27/09/2022 MÉXICO

30 de agosto de 2011: 1er Día Internacional del Desaparecido

Memorial-de-los-desaparecidos-Ciiiro-flickr-account.jpg
El día 30 de agosto se celebra el Día Internacional del Desaparecido, una problemática global de derechos humanos muchas veces olvidada. Existen más de 50.000 personas desaparecidas en el mundo, muchos de casos sin haber sido investigados y muchas familias sin respuestas y sin justicia.

El primer Día Internacional del Desaparecido


El 30 de agosto es el Día Internacional del Desaparecido. Este día sirve para recordar a todas las personas que fueron detenidas ilegalmente y que se encuentran en paradero desconocido y sin contacto con sus familiares y amigos.

Éste es el primer año que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) conmemora oficialmente este día. La ONU reconoce así la gravedad de este problema e insta a los Estados a su investigación y prevención.

Definiendo Desapariciones Forzadas

 La desaparición forzada es una gravísima violación de los derechos humanos ejercida directa o indirectamente por agentes del Estado y que afecta actualmente a miles de personas y familias en todo el mundo.

Según la Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas, “desaparición forzada” se define como “el arresto, la detención, el secuestro o cualquier otra forma de privación de libertad que sean obra de agentes del Estado o por personas o grupos de personas que actúan con la autorización, el apoyo o la aquiescencia del Estado, seguida de la negativa a reconocer dicha privación de libertad o del ocultamiento de la suerte o el paradero de la persona desaparecida, sustrayéndola a la protección de la ley”.

 La evolución de la protección internacional de los desaparecidos.

 A través  de la Resolución 20 (XXXVI) de febrero de 1980, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, estableció un grupo de trabajo para examinar las cuestiones relativas a las desapariciones forzadas o involuntarias de personas.  Hasta 1986, el mandato de este grupo fue renovado cada año. A partir de 1986 pasó a ser renovado cada dos años y desde 1992 el mandato es renovado a cada tres. El mandato del grupo fue renovado este año por la resolución A/HRC/16/16.

 El objetivo del grupo de trabajo es ayudar a los familiares de los desaparecidos a averiguar su paradero. El grupo recibe y analiza las denuncias de los familiares o de las organizaciones de protección de los derechos humanos. Después de examinar las denuncias, el grupo de trabajo envía los distintos casos a los gobiernos solicitando que lleven a cabo investigaciones  y que informen al grupo de trabajo de los resultados. El grupo actúa esencialmente como un canal de comunicación entre la familia de los desaparecidos y los gobiernos.

 En 1992, la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración sobre la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones Forzadas. La Declaración amplió el mandato del grupo de trabajo, que pasó a encargarse también del cumplimiento por parte de los Estados de sus obligaciones derivadas de la Declaración. Además, este grupo ayuda a los gobiernos a  superar de los obstáculos para su aplicación.


 El último y decisivo paso a favor de la protección internacional de las víctimas de desapariciones forzadas fue la adopción en diciembre de 2006 de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas contra las Desapariciones forzadas, por parte de  la Asamblea General de las Naciones Unidas. La Convención es un instrumento que busca garantizar que las víctimas y sus familiares  tengan acceso a la justicia y que los crímenes no se olviden. Esta Convención entró en vigor en diciembre de 2010 y ha sido hasta el momento firmada por 89 países.

 Desaparecidos por el mundo.

Desde hace treinta años, el grupo de trabajo sobre desapariciones forzadas de Naciones Unidas ha documentado miles de casos de desaparición. Hasta el momento se han registrado 53.232 desapariciones forzadas, de los cuales en 42.600 casos se sigue sin conocer el paradero de la víctima. En 2009, Naciones Unidas ha derivado cientos de denuncias de desaparición forzada a 25 gobiernos de todos los continentes. Estos son los números ofrecidos por la ONU, sin embargo se cree que el número de personas desaparecidas es muy superior.

 Existen muchos países en el mundo que utilizan la práctica ilegal de desaparición forzada como forma de mantener la seguridad.  En Yemen, por ejemplo, las fuerzas de seguridad someten a desaparición forzada a periodistas o disidentes críticos con el Gobierno. En Iraq, según Naciones Unidas, existen 16.409 casos pendientes de desapariciones forzadas. En  Ingusetia[ia1]  (república de la Federación Rusa situada en el Cáucaso Norte) desde 2002 se han registrado 179 casos de desaparición forzada, una cifra muy elevada para una república con una población aproximada 500.000 personas; estas desapariciones tuvieron lugar en el marco de ‘operaciones de lucha contra el terrorismo’ del Gobierno ruso.

 Una de las tareas pendientes de los gobiernos en materia de desapariciones es la investigación, puesto que muchos de los casos de desapariciones forzadas siguen sin ser investigados. Así pues, a pesar de que hace ya más de quince años del fin de la guerra en Bosnia-Herzegovina,todavía hay entre 10.000 y 12.000 personas que siguen en paradero desconocido. La lucha contra el narcotráfico en México dejó, durante las décadas de los setenta y ochenta, más de 700 personas desaparecidas. Y el conflicto nepalí (1996-2006) dejó 1300 personas desaparecidas.


Países que pasaron por conflictos o largas dictaduras también sufren con desapariciones. Durante la dictadura Argentina se estima que 30.000  personas desparecieron, como han denunciado durante décadas las Madres de la Plaza de Mayo. Y decenas de miles fueron víctimas de desaparición durante la Guerra Civil Española y el franquismo. Muchos de estos casos siguen sin investigar y sus perpetradores siguen impunes.

 Hay que seguir luchando

 Detrás de cada desaparición no está sólo el sufrimiento de la víctima, está también el de su familia. El desconocimiento de si sus familiares están vivos o muertos y de las condiciones en las que murieron o en las que están viviendo produce un gran sufrimiento a las familias de los desaparecidos, quiénes pueden esperar décadas sin saber cuál es el paradero de su familiar.  La falta de voluntad política de los gobiernos para investigar las desapariciones hace que miles de víctimas y familiares se vean privados de la justicia y de la verdad. El 30 de agosto servirá para recordarle a los Estados el sufrimiento de estas familias y para exhortarles a que lleven a cabo las investigaciones necesarias.

 Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Suyan Castelo Branco

Una Carioca en Barcelona. Ciudadana comprometida, Internacionalista de formación y Comunicadora por vocación. Licenciada en Ciencia Politica, Master en Relaciones Internacionales , posgrados en Cooperación y en Marketing Digital. Socialmente comprometida, siempre en en busca de la la superación de los limites que impiden una sociedad más justa e igualitaria.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

7 + four =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.