06/06/2020 BARCELONA

El Mundo más allá de Río+20

A pesar de la debilidad del compromiso de las autoridades estatales, Río+20 sirve como punto de partida para que otro tipo de actores entren en el escenario global. Veamos cuáles y cómo se presentan las cosas tras la celebración de la conferencia.

Hay Mundo más allá de Río+20

Un periodista brasileño ha dicho que lo mejor de Río+20 estaba en lo infinito de sus limites y, confieso, que estoy totalmente de acuerdo. Lo cierto es que la 4ª Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible terminó como un punto de partida y no como un punto de llegada. El escenario de la crisis económica mundial impactó las negociaciones y estableció una agenda conflictiva donde incluso había el riesgo de no tener un documento final. La opción adoptada y negociada en este modelo multilateral fue aplazar la toma de decisiones, lo cual resultó en un documento final bastante débil.

Pero esto no fue una novedad. Durante las conferencias preparatorias para la Cumbre ya se había dicho que no se firmarían acuerdos vinculantes. El objetivo de esta cumbre era más modesto y puntual; se trataba de definir la economía verde, establecer objetivos de desarrollo sostenible y decidir cómo transformar el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) en un órgano con mayor poder de decisión y recursos financieros.

Sin embargo, ni siquiera estos puntos fueron aclarados en Río+20. No hubo consenso sobre la definición de economía verde, se señaló que los países deberán tener objetivos pero sin acotar metas o plazos y solamente se propuso un fortalecimiento del PNUMA. Por si fuera poco, se estableció la erradicación de la pobreza como el mayor desafío global en el planeta hoy en día, pero las discusiones se perdieron en acordar medios de implementación, que en el lenguaje de las Naciones Unidas significa transferencia de recursos y tecnología, sin lograr ningún consenso.

Total, que, en términos del documento oficial, no hay avances ni hay grandes ambiciones, solamente buenas intenciones para el futuro.

Río+20 y lo intangible

Si por un lado existe un sentimiento de frustración, por otro existe la certeza de que importantes logros se han alcanzado desde la Cumbre de la Tierra, en 1992, y esto fue posible comprobarlo en los más de 3 mil eventos paralelos que ocurrieron en Río de Janeiro, además de las negociaciones oficiales entre las partes. Durante la Conferencia, la ciudad recibió cerca de 110 mil turistas que estuvieron, directa o indirectamente, trabajando en Río+20, lo cual movió más de 140 millones de dólares en la economía local. Las discusiones generadas permitieron firmar más de 700 compromisos voluntarios entre gobiernos locales, bancos de desarrollo y la iniciativa privada en energía limpia, transporte sostenible, tratamiento de residuos y saneamiento básico, totalizando inversiones de 500 mil millones de dólares.

En uno de los eventos paralelos más importantes, la cumbre C40, se reunieron los alcaldes de 59 ciudades que, juntas, representan aproximadamente 10% de toda la población mundial. Aquí sí se firmaron acuerdos de metas globales e individuales, entre ellas la más importante la de que, para 2030, estas ciudades alcanzarán la reducción de 1.3 mil millones de toneladas de gases invernaderos, volumen que México y Brasil, por ejemplo, llevarían 18 años para emitir.

En otro evento, la Sociedad Civil Organizada promovió la Cumbre de los Pueblos, que recibió más de 300 mil participantes en sus exposiciones, debates y feria de productos, ampliando el conocimiento acerca de buenas prácticas para el desarrollo sostenible.

Importantes eventos científicos también acontecieron, discutiendo cómo el conocimiento y los avances tecnológicos pueden ser más accesibles a todos.

Los ciudadanos en general tuvieron muchas oportunidades de conocer experiencias exitosas e interaccionar. Para hacerse una idea, en una única exposición, llamada Humanidad 2012, fueron registrados 210 mil visitantes. Familias enteras esperaban horas en la cola para entrar.

Otro punto importante a destacar es que la mayor parte de los eventos fueron transmitidos en tiempo real, vía internet, con millares y millares de accesos. Para una Conferencia que está siendo considerada la mayor realizada por las Naciones Unidas hasta ahora, esto ha dado otra dimensión a las posibilidades de participación y consulta a la sociedad.

Posiblemente, estas acciones no irán detener la crisis ambiental, sin embargo empieza a cambiar la percepción que las personas tienen sobre el medio ambiente. Estos son  resultados que no se pueden medir, lo intangible, y contribuyen a la idea de que la acción individual puede cambiar el mundo.

Todo esto confirma que lo mejor de Río+20 no haya estado reflejado en el documento final, si no que esté más allá. Aunque los gobiernos globales duden, hay gente que, a título personal, trabajó y está trabajando para que vayamos mas allá “del futuro que queremos”.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Karen Oliveira

Brasileña, geóloga, especialista en cooperación internacional y medio ambiente. Máster en Energía, Doctora en Relaciones Internacionales. Trabajo con la movilización de fondos y gestión de proyectos direccionados al desarrollo social, salud, género y medio ambiente. Mis temas de interese son política, economía, medio ambiente, derechos humanos y sus interrelaciones.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × 4 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!