05/07/2022 MÉXICO

Las protestas en Brasil: cuando el fútbol ya no es suficiente

Hoy os traemos las reflexiones de Cida Alves, una periodista brasileña que nos habla sobre las protestas en Brasil, un país que sube el precio del transporte mientras organiza el Mundial más caro de la historia .

El pasado lunes, un periodista preguntó a una joven que formaba parte de las más de 60.000 personas que salieron a las calles de São Paulo: ¿por qué acudiste a la protesta? A lo que ella contestó: “porque no encontré ninguna razón para no hacerlo”.

Tras la multitudinaria manifestación, muchas personas se han preguntado por qué tanta gente salió a la calle en plena celebración de la Copa Confederaciones, el ensayo general del Mundial de 2014. Creo que hay más de una razón para explicar ese movimiento sorprendente, ya que incluso los brasileños no saben decir exactamente cómo empezó todo y, mucho menos, como terminará.

Aún más gente acudió a las primeras protestas tras la marcha atrás en el aumento de la tarifa del autobús de São Paulo, origen de las revueltas, lo que confirmó que la insatisfacción con el precio del transporte se había convertido en algo mucho más grande y complejo. Sin embargo, hay de momento mucha preocupación con la violencia que tuvo lugar en esas últimas manifestaciones y con el intento de grupos radicales  y partidos de diversas ideologías políticas de sacar provecho de la movilización popular –que desde el principio buscaba ser sin bandera partidaria y sin líder. Toca separar el oro de la paja para mantener unido y constante ese movimiento y así no permitir que el sueño de democracia vivido el pasado lunes, en una de las más grandes y pacificas manifestaciones, no ceda espacio a la pesadilla de la histeria colectiva y del descontrol evidenciado en la protesta del martes y del jueves de la semana pasada, con incidentes de violencia, saqueos y pillajes.

Por mucho tiempo se creyó que éramos un pueblo a quien no le gustan los temas de política y que, si ganamos el Mundial, todo lo demás nos daría igual. En efecto, en las últimas dos décadas asistimos en silencio a la repetición de problemas ancestrales como la corrupción en la política, el mal uso del dinero público, la mala calidad de los servicios sanitarios, de la educación y la falta de seguridad.

El país mejoró, es cierto. Pero está lejos del “primer mundo” y tampoco se refleja en la vida de los trabajadores ese milagro económico que ha situado a Brasil entre las grandes potencias emergentes del mundo. Los millones de brasileños de la nueva clase media, de la que tanto hablan los gobernantes, quieren más que la financiación para un coche nuevo o una televisión de 60 pulgadas.

Este no es un movimiento de respuestas, pero de interrogantes. Después de una ola de optimismo, los brasileños cuestionan si más poder de consumo significa mejor calidad de vida y menos desigualdad. Si es justo el altísimo precio que se paga para vivir de forma razonable en grandes  ciudades como São Paulo y Rio de Janeiro. También se preguntan cuáles serían los verdaderos beneficiados de los grandes eventos que recibirá el país y en los cuales se está invirtiendo muchísimo dinero público. Tampoco aceptan la clase política actual, que se muestra más interesada en mantener sus privilegios que en luchar por el desarrollo social de la población. El mensaje es que los brasileños no se sienten representados por ninguno de los casi 30 partidos que existen en el país y que rechazan su historia y sus ideales para mantenerse en el poder sea como sea.

La sociedad brasileña quiere mostrarse despierta y con ganas de poder decidir el rumbo del país.

Suelen decir que los brasileños no tienen memoria. Pues esta vez toca no olvidarse de lo que pasa ahora en Brasil y mantener el espíritu crítico para que la verdadera revolución se haga en las urnas el año que viene, cuando tendrán lugar las elecciones el mismo año del Mundial. Otra oportunidad para mostrar que la conocida alegría brasileña no se hace solamente de pan y circo, pero con ciudadanía.


Esta es una opinión sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Cida Alves

São Paulo, Brasil. Periodista.


One comment

  • Duodécimo

    08/06/2014 at

    Se percibe que buena parte de brasileños ya se cansaron de tanto circo mediático ligado a los chimpunes, el cual ven como una tapadera ante aun tantas carencias y desigualdades sociales, asi como ante la incompetencia de sus politicos. Al parecer, se jugaran “partidos”, tanto en estadios como en las calles con pronóstico reservado.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

seventeen + 17 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.