23/08/2019 BARCELONA

Descubre en 25 segundos por qué debes preocuparte acerca del calentamiento global

¿A qué ritmo se está calentando el planeta? Este vídeo responde si seremos capaces de alcanzar el objetivo acordado por los gobiernos de limitar el alza de la temperatura media mundial a largo plazo a 2ºC.


El mundo no va camino de alcanzar el objetivo acordado por los gobiernos de limitar el alza de la temperatura media mundial a largo plazo a 2 grados Celsius. Las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero están aumentando rápidamente y,

en mayo de 2013, los niveles de concentración de dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera superaron por primera vez en varios cientos de miles de años las 400 ppm (partes por millón). La Agencia Internacional de Energía calcula en su último informe que las emisiones de este gas de efecto invernadero subirán cerca de un 20% hasta 2035. La agencia incluso apunta a que, según sus previsiones de consumo de energía en el mundo en los próximos años, la temperatura media se elevará 3,6 grados centígrados.


Usando datos de la NASA la asociación sin ánimo de lucro Climate Central creó esta reveladora animación de 25 segundos que muestra cómo las temperaturas en todo el mundo se han calentado desde 1884 hasta 2011. La sorpresa se produce con el abrupto cambio de color (denotando la aceleración del ascenso de las temperatura) que se puede observar a partir de los años 80, cuando tuvo lugar un importante aumento de emisiones de gases invernadero. Este aumento fue consecuencia de la producción de energía en todo el mundo y fruto del efecto de la legislación sobre contaminación atmosférica que provocó una reducción de las emisiones de determinados gases contaminantes que creaban un efecto de enfriamiento en el clima, enmascarando así parte del fenómeno del calentamiento global.

Los datos proceden del Goddard Institute for Space Studies in New York (GISS). Tal y como señala la NASA, “Los 10 de años más calurosos en el análisis del GISS se han producido desde 1998, continuando con una tendencia ascendente de temperaturas muy por encima del promedio de mediados del siglo XX”.

Éste es un contenido curado sin ánimo de lucro

 

493 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lluis Torrent

Barcelona, España. Licenciado en Ciencias Ambientales, Máster en Intervención Ambiental, Máster en Relaciones Internacionales y Especialista en Ciencia Política. He trabajado como consultor ambiental para gobiernos locales y regionales y empresa privada. Socialmente comprometido, me apasiona explorar la fina línea que transcurre entre la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente. Sígueme en Google+ Lluis Torrent


27 comments

  • Gonzalo Calvo

    27/05/2015 at

    Me permito iniciar el debate, empezando por dejar mi postura clara: Los datos indican que en nuestro planeta no existe tal cosa como un efecto invernadero por CO2. Aún más, el clima cambia constantemente, siguiendo patrones naturales, determinados por factores absolutamente ajenos a la capacidad de influencia humana. Hablamos de variaciones cíclicas de los parámetros orbitales del Sol y de los planetas alrededor del baricentro del sistema solar (teoría de Landscheidt-Charvatova). A este factor astronómico se suma el de los rayos cósmicos, capaces de “sembrar” nubes, y enfriar así el clima. Adicionalmente modulan el clima los factores debidos a la inercia térmica y dinámica de los océanos, así como puntualmente en la historia geológica eventos catastróficos como el megavulcanismo o los impactos de bólidos extraterrestres. A aún mayor escala de tiempo, influyen factores geológicos adicionales, como la distribución de las masas continentales (presencia/ausencia de continentes en posición polar, ecuatorial, etc.) y la ausencia/existencia de conexiones entre mares y océanos, debidos en definitiva a la tectónica de placas.
    Sobre la percepción que del clima tiene la sociedad, hay que valorar críticamente el bombardeo propagandístico de las últimas décadas, una auténtica campaña de desinformación y propaganda global mediática, tendente a reforzar un sistema de pagos por emisiones (impuesto de Kioto) del cual la primera potencia científica mundial, EEUU, desde un principio se desmarcó, y que en la última reunión de Doha ha quedado ya totalmente desacreditado y abandonado por los países más avanzados científicamente. Esta campaña de años pasados de corrupción de la ciencia y de politización torticera de la comunicación científica quedó en evidencia hace ya varios años, con el escándalo Climategate, en el cual quedarían expuestos los emails del CRU (Climate Research Unit, Universidad de East Anglia), centro encargado de recopilar y promediar los datos climáticos globales. En esos emails se lee la frase-lema “Hide the decline”. El declive térmico desde 1997 hata hoy indica que el clima no sigue la pauta de crecimiento constante, seguida por el CO2, sino que, una vez considerados los datos no amañados, lo que se observaría es una ausencia de calentamiento desde dicho año, así como un suave enfriamiento, en concordancia con el descenso de energía solar recibida, debido al mencionado ciclo astronómico de Landscheidt-Charvatova.
    La agenda oculta tras la campaña de corrupción científica internacional se explicaría por un deseo de ciertas potencias antes mencionadas de perjudicar económicamente a sus principales competidores comerciales, en un escenario de ascenso de los BRICS y de construcción política europea, una síntoma de la crisis del New World Order, en resumen, pero también un síntoma de la preponderancia de los medios científicos de publicación anglosajones frente a los de otros países; una rama del neocolonialismo cultural, en definitiva, y una prueba de la dudosa capacidad de respuesta crítica y pensamiento individual e institucional (ONGs incluídas) autónomo fuera del dictamen del imperio. Es una controversia que pasará -ha pasado ya- a la historia, sentando un hito epistémico a la emergente ciencia de la Ecología, y enmarcando el ecosistema Tierra en su entorno astronómico.

    Reply

    • United Explanations

      12/06/2015 at

      No hay duda que existe una componente natural en el cambio climático y que gracias a esto no vivimos en un mundo helado. Han existido varios ciclos de calentamiento natural en nuestro planeta y esto ha sido largamente comentado y acreditado. Por nuestra parte nos sumamos al inmenso consenso científico que existe a día de hoy de la contribución humana al cambio climático que vivimos y que validan instituciones creadas a este propósito como el IPCC (a pesar del famoso incidente del Climate Gate que le restó credibilidad a algunos de sus miembros), la UNFCCC o agencias de protección ambiental como la EEA, la EPA, y organismos internacionales como el WRI, WWF, TNC, CI, UICN, etc.

      El consenso es realmente abrumador y así creemos que queda sobradamente demostrado a través del Consenus Project http://theconsensusproject.com/ dónde se demuestra que en torno al 95% de los investigadores del clima que publican activamente papers en este ámbito avalan la posición indicada más arriba.

      Si lo prefieres nosotros somos partidarios de iniciar un debate acerca de la real efectividad del uso de mecanismos basados en el mercado en el abordaje de la reducción de emisiones de GEI como son los Emissions Trading Systems, los proyectos CDM o JI o incluso todo el ámbito REDD+. Hay algunos estudios que han puesto en duda la trazabilidad de las emisiones y por ello han aparecido organizaciones verificadoras como VCS o Gold Standard para reforzar la certificación. Aun así hay quien prefiere otras medidas para abordar la mitigación.

      En cualquier caso agradecemos tu comentario y el desarrollo de tu argumentación.

      Reply

      • Gonzalo Calvo

        12/06/2015 at

        Lo educado al empezar un diálogo o un debate es presentarse a sí mismo con nombre y apellidos. Es algo que yo he hecho, pero vosotros no. Os escucho.

        Reply

        • Lluís Torrent

          12/06/2015 at

          Disculpa mi mala educación Gonzalo. Te habla Lluís Torrent, autor del artículo en el cual has empezado el debate.

          Reply

          • Gonzalo Calvo

            13/06/2015 at

            Hola Luis. Gracias por dar la cara.
            Bien, tú y yo no estamos de acuerdo. El caso es que es un tema complicado, en el que no todos los científicos están de acuerdo, y en el que se ha hecho una enorme campaña de apoyo a la idea del bando antropogenista.
            Dicho esto, deberíamos ceñirnos a los argumentos puramente científicos, y aquí encontramos el escollo de saber qué base de datos de temperaturas de los últimos años deberíamos creernos. Esto es así porque, como dije antes, la base de datos mundial que ha llevado hasta ahora el CRU ( Climate Research Unit) ha sido foco de un enorme y gravísimo escándalo, tras la publicación de los emails en que se lee cómo los responsables de promediar los datos se daban instrucciones acerca de los trucos estadísticos que han usado para “ocultar el declive” en las temperaturas (hide the decline) que sería visible desde 1997. El cierre en falso de este escándalo por parte de las autoridades británicas no ha hecho sino agravar la cuestión.
            Además la curva de Mann, la del documental de Gore, la famosa del “palo de hockey” también ha sido demostrada como falaz, y tampoco Gore ha hecho una disculpa pública por llevar al público al error.
            ¿Cómo ves el tema? ¿No sospechas que os han engañado?
            Por otro lado los datos geológicos indican que en el pasado hubo épocas con mucho más CO2, y que sin embargo ello nunca produjo calentamiento alguno.
            Además, el suave calentamiento de las pocas décadas previas a 1997 habría coincidido con un aumento en el mismo período de la actividad emisiva solar, la cual habría disminuído claramente desde 1997, de nuevo en concordancia con las temperaturas.
            ¿No huele todo el asunto?

          • Lluís Torrent

            14/06/2015 at

            Hola Gonzalo, gracias por tu respuesta. Hay cosas que huelen pero que la nube no nos tape la montaña. A mí personalmente me dolió mucho el tema del Climate Gate porque creo que al final fue usado para alimentar lo que a unos les interesaba argumentar y, casualidades de la vida salió durante la atensala de la COP de Copenhaguen. A mí eso sí que me huele.

            Creo que quedó bien probado por varios organismos que al final la independencia científica del IPCCC estaba demostrada. Organismos como el House of Commons Science and Technology Committee(UK); Independent Climate Change Review (UK); International Science Assessment Panel (UK); Pennsylvania State University first panel and second panel (US); United States Environmental Protection Agency (US); Department of Commerce (US); National Science Foundation (US) lo demostraron, además de revistas como Nature o New Scientist también concluyeron que los emails se sacaron de contexto y que al final todo apuntaba a lo que ya se dijo en origen. Aun así se tomaron medidas para garantizar la transparencia futura.

            Sí ha habido un debate acerca de la curva de Mann pero en ciencia, cómo bien ya sabes, las cosas no son dogmas de fe y requieren de una discusión y un consenso mayoritario para que sean aceptadas. Tal y como ya indiqué más arriba es indiscutible el grado de consenso internacional que existe a día de hoy en la afirmación de que el CC actual tiene una importante influencia del hombre, y así lo reflejaba aún más el 5º Informe del IPCCC que salió hace unos meses. Pero la realidad es que existen centenares de investigaciones que apuntan en esa dirección y yo mismo he tenido la posibilidad de estar en la última COP 20 de Lima y hablar con numerosos científicos de numerosas ramas diferentes que directamente han estudiado la cuestión y me han dado su más firme convencimiento de que así es. Siguiendo, claro, los patrones de estudio científicos de objetividad y replicabilidad en la experimentación.

            Tengo conocimiento de las investigaciones y argumentos en el ámbito de los ciclos Landscheidt-Charvatova pero no soy yo quién deba juzgar esto en solitario si no toda la comunidad científica. Y cabe llegar a un consenso de si tales conclusiones son más definitorias que la contribución del ser humano. Si lo son pronto se volverán el discurso mayoritario y mainstream en el ámbito del CC. Pero a día de hoy no lo es.

            No digo que la contribución humana sea la decisiva en el CC, pero sí que está sobradamente demostrado que al menos tiene una contribución. Por ello, y por pequeña que ésta sea, creo que por el mero hecho de estar influyendo en el clima es de sentido común la necesidad de intervenir y cambiar esa conducta. Es algo que depende de nosotros.

            En el fondo cambiar esta conducta es ir en contra de cualquier lógica económica actual, pues nuestro modelo capitalista no internaliza precisamente las externalidades ambientales ni tiene en la economía ecológica o ambiental un pensamiento de referencia. Por este motivo el avanzar en esa dirección es algo tan y tan extremadamente complicado y dificultoso.

            Si países tan climáticamente escépticos como la han sido Estados Unidos, Canadá, Japón o Australia están llevando a cabo políticas de cambio climático que parten de la premisa que los GEI (incluyendo al CO2 entre ellos) son causantes del calentamiento global, ¿qué es lo que realmente huele?

          • Gonzalo Calvo

            14/06/2015 at

            Muéstrame una sola evidencia de que el ser humano cambia el clima.

          • Lluís Torrent

            15/06/2015 at

            Buenos días Gonzalo. Si quieres evidencias aquí tienes una de muy relevante que ha sido el resultado del trabajo conjunto de miles de científicos durante años.

            https://www.ipcc.ch/news_and_events/docs/ar5/press_release_ar5_wgi_en.pdf
            https://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar5/wg1/WGIAR5_SPM_brochure_en.pdf

            Ahora pregunto: ¿podrías nombrar algún gobierno de algún país que sostenga oficialmente la postura de que el ser humano no tiene influencia en el cambio climático actual?

          • Gonzalo Calvo

            15/06/2015 at

            Espera. Me enlazas dos documentos, pero no me respondes. Me gustaría que me respondieses, a lo sumo en un par de frases, donde expliques cuál es el argumento científico, y la prueba experimental del mismo. Lo digo porque el segundo enlace, que es un informe del IPCC tiene 33 páginas. Si tú lo has leído, que quiero pensar que sí, supongo que podrás citarme al menos la frase que te pedía…

            Y te responderé a tu pregunta -aunque no es el tema que nos ocupa, ni mucho menos un argumento científicamente válido-: El ejemplo de país que sostiene la idea de que el ser humano no es responsable del cambio climático es muy simple. Hablamos de la potencia científica nº1 mundial desde hace décadas: Estados Unidos de América.
            Como sabes, desde que se estableció el protocolo de Kioto de establecimiento de un sistema de pagos por emisiones de CO2, sólo ha habido un país que se ha desmarcado del mismo desde un principio. Esa postura responde, bien que implícitamente, a un mensaje claro: No pagaremos por algo que sabemos que es un timo.
            Aún a riesgo de caer en una diversión del tema principal que nos ocupa, que es el de responder a la pregunta de ¿cuál es la evidencia científica de que el ser humano cambia el clima?, te lanzaré otra pregunta incómoda, que ya lancé a United Explanations desde twitter, y de la cual aún no he tenido respuesta explícita: ¿Podéis hacer un mapa donde aparezcan los países que ratifican Kioto, los que no lo ratifican desde un principio, y los que han dejado de ratificarlo en Doha? Seguro que si tú se lo pides a tus colegas de United Explanations, harán el mapa sin esfuerzo…
            (Dicho esto, aún espero pues que me respondas a la simple pregunta/reto de mostrarme la evidencia de que el ser humano cambia el clima)
            -También te advierto de un error que sueles cometer: no sé si te das cuenta, pero una y otra vez recurres al argumento de autoridad (una falacia clásica), a la vez que omites la aportación de la supuesta evidencia de marras…-

          • Lluís Torrent

            15/06/2015 at

            ¿El argumento científico? Muy fácil, pero es el mismo que tú rebates una y otra vez afirmando que estos gases no tienen efecto invernadero alguno, lo cual no es cierto y aun espero que demuestres su inocuidad en la atmósfera.

            El argumento es el aumento de la emisión de GEI que ha provocado que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono gases de efecto invernadero (CO2), metano (CH4) y óxido nitroso (N2O) hayan aumentado desde 1750 debido a la actividad humana. En 2011 las concentraciones de estos gases de efecto invernadero eran 391 ppm, 1803 ppb y 324 ppb respectivamente y superaron los niveles pre-industriales en un 40%, 150% y 20%, respectivamente.

            Las concentraciones de CO2, CH4, N2O ahora exceden sustancialmente las concentraciones más altas registradas en los núcleos de hielo durante los últimos 800.000 años. Las tasas medias de aumento de las concentraciones atmosféricas durante el siglo pasado, con muy alto grado de confianza, no tienen precedentes en los últimos 22.000 años.

            No veo sentido invitar a más gente al debate porque todos mis compañeros están del lado del consenso científico mayoritario. En realidad eres la primera persona que conozco que está argumentando este razonamiento y afirmando que el CO2 no es un GEI, algo que aún espero que razones adecuadamente.

          • Gonzalo Calvo

            15/06/2015 at

            1º-Aporta una base de datos FIABLE de temperaturas globales en el período al que haces referencia, pues muchos aún no tenemos claro cuánto ha subido (supuestamente) la temperatura global en dicho período…

            2º-Aporta después un experimento científico serio que demuestre en laboratorio que el paso de niveles preindustriales de CO2 (aprox. 275 ppm -ppm es partes por millón…-) a los actuales 430 ppm, en un entorno controlado, sin aumento de radiación solar externa, puede explicar el supuesto aumento de temperaturas supuestamente visible en la base de datos anteriormente solicitada. -En esta fase es donde debería asesorarnos algún físico especialista, y que no esté previamente sesgado hacia tu hipótesis.

            Comprende que cuando yo vea tales certezas, que aún no he visto, dejaré de ser un escéptico, cuando no un adherente a la hipótesis que habla de esos factores astronómicos que, a diferencia de los antropogénicos, no están puestos en duda (por decir algo elegante) por escándalo de corrupción científica alguno.

            Valora finalmente lo que parece ser una actitud de credulidad y precipitación en el juicio que muchos parecéis estar adoptando.

            Sobre la valoración que haces de que soy supuestamente la única persona que conoces que pone en duda la hipótesis del calentamiento global antropogénico, te remito al documental, que yo pensaba que ya habías visto, siguiente, donde aparecen muchos científicos (no politicastros como Al Gore, inmiscuídos en el negocio del tráfico internacional de bonos de emisiones de CO2) de alto nivel internacional que explicitan su crítica a la hipótesis que tú defiendes: https://www.youtube.com/watch?v=mXQXDsBkGwo
            Te remito SOBRETODO a los argumentos científicos, ellos sí, que estos científicos exponen.

          • Gonzalo Calvo

            16/06/2015 at

            No, no me convence. Llámame raro, pero yo, como te decía, querría ver el estudio de laboratorio (supongo que debe existir desde hace tiempo, ¿no?) que muestre la capacidad de una atmósfera con una concentración de CO2 variable a la hora de retener los infrarrojos (entiendo que este es el mecanismo principal de la idea del efecto invernadero). La cosa es que muchos sospechamos que un aumento de 125 ppm (pasar de 0,027% a 0,040%), en niveles tan ínfimos, no puede explicar el supuesto aumento de temperatura que habría habido hasta 1997.
            Yo, a falta de dominar las ecuaciones lo suficiente como para criticarlas, querría pues ver un experimento con dos peceras llenas de aire, una con 275 ppm de CO2, invariable en esa concentración, y la otra con 275, pero pasando gradualmente hasta 400 ppm, sin variación de presión (pondría un mecanismo de regulación de la presión). Ambas peceras estarían sometidas a la misma radiación lumínica. Apuesto a que no se vería un aumento de temperaturas significativo en la segunda, comparada con la primera. Pero querría equivocarme y que la experiencia me resultase aleccionadora.
            Haría aquí un comentario: la gente ha de saber que para explicar el (supuesto) aumento de temperaturas globales acaecido hasta 1997 (un calentamiento supuesto que en realidad nadie ha sufrido, pues de haberse producido ha debido ser algo MUY llevadero…), hay primero que nada conocer que en ese mismo período el Sol, según parece, ha venido calentando de manera anormalmente alta, cosa que desde los medios afines al IPCC no se explica nunca al gran público (son estos “detalles” los que me hacen apostar a que el IPCC es una organización mafiosa). Este período de calentamiento solar anómalo habría cesado en 1997, cosa que explicaría que desde ese año no haya habido calentamiento, sino un declive térmico que los coeientíficos corruptos habrían querido ocultar, manipulando adrede los datos, cosa que quedó patente en los emails del caso Climategate, donde se lee la frase “hide the decline”, “oculta el declive”, en las instrucciones y comentarios que se dirigían entre ellos los encargados de promediar los datos de las estaciones globalmente repartidas.
            A este escepticismo (por decir algo suave) se suma una razón de peso, que es el conocimiento de que en el pasado geológico, registrado tanto en los hielos como en las rocas, ha habido muchas épocas con mucho más CO2 que hoy, pero ello nunca determinó los cambios climáticos.
            Otra razón de peso es conocer algo sobre el comportamiento del clima en períodos interglaciares como el actual, en el cual las oscilaciones térmicas son habituales, aunque nunca catastróficas, como sin embargo se nos quiere hacer creer con tanta PROPAGANDA mediática.
            En resumen, yo, hasta que no vea con mis propios ojos tal experimento, considero probado que el asunto del cambio climático antropogénico es una auténtica RELIGIÓN de la edad moderna, y como científico, racionalista y humanista, desecro y condeno, pues desecro y condeno toda mentira, y más aún todo intento de aborregar y robar a la gente inocente. Por añadidura, condeno lo que considero el mayor escándalo científico, o mejor dicho, de corrupción de los estamentos científicos, de la historia de la humanidad.

          • Lluís Torrent

            16/06/2015 at

            Me resulta extraño que pidas experimentos de laboratorio. Se han realizado numerosos a lo largo de la historia. Sin ir más lejos el primero de todos se hizo hace más de 150 años por John Tyndall y demostró el efecto invernadero de varios gases, entre ellos el dióxido de carbono.

            En el año 1859 comenzó a estudiar las capacidades de los diversos gases para absorber o transmitir calor radiante. Demostró que los principal gases atmosféricos, nitrógeno y oxígeno, son casi transparentes a la radiación térmica, mientras que el vapor de agua, dióxido de carbono y ozono son tan buenos absorbentes que, incluso en pequeñas cantidades, estos gases absorben la radiación de calor mucho más fuertemente que el resto de la atmósfera.

            Tyndall concluyó que el vapor de agua es un fuerte absorbente de calor en la atmósfera y es el principal gas de control de temperatura de la Tierra inhibiendo la fuga de calor de la Tierra hacia el espacio exterior.

            Para saber más de sus experimentos:

            https://books.google.es/books?id=09RtcSCGv7gC&pg=PA69&hl=ca#v=onepage&q&f=false

            https://books.google.es/books?id=ni31AwAAQBAJ&pg=PA44&lpg=PA44&dq=measuring+the+infrared+absorptive+power+of+a+gas+%2B+Tyndall&source=bl&ots=npMJgzRou9&sig=oQy3j4I1PHp6DRawCVElIFZ04Js&hl=ca&sa=X&ved=0CCcQ6AEwAWoVChMIksz-7NaTxgIVhVgUCh3WfABe#v=onepage&q=measuring%20the%20infrared%20absorptive%20power%20of%20a%20gas%20%2B%20Tyndall&f=false

            http://atoc.colorado.edu/~dcn/ATOC6020/papers/tyndall-1861.pdf

            http://onlinelibrary.wiley.com/doi/10.1002/wea.386/pdf

            Y si buscas encontrarás más experimentos actuales sobre el mismo tema que se han ido replicando con el tiempo:

            https://www.youtube.com/watch?v=SeYfl45X1wo

          • Gonzalo Calvo

            16/06/2015 at

            Primero de todo, el vídeo ese de mi colega no lo conocía, pero es un ABSOLUTO TIMO, dado que no considera la muy relevante cuestión de los rangos de concentración a los que nos referimos en la Tierra, entre 275 y 400 ppm de CO2, mientras que es obvio que en su experimento no hay cientos de ppm de CO2 en la atmósfera simulada, sino cientos de miles.

            En cuanto a los experimentos clásicos de Tyndall, de hace 150 años, que enlazas, ahora les echaré una mirada, aunque, como ya te decía, mucho me temo que carezca yo de las herramientas conceptuales matemáticas y físicas imprescindibles para comprender en profundidad y criticarlos.
            De todas formas, ¿no te parece mi diseño experimental mucho más interesante que los que tú propones (si es que propones alguno)? ¿Te atreverías a que lo propusiésemos públicamente a alguna universidad?

          • Lluís Torrent

            16/06/2015 at

            Siempre sería interesante hacer un experimento como el que sugieres pero en realidad no lo veo necesario si tantos otros demuestran que a diferentes concentraciones de CO2 siempre se produce un efecto invernadero. Además una prueba de laboratorio siempre se hace bajo unas determinadas condiciones que no necesariamente replican las condiciones atmosféricas, lo cual implica que el resultado no tenga por qué ser el mismo que lo que ocurran en la atmósfera. Una variación de CO2 puede tener efectos no solo en cuanto a radiación solar sino sobre otros componentes presentes en la atmósfera.

            También quería apuntar que sigues afirmando que en la historia geológica la cantidad de CO2 pasada superó la actual. Yo por lo que he visto y al menos la mayoría de estudios revelan que en los últimos 800.000 años nunca se tuvo una concentración de CO2 como la actual. Como mucho se llegaron a las 300 ppm, lo que aun quedan lejos de las 400 ppm.

            Aquí puedes verlo en este vídeo de la NOAA:

            http://www.esrl.noaa.gov/gmd/ccgg/trends/history.html

          • Gonzalo Calvo

            17/06/2015 at

            Tus apreciaciones son claramente faltas de rigor, y sistemáticamente silencias lo que no te interesa. Me parece que voy a dejar de tomarte en serio.

          • Lluís Torrent

            17/06/2015 at

            Lo siento pero no detecto respeto en tus comentarios y por ahí no paso. Creo que he sido lo suficientemente respetuoso por mi parte y espero lo mismo de la contraparte. Por mi parte el debate ha terminado. No silencio nada, es más estoy a la espera de que aportes esos indicios de que la concentración histórica de CO2 fue en algún momento superior a la actual. Yo ya he justificado mis argumentos. Tengo una mente abierta, solo espero argumentos justificados y que gocen de consenso. Estoy del lado del 97% de los científicos activos en investigación climática. Para mí este es un debate agotado y que tras años de discusión ya ha llegado a su fin. Toca avanzar. Tenemos un problema grave y no actuar producirá consecuencias relevantes tal y como ya avanzó Stern. Tú decides de qué lado estás.

          • Juanma Cintas

            17/06/2015 at

            Lo había puesto arriba, pero prefiero ponerlo aquí en la discusión.

            Hola a los dos, me ha parecido un debate interesante y me gustaría añadir algo.
            Primero
            de todo decir que me considero que estoy entre del lado del 97% de los
            científico que apoyan que el Cambio Climático (CC) tiene influencia
            antropogénica.
            Segundo, quiero señalar que Gonzalo Calvo no ha
            remitido ni una sola prueba (con enlace) exceptuando el documental, algo
            que considero mucho más manipulable que papers científicos expuestos a
            discusión, revisión por pares y replicación o refutación.

            Ahora al tema en cuestión.

            Si consideramos la Tierra como un sistema cerrado, es difícil no suponer
            que una alteración de los ciclos biogeoquímicos (bio- por que la
            biosfera es parte activa en ellos) no tenga consecuencias mayores. El
            hecho es que los humanos hemos movilizado reservas de carbono que
            estaban inmovilizadas (carbón y petróleo) liberándolas a la atmósfera,
            lo que ha provocado un aumento en la concentración de CO2. Si éste no ha
            tenido un mayor aumento en su concentración se debe, en su mayor parte,
            a la acción del principal sumidero de carbono de la Tierra, los
            océanos; provocando la acidificación de éstos (otro problema a tener en
            cuenta). Lluis Torrent ha aportado artículos en los que se demuestra la
            absorción en el infrarrojo del CO2, por lo que el aumento de la
            concentración de éste en la atmósfera debería influir en el efecto
            invernadero natural de nuestro planeta.
            Ahora, Gonzalo Calvo dice
            que no existe un aumento significativo entre 1997 y 2015, lo que podría
            tener su explicación en el espacio de tiempo que recoge. Por ejemplo,
            para los modelos de precipitación creo recordar que se necesitan base de
            datos de 30 años para que sean fiables.

            Por último, dado que el aumento de temperatura proyectado se basa en modelos, no tenemos por qué ver sus efectos ahora mismo, algo difícil debido a la gran variación
            que la temperatura sufre anualmente.

            Un saludo.

          • Gonzalo Calvo

            17/06/2015 at

            Hola, Juanma. Me alegro de que más gente se sume al debate.
            Eso sí, os pediría absoluto rogor en vuestras palabras. Hablamos de ciencia, aunque sea a nivel divulgativo.
            Quiero puntualizar que aún no hemos visto prueba alguna de que el ser humano cause el cabio climático (antes decían el calentamiento global…). Tampoco hemos siquiera consensuado qué base de datos histórica de temperaturas tomar como referencia. Esto es sí porque los datos globalizados han sido maniulados, tal y como se mostró en el escándalo Climategate, que llevó a los autores de dichas manipulaciones (hide the decline) a dimitir, incluyendo al cabecilla “científico” de la calentología (permítanme la expresión), James Hansen. Efectivamente, parecería que lo que hay de hecho es un consenso acerca del ENFRIAMIENTO GLOBAL desde 1997, un declive térmico que se habrían esforzado en ocultar modificando los datos en el CRU (Climate Research Unit, Univ. de East Anglia), insistamos.
            Adicionalmente, el gráfico de Mann, el que usó Gore para hacer su bodrio-documental propagandístico, ha sido completamente refutado y probado como erróneo.
            Creo que esto es absolutamente indiscutible.

            ¿Qué base de datos deberíamos pues, según vosotros, tomar en cuenta para valorar las temperaturas globales de los últimos decenios-siglos? Pienso obvio que los lógico es referirse a los datos de los sondeos de hielo polares, de momento.
            Quien no quiera referirse a los datos del pasado geológico, puede referirse a los históricos, que muestran que ha habido épocas recientes. preindustriales, mucho más cálidas y mucho más frías que el supuesto calentamiento “alarmante” ocurrido en los decenios anteriores a 1997, obedeciendo fielmente a los ciclos solares, o astronómicos, que siguen actuando hoy, como muchos siguen callando.
            Sobre los “experimentos”, como el enlazado por Luis en un vídeo más arriba, creo evidente que hay que señalar el OBVIO intento de engañar a la población. ¡Comparemos los órdenes de magnitud del cambio de concentración en la realidad con los de los experimentos mostrados!

            Insistamos en que un aumento homeopático (permítanme la expresión) en la ya de por sí munúscula concentración del CO2 atmosférico (entre 0,0275% y 0,04%) no puede ser considerado, ni siquiera remotamente, culpable del de todas maneras suave calentamiento global que podríamos considerar ocurrió hasta 1997, pues fue en ese mismo periodo, insistamos otra vez, cuando el Sol estuvo emitiendo más energía de lo normal. ¿A qué ha venido pues tanta insistencia en alarmar a la población? Por favor, basta de estafar. Basta también de retóricas falaces. ¿Alguien tiene miedo a que hagamos el experimento que yo propongo? No es esa una actitud cientifica.

          • Gonzalo Calvo

            17/06/2015 at

            Y aquí un poco de poesía, dedicada (!) a todos los defensores de esta nueva religión, que se llama calentamiento global antropogénico, y que, como toda religión, es un arma de control social, y de lucro de unos pocos. Incluso esta semana el Papa de Roma salía defendiéndola…
            https://www.youtube.com/watch?v=heRWkjR-XXY

          • Gonzalo Calvo

            18/06/2015 at

            Hay muchos errores en tu discurso.
            Ni la Tierra ni su atmósfera son sistemas cerrados.
            Además tergiversas burdamente mis argumentos.
            No hay prueba empírica alguna de que un aumento de 275 a 400 ppm de CO2 pueda causar aumento de temperatura medible alguno.
            En fin, te daba la bienvenida al debate, pero ahora casi que la retiro.

          • Gonzalo Calvo

            17/06/2015 at

            Hablas mucho, pero, igual que todos los demás calentólogos, no aportas la evidencia de que tus aseveraciones alarmistas son ciertas.

          • Gonzalo Calvo

            17/06/2015 at

            ¿Por qué no muestras exactamente en qué experimento (cita la página, por favor, si vas a enlazar un documento) es donde se muestra que con un paso de 275 a 400 ppm de CO2 se produce un aumento de temperatura x, equivalente al que decís se ha producido en un intervalo de tiempo dado en nuestro planeta?

  • Juanma Cintas

    17/06/2015 at

    Hola a los dos, me ha parecido un debate interesante y me gustaría añadir algo.
    Primero de todo decir que me considero que estoy entre del lado del 97% de los científico que apoyan que el Cambio Climático (CC) tiene influencia antropogénica.
    Segundo, quiero señalar que Gonzalo Calvo no ha remitido ni una sola prueba (con enlace) exceptuando el documental, algo que considero mucho más manipulable que papers científicos expuestos a discusión, revisión por pares y replicación o refutación.

    Ahora al tema en cuestión.

    Si consideramos la Tierra como un sistema cerrado, es difícil no suponer que una alteración de los ciclos biogeoquímicos (bio- por que la biosfera es parte activa en ellos) no tenga consecuencias mayores. El hecho es que los humanos hemos movilizado reservas de carbono que estaban inmovilizadas (carbón y petróleo) liberándolas a la atmósfera, lo que ha provocado un aumento en la concentración de CO2. Si éste no ha tenido un mayor aumento en su concentración se debe, en su mayor parte, a la acción del principal sumidero de carbono de la Tierra, los océanos; provocando la acidificación de éstos (otro problema a tener en cuenta). Lluis Torrent ha aportado artículos en los que se demuestra la absorción en el infrarrojo del CO2, por lo que el aumento de la concentración de éste en la atmósfera debería influir en el efecto invernadero natural de nuestro planeta.
    Ahora, Gonzalo Calvo dice que no existe un aumento significativo entre 1997 y 2015, lo que podría tener su explicación en el espacio de tiempo que recoge. Por ejemplo, para los modelos de precipitación creo recordar que se necesitan base de datos de 30 años para que sean fiables.

    Por último, dado que el aumento de temperatura proyectado se basa en modelos, no tenemos por qué ver sus efectos ahora mismo, algo difícil debido a la gran variación que la temperatura sufre anualmente.

    Un saludo.

    Reply

  • Gonzalo Calvo

    17/06/2015 at

    Mensaje para Luis torrent, director y fundador de UNX: Hace tiempo os pedí que pusiéseis un mapa doble donde apareciesen por un lado los países que ratificaban el protocolo de Kioto de pago por emisiones de CO2 antes de la cumbre de Doha sobre cambio climático, y por otro, los países que ratificaban dicho protocolo después de la mencionada cumbre internacional. Sin embargo no lo habéis hecho. Hoy mismo veo entwitter que sí os habéis, sin embrgo, molestado en hacer un mapa con los colores de pelo de los diferentes colores de pelo de los jefes de Estado de los diferentes países del mundo… https://twitter.com/ElOrdenMundial/status/611243758437408768
    Me parece muy ilustrativo de vuestra actitud infantil.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!