07/03/2021 BARCELONA

La democracia en Egipto: del golpe militar a la condena a muerte del expresidente Morsi
Un helicóptero militar sobrevuela la Plaza Tahrir, Egipto [Foto: Diario Crítico de Venezuela vía Flickr].

La primavera árabe ha dejado un panorama marcado por el conflicto o la democratización en Oriente Medio y el norte de África. Sin embargo, el cauce tomado por Egipto no parece claro. Desde los ardientes debates sobre la naturaleza de la Constitución, pasando por el golpe de estado y las acusaciones contra los Hermanos Musulmanes, hasta la condena al electo expresidente Morsi, Egipto parece incapaz de formar un gobierno estable.

Recientemente, el mundo ha sido testigo de la condena impuesta al ex presidente islamista egipcio Mohamed Morsi junto a otros líderes de los Hermanos Musulmanes. El Tribunal ha considerado apropiado aplicar la pena de muerte a raíz del proceso llevado a cabo por cargos de espionaje y conspiración con milicias extranjeras. Por el momento la sentencia no es firme, ya que al tratarse de la aplicación de la pena más grave, es necesario que el Gran Muftí de la República emita su opinión. Además de este proceso por el cual recibió la pena de muerte, Morsi tiene abiertos otros cinco procesos en su contra.

Acusación de espionaje contra Morsi

El juicio por el cual ha recibido condena se relaciona con la toma de varias cárceles egipcias en el transcurso de la Revolución que tuvo lugar en enero de 2011. Esto produjo la liberación de muchos presos, entre los que se encontraban varios dirigentes de los Hermanos Musulmanes. Uno de los puntos de la sentencia señala que la mencionada Hermandad habría planificado estos ataques con la ayuda de dos grupos terroristas: el palestino Hamás y el libanés Hezbolá. Los acusados niegan estas versiones de la policía y sostienen que fueron los propios familiares de los detenidos, quienes llevaron a cabo estos actos de violencia. El mismo Morsi se encontraba preso en ese momento en la cárcel de Wadi Natrún cuando sucedieron los asaltos.

Relacionada: El poder de los egipcios: de la rebelión al golpe de estado

¿Cómo empezó todo? La protección de la Constitución como justificación del golpe militar

En julio de 2013 se llevó a cabo un golpe militar contra el ex presidente Morsi, después de cuatro días consecutivos de protestas. El golpe fue encabezado por el Comandante en Jefe del Ejército y Ministro de Defensa, el general Abdel Fatah al Sisi. A raíz de estos sucesos se determinó que el presidente interino, hasta la convocatoria de elecciones generales, sería el jefe de la Corte Suprema Constitucional, Adly Masour. Como consecuencia del golpe, el depuesto presidente, fue detenido por las fuerzas armadas y se le prohibió salir del país al igual que al resto de los miembros de los Hermanos Musulmanes.

Relacionada: Egipto a la casilla de salida

Abdel Fatah Al-Sisi, general del ejército egipcio al frente del golpe de estado y actual presidente del país [Foto vía WikimediaCommons].
Abdel Fatah Al-Sisi, general del ejército egipcio al frente del golpe de estado y actual presidente del país [Foto vía WikimediaCommons].

Es importante recordar que Morsi, que ganó las elecciones el 30 de junio de 2012, estuvo solo un año en el gobierno. Triunfó con el 51% de los votos durante una segunda vuelta contra el ex Primer Ministro del depuesto Mubarak, Ahmed Shafik. Durante su mandato, se aprobó una nueva Constitución, de corte islámica, con un 64% de los votos, aunque sólo el 35% del electorado participó. Esta nueva Constitución fue la que precisamente produjo fuertes demostraciones de oposición ya que ponía de manifiesto muchos de los principios y conceptos que forman parte de la doctrina de los Hermanos Musulmanes. Consecuentemente, una de las primeras medidas que tomó el nuevo gobierno surgido del golpe fue derogar esta Constitución y restablecer la antigua Carta Magna. La protección de los valores y tradiciones históricas de esta última fue también uno de los fundamentos que sostuvieron los organizadores del golpe para destituir a Morsi y terminar con su gobierno.

El papel de los Hermanos Musulmanes

Los Hermanos Musulmanes o hermandad musulmana son una organización política considerada por muchos Estados como terrorista por sus principios fundamentalistas. Su objetivo es crear Estados dónde se establezcan gobiernos bajo la ley islámica o Shaarya. Sin embargo, de acuerdo a las declaraciones del actual líder, Mohamed Badia, si Egipto demostrara ser un Estado democrático, con pluralidad de partidos y receptor de distintas doctrinas religiosas, la hermandad podría perfectamente participar de la vida social del país y vivir junto a otros actores políticos y religiones. Como señala el mencionado líder, Egipto cuenta con una importante minoría perteneciente a la Iglesia cristiana copta.

Simpatizantes de los Hermanos Musulmanes protestan con una imagen de Morsi [Foto: Hamada Elrasam vía WikimediaCommons].
Simpatizantes de los Hermanos Musulmanes protestan con una imagen de Morsi [Foto: Hamada Elrasam vía WikimediaCommons].

Su origen se remonta a 1928, en la ciudad de Ismailiya, donde Hasan al-Banna funda este movimiento con el propósito de restituir los valores islámicos en la sociedad egipcia y propugnar la independencia de cualquier poder colonial –que en el caso de Egipto, se refería especialmente a Reino Unido, que ejercía una gran influencia sobre el país en aquel momento histórico–. Por lo tanto, frente a esta situación, el Islam era propuesto como una solución de carácter únicamente religioso. Sin embargo, con los años, este movimiento adquirió más poder y presencia en otros ámbitos, en especial el político. Entre 1981 y 1992, el presidente Hosni Mubarak, propició un clima de conciliación y convivencia pacífica entre los diferentes grupos políticos y actores sociales, entre los que se incluían los Hermanos Musulmanes.

Pero éstos lograron ganar un espacio en el Parlamento, lo que provocó que el presidente intentara eliminarlos de la escena política y, en consecuencia, fueron declarados como un grupo terrorista y perseguidos por las fuerzas gubernamentales. Esta situación se profundizó aún más después de las elecciones de finales de 2005, cuando, de nuevo, los Hermanos Musulmanes ganaron varios escaños en el Parlamento. Desde 2006 hasta la renuncia de Mubarak en febrero de 2011, uno de los objetivos principales del gobierno fue la eliminación de este grupo como actor social y político en la vida egipcia. Finalmente, después del golpe de estado de 2013, la actividad de la agrupación fue prohibida en todo Egipto.

Relacionada: Nuestro camino es democrático, pacífico, sin armas”. Entrevista a un miembro de los Hermanos Musulmanes

¿Cuáles son las raíces del panorama actual? La situación política post-Primavera Árabe

A partir del 2010 comenzaron a sucederse ciertos levantamientos populares en muchos Estados árabes, en particular en el Norte de África, que fueron extendiéndose a Oriente Medio. Estos movimientos revolucionarios tuvieron como justificación varios motivos aunque, generalmente, la población de estos países demandaba una sociedad más justa, más abierta a nuevos fenómenos culturales y sociales que eran comunes a la sociedad occidental, pero no a ellos. Esta situación junto con los problemas económicos y la realidad política que incluía gobiernos poco democráticos –que acumulaban muchos años ejerciendo el poder en mandatos que se sucedían continuamente entre miembros de las mismas familias o aliados– condujo a que se llevaran a cabo revueltas sociales que comenzaron en Túnez, con la expulsión del presidente Ben Ali, y que se caracterizaron por el rol de las redes sociales como Facebook, Twitter o correos electrónicos en general, para convocar a los participantes de las marchas.

Manifestación ciudadana en la Plaza Tahrir, Egipto [Foto vía WikimediaCommons].
Manifestación ciudadana en la Plaza Tahrir, Egipto [Foto vía WikimediaCommons].

Egipto fue uno de los países implicados en estas revueltas y después de 18 días de protestas, Hosni Mubarak, quien fuera el presidente de Egipto desde 1981 en forma ininterrumpida, renuncia al cargo el 11 de febrero de 2011. Posteriormente, el ejército tomó el control durante 16 meses y se encargó al Consejo Supremo de las Fuerzas Armadas administrar los asuntos del país hasta que en junio de 2012 se llevaron a cabo elecciones generales, de las cuales resultó electo Mohamed Morsi.

Finalmente, el último golpe puso de relieve, el fracaso de establecer un sistema de gobierno democrático en el Egipto surgido de la primavera árabe y que todavía parece no encontrar un rumbo definido en relación al establecimiento de un gobierno definitivo y duradero.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.


[button url=”https://www.unitedexplanations.org/tag/egipto/?&a1=16″ style=”red”]Consulta nuestros análisis de la situación de Egipto en los últimos años[/button]

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Martin Canepa

Buenos Aires, Argentina. Abogado especializado en Derecho Internacional Público. Master en Relaciones Internacionales. Docente: Derecho de la Integración e idioma Griego Moderno en la Facultad de Derecho (UBA). Investigador en formación en la Facultad de Derecho (UBA). Financial Language Editor (Griego Moderno / Ruso) en S&P Capital IQ. E-mail: [email protected]


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − eleven =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!