26/11/2020 BARCELONA

Madeleine Rees, secretaria general de WILPF: “Las políticas de austeridad derivan en un aumento de la violencia de género”

Esta mujer pacifista y feminista habla aquí de las políticas de austeridad, el impacto en cuanto a violencia y discriminación y la defensa de los derechos humanos y la justicia social.

Madeleine Rees es la secretaria general de WILPF (Liga Internacional de las Mujeres por la Paz y la Libertad), la organización feminista y pacifista más longeva del mundo, que el próximo año celebrará su centenario. La trayectoria y el discurso de Madeleine Rees desbordan pasión por la justicia y por la defensa de los derechos humanos. Esta abogada británica, tan alta como sus ideales, se especializó en temas de discriminación y trabajó como abogada en la Comisión para la Igualdad Racial (Commission for Racial Equality) y la Comisión para la Igualdad de Oportunidades (Equal Opportunnities Commission), en donde se ocupó de casos que terminaron llegando hasta el Tribunal Europeo de Derechos los Humanos. Ambas entidades forman parte hoy de la Comisión para la Igualdad y los Derechos Humanos, Equality and Human Rights Commission.

En 1998 Madeleine Rees comenzó a trabajar como jefa del Alto Comisionado para los Derechos Humanos en Bosnia. En la entrevista que concedió a WILPF-España con motivo del encuentro internacional de WILPF que tuvo lugar en febrero de 2012 en Madrid (se puede ver el vídeo al final de este post), Madeleine habla así de esta época de su vida:

Una no puede permanecer impasible ante lo que ocurrió en Bosnia. Así que comenzamos a crear una organización de mujeres abogadas que trabajara en Bosnia con el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia con el fin de recoger testimonios. No funcionó bien porque era un trabajo demasiado sensible pero conseguimos visitar muchos sitios y explicar a muchas mujeres que estaban en medio del conflicto cómo iba a funcionar el Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia. Yo obviamente me impliqué cada vez más con los grupos de mujeres de la zona. Existía un claro entusiasmo por el cambio, por la paz, por la solidaridad. Cosas maravillosas en las que yo también creía. Querían recurrir a la ley para marcar una diferencia con la guerra. Terminé quedándome allí trabajando sobre leyes discriminatorias y me preguntaron si quería unirme a la ONU, porque en el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos estaban desesperados por contar con expertos en temas de género.

Hay una parte de esta historia que ha sido plasmada en la película The Whistleblower: Madeleine Rees (a la que encarna en el film Vanessa Redgrave, ayudó a una observadora de la ONU a denunciar el tráfico  de seres humanos en el que estaba implicado personal de la misión de la ONU. Rees lo recuerda así:

Puesto que el tráfico de seres  humanos era un elemento enorme de todo lo que estaba ocurriendo en Bosnia, me comprometí a fondo desarrollar todo el trabajo que pudiera sobre este tema. Me metí en líos con la ONU por revelar cómo habían sido cómplices en todo eso. Mary Robinson, entonces Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, me respaldaba absolutamente. Pero me transfirieron a Ginebra para crear la Agenda de Derechos de la Mujer, que más tarde elaboré.

Cartel de la película The Whistleblower (La verdad oculta). / Fuente: Blog El crítico

Su paso del mundo NNUU a la WILPF fue una decisión muy consciente: “El trabajo en la sede central de la ONU es muy burocrático y me di cuenta enseguida de que yo ya no era una activista por los derechos humanos, sino una burócrata. Además conocía a WILPF. No puedes trabajar en organizaciones de mujeres como yo había hecho y no saber qué es WILPF. No conozco otra organización que cuente con un enfoque tan integral y que además tenga capacidad para marcar la diferencia. Siento que este es mi lugar cuando puedo usar lo que la organización ha descrito de lo que está ocurriendo para promover la transformación y construir el cambio real. Y eso está ocurriendo realmente, así que fue una buena decisión unirme a WILPF”.

Crítica hacia las políticas de austeridad

Madeleine Rees no se muerde la lengua al hablar de la situación económica y social que estamos viviendo en Europa y de la notable regresión en cuanto a derechos sociales y la igualdad.

Todo este asunto de las políticas de austeridad que están siguiendo los países europeos ahora mismo, lleva al empobrecimiento y la violencia. Es un paso atrás enorme. Esto es algo de lo que WILPF ha venido hablando desde 1915. Si quieres tener sociedades que realmente funcionen, debes tener participación en la vida social. Si quieres participación, debes crear un entorno en el que las personas puedan participar, y eso significa tener en cuenta los derechos socio-económicos que nos pertenecen y que debemos exigir. Los países no están respondiendo a esta responsabilidad y tenemos que alzar nuestra voz sobre esto.

Madeleine Rees relaciona el volumen de los recortes sociales y el gasto militar: “Muchos de los países en los que esto está ocurriendo están gastando todavía a día de hoy cantidades inmensas de dinero en la industria militar. Reino Unido, por ejemplo, gasta cinco mil millones en comercio militar y los recortes por la austeridad suponen siete mil millones”.

Menos igualdad de género y más violencia

Rees insiste en el impacto que los recortes están teniendo en las mujeres y en la defensa de la igualdad de género: “El 70% de los recortes han perjudicado a las mujeres. Así que las mujeres están pagando indirectamente el comercio de armas. ¿Alguien les preguntó su opinión? No. Hay cosas que se pueden hacer para regular la economía de modos mucho más equitativos y que promoverían una sociedad mucho más igualitaria, pero los dirigentes no están interesados porque tal y como están ocurriendo las cosas, aquellos que son muy ricos dicen que ellos están muy bien, muchas gracias, y los demás están pagando por los errores de los mercados financieros.”

Madeleine Rees / Fuente: FOKUS kvinner en Flickr

Rees cree que WILPF tiene mucho que decir ante esta situación “porque las consecuencias provocarán, inevitablemente, violencia en las casas. Está ya estudiado que hay un aumento de la violencia de género en aquellos países donde hay políticas de austeridad, porque los hombres que no tienen trabajo se enfadan, se emborrachan y se ponen violentos. Ya hay un impacto y las mujeres no tienen donde ir, porque han cerrado los refugios, han hecho que la policía ya no pueda responder apropiadamente a este problema… La violencia se incrementa de forma natural y después empezaremos a decir que no es nuestra culpa, que es la de los migrantes, y así tendremos a otro al que culpar y todo esto se mantendrá como un círculo vicioso que tiene que romperse. Mejor romperlo ahora que esperar”.

Madeleine, que se confiesa optimista y afirma rotunda “lo bueno de los que somos idealistas es que no nos rendimos”, destila esperanza hacia la construcción de una sociedad mejor.

“Es muy fácil desilusionarse, agotarse, pensar que nunca va a llegar la paz, pero si hacemos eso hemos perdido. Yo siempre soy optimista. La gran mayoría de las personas no quieren este sistema. No quieren vivir conflictos armados, no quieren experimentar cosas que han visto que sus padres han sufrido y no quieren que ocurra nada malo a sus hijos. Podemos tener diferentes maneras de pensar cómo podemos conseguir esto, pero nadie quiere la guerra, todo el mundo quiere educación para sus niños, unos servicios de salud adecuados y seguridad. Todos queremos lo mismo. Así que lo que podemos hacer es unir a la gente para decir que todos queremos esto. Lo vamos a lograr juntos, no luchando unos contra otros por los recursos mínimos que existen. Y no debemos sentirnos desilusionadas o decepcionadas, parece que el objetivo no es alcanzable, pero fijémonos en los pequeños pasos que estamos dando, estos son los pequeños pasos que  finalmente nos llevarán a nuestro objetivo”.

Vídeo con la entrevista completa

Madeleine Rees from WILPF España2 on Vimeo.

Imagen de portada: La secretaria general de WILPF, Madeleine Rees, junto a la sede de la ONU en Ginebra/ Foto de Rowan Farrell Fuente: WILPF en Flickr

 Esta es una explicación sin ánimo de lucro. 

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Elena Couceiro

Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid y postgrado de Especialista en Información Internacional y Países del Sur (Universidad Complutense). Ha sido analista del CIP hasta diciembre de 2006, especialista en Haití y en prevención de conflictos. Ha trabajado en diversos medios de prensa escrita, entre ellos en la revista Cambio 16. Ha formado parte del Área de Comunicación e Imagen de la ONG Asamblea de Cooperación Por la Paz y posteriormente de ACSUR-Las Segovias. Colabora con CEIPAZ (Centro de Educación e Investigación para la Paz) (www.ceipaz.org), para quienes ha editado la obra colectiva 1325 mujeres tejiendo la paz (CEIPAZ e Icaria) y varios anuarios. Es socia y colaboradora de WILPF-España (http://wilpfespanya.blogspot.com.es/).


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

four − 3 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!