28/01/2021 BARCELONA

apátridas archivos | United Explanations

Jimena Nocetti13/10/2015
15939833264_e341750e50_c.jpg

12min70550

Imagina que naces, vives, estudias, trabajas y desarrollas tu vida en un país dónde no te consideran ciudadano; te sientes parte de ese país pero no se te reconoce como parte de él, únicamente porque tu origen es otro. Esta es la situación a la que se enfrentan 300.000 personas ruso parlantes en Letonia a pesar de haber nacido y vivir en ese país.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos en su artículo 15 señala que “Toda persona tiene el derecho a una nacionalidad y a que no se le prive arbitrariamente de ella.” Entonces, ¿Cómo es posible que una persona no tenga  nacionalidad si vivimos en un mundo lleno de naciones? En el mundo hay una gran cantidad de personas denominadas apátridas (no son considerados nacionales de ningún país), estas personas llegan a esa situación por una  diversidad de causas como los conflictos entre legislaciones de los estados, no registrar a las personas al nacer por complejidad en los procesos administrativos, discriminación o la desaparición de un estado y surgimiento de otro en su lugar, entre otras. Esta última causa es por la cual la minoría ruso parlante en Letonia se convirtió en apátrida, una situación que los priva de todos sus derechos políticos y no les permite desarrollarse como deberían y desearían.

Los No Ciudadanos

La situación de los “No Ciudadanos” se remonta al colapso de la URSS y la conformación de Letonia como un estado independiente. Una de las primeras acciones del nuevo gobierno letón fue que cualquier persona que hubiese apoyado al partido comunista soviético o que hubiera llegado después del 17 de junio de 1940 (el día de la ocupación de la URSS) no podría acceder a la ciudadanía letona. Al colapsar la Unión Soviética, miles de personas quedaron sin nacionalidad y en estado de apátridas: al desaparecer la URSS como estado desapareció también la nacionalidad de sus ciudadanos. Así, los soviéticos que habían llegado a Letonia durante la ocupación se encontraron sin nacionalidad alguna.

Letonia, como estado naciente, negó la nacionalidad a todos aquellos ciudadanos que no provenían de su país y que, además, no podían regresar a su país de origen (la URSS) porque ya no existía. Los No Ciudadanos quedaron atrapados en un hueco legal en el que no pertenecían ni a Letonia ni a la URSS.

Letonia no reconoce que estas personas sean apátridas en el estricto sentido de la palabra ya que se les otorgan ciertos derechos y un pasaporte de No Ciudadanos.  Sin embargo, se les restringen sus derechos políticos a pesar de haber nacido o vivir en el país; esto sucede porque la apatridia se hereda y al ser hijos de padres ruso parlantes se convierten automáticamente en No Ciudadanos. Existe una gran cantidad de testimonios que hablan sobre cómo de un día para otro se quedaron sin nacionalidad. Estos testimonios hablan de que la apatridia es como una enfermedad que van heredando de generación en generación y que es un estigma para ellos, ya que cada vez que presentan su pasaporte de “No Ciudadanos” se les observa como si fueran ajenos a un país del que ellos siempre se han sentido parte.

Letonia se justifica ante esta situación alegando que existe un proceso por el cual pueden naturalizarse, pero que ha sido decisión de ellos no hacerlo.  Por su parte, los No ciudadanos afirman que es un proceso complicado en el que los exámenes de idioma e historia tienen un nivel extremadamente complicado.

¿Apátridas por problemas políticos?

Los diferentes pasaportes de los ciudadanos y los No Ciudadanos de Letonia [Eurasianet]

Es importante cuestionar cuál es realmente el motivo por el cual Letonia no permite a los No Ciudadanos acceder completamente a sus derechos. ¿Por qué buscar perpetuar la apatridia?

Existe evidencia de que la situación con los No Ciudadanos tiene un trasfondo político, ya que Letonia siempre ha sido gobernada por partidos de derecha y la fuerza política de los No ciudadanos naturalizados tiende a ser de izquierdas. La manera más sencilla para no contar con una oposición real es seguir creando obstáculos a la naturalización y así evitar el desarrollo de los partidos de izquierda en el país que puedan provocar un cambio en el panorama político.

Rusia y Letonia han tenido diversos roces en relación a este conflicto ya que muchos No Ciudadanos han optado por buscar la nacionalidad Rusa. Esto genera gran tensión y más a partir del conflicto en Crimea, ya que se siente un gran recelo con las acciones que ha tomado Rusia en esa región. Esta es una de las razones que llevan a los letones a dudar de la lealtad de los No Ciudadanos hacía su país y exista fricción entre ambas comunidades por el miedo a que estas minorías apoyen acciones rusas similares a las aplicadas en Ucrania.

Letonia es un estado miembro de la Unión Europea y se ha enfrentado a estudios de derechos humanos que le exigen resolver esta situación. Sin embargo, los No Ciudadanos reclaman que la Unión Europea no ha tomado acciones concretas ni sanciones en contra de Letonia para ayudarles a resolver su estatus. La UE, por su parte, ha declarado que Letonia ha hecho avances en materia de los No Ciudadanos y que paulatinamente se irá resolviendo su situación, por lo que reconoce el esfuerzo del país y considera que no son necesarias sanciones.

Problemas con los No Ciudadanos

El conflicto con la situación de los No Ciudadanos es que cuando una persona se encuentra en estado de apatridia carece de una parte o de la mayoría de sus derechos humanos básicos, ya que la ciudadanía le otorga el resto de los derechos humanos porque el estado es el proveedor de los mismos.

A los No Ciudadanos se les impide trabajar en el servicio público, ser abogados, notarios, votar y ser votado, así como diversas regulaciones para su traslado de un lugar a otro. Los No Ciudadanos letones son excluidos completamente de la vida política, son separados de la sociedad y se marca una diferencia entre ellos y los letones de nacimiento.

Esta minoría sufre una constante discriminación ya que nunca podrán sentirse completamente parte del país, ellos conocen su situación de apátridas y se sienten marcados por la historia que llevan detrás, desean que el gobierno letón actue y les reconozca sus derechos políticos como ciudadanos letones.

La situación de apatridia no debe perpetuarse únicamente porque no se desee contar con una oposición política en el país. La UE debería analizar y tomar medidas para presionar al gobierno letón a buscar una solución porque ellos mismos están incumpliendo sus requisitos de protección a los derechos humanos y a las minorías.

Si esta situación se mantiene, el malestar social puede incrementar y este colectivo podría sentirse como una minoría excluida del país y sin identidad. Lo que, a su vez, podría atraer otros problemas más graves como los que se han visto en Ucrania.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


Recomendamos:

[button url=”https://www.unitedexplanations.org/2013/07/11/apatridas/” style=”red”]Apatridia: ¿qué pasaría si no fueras ciudadano de ningún país?[/button]


Olinta Lopez20/06/2013
portada-refugiats.jpg

10min51452

El 20 de junio de cada año se celebra el Día Mundial del Refugiado. La Asamblea General de Naciones Unidas lo designó con el fin de crear conciencia sobre la situación de los refugiados en todo el mundo.

Como contribución a tan digna causa, en este artículo se pretende dar las herramientas necesarias para entender qué se entiende por “refugiado”, qué tipo de protección ofrece el derecho internacional, y cuál es la situación actual.

¿Quién es considerado un refugiado?

La Convención de Ginebra sobre el Estatuto de los Refugiados define un refugiado como “la persona que, debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país”.

Existen también otras figuras parecidas pero no iguales a la condición de refugiado. Es el caso, por ejemplo, de los desplazados internos (que, a diferencia de los refugiados, permanecen en su país) o los apátridas. La distinción es importante, ya que la protección que ofrece el derecho internacional es distinta en cada caso.

Por otro lado, ACNUR (el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados) ofrece protección y asistencia no únicamente a los refugiados, sino también a otras categorías de desplazados forzosos. Estos incluyen los solicitantes de asilo (el derecho a ser reconocido como refugiado y recibir protección jurídica y asistencia material), los refugiados que han regresado a sus hogares (repatriados), pero todavía necesita ayuda para reconstruir sus vidas; las comunidades civiles locales directamente afectadas por los movimientos de los refugiados, los apátridas (no son ciudadanos de ningún país) y los desplazados internos.

¿Cuáles son las principales herramientas del derecho internacional?

Campo de refugiados kosovares [United Nations Photo Flickr account]

El principal instrumento internacional para la protección de los refugiados es la Convención de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados, conocida como la Convención de Ginebra de 1951, a la que se añadió posteriormente el Protocolo de las Naciones Unidas sobre el Estatuto de los Refugiados de 1967. La Convención establece claramente qué es un refugiado y el tipo de protección jurídica, asistencia y derechos que él o ella debe recibir de los países que han firmado el documento. También define las obligaciones de un refugiado hacia el estado de acogida y aclara que ciertas categorías o personas, como criminales de guerra, no califican para el estatuto de refugiado.

Otras convenciones a destacar son la Convención de la OUA de 1969 que regula aspectos específicos de los refugiados en África, y La Declaración de las Naciones Unidas de 1974 sobre la Protección de Mujeres y Niños en situaciones de emergencia o de conflicto armado.

Por último, es de destacar que tanto el Derecho Internacional Humanitario y también los Derechos Humanos son de aplicación y protegen en distintos ámbitos a las personas consideradas como refugiados y también a las personas desplazadas. Visto lo anterior, queda claro que estas últimas tienen menos protección que los refugiados puesto que la Convención de Ginebra de 1951 no les es de aplicación.

¿Cuál es la situación actual en el mundo?

Tal y como denuncia Amnistía Internacional (AI) en un comunicado de prensa, el balance no es nada bueno, puesto que se siguen vulnerando los derechos de millones de personas. AI acusa a los gobiernos de todo el mundo de priorizar fortalecer sus fronteras nacionales, en vez de salvaguardar los derechos de sus ciudadanos o de quienes buscan refugio u oportunidades dentro de esas fronteras.

Las cifras no son nada esperanzadoras ya que el número de desplazados ha llegado a un máximo en 15 años. ACNUR sitúa la cifra en 43,7 millones en 2011, y más de la mitad son niños.

Aunque las estadísticas son importantes para obtener una imagen global de la precaria situación actual, hay que pensar que las cifras representan, en realidad, 43,7 millones de historias personales. Poblaciones enteras como los refugiados palestinos en Siria se ven afectadas por la incapacidad de resolver su situación apátrida y, a su vez, se ven inmersas en una nueva guerra en el país de acogida que les obliga a desplazarse internamente. No es el único ejemplo complicado, todos lo son; pero a través de Jafra Foundation, nos llegan historias como esta:

“Mi hermano vive entre las tumbas, lo cual es mil veces mejor que vivir en ellas “… palabras de Umm Ahmed, del campo de refugiados de Yarmuk y desplazada recientemente al campo de refugiados de Baalbek en el Líbano, después de que su casa fuese destruida como consecuencia del conflicto.

Refugiados sirios en un campo en Irak [FreedomHouse2 Flickr account]

La crisis en Siria ha provocado desplazamientos masivos. Pero el drama humano va más allá de tener que abandonar tu hogar; muchas veces las condiciones de vida son precarias. Por ejemplo, no es extraño que 2 o incluso 3 familias compartan una zona de una habitación que no exceda de 12 metros cuadrados. Tampoco debemos olvidar los problemas de salud y de propagación de las enfermedades dentro de los campos de refugiados, debido a la escasez de agua y, en consecuencia, de higiene personal.

Además de la alta densidad de la población, la falta de oportunidades de empleo, la ausencia de cualquier medio de entretenimiento, el estrés y las malas condiciones de vida, los jóvenes son incapaces de seguir con sus estudios, limitando así sus posibilidades de un futuro mejor.

Se trate de refugiados, desplazados internos, repatriados, exiliados o apátridas, está claro que no es suficiente con recordar una vez al año la situación de un número de personas similar a la población de un país como España, sino que es necesario que los Estados realicen un mayor esfuerzo para cumplir el Artículo 14 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “(1) En caso de persecución, toda persona tiene derecho a buscar asilo, y a disfrutar de él, en cualquier país”.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!