27/02/2020 BARCELONA

Canadá anuncia su retirada del Protocolo de Kioto

Canadá se ha convertido en el primer país en abandonar el Protocolo de Kioto. Lo confirmó el pasado lunes 12 de diciembre, horas después de finalizar la Cumbre sobre el cambio climático en Durban. El país, ya avisó de su intención en la cumbre de Cancún. ¿A qué se debe esta decisión? ¿Puede afectar la decisión a otros países signatarios?


Canadá se ha convertido en el primer país en abandonar el Protocolo de Kioto. Lo confirmó el pasado lunes 12 de diciembre el ministro canadiense de Medio Ambiente, Peter Kent, horas después de finalizar la Cumbre sobre el cambio climático en Durban. Canadá anunció la salida del acuerdo afirmando que es necesario un tratado global para disminuir la emisión de gas contaminante a la atmósfera que deba cubrir a todos los países.

La Cumbre del clima de Durban

La XVII Conferencia del Convenio sobre el Cambio Climático de la ONU que se celebró en Durban cerró con pocos resultados y muchas tareas pendientes. Tras dos días de negociaciones se lograron pocos compromisos internacionales para combatir el cambio climático. Entre éstos, un segundo periodo del Protocolo de Kioto, que expira el 31 de diciembre del 2012. Llegando a un acuerdo para tener en el 2015 un «instrumento legal vinculante», que limite las emisiones de los países a partir del año 2020. Pero Estados Unidos, Rusia, Japón y Canadá decidieron quedarse al margen.

Primeras reacciones del abandono

Mientras el Ministro de Medio Ambiente canadiense, Peter Kent, argumentaba su abandono aduciendo que Canadá solo estaría interesada en un pacto de reducción de emisiones si todos los principales emisores están incluidos, Greenpeace y los partidos de la oposición canadiense defienden que la razón de que el Gobierno se niegue a cumplir los objetivos de Kioto es su deseo de no afectar el desarrollo de los yacimientos petrolíferos de la provincia de Alberta, una de las mayores reservas de crudo del mundo.

La región de Alberta, situada al sur oeste de Canadá, es la mayor productora de combustibles fósiles de Canadá; representa más del 70% de la producción nacional y es una de las mayores productoras a nivel mundial. Además posee una de las mayores reservas mundiales de betún, por lo que actualmente el refinamiento del betún en petróleo se ha convertido en una actividad especialmente lucrativa gracias a los aumentos del precio del barril de crudo.

Las principales organizaciones ecologistas lamentan la desvinculación de este país del único documento legal contra el calentamiento global, señalándolo como «una gran irresponsabilidad política ».

La respuesta internacional

Estados Unidos, por un lado, se ha negado desde hace tiempo a ratificar el Protocolo de Kioto, argumentando que no obliga a otros grandes emisores, como China o India, a reducir legalmente sus emisiones. El pasado martes 13 de diciembre China lamentaba la retirada de Canadá del Protocolo de Kioto y expresaba su deseo de que el país canadiense continue cumpliendo sus compromisos sobre la reducción de las emisiones.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China afirmó que la retirada de Canadá se hace patente una vez logrado un importante progreso en el período del segundo compromiso del Protocolo en la conferencia de la ONU sobre cambio climático en  Durban, siendo contrario a los esfuerzos internacionales.

Christiana Figueres, secretaria ejecutiva de la Convención de Naciones Unidas sobre el Clima lamentaba la decisión de Canadá de retirarse del Protocolo de Kioto. «Canadá tiene una obligación legal, conforme a la convención a la que se adhirió, de reducir sus emisiones, y una obligación moral ante sí mismo y las futuras generaciones de contribuir a estos esfuerzos».

El porqué de su abandono

Desde que en 2006 el Gobierno del Partido Conservador llegó al poder, Canadá ha expresado su falta de interés en cumplir con el Protocolo de Kioto, especialmente por no arriesgarse a pagar las multas por incumplimiento de sus obligaciones, convirtiéndose en el primer país en renegar sus compromisos con el convenio, que no olvidemos que su único fin es el de frenar el calentamiento global.

De esta manera, Canadá se arriesga a pagar una multa de 14 mil millones de dólares debido a su incumplimiento en las reducciones de emisiones de gases de efecto invernadero tal y como se había comprometido en 1997.

No olvidemos que Canadá había acordado reducir para el año 2012 las emisiones de carbono un 6% menos de los niveles registrados en 1990. Lamentablemente, los niveles aumentaron un 17 % en 2009 respecto a los datos de hace dos décadas, y se calcula que a finales de 2012 las emisión serán entorno a un 28,8% superiores. Según Greenpeace Canadá podría haber cumplido con los objetivos de Kioto comprando emisiones por valor de 7.000 millones de dólares canadienses, no los 14.000 millones de dólares señalados por el Gobierno en Ottawa.

Según el artículo 27 del Protocolo de Kioto, los países que lo han ratificado tienen que comunicar por escrito la retirada un año antes de la finalización del periodo de cumplimiento, por lo que Ottawa tenía hasta el 31 de diciembre para anunciar su decisión.

Las posibles consecuencias de su abandono

Por un lado algunos expertos creen que la decisión de Canadá tendrá un impacto limitado, teniendo en cuenta que este país es responsable sólo del 2% de las emisiones globales responsables del calentamiento global.

Por otro lado, algunas organizaciones ecologistas cómo Greenpeace y WFF piensan que el abandono de Canadá puede provocar una reacción en cadena. La decisión de Canadá puede tener un efecto sobre los países signatarios que podrían asumir la ruta canadiense como el modelo a seguir, asestando así un duro golpe a las aspiraciones de la comunidad de naciones de revertir el calentamiento global.

De todas maneras, es simbólico el abandono de uno de los países industrializados de un Protocolo que es resultado de décadas de duras negociaciones entre una buena parte de los países del mundo. Al margen de la ‘pequeña’ contribución de Canadá a la contaminación atmosférica global éste puede ser un gesto más simbólico que pueda conllevar importantes consecuencias para las futuras negociaciones del clima.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Aleix Cortines

Cardedeu.España. Geógrafo, especializado en medio ambiente. Mis gustos son los deportes en general, la lectura y viajar. [email protected]


One comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eleven − 10 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!