29/03/2020 BARCELONA

Una mirada personal a United Explanations o el reflejo de la juventud en España

Un día como hoy hace dos años nació United Explanations. Hoy os traemos, bajo una mirada personal, el motivo por el cual nació este proyecto. Motivo que está detrás de un gran número de jóvenes españoles y que nos ha llevado a creer fervientemente en aquéllo que hacemos.


Hola. Si estás leyendo este artículo tienes una probabilidad del 35% de ser español/a. Así lo dicen nuestras estadísticas de tráfico. Si es así, la historia que leerás a continuación te la sentirás, quizás, un poco propia y, con un poco de suerte, te identificarás con ella. Con un poco más de suerte incluso te irás a dormir pensando en ella. Y con mucha suerte decidirás hacer alguna cosa al respecto. Si no eres español te animo a que continues leyendo, tomes conciencia y te solidarices con el asunto.

Hoy hace justo dos años nació United Explanations. Nació el día en el que se iniciaba la COP-15 (la Hopenhaguen), la reunión anual de las partes del Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático con el objetivo de establecer un nuevo plan post-Kyoto. Ese día abrimos nuestra web con un artículo titulado How many carbon emissions are generated when producing one unit of GDP? Empezamos esta página web una veintena de ex alumnos de un máster en Relaciones Internacionales y su propósito no era el de analizar la realidad internacional, para ello ya existen otras tantas webs en la blogosfera. La historia fue otra.

La historia de mi vida o la de un español bastante normal

No te conformes

Tengo 32 años y no recuerdo ningún año de mi vida en el que no haya estudiado. Estudié hasta los 18 años en el colegio, como todo el mundo. Luego 4 + 1 años de carrera (tremendo error empezar Ingeniería informática, una hora me bastó para darme cuenta, luego me pasé a Ciencias Ambientales, qué alivio…). Luego 2 años de un máster, luego 4 años de docenas de cursos variopintos miles, luego 1 año más de un segundo máster, luego 1 año más de un curso de especialización, luego otro año más de portugués y chino, etc. Todo para tener el mejor de los currículums académicos y poder aspirar al mejor de los trabajos.

A todo ello hay que añadir un colosal esfuerzo de compatibilización de estudios y trabajo: que si mientras estudio en la universidad doy clases de repaso los fines de semana por la mañana, y por la tarde de camarero, que si ahora salgo de la universidad y tocan dos trabajos a media jornada; ahora un trabajo a tiempo completo -qué suerte que tengo- pero con docenas de horas extras trabajadas; ahora subo de puesto -sigo con suerte, más horas extra-, ahora subo otra vez de puesto -estoy que me salgo- (más horas extra); y luego decido compatibilizar trabajo con mi segundo máster a tiempo completo (de Relaciones Internacionales) para darle un giro de 180º a mi vida (¿por qué la gente dice 360º? ¿igual es que yo me iba para atrás?). Al fin consigo obtener uno de los mejores expedientes académicos de mi promoción y mantener a mis jefes satisfechos (con una caída de pelo promedio del 5% mensual).

Luego aplico a la que fue la oportunidad de mi vida: trabajar en la sección de Relaciones Internacionales del Departamento de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya. Mientras se están decidiendo si me dan el trabajo o no acompaño a mi novia a Buenos Aires, dónde residirá por un año gracias a una beca del gobierno. Justo antes de partir a Argentina me dan la tremenda noticia: SÍ. Consigo el trabajo. Me cae una lágrima, o más bien dos. Después de no sé cuántos años de esfuerzos consigo un trabajo que mueve la balanza hacia el lado del “valió la pena todo el esfuerzo”. Camino por la calle sin tocar el suelo. Estoy de lo más emocionado.

¿Quiénes están sufriendo más?

Como tengo tiempo hasta mi futura incorporación laboral (tan solo hay que arreglar unos pequeños detalles presupuestarios internos del Departamento para financiar mi puesto) decido irme con mi novia a Buenos Aires y ayudarla a instalarse. Aviso a mi futura jefa (qué bien suena, ¡por Dios!). “No et preocupis, cap problema” (No te preocupes, ningún problema), me dice que ya estaremos en contacto vía mail y que me avisarán un par de semanas antes de mi fecha de incorporación. Pasamos un mes en Buenos Aires y sin noticias de Gurb de la Generalitat. Mi ‘futura jefa’ está muy liada, ahora en París, ahora en Bruselas, ahora en Roma. Esto pinta cada vez mejor. “Estamos cerca de conseguir el dinero para el puesto”. Esto marcha bien. Y una semana más tarde llega, la CRISIS. Zapatero aparece en la la tele anunciando recortes. Dos días más tarde Montilla anuncia recortes. Me cuesta tragar la saliva. No sé qué pensar. Llevo dos meses en Buenos Aires y nada. Decido enviar un email a mi ‘futura jefa’. Recibo respuesta tan solo una hora después. Estoy cagao. El primer párrafo empieza con la palabra maldita: ‘Malauradament’ (Desgraciadamente). Ya no quiero seguir leyendo.

Los siguientes días estoy completamente aturdido, perdido, casi desquiciado. Mi inconsciente se lo imaginaba, mi consciente no se lo quería imaginar. La balanza se desplaza radicalmente hacia el lado opuesto “no ha servido de nada lo que has hecho en tu puñetera vida”. Si tuviera en mi mano el botón de activación de la bomba atómica con todos los ‘mandamases’ del mundo a su alrededor lo apretaría sin dudar. Paso varias semanas sin saber qué hacer. No le encuentro sentido a mi vida. Una CRISIS que tan siquiera logro comprender como ha tenido lugar ha cambiado el rumbo de mi existencia por completo. ¡Yo no he contribuido a la maldita CRISIS! No tengo ninguna hipoteca ni he invertido en el ladrillo, he ahorrado toda mi vida y tengos mis finanzas súper saneadas (AAA), he aumentado mi gasto personal en I+D+i muy por encima de la media, he diversificado mis conocimientos, he mejorado la productividad en todos mis trabajos, etc. ¿Qué coj… he hecho mal? NADA.

El éxito no es siempre aquéllo que puedes ver

Por primera vez soy consciente de cómo aquéllo que sucede en el mundo ha llegado a afectar mi propio porvenir. Una clara y práctica ejemplificación de lo que estudié en el máster. Ha sucedido de verdad. Los asuntos internacionales han cruzado las fronteras nacionales para luego adentrarse dentro de los límites de mi Comunidad Autónoma, saltarse las fronteras de mi ciudad, llegar a mi propio barrio y cruzar la mismísima puerta de mi casa.

Nuestra vuelta a España fue dura. Tras 100 CV enviados y tan sólo un medio trabajito mi época en la Argentina no fue de lo más gloriosa a nivel profesional que digamos. Al llegar de vuelta a Barcelona estuve durante 4 meses buscando trabajo como un loco. No salía nada. Tras casi desesperar surgió la luz: emigrar. Un amigo de la universidad me ofreció un buen trabajo. Estaba en China.

En los últimos tres años y por culpa de la CRISIS he tenido que vivir a más de 12.000 km de mi hogar. Durante ese tiempo he visto desde la distancia como mi padre se volvía a casar y era operado tres veces en su difícil lucha contra el cáncer. He visto como mi madre perdía su negocio tras 10 años de lucha por tratar de salir adelante. He sido testimonio de cómo han despedido a mi hermano de su trabajo por reiteradas bajas laborales debido a problemas de salud. He visto como TODA mi familia se quedaba sin empleo y ahora los únicos ingresos que recibimos son los de la pensión de mi abuela y la maldita limosna que nos da el gobierno, la poca que le queda tras tanto ajuste. Mi novia y yo somos los únicos que tenemos trabajo, en China.

¿Cómo nació United Explanations?

United Explanations surgió en Buenos Aires al descubrir cómo realmente los asuntos internacionales pueden afectar la vida cotidiana de las personas. Aunque no lo notemos nuestro día a día está condicionado por una infinidad de sucesos que han tenido lugar en la esfera nacional e internacional. Hoy un grupo de más de 250 personas de más de 30 países estamos convencidos de que hace falta algo más: explicar. La información nos aporta conocimiento, la explicación nos aporta conciencia. La misma que necesitamos para cambiar aquéllo que no nos gusta.

El mundo somos nosotros

Tu ignorancia es su poder

El mundo es complejo y su ininteligibilidad tiende a aumentar cada vez más. En este contexto tan solo aquéllos que puedan llegar a visualizar y comprender lo que está sucediendo serán libres (‘más libros, más libres’, decía la campaña). ‘Tu ignorancia es su poder’, dice la imagen que corre por Facebook. Ese poder que se supone que es nuestro, de los ciudadanos, y que ha costado al menos una Revolución Francesa en llegar a nuestras manos. Y ahora nuestros representantes políticos lo usan para satisfacer los intereses de aquéllos quiénes tienen aún más poder. En United Explanations tratamos de explicar desde la base de la que formamos parte y de la que somos todos, que ese poder en realidad nunca salió de nuestras manos y que si así nos lo han hecho creer es probablemente porque alguien no nos lo ha explicado bien.

¿Quieres hacer algo? Explica con nosotros.

Ésta es una explicación-opinión (¡y ya van 2 años!) sin ánimo de lucro

215 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lluis Torrent

Barcelona, España. Licenciado en Ciencias Ambientales, Máster en Intervención Ambiental, Máster en Relaciones Internacionales y Especialista en Ciencia Política. He trabajado como consultor ambiental para gobiernos locales y regionales y empresa privada. Socialmente comprometido, me apasiona explorar la fina línea que transcurre entre la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente. Sígueme en Google+ Lluis Torrent


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 − eight =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!