también ha decidido aumentar el gasto militar por encima del 11%, hasta los 36,5 mil millones de dólares (el aumento en 2010 fue de tan sólo del 4%). Ya en el pasado mes de septiembre, cuando tuvo lugar la Conferencia de comandantes del ejército indio, la cúpula militar instó a los dirigentes políticos indios a tomar cartas en el asunto de las cada vez mayores capacidades de China en el ámbito militar; tanto a nivel cibernético, de guerra espacial, sobre el terreno y de la expansión fronteriza.

¿Debería preocuparnos el aumento del presupuesto militar de China? Tal y como hemos visto la respuesta variará en función de a quién le hagamos la pregunta.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lluis Torrent

Barcelona, España. Licenciado en Ciencias Ambientales, Máster en Intervención Ambiental, Máster en Relaciones Internacionales y Especialista en Ciencia Política. He trabajado como consultor ambiental para gobiernos locales y regionales y empresa privada. Socialmente comprometido, me apasiona explorar la fina línea que transcurre entre la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente. Sígueme en Google+ Lluis Torrent


One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

four × 5 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!