02/07/2022 MÉXICO

Claves para entender a los actores implicados en la crisis del pepino

A fin de comprender en profundidad los hechos acontecidos en la crisis del pepino es necesario saber cómo han reaccionado los actores implicados y cuáles han sido sus posturas. ¿Cómo han reaccionado las autoridades gubernamentales en la gestión de la crisis? ¿Cuál ha sido la postura de la Comisión Europea? ¿Cómo han respondido el resto de países de Europa? ¿Cuáles han sido las demandas de los agricultores afectados?

Los actores implicados en la crisis del pepino


Como ya se explicaba anteriormente en esta misma web, la crisis del pepino ha tenio un gran alcance y grandes consecuencias por que ha sido una “crisis a tres niveles”. A fin de comprender en profundidad los hechos acontecidos, es también necesario saber cómo han reaccionado los actores implicados en esta crisis y cuáles han sido sus posturas. Dado que los dos países más afectados han sido Alemania, debido a la crisis sanitaria, y España, debido a la crisis económica en el sector de las hortalizas y verduras; ambos serán los ejes de este artículo. ¿Cómo han reaccionado pues las autoridades de estos dos Estados a la hora de gestionar la crisis? ¿Cuál ha sido la postura comunitaria adoptada de la mano de la Comisión Europea? ¿Cómo han respondido el resto de países de Europa? ¿Cuáles han sido las demandas de los agricultores afectados?

¿Cómo han reaccionado los agricultores españoles?

Diferentes asociaciones agrarias (la Federación Española de Productores Exportadores de Frutas y Hortalizas –Fepex-, las organizaciones agrarias Asaja, COAG y UPA, y las Cooperativas Agro-alimentarias) han denunciado que puede haberse producido una violación de los derechos de los agricultores españoles por parte de los representantes del gobierno alemán al provocar el hundimiento de todo el sector hortícola andaluz debido a sus acusaciones genéricas y especulaciones sin confirmar sobre el origen de la intoxicación. Entre sus demandas estas asociaciones han solicitado o plantean solicitar: a) Al Parlamente Europeo, que aborde el procedimiento de que la violación de los derechos de los agricultores españoles; b) A  la Comisión Europea, que modifique la legislación comunitaria y que se castigue a las personas físicas o jurídicas que incumplan los protocolos de seguridad alimentaria establecidos por la UE; c) A Alemania, que  reconozca  sus responsabilidades en la mala gestión de la información; d)  Al ejecutivo español, que se ponga en marcha para solicitar ayudas a la UE para sufragar las pérdidas sufridas por el sector hortofrutícola, así como campañas para la promoción del pepino español.

¿Cuál ha sido la postura adoptada por el gobierno español?

Desde un primer momento el gobierno español ha pedido cautela y responsabilidad a la hora de establecer un veto sobre los productos españoles. Rosa AguilarUna vez se produjo la alarma, éste puso en marcha los mecanismos necesarios para que el impacto de la crisis fuese el mínimo posible, y en cuanto se determinó que los pepinos españoles no eran el foco de infección, solicitó a la Comisión Europea una reunión extraordinaria para buscar responsabilidades y soluciones a la crisis y exigió formalmente a la Comisión Europea la retirada inmediata de la alerta sanitaria lanzada por Alemania. La ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino, Rosa Aguilar, ha realizado reuniones de urgencia con responsables políticos y asociaciones de agricultores, para estudiar sus demandas y establecer una evaluación de daños detallada; a fin de pedir las compensaciones económicas necesarias. Además, según declaró el Ministro de Justicia, Francisco Caamaño, la Abogacía General del Estado estudia presentar un recurso de incumplimiento, previsto en el sistema europeo, para subsanar los daños provocados por la alerta de las autoridades de Hamburgo.

En cuanto a la Unión Europea, el ejecutivo ha señalado que demandaría a la Comisión Europea (CE) compensaciones por los graves e irreparables daños que se le han hecho a España, así como medidas para fortalecer y mejorar los sistemas de alarma alimentaria comunitarios. De hecho, el la reunión extraordinaria de Ministros de Agricultura del pasado 7 de junio, España pidió a la CE que los mecanismos de información oficial fuese más rápidos, se abogase por una unificación de los criterios de las pruebas sanitarias hechas en los diferentes estados miembros, y por supuesto se estableciera un mayor control de las obligaciones para responder a los requerimientos de otros países.

¿Cuál ha sido la respuesta del Gobierno alemán ante las interpelaciones españolas y europeas?

Ni la senadora Cornelia Prüfer-Storcks, Ministra de Sanidad local, ni el Gobierno federal de Angela Merkel, han reconocido que haya habido ningún error en las medidas tomadas por el país germánico, puesto que para éstos la salud pública es primordial. Prüfer ha contestado a estas interpelaciones aludiendo que ante la grave crisis sanitaria se vio en la obligación de anunciar la información que le habían aportado sus científicos, de forma inmediata. Añade además que en su advertencia dijo que no se comiera ni “pepino, tomates ni lechuga crudos”. Sin embargo llama la atención que la percepción general fue que la culpa era solo del pepino español. Y aunque la Senadora llegó incluso a afirmar que la culpa era de los medios de comunicación que no habían dado la información correcta, lo cierto es que el veto que levantó la Comisión Europea no fue sobre Holanda, de dónde también se encontró un pepino infectado de E. coli, ni fue sobre otros tipos de productos. De hecho cuando se confirmó que la bacteria encontrada en la verdura española no era la que estaba afectando a los infectados en Hamburgo, pero que sí era E. coli, Prüfer-Storcks afirmó que si ella fuera la Ministra de Sanidad de España, investigaría por qué había E. coli en verduras españolas. Tal y como anunciábamos antes, el director del centro de investigación bacteriana  de la OMS ha declarado que esta bacteria encontrada está en casi todos los alimento sy que por tanto los resultados obtenidos por el Instituto de Higiene de Hamburgo fueron precipitados.

Por su parte, la Ministra alemana de Agricultura y Defensa del Consumidor, Ilse Aigner, ha pedido a la población española comprensión hacía la actuación de las autoridades dada la gravedad de la crisis. Según informó el Palacio de la Moncloa en un comunicado el pasado 2 de junio, la Canciller Angela Merkel prometió al Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que su país estudiará fórmulas en el marco de la UE para indemnizar a los agricultores españoles afectados por la crisis de los pepino, aunque siguió manteniendo que las autoridades de su país habían actuado correctamente.

¿Cuál ha sido la respuesta de la Comisión Europea?

Desde un primer momento la Comisión Europea calificó como “desproporcionado” el veto a productos españoles, sin embargo no impidió el veto. En la reunión informal que tuvo lugar el 30 de mayo entre los ministros europeos de sanidad y medio ambiente, el Comisario de Agricultura de la UE Dacián Ciolos afirmó:


“la Comisión utilizaría todos los recursos disponibles para saldar las perdidas ocasionadas a España”

De hecho tal y como establece el régimen comunitario de compensaciones son dos las vías de posible indemnización: si el productor es socio de alguna organización se pueden retirar los productos del mercado y cubrir parte de los costes relacionados con esa retirada. Si no lo es, se estudiarán otras medidas de posible indemnización. La indemnización no podrá superar el 5% de la producción de un año o el 15% de tres años y las reclamaciones serán estudiadas caso por caso por los responsables de la dirección general de agricultura comunitaria.

Además de las compensaciones, el comisario de Agricultura, Dacian Ciolos, también se pronunció el pasado 7 de junio en la reunión extraordinaria de ministros de Agricultura y pidió a Alemania que no lanzase más alertas sanitarias sin base científica.

En los últimos días las autoridades sanitarias alemanas han lanzado varias pistas falsas en cuanto a los posibles orígenes de la infección (primero la fuente de la infección en los pepinos españoles, luego la de un restaurante local cercano a Hamburgo y finalmente la de los brotes de soja de una plantación de Baja Sajonia) que han resultado falsas pero han provocado grandes pérdidas para actores implicados debido a la alarma lanzada. En este sentido, el comisario de Sanidad, John Dalli, también se manifestó su descontento con las actuaciones de Alemania, diciendo que

era crucial que las autoridades nacionales no se precipitasen al dar información sobre el origen de la infección que si no estaba comprobada con análisis bacteriológicos porque ello creaba un miedo injustificado en la población de toda Europa y en consecuencia problemas para los productores de alimentos comunitarios dentro y fuera de la UE.

¿Cómo han actuado el resto de países de la UE y de Europa?

Las primeras reacciones vinieron de Austria, Bélgica, Dinamarca y Holanda, los cuales de acuerdo con el veto establecido al sector hortofrutícola español por la Comisión Europea, retiraron de su mercado las frutas y verduras procedentes de los invernaderos de Málaga y Almería. Una vez la Comisión levantó el 1 de junio tal prohibición, la calma volvió a restablecerse en el mercado. Sin embargo, dado que el Mercado Europeo es un mercado único, libre de proteccionismo, lo que sí han hecho algunos países europeos, es aprovechar la ocasión para instaurar controles alimentarios más estrictos y más caros exigiendo a los agricultores españoles un sello de garantía para comercializar en sus países. Rusia por su parte, prohibió ayer la importación de verduras frescas procedentes de la Unión Europea como consecuencia del brote infeccioso de “escherichiacoli” registrado en unos pepinos de origen español y holandés en el norte de Alemania


Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Almudena Díaz

Licenciada en Ciencias Políticas por la Universitat Autonoma de Barcelona y Université de Paris-Sorbonne y post-graduada en Relaciones Internacionales con especialidad en Paz y Seguridad en el Institut de Barcelona d’Estudis Internacionals (IBEI). Trabajó como Asistente de Investigación en una ONG local en los Territorios Ocupados de Palestina. Más tarde, se movió a Centro América, dónde estuvo en contacto con Zapatistas, indígenas, ex guerrilleros y cooperativas de mujeres con el fin de recoger información para un documental. Ha trabajado como agente de desarrollo local para la Diputación de Barcelona, y como Asistente de proyectos y de Comunicación para ONU Mujeres Panamá. Actualmente trabaja como Técnica de Responsabilidad Social en Barcelona. Además, ha realizado consultorías para organizaciones y entes gubernamentales. AlmudenaDíazPagés es.linkedin.com/in/almudenadiazpages/


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

18 + nine =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.