24/02/2024 MÉXICO

El enigma de Corea del Norte: ¿Hay vida después de Kim Jong-il?

La repentina muerte de Kim Jon-il, mientras viajaba en su tren personal a través de una región del Norte Corea, se ha hecho eco en todo el mundo. El país más hermético del planeta se enfrenta a lo que ningún país del mundo ha tenido éxito antes: una segunda transferencia de poder hereditario. Lee la primera de una serie de dos artículos sobre la muerte de Kim Jong-il.


En una fría mañana de sábado, mientras viajaba en su tren personal a través de una región no revelada de Corea del Norte, el dictador Kim Jong-il sufrió un ataque al corazón, dejando a los 24 millones de habitantes de la empobrecida potencia nuclear al borde de un segunda transferencia de poder sin precedentes.

Debido a que la noticia de su muerte fue revelad por los medios oficiales de Corea del Norte más de 48 horas más tarde – el fracaso de Corea del Sur, Japón y los servicios secretos EE.UU. para recoger algunas pistas de los hechos demuestra el enorme sigilo y el secreto del reino ermitaño – medios informativos de todo el mundo han estado especulando sobre el futuro del país, las perspectivas de la sucesión con éxito y los riesgos de colapso y sus consecuencias probablemente fatales para el país norcoreano.

¿De dónde proviene realmente la República Popular Democrática de Corea (RPDC? ¿Qué supone la muertedelquerido líder? ¿Qué podemos esperar en un futuro próximo? Vamos a tratar de responder brevemente a estas preguntas lo mejor que podamos con nuestro conocimiento, basado en información de diferentes fuentes y supuestos lógicos, tratando de superar lo que compañeros de la Universidad de Stanford y el experto en Corea del Norte, Robert Carlin, denominan a la sensación de estar “sordos, mudos, ciegos y con los brazos atados a la espalda” con respecto a los movimientos de la política actual del gobierno de Corea del Norte.

Un poco de trasfondo político

Vamos a empezar con una fecha clave: el 15 de abril de 1912. Ése es el día en que nació el Presidente Eterno de Corea delNorte, el líder revolucionario Kim Il-sun. Éste es también el día que marca el inicio delcalendario de Corea del Norte, un elemento clave simbólico del Juche (o independencia), la ideología con la que el gobierno de Corea del Norte justifica sus decisiones políticas.

El próximo año se cumple el 100º aniversario del nacimiento del Gran Líder -y por lo tanto, según la propaganda oficial, también de la moderna Corea del Norte- y por ello la dirección actual inició una agresiva campaña para retratar el año 2012 como el año en que Corea del Norte se convertirá en un próspero y una nación “moderna”.

Esta campaña de renovación nacional recibió un significado adicional después de agosto de 2008, cuando Kim Jong-il habría sufrido un accidente cerebrovascular grave. Este evento casi mortal, en combinación con su ya extensa lista de problemas de salud, convirtió el tema de la sucesión en un asunto urgente. Según se informa, Kim eligió a su sucesor al cabo de unos meses: Kim Jong-un, su tercer hijo, de aproximadamente 26 años en el momento de su elección (las fuentes de inteligencia dan como fecha de su nacimiento el 08 de enero 1984), surgido de la oscuridad para convertirse en el candidato oficial para suceder a su padre enfermo, según informaban medios surcoreanos ya en enero de 2009. Su hermano mayor, Kim Jong-nam, de 40 años, había sido el favorito al trono -y sorprendentemente sigue siendo considerado por algunos expertos de Corea del Sur como una alternativa viable en caso de que Kim Jong-un no tenga éxito- pero cayó en desgracia tras ser sorprendido tratando de entrar en Japón con un pasaporte falso en 2001. Desde entonces vive enMacao, donde es propietario de un casino -supuestamente utilizado para el blanqueo de dinero procedentedel comercio de armas de Corea del Norte- e incluso ha sido citado recientemente por su sugerencia de que Corea del Norte necesita dejar en el pasado su actual sistema dinástico de gobierno.

El segundo paso hacia la organización de la sucesión, ignorado por la mayoría de medios de comunicación occidentales, fue la renovación de la Constitución, aprobada en abril de 2009. Tal comose detalla por el mejor especialista en la materia, Stephan Haggard, la nueva Constitución ha cambiado el poder y la estructura de la Comisión de Defensa Nacional y renovó el Comité Central del Partido. La Asamblea Popular Suprema, aunque todavía se considera un organismo de sello de goma tiene, ahora, nuevos y más jóvenes  nombramientos que son leales y deben sus puestos a los actuales dirigentes.


Debe notarse que en la nueva Constitución cayó el término “comunismo”, vocablo utilizado para transmite la eventual creación de una sociedad sin clases, por la más matizada “socialismo”, que refleja mejor el actual modelo económico de Corea del Norte basado en la corrupción y el mercado negro.

En otras palabras, el nuevo texto constitucional creó toda una estructura que podría fomentar a Kim Jong-un, o sentar las bases de un liderazgo colectivo en caso de no disponer de una amplia base suficiente para el apoyo político u otras razones -incluyendo la repentina e inesperada muerte de su padre. Esta estructura institucional compleja, mientras que en la teoría refuerza el poder de Kim Jong-il, también debe ser vista como una vuelta a una estructura comunista, más clásica, incluyendo un Comité Central que celebró su primera reunión plenaria en casi 20 años el pasado septiembre de 2010 y una Asamblea Popular Suprema, que también se reactivó después de 30 años y cuyo presidente Kim Yong-nam ha sido mencionado por el portavoz de asuntos exterioriores autorizado del régimen, Benos Alejandro Cao, como el “nuevo líder” de Corea del Norte (más sobre esto más adelante). Con esta reforzada estructura institucional, Kim Jong-il pretendía dar cobertura contra un eventual fracaso de su hijo para establecerse en el poder con el fin de evitar un posible colapso del régimen y, al mismo tiempo, revitalizar las viejas estructuras con nuevos nombramientos leales que normalmente deberían apoyar la transición de un nuevo poder.

Asimismo, durante 2009 y 2010, nuevos generales fueron nombrados, entre ellos Kim Kyong-hui, hermana de Kim Jong Il y Kim Jong-un, ambos con la categoría de 4 estrellas, el 27 de septiembre de 2010, el día antes de la conferencia del partido de los Trabajadores de Corea en Pyongyang. El 28 de septiembre de 2010, Kim Jong-un fue nombrado vicepresidente de la Comisión Militar Central y nombrado miembrodelComité Central del Partido de los Trabajadores. Su cumpleaños se ha convertido en una fiesta nacional, que se celebra el 1 de enero. Cantos de alabanza de Kim Jong-un son efectuados en ocasiones especiales, y él ha sido apodado con el título público de “Camarada Brillante”.

El 10 de octubre de 2010, Kim Jong-un asistió, junto a su padre, a la celebración del65º aniversario del Partido de los trabajadores, un movimiento que confirmó plenamente su posición. En enero de 2011, según el periódico derechista de Corea del Sur Chosun Ilbo, el régimen comenzó a purgar a unos 200 discípulos del tío de Jong-Chang Sung-taek y O Kuk-ryol, el vicepresidente de la Comisión de Defensa Nacional, para impedir que nadie puediera rivalizar con el heredero previsto. Nuevas medidas se espera que tengan lugar durante las celebracionesdel cumpleaños de Kim Il-Sung en 2012, sin embargo, la muerte de Kim Jong-il, significa que el cambio tendrá que venir antes de lo esperado.

La situación internacional que el Gran Líder deja tras de sí

En su trabajo Autoritarismo en una era de democratización, el académico Jason Brownlee afirma que sólo 9 de los 258 dictadores que han gobernado un país durante al menos 3 años después de la II Guerra Mundial han conseguido organizar con éxito una transferencia de poder hereditaria, Kim Il-Sung es uno de ellos. Sin embargo, no hay precedentes conocidos en la política moderna de una segunda sucesión hereditaria, y la repentina muertedel ex dictador podría acelerar y poner en peligro el proceso.


Fuentes diplomáticas confirman que el liderazgo estabilizador deChinaesperaban que Kim Jong-il viviera durante 2 ó 3 años más, lo que significa que habría tenido más tiempo para preparar a su sucesor designado -debidamente aprobado porChina- y consolidar su camino al trono. China, principal socio comercial de Corea del Norte y la donante de ayuda, y casi único amigo en el ámbito internacional, se ha apresurado a elogiar al fallecido líder, mostrar su apoyo continuo al régimen de Corea del Norte -directamente a través de las palabras del presidente Hu Jintao- y a afirmar que China daría la bienvenida a la visita del nuevo líder de Corea del Norte en un momento convenido por ambas partes, subrayando así la agudeza de Beijing para una tranquila sucesión.

Kim Jong-il había sido inusualmente activo en los que resultaron ser sus últimos meses en el poder, visitando China en varias ocasiones solicitando contribuciones para ayuda alimentaria y de combustible a la vez que para estudiar las reformas económicas en el noroeste de China y como un posible modelo para la transformación económica progresiva en su propio país. De hecho, Chinase había convertido en el último socio comercial válido y aliado de Kim Jong-il, pues Corea del Norte se encontraba más aislada que nunca tras la muerte de compatriotas comoMuammar Gaddafi en Libia y de la desaparición de Hosni Mubarak en Egipto. De hecho las empresas egipcias se encuentran sospechosamente detrás de la red de telefonía móvil de Corea del Norte y de la construcción del gigantesco Hotel Ryugyong.

Por su parte, Lee Myung-bak, el presidente de Corea del Sur desde 2008, dejó atrás la política de conciliación de sus predecesores, y las acciones de apertura hacia el régimen de la administración Obama fueron suspendidas después de que Pyongyang probó su segundo dispositivo nuclear en mayo de 2009.

Sin embargo, el status quo diplomático ha causado inquietud entre las elites de Corea del Norte, ya que supone una salida peligrosa de el estilo de confrontación, negociación multipartidista que ha sido un elemento básico de la diplomacia de Corea del Norte desde la era Kim Il-sung. Éstas han sido muy hábiles en tratar por separado con las potencias enfrentadas -comola China de Mao y la Unión Soviética desde la década de 1960- y la obtención de concesiones de todas las partes involucradas. El último ejemplo había sido las conversaciones a seis partes sobre no proliferación nuclear, en las que Corea del Norte había mostrado su intención de retirarse del Tratado de No Proliferación Nuclear en 2003. De hecho el país norcoreano es visto por los otros participantes como aquél que intenta extraer ayuda y otros beneficios de las naciones poderosas y que adoptó una estrategia de negociaciones bilaterales o en coordinación con los EE.UU., Corea del Sur, Japón y China, para permitir al régimen de Pyongyang su supervivencia tras la desaparición de la Unión Soviética y su comercio subsidiado. Por lo tanto, la excesiva dependencia en un único aliado diplomático -un hecho agravado por la situación cada vez más dominante económica y militarmente deChinaenAsia- es un riesgo que Corea del Norte no está realmente interesada en tomar.

En línea con ese objetivo, Pyongyang acordó recientemente con los negociadores de EE.UU. detener su programa de enriquecimiento de uranio a cambio de 240.000 toneladas de galletas ricas en proteínas y vitaminas -20.000 toneladas al mes durante un año- pero no el arroz, un alimento primordial que podrían fácilmente ser canalizado de los más necesitados hacia los militares y, finalmente, ser revendido en el mercado negro.


Este movimiento táctico, confirmado por fuentes cercanas a la dirección de Corea del Norte, tiene sentido por varios motivos:

  • En primer lugar, ayuda a aliviar los problemas de desnutrición y escasez de alimentos que, obviamente, podrían causar descontento entre la población – ya afectada por una tasa de inflación estimada del 140% desde la reforma monetaria de diciembre de 2009- y eventualmente complicar la transferencia de energía.
  • En segundo lugar, ayuda a que el régimen de Corea del Norte refuerce sus reservas de alimentos hacia el 2012, el año previsto por la la nación para convertirse en “moderna y próspera”.
  • En tercer lugar, ayuda a conseguir estos dos objetivos clave para la estabilidad interna, sin dar mucho a cambio: detener el programa de enriquecimiento de uranio no debe implicar el desmantelamiento de las instalaciones, sorprendentemente modernas, donde tenían el combustible procesado. Por otra parte, como Alejandro Cao de Benos, el único portavoz oficial del régimen de origen no coreano, ha argumentado, Corea del Norte realmente no necesita expandir su arsenal nuclear más allá de las bombas 6-12 que ya posee, en otras palabras, Pyongyang ve su capacidad nuclear como una herramienta diplomática meramente disuasoria y no está en absoluto interesado en una loca carrera de armamentística nuclear.
  • Por último, el cuarto objetivo de que este acuerdo con los EE.UU. es, en parte, la superación de la dependencia excesiva con China, lo que abre un camino para que otros socios con quiénes negociar entren en escena con un chip comercial bien conocido de valor estratégico clave en el contexto geopolítico actual: ‘ayúdanos a nosotros y así no caeremos (completamente) en el regazo de China.’

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Francesc Pont

Barcelona, Spain. Freelance translator, writer and political analyst. I am currently completing a Master's degree in European Studies and a Postgraduate degree in Political Analysis. I have lived and studied in several countries across Europe, Asia and North America, my most recent experience being a 6-month stint in South Korea in 2011 - after visiting North Korea in 2009.


2 comments

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × five =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.