valtrex without prescription, zoloft without prescription, buy zoloft, generic retin a 0.1% gel, retin 0.1% gel, retin a no prescription uk, generic retin a without prescription
SERGEI_2463520b

La historia de Sergei

Se dice que en Rusia las autoridades pueden complicarte la vida (e incluso ponerla en peligro) si eres defensor de derechos humanos, checheno u oligarca. Sin embargo, Sergei Magnistky no era ninguna de estas tres cosas y, a pesar de ello, las autoridades rusas convirtieron su vida en un auténtico calvario.

Sergei Magnitsky murió en noviembre de 2009 en una cárcel moscovita por falta de asistencia médica. Su cuerpo presentaba, además, signos de haber sido torturado. Un año antes, había cometido un error fatal: denunciar una trama de fraude fiscal que salpicaba a varios cargos del gobierno.

No obstante, puede que el sufrimiento de Sergei no sea en vano. Su muerte ha generado una ambiciosa propuesta de ley que pretende impedir que las personas implicadas en su muerte puedan viajar a Estados Unidos, Canadá o la Unión Europea. A continuación contamos la historia de Sergei y de la propuesta de ley que lleva su nombre.

230 millones robados al fisco ruso…

Sergei Magnitsky era un abogado de 37 años que trabajaba para Hermitage Fund Management, una empresa financiera especializada en mercados emergentes que operaba en Rusia. El presidente de esta empresa, el norteamericano William Browder, había apoyado a Vladímir Putin tras su llegada al poder en el año 2000, pero igualmente había denunciado públicamente casos de corrupción que involucraban al gobierno. En 2006, se le denegó la entrada en el país al volver de un viaje. Se le acusaba de ser una “amenaza para la seguridad nacional”. Tiempo después, la policía entró en las oficinas centrales de la empresa en Moscú, llevándose grandes cantidades de documentos.

Sergei comenzó una investigación para aclarar lo que había sucedido. Tras meses de investigación, descubrió que la empresa ya no estaba a nombre de William Browder sino que pertenecía a un asesino convicto. Poco después, Sergei destapó un gigantesco fraude al fisco ruso: el nuevo dueño de la empresa, en connivencia con altos funcionarios del Ministerio de Interior ruso, había utilizado el nombre de Hermitage para solicitar al Estado ruso la devolución de 230 millones de dólares que la empresa había pagado previamente en calidad de impuestos.

La detención y encarcelamiento de Sergei

Prisión en Rusia

Poco después de denunciar a los responsables y manifestar su intención de llevarles a juicio, Sergei fue detenido y encarcelado con acusaciones de evasión de impuestos. Según Amnistía Internacional, durante los 11 meses que estuvo encarcelado sin juicio, Sergei estuvo sometido a diversos tratos degradantes y varias violaciones de derechos humanos. En particular, se le negó repetidamente el acceso a la atención médica que solicitaba para el tratamiento de la pancreatitis que sufría y que le causaba un intenso dolor. Finalmente, murió tras meses de agonía y con claros indicios de haber sido torturado.

Su muerte generó una ola de indignación nacional. Como consecuencia, una semana después de su muerte, el Presidente Dmitri Medvédev prometió que llevaría a cabo una investigación para aclarar lo sucedido. No obstante, hasta el momento los funcionarios corruptos del gobierno implicados en la muerte de Sergei no han sido llevados ante la justicia. Por el contrario, muchos de ellos han sido ascendidos y ostentan importantes cargos en la administración.

Justice for Sergei: la película

“Justice for Sergei” es un documental que cuenta la historia de Sergei Magnitsky. En este documental se entrevistan a varios implicados en el caso Magnitsky, entre ellos varios funcionarios de prisiones que confirman la responsabilidad de las autoridades rusas en la muerte de Sergei. Hasta el momento, ha sido visionado en diferentes países y ha recorrido varios festivales de cine alrededor del mundo, en los que ha obtenido varios premios. La película fue proyectada en el Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona y puede ser vista online.

 

Campaña internacional por una ley “Magnistsky”

Ante la imposibilidad de que los responsables de la muerte de Sergei fuesen juzgados en su país, se está intentando atacarles dónde más les duele: en sus bolsillos. Para ello, William Browder comenzó una campaña en EEUU para lograr que el Congreso aprobase una ley que evite que los responsables de la muerte de Sergei tengan cuentas o se gasten su dinero en Estados Unidos, la denominada “Ley Magnistsky”.

La Ley Magnistsky

Actualmente, el Congreso estadounidense está discutiendo la llamada Justice for Sergei Magnitsky Act. Esta ley pretende que se prohíba la emisión de visados y se congelen los activos de las personas implicadas en muerte de Sergei y sus familias, hasta que la Federación de Rusia haya investigado a fondo su muerte y hay juzgado a sus responsables.

Del mismo modo, el Parlamento Europeo ha aprobado una resolución en diciembre de 2011 recomendando a los países miembros que impongan la prohibición de viajar en toda la U.E., así como la congelación de activos de los funcionarios vinculados a la muerte de Sergei Magnitsky. Asimismo, hasta el momento se han discutido leyes semejantes en Suecia, Holanda, Canadá y Reino Unido.

“Justicia para Sergei”

Hasta el momento, las autoridades rusas han manifestado su firme oposición a estas leyes, tal y como recoge la agencia de noticias rusa Ria Novosti. Acusan estas propuestas de ley de ser “anti rusas”. No obstante, el apoyo explícito que han mostrado figuras de la oposición como Garry Kasparov, la web the noticias The Other Russia y activistas de derechos humanos rusos, muestran que más que contra Rusia, la propuesta se dirige a ciertos estamentos muy concretos de la sociedad rusa. Así pues, tal y como se recoge en el video Sergei’s Law, la idea de que personas involucradas en casos graves de corrupción o en violaciones de derechos humanos no puedan mantener cuentas o enviar a sus hijos a estudiar a Occidente, causa un fuerte  impacto psicológico a las clases altas rusas.

No obstante, muchos países son reacios a poner en marcha medidas de este tipo, puesto que podrían sentar peligrosos precedentes y supondría, al fin y al cabo, negar el acceso a personas con mucho dinero para gastar en sus economías. Por ello, la web change.org ha puesto en funcionamiento una petición para que los ciudadanos presionen a sus países y aprueben leyes inspiradas en la Ley Magnitsky. La propuesta está en el aire y la importancia que el gobierno ruso le ha dado muestra que su puesta en marcha tendría un impacto considerable en el país. Además, daría esperanza a los millones de rusos que observan cada día la impunidad con la que actúa su gobierno.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta? Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente