23/09/2017 BARCELONA

¿De dónde procede el petróleo que consume Estados Unidos?

Parémonos a pensar un momento en la respuesta que daríamos a priori a esta pregunta: ¿De dónde procede el petróleo que consume Estados Unidos? Probablemente nos venga a la cabeza una región: Oriente Medio. Pero, ¿realmente es así? Ya te adelantamos que te vas a llevar una sorpresa.

Parémonos a pensar un momento en la respuesta que daríamos a priori a esta pregunta. Probablemente nos venga a la cabeza una región: Oriente Medio. Pero, ¿realmente es así? Efectivamente, sería interesante saber la procedencia del petróleo consumido en Estados Unidos, así como comparar los datos reales con la percepción de los ciudadanos estadounidenses. Esto es precisamente lo que vamos a tratar en este artículo.

La Universidad de Texas realizó una encuesta a miles de ciudadanos estadounidenses para averiguar cuál es su percepción sobre el origen del preciado hidrocarburo. Como podíamos esperar, en ella se revela que la realidad es muy distinta de la idea que se tiene en Estados Unidos de la procedencia del petróleo que consumen.

La percepción que tienen los estadounidenses sobre el origen del petróleo que consumen, como es de esperar, está muy distanciada de la realidad: 3 de cada 4 creen que procede de Oriente Medio. Y no es de extrañar, porque seguramente la mayoría de no estadounidenses ajenos al mercado del petróleo habríamos esperado lo mismo.

Conviene aclarar que de todo el petróleo consumido en EEUU, tan sólo un 40% es importado; el 60% restante es producido dentro de su país. A pesar de los que podamos pensar, Estados Unidos ha producido petróleo en cantidades superiores a las que importa siempre, a excepción del periodo 1997-2010 como se puede ver en este gráfico.

Consumo de petróleo en EEUU (azul), producción (verde) e importaciones (amarillo), 1950-2012 [Gráfico: Energy Information Administration]
Consumo de petróleo en EEUU (azul), producción (verde) e importaciones (amarillo), 1950-2012 [Gráfico: Energy Information Administration]

A partir de 2005 se hizo el esfuerzo de reducir las importaciones y aumentar la producción interna para reducir su dependencia energética en general.  En este sentido, el descubrimiento de nuevos yacimientos, pero sobre todo el fracking, han jugado un papel decisivo. Quedan por ver las consecuencias de esta agresiva técnica extractiva, aunque los indicios apuntan a que los ecosistemas se ven severamente afectados si esta práctica se realiza en volúmenes muy elevados. Independientemente de las consecuencias, en Estados Unidos se habla de “boom energético”, llegando a ser el mayor productor de petróleo del mundo en 2014.

Proporción de la producción estadounidense (verde) e importación (amarillo) de petróleo en 2012 [Gráfico: Energy Information Administration]
Proporción de la producción estadounidense (verde) e importación (amarillo) de petróleo en 2012 [Gráfico: Energy Information Administration]

Pero volviendo al tema que nos ocupa, ¿de dónde procede realmente el petróleo importado por Estados Unidos?

En primer lugar, vemos en este gráfico cortesía de Randal Olson, que la gran mayoría de los encuestados señalan Arabia Saudí e Irak como sus principales proveedores, mientras que algunos países del continente americano son señalados en menor medida.

Resultado de la encuesta: ¿De qué país importa más petróleo Estados Unidos? [Gráfico: Randal Olson]
Resultado de la encuesta: ¿De qué país importa más petróleo Estados Unidos? [Gráfico: Randal Olson]

La realidad es exactamente la opuesta. Como se puede ver en este otro gráfico abajo, la gran mayoría del petróleo importado procede del propio continente americano (en verde en el gráfico), mientras que Arabia Saudí (que aparece como “Golfo Pérsico”) tan solo exporta un 16%.

Procedencia real del petróleo importado por EEUU entre diciembre de 2014 y mayo de 2015 [Gráfico: Randal Olson]
Procedencia real del petróleo importado por EEUU entre diciembre de 2014 y mayo de 2015 [Gráfico: Randal Olson]

Si hacemos este ejercicio gráfico por naciones, nos encontramos con esta práctica comparación. A la izquierda, la percepción de los estadounidenses; a la derecha, la realidad.

Percepción VS Realidad [Gráffico: UT Energy Poll]
Percepción VS Realidad [Gráffico: UT Energy Poll]

Otra forma de ver el desglose por países es mediante este gráfico de Randal Olson que representa la producción de petróleo importado por EEUU en el periodo que abarca de diciembre 2014 a mayo 2015.

[Gráfico: Randal Olson]
[Gráfico: Randal Olson]

Resulta que el país que más petróleo exporta a Estados Unidos es, de lejos, Canadá. Una relación comercial no tan conocida, pero de una gran importancia estratégica para ambos países.

También llama la atención el 11% proporcionado por el régimen venezolano, pese a las diferencias diplomáticas entre ambos gobiernos y la declaración de Obama de que Venezuela representaba una “amenaza para la seguridad nacional” (palabras posteriormente matizadas por Ben Rhodes, asesor presidencial sobre Seguridad Nacional).

Pero más que la creciente importancia de los vecinos americanos en la provisión energética de los Estados Unidos, lo interesante de estos datos reside en la menor dependencia energética de EEUU sobre Oriente Medio. Desde la crisis del petróleo de 1973, los EEUU han basado su estrategia energética en ser lo más independiente posible de Oriente Medio, concretamente de Arabia Saudí. Esto es conocido, pero no lo es tanto que la estrategia estadounidense parece haber dado sus frutos.

¿Por qué la percepción ciudadana es tan importante?

Como explica el periodista Max Fisher, si la gran mayoría de los ciudadanos estadounidenses piensan que son mucho más dependientes del petróleo saudí de lo que realmente son, probablemente van a impulsar políticas que seguramente no apoyarían de ser conscientes de los datos reales.

Esto tiene implicaciones importantes que afectan a la política estadounidense en la región. Si el interés energético desaparece, Estados Unidos ve mermada su motivación para intervenir en la región. Las relaciones estadounidenses con la región son mucho más complejas que asegurarse el suministro energético, pero sí es cierto que la voluntad de la administración Obama ha sido la de disminuir progresivamente la influencia y las intervenciones estadounidense en la región.

La realidad es que, aunque de manera menos evidente que hace una década, su poder en Oriente Medio se sigue haciendo notar. Se suele señalar la estabilidad de la región como razón para que EEUU no pueda retirarse totalmente. Sin menospreciar esta motivación, indudablemente, no parece ocupar un lugar prioritario en la agenda estratégica de la administración Obama. Ante una situación de inestabilidad como la que ha acabado en guerra civil en Siria, Estados Unidos se ha mantenido al margen (al menos abiertamente, puesto que se especula con el apoyo logístico de la CIA a grupos rebeldes sirios), incluso habiéndose documentado el uso de armas químicas en el conflicto. El punto de inflexión parece haber sido la aparición de Estado Islámico; esta organización sí que se ha ganado la intervención aérea de los Estados Unidos. Y no es de extrañar que Obama haya decidido tomar parte; Estado Islámico son la peor consecuencia de los conflictos que arrastra la región durante décadas, y su rápido (e imprevisible) ascenso y manera de actuar amenaza con modificar el statu quo a gran escala en todo Oriente Medio, no sólo en Siria e Irak.

Pese a que el interés de EEUU en mantener una cierta estabilidad en la región no ha desaparecido, es evidente que su presencia va disminuyendo gradualmente. Esta estrategia se hace de manera progresiva y sin ruido, en parte porque la opinión pública estadounidense estaría dividida al respecto. Una de las razones sería la llamada “guerra contra el terror” en la que muchos consideran que sigue inmerso su país, y asocian una menor presencia en la región con un menor control de los grupos terroristas. Paradójicamente, una menor presencia estadounidense probablemente habría resultado en una menor capacidad bélica de algunas milicias, equipadas y entrenadas para actuar como oposición a regímenes como el de Saddam Hussein, Gadafi o al-Asad. Otra de las interpretaciones que hace parte de la opinión pública en EEUU es que una menor presencia en Oriente Medio implicará un acceso más difícil a los recursos energéticos. Según otra encuesta realizada por el mismo departamento de la Universidad de Texas que llevó a cabo el estudio que nos ocupa, el precio de la gasolina era el principal tema energético que los encuestados querían que se tratase en el debate presidencial previo a las elecciones de 2012; un dato muy relacionado con el acceso a estos recursos.

Por tanto, la percepción de los ciudadanos en este sentido es importante puesto que plantea una paradoja al gobierno de los Estados Unidos: aunque sus intereses no pasan por seguir manteniendo una fuerte influencia en la región, la opinión pública le puede pasar factura al gobierno que sea identificado como responsable de la “huida” de Oriente Medio. Como dice el director de esta encuesta: “Nuestras actitudes dan forma a futuras decisiones políticas y definen las prioridades energéticas globales“. La mejor solución al respecto: informarse y remitirse a los datos a la hora de tomar decisiones como ciudadano.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro


[button url=”http://www.unitedexplanations.org/2014/09/16/este-mapa-mundial-nos-muestra-la-principal-fuente-de-importaciones-de-cada-pais/” style=”blue”]Recomendamos: ‘¿Cuál es el principal país origen de las importaciones de cada nación? ‘[/button]

Javier Hernando

IBEI Alumni. Sociólogo, especializado en asuntos internacionales y políticas de desarrollo, comunicador y adicto a Internet. Ocupo mi tiempo escribiendo en diversos medios y colaborando en United Explanations como editor. Intento explicar lo que ocurre en el mundo a través de la lógica económica y la política internacional. Me apasiona la aplicación de las tecnologías a la mejora de la participación democrática directa, y proyectos económicos innovadores como las criptomonedas. [email protected]


4 comments

  • Patricia

    14/09/2015 at

    Me gusta leer todos los artículos que publican, tengo una visión más amplia del mundo en que hábito. Gracias y sigan adelante!!!!

    Reply

  • Gonzalo Calvo

    18/09/2015 at

    ¿Alguien va a hacer caso a mi libro?

    Reply

  • fernandofrade

    21/09/2015 at

    No está mal el artículo, es la realidad. Todo ha ido cambiando con el tiempo, especialmente después de la guerra del Yon Kippur en el 73, empezó a plantearse el problema del petroleo en USA. Tan mal se puso la situación en las gasolineras que me compré un Pontiac Catalina de 8 cilindros y 4 años de antigüedad por 200 Dolares, fenomenal compra para un estudiante sin dinero en Berkeley., el problema estaba en como llenar el tanque, pero daba igual. El tiempo , me llevó a vivir y trabajar en Arabia Saudita por muchos años, relacionado con Petromin y Aramco. Los acontecimientos del conflicto permanente en Oriente Medio han hecho que Estados Unidos haya ido buscando alternativas a la producción petrolífera propia, ya en los 70s unos compañeros de Universidad, ingenieros en extraccion del oro negro se fueran destinados a Alaska. La historia de esta situación también ha sufrido cambios dependiendo de quien estuviera en la presidencia en Washington.

    Reply

  • Pingback: Venezuela: Esta guerra es por el petróleo | ANTIMPERIALISTA

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

9 + 16 =


Sobre nosostros

Con más de 1.700 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la plataforma online colaborativa de divulgación internacional más importante en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!