valtrex without prescription, zoloft without prescription, buy zoloft, generic retin a 0.1% gel, retin 0.1% gel, retin a no prescription uk, generic retin a without prescription

¿Por qué no reconoces a Kosovo, España? La UE lo hace

Un hombre celebra la independencia de Kosovo en Nueva York

Un poco de contexto

El 10 de junio de 1999, por medio de la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas se autorizó el despliegue de una fuerza multinacional liderada por la OTAN para “contribuir al proceso de consolidación de la paz y la estabilidad en Kosovo, asegurar la libertad de movimientos de las etnias, proporcionar seguridad a las minorías, mantener un ambiente de seguridad dentro de su zona de responsabilidad, proteger los bienes patrimoniales, reconstruir infraestructuras y mantener contactos con las autoridades civiles, religiosas, ONG y población civil”.

La fuerza internacional, denominada KFOR, en la actualidad contaba con 15.453 efectivos de 25 naciones miembros de la OTAN y de otras 8 no integradas en la Alianza Atlántica. De entre éstos España fue el 7º país que más contribuyó militarmente, con un total de 632 militares, lo que suponía más del 20% del total de efectivos españoles presentes en las 5 misiones en las que España participaba en ese momento.

El 17 de febrero de 2008, después de 9 años del inicio de la intervención de la OTAN, Kosovo declaró su independencia de forma unilateral sin la aprobación por parte del gobierno serbio. Este suceso no se tradujo en un reconocimiento por parte de España que, hasta la fecha, no considera a Kosovo como un estado independiente y soberano. De hecho junto con España otros 36 países no reconocen la independencia de Kosovo. La Unión Europea, en cambio, sí reconoce al nuevo estado kosovar, en contra de la posición de estados miembros como Rumanía, Grecia, Eslovaquia y Chipre. Un total de 71 países en el mundo reconocen a Kosovo como país independiente de pleno derecho.

En verde, países que reconocen a Kosovo. Fuente: Wikipedia.


Consecuencias del suceso

Como consecuencia del suceso, el gobierno español, aduciendo que la misión KFOR había llegado a su fin, anunció el pasado 19 de marzo de 2009 la retirada progresiva y coordinada de todas sus tropas desplegadas en territorio kosovar en un plazo de entre 4 y 6 meses.

¿Por qué España no reconoce a Kosovo como un estado independiente, autónomo y soberano?

Existen varias razones por las cuales España afirma no reconocer la independencia de Kosovo. Por un lado estarían las motivaciones de tipo jurídico, que España siempre ha esgrimido como razones fundamentales por la cuales considera que el nuevo estado kosovar se encuentra en situación de ilegalidad. Por otro lado, y como cualquier español/a puede imaginar, existen razones de política interna.

Razones jurídicas: la vertiente internacional

A nivel internacional la Carta de las Naciones Unidas (algo así como la Constitución de la ONU) garantiza la integridad de los estados miembros y, por consiguiente, a Serbia como uno de ellos, y pide a las naciones que no intervengan en la integridad territorial de terceros países. España considera además que la declaración unilateral de Kosovo contraviene la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas del 10 de junio de 1999, aún vigente, en la que se sentaban las bases para la resolución del conflicto afirmando que en todo momento se respetaría la integridad territorial de Serbia.

Razones jurídicas: la vertiente interna

La Constitución de la República Federal Socialista de Yugoslavia de 1974 reconocía el derecho a la independencia a las repúblicas que integraban la extinta Yugoslavia, pero no reconocía este derecho a Kosovo porque era una provincia autonómica de la república de Serbia. Este es el motivo, según el Ministerio de Asuntos Exteriores, que llevó a España a reconocer a Bosnia, Montenegro y Croacia, y no a Kosovo.

El comité de Arbitraje de Badinter

En agosto de 1991 la UE creó una “Comisión de Arbitraje” para el asesoramiento jurídico sobre la situación en Yugoslavia, momento en el que ya se habían iniciado los conflictos con Eslovenia y Croacia. El comité recibió el nombre de la persona que lo presidió, Robert Badinter.

Según establece el gobierno español la declaración unilateral de Kosovo contraviene el dictamen del Comité Badinter. Tras el comienzo de la guerra, el Comité acordó que cualquier acuerdo sobre los Balcanes debía respetar las fronteras preexistentes a la República Federal Socialista de Yugoslavia. Europa se comprometió a no reconocer los territorios que no existieran antes de la creación de Yugoslavia, y este es el caso de Kosovo.

Los Acuerdos de Dayton

El Acuerdo-Marco General Para la Paz en Bosnia y Herzegovina, también conocido como Acuerdos de Dayton hace referencia a los acuerdos alcanzados en noviembre de 1995 en la base aérea de Wright-Patterson, en Dayton (Ohio, Estados Unidos), que supusieron el fin de la Guerra de Independencia de Croacia, librada durante los cuatro años anteriores. Dentro de los acuerdos se reconocía la necesidad de proteger la diversidad étnica y cultural y también el respeto a las minorías dentro de las fronteras de la nueva república balcánica.

España considera que la creación de un nuevo estado kosovar supone una diferenciación étnica y, por tanto, resulta incompatible con esta visión reflejada en los Acuerdos de Dayton.

Evitar crear precedentes en el ordenamiento jurídico internacional

España considera, como es de esperar, que aceptar la declaración unilateral de Kosovo sienta un peligroso precedente en el derecho internacional. Legitimar esta posible vía independentista sería legitimar también las declaraciones independentistas de Osetia del Sur y Abjasia (ya hablaremos otro día del tema) así como de eventuales procesos independentistas que pudieran surgir dentro del propio Estado Español.

Política interna española

En España existen varios movimientos nacionalistas-independentistas (en Catalunya y País Vasco principalmente) que reclaman no sólo un mayor nivel de federalismo, a través de una mayor dotación de competencias y recursos económicos, sino que incluso abogan por la independencia.

El último episodio vinculado con esta cuestión está sucediendo en Catalunya, con la celebración de consultas populares no vinculantes organizadas por iniciativa de organizaciones privadas en las que se pregunta a la población si está a favor o no de la independencia de la región. Hasta la fecha un 18,7% de la población mayor de 16 años de los 529 municipios consultados ha participado en el proceso. Los resultados muestran que más de 550 mil personas (el 92,3% de los consultados) se muestran favorables a la independencia de Catalunya.

A raíz de este movimiento ciudadano se han creado dos partidos políticos nuevos cuyo propósito es lograr la independencia de Catalunya. Uno de ellos, Solidaritat Catalana, está encabezado por el conocido ex presidente del FC Barcelona, Joan Laporta.

En Catalunya existen 6 partidos con representación parlamentaria, de los cuales dos tienen una orientación nacionalista (CIU y ERC), uno de los cuales, ERC, independentista (y que en los últimos 8 años ha formado gobierno en coalición con otros dos partidos, PSC e ICV).

Es fácil, pues, entender que el Gobierno español no sea partidario del reconocimiento de Kosovo, pues la vía de la declaración unilateral kosovar podría abrir las puertas a reconocer que las voluntades nacionalistas e independentistas en España podrían tener lugar y el debate sobre la independencia sería legítimo.

El último suceso: el dictamen de la Corte Internacional de Justicia

El 22 de julio de 2010 la Corte Internacional de Justicia emitió un dictamen consultivo en relación con la Declaración Unilateral de Independencia de Kosovo de 17 de febrero de 2008. Por 10 votos contra cuatro, el fallo de la Corte resolvió “que la Declaración de independencia de Kosovo adoptada el 17 de febrero de 2008 no ha violado el Derecho Internacional”.

A pesar de la resolución de la Corte el ministro de Asuntos Exteriores español, quién expresó su respeto por la resolución no vinculante del tribunal, añadió que en ningún caso cambia la posición de España de no reconocimiento de Kosovo.

Así pues, la condición que ha puesto España para cambiar su postura en la materia es que haya un acuerdo entre las partes (Serbia y Kosovo) o que el Consejo de Seguridad de la ONU revoque la resolución (1244) que este mismo órgano aprobó en 1999 considerando a Kosovo parte de Serbia.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta? Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente

Leave a Reply

4 comments

  1. Francesc

    La libertad democrática descansa en la Constitución. Todos los españoles tenemos el derecho a decidir y una parte del territorio no puede decidir por el todo. La deriva nacionalista pretende no reconocer derecho alguno a los ciudadanos y si al territorio. La “declaración de soberanía catalana” es un claro ejemplo de negación de ese derecho básico de nuestra Constitución. Además Kosovo es un territorio corrupto y no es de estrañar que ese escenario es el deseado por los Sres. del 3%.

  2. Francesc

    Perdón, extrañar con X de Xoriço soberanista del 3%.

  3. Pingback: España, Margallo y sus narices | Cláudia Morán

  4. Martin

    Aquí lo que falta es añadir algunos detalles. Porque si la mayoría de países lo reconocen, es básicamente por la presión de USA. Y qué intereses tienen nuestros amigos usanos allí??? Pues se llaman 1.Camp Bondsteel (la base militar americana más grande del mundo) y 2. el oleducto “BTC” (que trae el petróleo del mar Caspio al Mediterráneo). ¿Por qué no reconocen estos países tan importantes la independencia de Osetia del Sur entonces? Es que estos están del lado de los rusos, qué le vamos a hacer…