20/09/2020 BARCELONA

Filipinas archivos | United Explanations

160804020917-phillippines-duterte-drug-war-watson-pkg-00011921-full-169-1280x720.jpg

15min193980

La desproporcionada política antidroga que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, comenzó a poner en práctica en julio de 2016 ha generado un ambiente de protestas e inestabilidad social dentro del país. Las cifras de muertos y detenidos son apabullantes, especialmente en los barrios más pobres, haciendo uso de métodos muy cuestionados por ONG y asociaciones pro Derechos Humanos. Miles de ejecuciones extra judiciales, uso indiscriminado de la violencia y el miedo como estrategia son algunas de las críticas por parte de la comunidad internacional.


bajau-laut-11.jpg

13min376913

Se dice que aprenden a nadar antes de caminar, que rompen sus tímpanos para sumergirse en el mar más tiempo y más profundo, y que pasan sus vidas en el mar, viviendo entre barcos y el agua en busca de perlas, pepinos de mar y pescado.

Se trata de los Bajau, una tribu que vive en el Triángulo Coral, región del Sudeste asiático, entre Filipinas, Malasia e Indonesia. Y son una de las últimas tribus nómadas marítimas del mundo.

Los sistemas de alerta de desastres de esta tribu se encendieron rápidamente en las zonas más afectadas por el tsunami de 2004, pues entre ellos apenas contaron víctimas como resultado del desastre. ¿Cómo pudo ser?

La búsqueda de explicaciones “científicas”  – desde el excluyente punto de vista racionalista – dejó a los saberes tradicionales fuera de toda consideración “científica”. Este desdén progresivo tuvo entre una de sus muchas desafortunadas consecuencias la falta de constancia de numerosas prácticas tradicionales que, como en este caso, resultan cruciales para la supervivencia de pueblos enteros. Un ejemplo parecido es el de las piedras de los pueblos japoneses de Murohama y Aneyoshi, de mil años de antigüedad, que recomiendan no construir viviendas por debajo de determinados niveles. Por esta falta de constancia escrita es complicado saber el modo específico en que estos grupos son capaces de reconocer determinadas señales que les ayudan a identificar con antelación posibles peligros.

Por otro lado, sin embargo, la tribu de los Bajau también es directamente responsable de ciertas prácticas pesqueras insostenibles, como la pesca viva en arrecife.

El comercio de pescado vivo de arrecife se basa esencialmente en bucear con un compresor (aire bombeado a través de una manguera) para después usar botellas de cianuro para aturdir a los peces y así capturarlos vivos. A continuación, se venden a través de una serie de intermediarios a Hong Kong y China continental. Estas prácticas resultan problemáticas ya que el cianuro no sólo aturde a los peces sino que también devasta los arrecifes, se mezcla con las corrientes y puede llegar a viajar varios kilómetros bajando por las paredes de los arrecifes, obstruyendo los pólipos de coral y conduciendo a una gran cantidad de capturas accidentales. Además, el epinephelus morio (o mero rojo, la especie objetivo) se encuentra ahora en peligro de extinción y es una especie clave para los ecosistemas coralinos.

Nativo del Reino Unido, James Morgan estudiaba fotografía en Londres cuando leyó acerca de un grupo de navegantes nómadas del sudeste asiático que habían sobrevivido al tsunami de 2004, casi sin víctimas.

Antropólogo de profesión, Morgan decidió documentar los Bajau Laut, que han comenzado a perder su cultura en los últimos años debido a los programas de gobierno que les obligan a mudarse tierra adentro y a la difícil realidad de la pesca para ganarse la vida en mares sobreexplotados.

Autor: James Morgan

Autor: James Morgan
Autor: James Morgan

Autor: James Morgan
Autor: James Morgan

Autor: James Morgan
Autor: James Morgan

Autor: James Morgan
Autor: James Morgan

Autor: James Morgan
Autor: James Morgan

bajau-laut-7
Autor: James Morgan

bajau-laut-8
Autor: James Morgan

bajau-laut-9
Autor: James Morgan

bajau-laut-10
Autor: James Morgan

bajau-laut-11
Autor: James Morgan

bajau-laut-12
Autor: James Morgan

bajau-laut-13
Autor: James Morgan

bajau-laut-14
Autor: James Morgan

bajau-laut-15
Autor: James Morgan

bajau-laut-16
Autor: James Morgan

bajau-laut-17
Autor: James Morgan

bajau-laut-18
Autor: James Morgan

bajau-laut-19
Autor: James Morgan

bajau-laut-20
Autor: James Morgan

bajau-laut-21
Autor: James Morgan

bajau-laut-22
Autor: James Morgan

bajau-laut-23
Autor: James Morgan

En su web se pueden ver el resto de sus fotografías.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

Esta explicación ha sido retomada de nuestra web hermana Muhimu, donde apareció en versión reducida realizada por el alter ego de la autora de la presente explicación.


Adell Moncho13/06/2011
Filipinas-washing-1930s-Philippines.jpg

8min40051

Igualdad de género y turismo sexual: la paradoja insólita de Filipinas

Isla de Mindanao, Filipinas

Filipinas es un país de más de 80 millones de habitantes repartidos en 7.000 islas, dónde como en tantos otros lugares se viven contradicciones día a día. La contradicción que nos ocupa en este artículo es relativa a la paradoja en el trato que sufre la mujer en Filipinas en lo referido al turismo sexual y la trata de mujeres y menores; cuando al mismo tiempo, este país aparece como el número 9 entre 134 países con menor desigualdad entre géneros (en el ámbito, político, económico, educativo y sanitario) y pasando por delante de España, Alemania.

Si nos remontamos en la historia años atrás, antes de la colonización española, la mujer filipina ya gozaba de igualdad frente a los hombres y es que no cambiaban sus apellidos por el del hombre al casarse, ni perdían sus posesiones privadas y podían ejercer de líderes comunitarias y espirituales sin problemas. Pero la llegada de los españoles dio lugar a cambios que propiciaron 400 años de sometimiento de la mujer hacia al hombre, encorsetándola en un sistema patriarcal, relegando la activad de la mujer al ámbito doméstico y privado. Esta situación no cambió cuando a finales del siglo XIX, Filipinas pasó de manos españolas a estadounidenses hasta pasada la II Guerra Mundial cuando oficialmente se concedió la independencia al país.

Militarización y prostitución: una desafortunada pareja

Base de Subic Bay

El trato vejatorio hacia la mujer se sucedió y aún hoy continúa sucediendo, especialmente en zonas de gran población y alta actividad. Un ejemplo es el de la ciudad de Olongapo, al sudoeste de la isla de Luzón, donde hubo una base militar estadounidense establecida previamente por los españoles. Hablamos de la base de Subic Bay, activa desde 1899 hasta 1992. Esta base fue la instalación militar más grande de los Estados Unidos en el Pacífico y jugó un importante papel en sus operaciones durante la Segunda guerra mundial y la guerra de Vietnam. Durante todo el tiempo en que la base estuvo en activo la prostitución y abusos sexuales hacia niñas y jóvenes mujeres de la zona fue una constante.

Pronto la ciudad se convirtió en una madriguera de bares y prostíbulos, degradando el ambiente de la ciudad. No fue hasta principios de los noventa que gran parte de la sociedad civil de la zona encabezó un movimiento para poner fin a la caótica situación de la ciudad. Este movimiento consiguió que el gobierno filipino no renovara los acuerdos con Estados Unidos forzando su marcha y el cierre de las bases militares. Entonces se reformó la base de Subic Bay convirtiéndola en una zona de hoteles, restaurantes y negocios.

Pero el problema de la prostitución y violencia sexual no terminó con la salida de los norteamericanos ya que la infraestructura existente se ha redireccionado hacia el turismo sexual. Los bares, clubs y hostales acogen desde hace tiempo principalmente a turistas europeos y norteamericanos que recorren miles de kilómetros para poder dar rienda suelta a sus más oscuros deseos reprimidos y muy perseguidos en sus lugares de origen.

Corrupción, pobreza y turismo sexual

Imagen de Subic Bay

En Filipinas reina la impunidad para propietarios de locales, proxenetas y clientes. De hecho es común que muchos de los dueños de estos negocios sean policías o políticos de la zona. Gracias a la corrupción que campa a sus anchas, éstos dirigen sus negocios con total tranquilidad.

En esta zona y en otras encontramos una combinación de factores explosiva. Si a la poca moral de algunos hombres le añadimos la desesperación y la pobreza, encontramos a mucha gente dispuesta a vender su propio cuerpo o el de su hija, sobrina o vecina. Cabe señalar que en Filipinas el 45% de la población vive bajo el umbral de la pobreza subsistiendo con menos de 2 dólares al día. Por lo tanto, en las zonas donde había militares la prostitución era un recurso fácil y directo para generar ingresos.

Si a esto le sumamos que el inglés es lengua oficial en filipinas, por lo que la comunicación con los extranjeros es fluida, y que además los precios al cambio resultan irrisorios para los occidentales que viajan hasta allí, tenemos pues un mix perfecto para el crimen organizado y la violación continua del derecho de las mujeres y niños.

Un caso que se repite

Organizaciones locales con ayuda internacional trabajan por la concienciación, por la defensa de las víctimas, la persecución legal de los delincuentes y por el endurecimiento de la ley. Sin embargo, su trabajo, tan necesario y nunca suficiente, se ve limitado por la magnitud del origen del problema y por lo difícil de su erradicación. El explicado aquí es un caso concreto pero su esquema tristemente se repite a lo largo y ancho de nuestro mundo.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!