21/05/2024 MÉXICO

Proyecto WILLOW: petróleo y contaminación en Alaska

WillowProject
"La crisis climática tiene que ver con la seguridad del ser humano, con la seguridad económica, la seguridad medioambiental, la seguridad nacional y la vida del planeta", esto declaraba el presidente Joe Biden en noviembre del 2022, en línea con las directrices y el discurso “verde” que sostiene desde su campaña electoral. Sin embargo, la aprobación de un proyecto de extracción petrolífera en el norte de Alaska parece ir en contra de lo proclamado por el mandatario demócrata.

¿Qué es el Proyecto WILLOW?

El 15 de marzo el presidente de Estados Unidos (re)aprobó un proyecto de 8 billones de dólares para la extracción de gas y petróleo en la región de “North Slope”, del estado de Alaska, la cual se proyecta que contiene el equivalente a 600 millones barriles de petróleo. El proyecto contempla la creación de tres nuevos “campos” de extracción a cargo de la compañía Conoco Phillips, mediante los cuales el estado norteamericano sería capaz de producir 180.000 barriles de petróleo por día (1.5% de la producción petrolera estadounidense) durante 30 años.

La compañía detrás del proyecto afirma que la operación atraería numerosas inversiones generaría miles de empleos. Esta visión es apoyada por políticos, tanto republicanos como demócratas, incluyendo a Mary Peltola, representante demócrata de Alaska en el congreso estadounidense. La producción local de gas y petróleo reducirían la dependencia de Estados Unidos a la importación de hidrocarburos en el largo plazo. Sin embargo, la implementación de este ambicioso proyecto es todavía incierta, debido a que enfrenta numerosas denuncias de diferentes agrupaciones locales y ambientalistas.

Durante la campaña presidencial, Joe Biden prometió bloquear nuevas perforaciones en terrenos públicos . [Fuente: eenews]
La oposición

Los grupos opositores han instado al presidente norteamericano a cumplir con la promesa realizada en 2020 de “no perforar más tierras públicas” para extraer hidrocarburos. Entre los detractores del proyecto se encuentran EarthJustice, Greenpeace y Sierra Club, una de las organizaciones ambientales más importantes y antiguas de EE. UU., la cual sostiene que este plan de extracción amenaza gravemente a la fauna, los ecosistemas y las comunidades del norte de Alaska y que, de llevarse a cabo, tomaría numerosas décadas revertir sus consecuencias. El principal peligro señalado por estas organizaciones ambientales es la emisión de 299 millones de toneladas métricas de dióxido de carbono a lo largo de 30 años, lo que expertos indican es el equivalente a agregar 2 millones de autos al tránsito diario cada año.

Presiones y consecuencias políticas


Un jefe de estado rompiendo sus promesas electorales no es una noticia inédita, pero ¿qué llevó al presidente Biden a dar luz verde a un proyecto que lo deja tan mal parado, no solo frente a su propio electorado (en especial el voto joven), sino también frente a la escena internacional? Esta no es la primera vez que el demócrata rompe su “promesa ambientalista”.

En 2021 el Departamento del Interior alquiló 32 millones de hectáreas para extracción de petróleo en el golfo de México, y en 2022 otras 145 mil en 9 estados. Esta decisión se tomó en el marco de la guerra entre Rusia y Ucrania, que aumentó el precio de los hidrocarburos a nivel mundial, sin embargo, las concesiones del 2021 y el proyecto Willow de 2023 responden a otros motivos. En 2021, numerosos estados pelearon la suspensión presidencial del alquiler de permisos de extracción, alegando que Biden excedía sus facultades y que ellos tenían derecho a hacer uso de los permisos prometidos, teniendo que ceder en el asunto y llevar a cabo los permisos necesarios.

Gen-Z TikTokers Are Fighting to Stop Willow Project
Jóvenes ambientalistas se manifiestan en contra del proyecto Willow a las afueras de la Casa Blanca. [Fuente: newsweek]

Por su parte, en el Proyecto Willow también existen presiones y un debate interno que llevó al otorgamiento de la concesión para Conoco Phillips, ya que esta empresa poseía previamente la concesión de extracción en el área del norte de Alaska otorgado por la administración Trump, lo cual dejaba al actual gobierno demócrata con las “manos atadas”. La empresa sostiene que la Casa Blanca no podía suspender totalmente ni reducir drásticamente su operación, de tomar esta decisión, el gobierno estadounidense tendría que enfrentar una compensación de, al menos, cinco billones de dólares, precio que el gobierno de Biden, aparentemente, no estaba dispuesto a pagar.


Ante las presiones internas y externas, la administración demócrata ha tratado de “equilibrar la balanza” de este desencuentro ambiental entre el discurso y la práctica, implementando medidas como el aumento de impuestos para las empresas que hacen uso de tierras y aguas públicas para la extracción de hidrocarburos, la reducción de la escala del proyecto Willow y la promesa de una plantación masiva de árboles para compensar la contaminación causada y alcanzar los objetivos de reducción de gases contaminantes planteados para el 2030 que fueron prometidos en la primera década de este milenio.

El proyecto ha encontrado en las juventudes a sus más fuertes opositores. A pocas horas de haberse anunciado el proyecto, millones de jóvenes habían tomado las redes sociales (especialmente Tik Tok) para denunciar y concientizar sobre la operación petrolera y sus consecuencias climáticas. Actualmente, la misma administración estadounidense enfrenta la demanda legal y pública de numerosos grupos ambientalistas (por violar la Ley de Política Ambiental Nacional, la Ley de Especies en Peligro, entre otras más), que buscan retrasar el proyecto e intentar detenerlo de alguna forma. ¿Será suficiente el accionar de las organizaciones ambientales? ¿Es posible un futuro verde para Estados Unidos? Veremos si el 2030 le depara al país norteamericano un resultado positivo que muestre el fruto de sus esfuerzos por un mundo menos contaminado.

 

 

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Ramiro Rubil


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

12 + ten =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.