10/07/2020 BARCELONA

¿Habrá un conflicto violento inminente entre China y Vietnam?

La tensión entre China y Vietnam ha reflorecido.

“Acción descarada”. Es así como lo consideró Hanoi la decisión china de instalar una plataforma petrolera en un territorio marítimo soberano y de jurisdicción de Vietnam.  La plataforma se encuentra cerca de las Islas Paracel, conocidas como Hoang Sa en vietnamita.

Para que una situación así suceda, debería existir el consenso legítimo entre ambos Estados, situación que no ocurrió en este caso debido a la acción unilateral china. El abuso de la fuerza, reflejado en la indiscutible asimetría de poder entre ambos, demuestra que “el poder por encima del deber” prevalece una vez más en la política internacional.

No sólo se infringió la Convención sobre los Derechos del Mar de Naciones Unidas de 1982 (CONVEMAR), sino también las reglas pautadas en el Código de Conducta sobre el Mar Sur de China, establecido en el marco de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN).

Los medios occidentales interpretan lo sucedido como una señal expansionista de la República Popular de China.

Según fuentes chinas, la plataforma funcionará hasta el mes de Agosto del 2014. Pero no hay forma de garantizar que su eliminación se materialice en ése entonces. Por lo tanto, Vietnam deberá recurrir al apoyo de la comunidad internacional para hacer frente al fuerte poder chino, como forma de compensar la disparidad de fuerzas.

Suceso de tensión interestatal

Militar China, Wikipedia
Militar China, Wikipedia

El reflorecimiento de tensión entre Vietnam y China comenzó el 2 de Mayo 2014 cuando la Corporación Nacional de Petróleo Submarino de China instaló una plataforma petrolera llamada Haiyang Shiyou 981 — técnicamente conocida como “Torre Móvil de Perforación Petrolera” — en la zona económica exclusiva ubicada a 120 millas náuticas de las costas de Vietnam. Esa zona económica pertenece a la soberanía y jurisdicción de Vietnam.

Según las estipulaciones de la CONVEMAR, se requiere  la aceptación y permiso de las autoridades vietnamitas para cualquier actividad extranjera, ya sea  para el simple “embarco” en sus aguas. De lo contrario, se tratará de una acción ilegal e inválida. Por esta razón, la instalación de la plataforma por parte de China se trata de una exploración ilegal que desobedece los derechos del mar de 1982.

En realidad, la instalación de la plataforma se emprendió estratégicamente con un “cordón de protección” de alrededor de 40 barcos y naves pertenecientes a las fuerzas de la Guardia Costera, el Control de Pesca, la Administración de Seguridad Marítima,  y buques de la Armada China.

Este suceso provoca el peligroso reflorecimiento del conflicto entre los dos países vecinos, y puede alterar el delicado equilibrio de seguridad que contribuye a la estabilidad del Sudeste Asiático.

De momento queda por observar cómo la diplomacia vietnamita maniobrará su postura. Por ahora Hanoi opta por iniciar demandas a través de las herramientas del derecho internacional y de CONVEMAR, penando la acción unilateral de Beijing.

Según fuentes diplomáticas, las autoridades de Vietnam consideran una serie de puntos como claves para la búsqueda de una solución pacífica a esta controversia:

  • Mantener conjuntamente la paz y la estabilidad con el fin de no utilizar la fuerza o la amenaza como forma de hostilidad
  • Responder a la Carta de Naciones Unidas y mantener las normas jurídicas internacionales que comprenden los cinco principios de coexistencia pacífica
  • Respetar la reglamentación de la Convención sobre el Derecho del Mar de 1982
  • Aplicar plenamente la declaración de la ASEAN sobre la Conducta de las Partes en el Mar Oriental (DOC), su Código de Conducta del Mar Oriental (COC) y el Principio de Seis Puntos sobre el espacio marítimo

La perspectiva China

Vietnam, Wikipedia
Vietnam, Wikipedia

La República Popular de China, a través del subdirector del Departamento de fronteras, Mar e Islas de la Cancillería, Yi Xianliang, intentó justificar su postura, queriendo legalizar la instalación de la plataforma.

La diplomacia de Beijing sostiene que la acción se emprendió a 150 millas de la costa vietnamita y a sólo 17 millas marinas de la isla Paracel. Además, China considera que las islas están bajo su propia autonomía, puesto que en 1974 fueron ocupadas por fuerzas chinas.

Pero el Ministerio de Relaciones Exteriores de Vietnam respondió declarando que, Beijing había dado una explicación forzada y nada convincente. Hay suficientes evidencias históricas y fundamentos jurídicos para definir las islas Paracel (Hoang Sa) y las Spratly (Truong Sa) como soberanía vietnamita, expresó su portavoz de Cancillería, Le Hai Binh.

Hablamos de archipiélagos en disputa por ambos países. Pero los métodos de adquisición de Hanoi se basan en el derecho internacional público, a través del principio de posesión real. Vietnam es el primero Estado en la historia que ha ocupado y ejercido la  soberanía sobre los archipiélagos de Hoang Sa y Truong Sa, alrededor del siglo XVII.  En 1974 se produjeron graves enfrentamientos entre ambos Estados debido a la ocupación militar china de la isla. Desde entonces, el reclamo vietnamita por la soberanía de las mismas queda vigente.

Con respecto a la presencia de buques armados que escoltan la plataforma, el diplomático chino lo calificó como una “acción de defensa” para poder llevar la operación con normalidad. Pero es difícil comprender cómo se puede emprender una medida de defensa cuando se instala una plataforma petrolera sin consenso legítimo de su Estado adyacente, de modo que esa actitud se encuadra más en política ofensiva que defensiva.

Los ataques directos con cañones de agua a las embarcaciones y buques de guardacostas vietnamitas son solamente un indicador de esta contradicción.

Incidencia de la Comunidad Internacional

Barcos extranjeros en Vietnam, Wikipedia
Barcos extranjeros en Vietnam, Wikipedia

La tensión interestatal en el sudeste asiático tuvo resonancia en los medios occidentales y fue criticada por muchos países que se mostraron en contra de las actividades y actitudes chinas. A nivel general, la comunidad internacional puso hincapié en la importancia de la paz y la estabilidad en el Mar Oriental, y en la necesidad de resolver las disputas mediante el diálogo y los medios pacíficos. Será importante que la diplomacia vietnamita pueda contabilizar el rechazo internacional hacia la instalación de la plataforma, utilizando este apoyo para compensar la disparidad de poder que tiene en referencia a China.

En una rueda prensa, el Canciller japonés, Fumio Kishida, declaró que Tokio categoriza la situación “como parte de una serie de acciones unilaterales y provocativas de China. Beijing debe explicar las bases legales y los detalles de esas actividades a Vietnam y a la comunidad internacional.”

Asimismo, Estados Unidos no se posicionó como “contenedor” del avance chino ni como defensor vietnamita, pero si en contraposición de sus acciones, definiéndolas como “provocadoras y potencialmente peligrosas, producto de las pretensiones inaceptables que persigue China.”

También, la UE dejó claro su postura al respecto. La Alta Representante de la Unión Europea para Relaciones Exteriores y Política de Seguridad, Catherine Ashton, comunicó la preocupación de este bloque comunitario hacia las “acciones unilaterales que afecta la seguridad regional del sudeste asiático.”

Por su parte, ASEAN requiere un capítulo aparte. Recientemente en la 24º Cumbre en Nay Piy Taw en Myanmar, los Ministros de Relaciones Exteriores de los países miembros coincidieron en una declaración conjunta que condena la acción china. Este documento final trata de un profundo análisis de todas las temáticas que preocupan a la región, siendo el conflicto chino el tema protagonista a evaluar. Al respecto, la declaración conjunta determina que las partes respeten normativamente el Código de Conducta estipulado en la Asociación.

Es así que el presidente de Indonesia, Yudhoyono, propuso la política comunitaria de seguridad de ASEAN como posible mecanismo regional para resolución de esta controversia. El principal eje expuesto en el documento final de la Cumbre es que las acciones chinas no son compatibles con la Declaración del 2002 sobre el Código de Conducta en el Mar del Sur de China.

Con las fricciones Vietnam-China, la geopolítica en el Sudeste Asiático marca una dinámica de incertidumbres, puesto que no es el único foco de disputa que tiene hoy este delicado equilibrio regional.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro 

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Vanina Soledad Fattori

Ciudad de Buenos Aires, Argentina. Coordinadora de Contenido en "Equilibrium Global". Interés en política internacional, en seguridad internacional y paz. Lic. Relaciones Internacionales en Universidad del Salvador. Especialización en Derecho Internacional de los Conflictos Armados y Derecho Internacional Humanitario. Diplomado Defensa y Seguridad Internacional. Posgrado Periodismo en Investigación.


4 comments

  • Juan Obertello

    21/06/2014 at

    Excelente reporte

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

two × three =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!