El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: una institución para la paz

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos: una institución para la paz

La necesidad de un tribunal paneuropeo encargado de proteger los derechos humanos se hizo evidente tras la Segunda Guerra Mundial. El conflicto mundial había hecho estragos en el continente. Durante la guerra se cometieron innombrables atrocidades, tanto es así que la principal prioridad de los políticos después del conflicto era asegurarse de que tales cosas no volvería a suceder, al menos no en suelo europeo.

Las soluciones que idearon implicaban el establecimiento de instituciones comunes en las que los gobiernos de Europa fueran capaces de interactuar pacíficamente. A partir de finales de los 40 y 50, se asentaron las bases de la estructura que ahora conocemos como Unión Europea. Sus orígenes se encuentran en la Comunidad Europea del Carbón y del Acero (CECA) y la Comunidad Económica Europea (ECC), formada por seis países en 1958.

Sin embargo, mientras la UE fomenta la intensificación de las relaciones políticas y económicas, no se ocupaba (o al menos no lo ha hecho hasta hace muy poco) de cuestiones jurídicas relacionadas con la protección de los derechos humanos. Por ello, además de lo que se conoce como la UE, en el período inmediatamente posterior a la Segunda GuerraMundial se creó otra institución, el Consejo de Europa para, entre otros objetivos, llenar este vacío.

El Consejo de Europa es una organización internacional creada en 1949 para promover la cooperación entre sus estados miembros en asuntos legales, con el objetivo de promover y proteger los derechos humanos en toda Europa. El mayor logro de esta institución fue redactar el Convención Europea de Derechos Humanos. La Convención, un tratado internacional que entró en vigor en 1953, expone con claridad los derechos fundamentales de las personas que residen dentro de los estados miembros europeos que son partes en el acuerdo. Los países que están obligados por la Convención incluyen a todos los países europeos excepto Bielorrusia. Para asegurarse de que los estados respetarían sus compromisos, se estableció un tribunal supranacional imparcial, el llamado Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Individuos, organizaciones y estados pueden presentar sus casos ante este tribunal, siempre y cuando hayan agotado todos los procedimientos legales internos. El tribunal arbitra (oficialmente los jueces) en los conflictos y tiene el poder de condenar a estados si considera que su conducta viola artículos específicos dela Convención.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos y las instituciones de la UE

El Consejo de Europa, la Convencióny el TEDH son, por lo tanto, independientes de la Unión Europea.El tribunal es una organización distinta y no es una rama de la UE. Estees un punto importante a destacar, ya que a menudo se confunden – bastante comprensible, ya que estas instituciones comparten la misma bandera (doce estrellas sobre fondo azul), el mismo himno (la Oda a la Alegría) y tanto el Consejo como el TEDH tienen su sede en Estrasburgo, la ciudad que alberga también el Parlamento Europeo. La TEDH no debe confundirse con la Corte Europea de Justicia (que abarca las cuestiones de derecho comunitario y se encuentra en Luxemburgo). El hecho de que el Consejo de Europa tenga un nombre muy similar al del Consejo de la Unión Europea, que sí es un órgano de la misma, sólo puede contribuir a esta confusión. Sin embargo, estos organismos son diferentes, no sólo en la función, sino también en la composición. En particular, la jurisdicción del TEDH es mayor que la de la UE. En la actualidad, la jurisdicción del Tribunal se extiende a 47 estados miembros, incluyendo a muchos estados de Europa del Este y Rusia, que se unió después de la caída de la Unión Soviética. Ello lo convierte, por tanto, en una institución verdaderamente paneuropea.

La peculiaridad del TEDH es que, a pesar de haber sido establecida por un acuerdo entre los estados, los individuos, como se ha mencionado, también pueden recurrir a la corte. Esta fue una novedad muy importante en el campo del derecho internacional en el momento de su creación, ya que los tribunales internacionales hasta entonces arbitraban las disputas entre los estados y no entre los estados y los individuos.

Una visión general

El conjunto de los derechos protegidos por la Corte es bastante extenso. Por un lado, incluye las protecciones básicas que prohíben a los Estados maltratar a las personas (por ejemplo, el TEDH y la Convención prohíben la tortura y la esclavitud en su artículo 3 (“Prohibición de la tortura”) y 4 (” Prohibición de la esclavitud y el trabajo forzoso “). Por otro, protege también derechos más complejos, como las garantías a los derechos de libre asociación, a un juicio justo y a una vida privada.

Algunos de estos derechos están garantizados por la Convención de forma completa, es decir, que no se puede renunciar bajo ninguna circunstancia a este derecho (el uso de la tortura por ejemplo, nunca es justificable). En cambio, la protección derechos de otro modo, las protección de otros derechos son menos absolutos: deben ser sopesados con otros derechos si se presentan situaciones en las que existe un conflicto entre ellos (por ejemplo, hay un potencial conflicto entre el derecho a la libertad de expresión y el derecho a ser protegidos contra la difamación, y ambos están protegidos por el TEDH). Así, este tipo de derechos pueden ser limitados bajo ciertas condiciones. En concreto, dichas limitaciones se consideran legítimas si cumplen los tres principios siguientes:

  • deben estar en conformidad con la ley (por ejemplo, el derecho a la libertad puede ser limitada por una sentencia judicial, como castigo por un crimen),
  • deben perseguir objetivos legítimos tales como la preservación del orden público y la moralidad pública, garantizar la seguridad nacional y proteger la salud de los ciudadanos), y, en especial,
  • deben ser necesarias en una sociedad democrática – lo que significa que tales restricciones deben ser indispensables para lograr los ‘objetivos legítimos’ perseguidos y no debe ser excesivamente limitados.

En la actualidad, el presidente del tribunal es el juez del Reino Unido Sir Nicolas Bratza. El tribunal está compuesto por 46 jueces, número que refleja el número de los países que han firmado el Convenio Europeo de Derechos Humanos, a pesar de que los jueces actúen más bien en calidad individual y no como representantes de sus países.  Son elegidos porla Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa por un período de nueve años y no pueden ser reelegidos.

Los casos y las cuestiones

Puesto que no hay forma objetiva de evaluar el grado de legitimidad de las limitaciones antes mencionadas, el tribunal tiene que hacer a menudo juicios subjetivos que pueden cambiar con el tiempo y puede ser la causa de gran controversia. Algunos críticos argumentan que las sentencias del TEDH son demasiado invasivos y / o no tienen suficientemente en cuenta las diferentes condiciones internas de sus Estados miembros (por ejemplo, la decisión de prohibir a Gran Bretaña la deportación del predicador Abu Qatada a Jordania para que fuera juzgado por terrorismo por temor a que podría ser torturado allí fue muy criticado en Inglaterra), mientras que otros sostienen que el Tribunal tiende a favorecer a los estados, dando un amplio margen a los gobiernos en la restricción de los derechos.

En este sentido, uno de los casos más polémicos fue el de Refah Partisi vs Turquía. Refah Partisi era un partido político de inspiración islámica fundado en 1983, que fue prohibido y disuelto por los tribunales turcos por la violación de los principios de laicidad que caracterizan a la nación turca. Dado que Turquía es un miembro del Consejo de Europa y ha ratificado el Convenio Europeo de Derechos Humanos, los dirigentes de los partidos, llevó el caso al TEDH argumentando que su derecho de asociación había sido violado. En particular, el tribunal consideró que la prohibición constituía una limitación legítima, proporcional y necesaria para proteger la democracia turca. Muchos observadores y activistas de derechos humanos se mostraron muy en desacuerdo con esta decisión, señalando que el partido fue en un momento el más grande de Turquía. Sin embargo, si el TEDH hubiera llegado a la conclusión contraria, muchos hubieran criticado sin duda su falta de consideración hacia la versión turca de la democracia secular.

En 2010, la TEDH introdujo un nuevo mecanismo denominado “Protocolo 14”, que simplificaba los procedimientos dela Corte con el objetivo de acelerar su trabajo. Fue introducido después de un bloqueo inicial por parte de Rusia, a la luz de sus operaciones militares enla República de Chechenia, pero eventualmente fue implementado.

En general, y a pesar de que el papel de la Cortepuede a veces generar controversia, su incesante protección de los derechos y libertades de los ciudadanos europeos contra las prevaricaciones de los gobiernos ha jugado un papel crucial para garantizar el respeto y la expansión progresiva de esos derechos.

 “Ésta es una explicación sin ánimo de lucro”

¿Te gustó esta explicación? Mucho más en las Redes Sociales