06/06/2020 BARCELONA

Narciso y la autocrítica. Las consecuencias del fenómeno selfie

"Nunca se había tomado tantas fotos, ni se había expuesto la propia imagen ante la valoración externa como ahora".

Para analizar las formas de interacción social, y los medios de expresión de la identidad, el sociólogo canadiense Erving Goffman compara en La presentación de la persona en la vida cotidiana (1959) la vida social con la dramatización y el teatro, tomando los elementos que componen a este último. En la obra hay unos actores, que se ponen una máscara dependiendo de la imagen que quieren dar o el rol que representan. Los actores dan cierta información de manera controlada, y emanan otra de manera incontrolada, intentando que su representación resulte convincente. Y todo esto se da en un medio o escenario que puede o no ser manipulado para corresponder con la impresión que su audiencia obtiene, con la intención de controlar las impresiones que generan en su público (Goffman, 1981).

Si bien la obra de Goffman se concentra en las relaciones presenciales, es perfectamente aplicable al mundo virtual, y es lo que hace en el artículo “Goffman y las redes sociales” el periodista Javier Serrano-Puche (2012).

La banalización de la imagen

La fotografía inmortaliza instantes y detiene momentáneamente la fugacidad del tiempo. Requiere estar en el lugar y el momento adecuado, y hasta la llegada de las cámaras digitales exigía elegir con precisión el objeto, el momento exacto y los detalles técnicos, pues la cantidad de fotos era limitada.

Hoy la fotografía ha sufrido una profunda transformación en la que se ha reemplazado esa limitación por el almacenamiento invisible, y se ha integrado la cámara a dispositivos de uso extendido; hoy para hacer fotos basta un teléfono y mucha gente carga ya una cámara consigo todo el día. Podemos, pues, decir que la fotografía se ha democratizado.

Con la aparición de las redes sociales y su progresiva adaptación al tamaño bolsillo (ya se accede más a ellas a través de dispositivos portátiles como smartphones y tablets) la posibilidad de atestiguar con efecto inmediato la presencia en un lugar o acontecimiento y de hacerla validable por los demás se ha convertido en algo normal y cotidiano, susceptible de reflejar la popularidad en la red.

Sin embargo, a menudo la búsqueda de la aprobación social es lo que motiva la publicación de ciertas fotografías, y lo que lleva a presentar una imagen idealizada de su “yo”.

La sacralización de la apariencia

Macaca_nigra_self-portrait. Fuente: Wikimedia

Lo que hace poco más de un siglo sólo se conseguía a través de los autorretratos ha hecho mucho más frecuente un proceso en el que el sujeto adquiere capacidad reflexiva para verse a sí mismo y para dar sentido a la realidad social que le rodea (Rizo García, 2006 en Serrano-Puche, 2012).

“La fotografía, en cuanto representación del cuerpo, sigue siendo una forma privilegiada de representación de la identidad”.

El selfie se ha popularizado con una gran rapidez, y como en los perfiles de las redes sociales, permite elegir de entre un repertorio de fotografías aquella en la que la propia imagen guste más, llegando a presentar versiones mejoradas de uno mismo. Se cuida un ángulo y una pose, resaltando lo que gusta y ocultando lo que no; se proyecta por un instante la imagen de quien se quiere ser.

Convierte por lo tanto al sujeto en un modelo idealizado de si mismo y mistificado por su círculo. Logra que le sean atribuidas cualidades específicas o excepcionales. El selfie inmortaliza un momento, y permite compartirlo, aunque lo haga jugando a seducir y provocar el deseo de una audiencia determinada.

La modernidad líquida, como define Bauman (2000) la actualidad por la velocidad e imprevisibilidad de los cambios, se caracteriza por generar un vacío en los sujetos, que carentes de una estructura sólida, deben construir su identidad en lo que autores posmodernos llaman los procesos de personalización. Y estos implican a su vez la disolución de unas fronteras claras entre lo público, lo privado y lo íntimo (Serrano-Puche, 2012), llevando a las personas a sentirse protagonistas ante la observación externa.

Cuenta la mitología grecorromana que Narciso murió ahogado tras caer al arroyo en el que miraba, absorto, su reflejo, y que en el lugar en que murió apareció la flor que lleva su nombre. Hoy, el uso del término “narcisismo” se ha extendido en los estudios sociales para referirse precisamente al fenómeno de la satisfacción de la identidad a través del consumismo hedonista, y al trabajo por la imagen pretendida y la percibida por los demás.

Pese a haber sido cuestionado en medios como el Washinton Post, en Estados Unidos los cirujanos plásticos han detectado un aumento del 25% en la demanda de operaciones estéticas en los últimos dos años, así como una reducción en la edad de las pacientes; en España el incremento se sitúa en un 18% y el fenómeno selfie es mencionado como reclamo en anuncios de cirugía.

De semejante aumento se puede inferir que más que a problemas físicos de nacimiento o como consecuencia de accidentes, se trata de un aumento en la percepción negativa de uno mismo, es decir, que hay un fortalecimiento de los complejos y un debilitamiento de la autoestima y la aceptación a partir de la imagen que se ofrece al mundo.

Lejos de morir en el culto al “yo”, improbable, la historia nos da lecciones que, aunque vengan en forma de metáfora deberían ser tomadas mínimamente en cuenta, como que no hace falta ahogarse para florecer.

Foto de portada: Salvador Dalí /La metamorfosis de Narciso.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Kenneth Ledgard Weiss

Historiador y Antropólogo, amante de la música, la lectura y los idiomas, le apasionan el estudio de los impactos sociales y el eterno debate sobre cómo la sociedad y el individuo se influyen mutuamente. Ha trabajado en el sector turístico, como profesor, traductor, y en defensa de la Libre Expresión. Tras un recorrido cíclico entre España, Chile y Perú, vive actualmente en Barcelona donde prosigue su carrera en investigación.


3 comments

  • mell

    16/01/2015 at

    Muy bueno.

    Reply

  • Camilo Agudelo

    25/01/2015 at

    Me gusta el paseo histórico para acabar en un presente donde Dios ha sido reemplazado por la imagen. Nos ahogamos ya en vanidad. Mientras maquillamos nuestra humanidad con donaciones a ONGs.
    Gracias Kenneth.

    Reply

  • Alejandra Guevara

    17/05/2015 at

    Sin duda comparto muchos de los puntos de vista que has puesto en este artículo que, aunque breve, da en el clavo de manera precisa.

    Quizás yo agregaría que mucho de lo que está originando este fenómeno es debido a la falta de estima, el querer llamar la atención de los individuos que rodean a nuestro sujeto en un grito desesperado de un mundo que está inmerso en una cantidad inimaginable de imágenes.

    Vivimos en una era donde la imagen es sumamente poderosa y más de alguno desea un poco de ese poder por medio de su apariencia.

    (Y claro, remitiéndome a la pirámide de Maslow para complementa el ejemplo)

    Muy buen trabajo. Me haré el propósito de seguir visitando este espacio.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

6 − three =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!