03/07/2020 BARCELONA

Los indígenas piden ayuda para combatir el COVID-19 en Brasil

Entierros colectivos en el cementerio público Nossa Senhora Aparecida de Manaus. [Foto: Alex Pazuello / Semcom]
La pandemia mundial del COVID-19 ha llegado a 83 pueblos indígenas, según la Articulación de los Pueblos Indígenas en Brasil (APIB). Hasta el día 4 de junio, en estas comunidades, había 2.178 casos detectados de coronavirus y 211 fallecidos por coronavirus. El epicentro de la epidemia se encuentra en el estado de Amazonas, donde han constatado que 28 profesionales de la salud que atienden los pueblos indígenas  estaban contaminados con COVID-19. Ya han muerto 42 indios Kokama de Alto Solimões.

En el estado de Roraima, después de la muerte de un miembro Yanomami en abril, la Hutukara (Asociación Yanomami) decidió que se irían al bosque para escapar de la pandemia. Pero el mes de mayo ya eran 76 profesionales de salud los contagiados con COVID-19 y murieron dos personas Yanomami más.

En Manaus, la capital del estado de Amazonas, el caos es total. El Distrito Sanitario Indígena Especial (DSEI) confirmó que muchos pacientes indígenas con otras enfermedades estaban contaminados en la Casa de la Salud Indígena, en hospitales estatales y municipales y luego regresaron a sus aldeas.

Los hospitales en la ciudad de Manaus estaban en su capacidad máxima y ahora la situación es aún más crítica en el interior del estado. El único hospital con UCI en el interior de Amazonas se encuentra en la ciudad de Tefé, ubicada a 522 km de Manaus.

Familiares de Felisberto Cordeiro en el cementerio Parque da Saudade de São Gabriel da Cachoeira. [FOTO: Paulo Desana / Dabakuri / Amazônia Real]

La segunda región de Brasil más afectada por el COVID-19 es el Noroeste/ Minas Gerais/ Espírito Santo, donde los indígenas viven en las regiones más pobres, con 21 muertos hasta el momento.  En esta región, como está sucediendo en todo Brasil, las cifras de COVID-19 no se reportan. Sonia Guajajara, presidenta de APIB revela que “las cifras obtenidas por el movimiento indígena, en comparación con las de la Secretaría de Salud Indígena (Sesai) revelan una discrepancia absurda. Además del abandono del Estado brasileño, hay racismo institucionalizado ”.

Brasil tiene 34 Distritos Especiales de Salud Indígena (DSEI), responsables de servir a los aldeanos indígenas, pero el 36% de los indígenas en Brasil viven en áreas urbanas y no son atendidos por DSEI, sino por el Sistema Unificado de Salud (SUS) donde los pueblos indígenas están generalmente discriminados.

Aproximadamente tres mil indígenas del Acampamento Terra Livre (ATL), una de las mayores movilizaciones de pueblos nativos de Brasil celebrada cada año en Brasilia, llevaron, en una larga fila, aproximadamente 200 ataúdes negros de mentira al Congreso Nacional, en 2018. [FOTO: Rogério Assis / MNI]

La Fundación Nacional del Indio – FUNAI (un organismo del gobierno de Brasil), no está haciendo su trabajo como debería. El organismo está presidido actualmente por el delegado Marcelo Xavier, quien ya trabajó como asesor de ruralistas en la Comisión Parlamentaria de Investigación (CPI) de INCRA(1) y Funai (2). La falta de acción nacional en la lucha contra la pandemia de coronavirus por parte del presidente Jair Bolsonaro ha afectado a los pueblos indígenas en todas las regiones del norte al sur de Brasil, agravando la dramática situación que ya existe. Solo en los últimos 12 meses, 150 tierras en la Amazonía han sufrido invasiones de acaparadores de tierras, madereros y mineros, instigadas por el Gobierno federal.

El Gobierno federal aprovecha la pandemia para especular con las tierras indígenas

A finales del mes pasado, los brasileños vieron con asombro el video publicado por la Corte Suprema Federal (STF) de una reunión del presidente Bolsonaro con sus ministros en Brasilia, donde el ministro de Educación, Abrahan Weintraub, dijo que odia a los pueblos indígenas y el ministro de Medio Ambiente, Ricardo Sales, habló sobre aprovechar la situación de pandemia de coronavirus para aprobar reformas de desregulación y simplificación para cambiar las reglas ambientales a favor de los más poderosos y el agronegocios.

Beruri, Amazonas. La deforestación en áreas protegidas para los agronegocios, especialmente las plantaciones de soja y maíz, así como la cría de ganado hacen de la Amazonía uno de los ecosistemas más frágiles ante la acción humana. [FOTO: Alberto Cesar Araujo]

Entre el 22 y el 28 de mayo, la Corte estaba a punto de votar sobre el proyecto de ley PL2633, que establece el llamado “Marco Temporal”(3) que limita las demandas por tierra indígenas, en lugar de reconocer sus demandas tradicionales o históricas de tierras. La decisión 001/2017 de la Advocacia Geral da União (AGU) es inconstitucional y se está utilizando para legalizar invasiones, legitimar las expulsiones y encubrir la violencia que victimizó a los pueblos indígenas antes de la Constitución Federal de 1988. Si se vota esta opinión contra los indígenas, no solo Brasil, pero el medio ambiente en todo el mundo se verá  directamente afectado.

No obstante, el juez Edson Fachin pospuso la votación hasta que el Tribunal pueda emitir juicios en persona, debido a la presión de los pueblos indígenas y las organizaciones de derechos humanos.

A pesar de todo esto, los indios brasileños nunca han estado tan organizados. Este mes, APIB celebró una gran Asamblea Nacional on-line para la Resistencia Indígena abordar temas como los diagnósticos regionales sobre COVID-19 en las aldeas. Acostumbrados a luchar por sus derechos durante 520 años, los pueblos indígenas se están uniendo para encontrar nuevas formas y exigir mejores condiciones para el cuidado de la salud, la defensa de sus tierras y el medio ambiente.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

 

(ENLACE) Ayuda a los pueblos indígenas de Brasil a hacer frente a las consecuencias del coronavirus haciéndo donaciones a diversas organizaciones.

NOTAS

(1) Instituto Nacional de Asentamiento y Reforma Agraria
(2) En 2017, la investigación parlamentaria presidida por el Farmers’ Caucus tenía como objetivo procesar a antropólogos, indígenas, funcionarios de Funai e Incra y miembros del ejecutivo, así como a ONG. La idea era cerrar Funai, detener la reforma agraria y cambiar los criterios para la demarcación de tierras para los pueblos indígenas y las antiguas comunidades de esclavos (quilombola).
(3) Marco temporal – “Límite de tiempo”. La idea del proyecto de ley es establecer que los reclamos indígenas de tierras solo serían reconocidos por la ley si los indígenas ocuparan ese pedazo de tierra en particular en 1988, año en que se consagró la actual Constitución brasileña.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Rosa Gauditano

Fotoperiodista brasileña.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

11 − seven =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!