Dejando huella en el Día Mundial del Agua

El agua dulce es un recurso cuya disponibilidad anual es limitada en buena parte del mundo, estando su consumo aumentando sin parar en la mayoría de países desarrollados, así como en los países en vías de desarrollo. Hoy, Día Mundial del Agua, en United Explanations queremos realizar nuestra contribución a la conciencia ambiental a través del presente artículo.

Muchos de los productos que consumimos en nuestro día a día requiren del consumo de agua para su producción (los alimentos, el papel, el café, las prendas de algodón, etc.) y la mayor parte de ésta no suele contabilizarse al final del ciclo de producción del bien. Es por ello que en el año 2002 el profesor Arjen Hoekstra, de la UNESCO-IHE, introdujo un nuevo indicador alternativo al del uso del agua: la huella hídrica. El concepto de huella hídrica fue introducido con el fin de proporcionar información sobre el uso del agua en relación con el consumo, y complementa así a los indicadores tradicionales de uso de agua por los diferentes sectores.

¿Qué es la huella hídrica?

La huella hídrica es un indicador que pretende dar una medida de la cantidad de agua consumida, tanto directa como indirectamente en la producción de los biens y servicios de una empresa, o consumidos por un individuo, organización o comunidad. Básicamente, consiste en calcular el volumen total de agua usada (consumida y/o contaminada), desde el inicio del proceso de producción de un bien o servicio hasta su consumo por parte de una persona, comunidad o negocio según el nivel que se desee analizar.

Huella hídrica de diferentes productos. [Photo: oecotextiles.wordpress.com]

Para distinguir entre huella hídrica directa o indirecta podemos atender al ejemplo del consumo de carne. La huella hídrica directa hace referencia al volumen de agua consumida o contaminada mientras se cocina la carne. La huella hídrica indirecta del consumidor de carne depende del minorista que vende la carne, del procesador de comida que prepara la carne para la venta, de la granja de ganado y del cultivo que produce el alimento para el ganado.

Componentes de la huella hídrica

Existen tres componentes fundamentales a la hora de cuantificar la huella hídrica, son las denominadas huella hídrica azul, verde y gris:

  • Huella hídrica azul: Es el volumen de agua dulce evaporada de los recursos globales de agua superficial y subterránea para producir los bienes y servicios consumidos por el individuo o la comunidad.
  • Huella hídrica verde: Es el volumen de agua evaporada de los recursos globales de agua verde (agua  de lluvia almacenada en el suelo).
  • Huella hídrica gris: Es el volumen de agua contaminada, que puede ser cuantificada como el volumen de agua requerida para diluir los contaminantes hasta el punto en que la calidad del agua esté sobre los estándares aceptables.

Hasta el surgimiento del concepto de huella hídrica como indicador se ha venido calculando el gasto de agua que conlleva la manufactura de un producto teniendo en cuenta solamente la huella azul.

La innovación que incluye la huella hídrica respecto a otros instrumentos para contabilizar el agua es la medida de la misma a lo largo de la cadena de producción y la introducción del cálculo del agua gris y verde.

¿Por qué es importante conocer la huella hídrica?

La huella hídrica en muchos países y regiones del mundo ha superado su propia capacidad de aporte hídrico, con lo que se observan numerosos déficits en términos de sostenibilidad. La huella hídrica está distribuida, al igual que los recursos hídricos, de forma desigual en el planeta. En los países ricos, la huella hídrica per cápita suele ser mayor que en los países pobres debido al mayor consumo de productos altamente demandantes de agua en su proceso de producción, tales como la carne, la ropa o el uso de vehículos que conllevan gasto de agua durante el proceso de producción de los mismos.

La huella hídrica del mundo. Fuente: The Guardian

Obtener información relacionada con la huella hídrica de empresas y comunidades nos ayudará a entender cómo podemos conseguir utilizar el agua de forma más sostenible y equitativa. Esto puede ser la base para una mejor gestión de los recursos hídricos a nivel global. Visualizar el uso de agua “escondida” (o “virtual” como se la suele llamar) tras los productos puede ayudar a comprender el carácter global del agua dulce. Con ello podremos llegar a relacionar nuestro consumo diario y los problemas de contaminación y distribución de agua en los lugares donde son producidos esos bienes y por tanto, cuantificar los efectos del consumo y comercio en el uso de los recursos hídricos.

El peso de la huella hídrica azul, verde y gris

El peso de la huella hídrica azul, verde y/o gris sobre el total de la huella hídrica de un bien o servicio puede variar de forma importante. Por ejemplo, el 93% de la huella hídrica de la producción de un kilo de carne corresponde a la huella verde, mientras que en la producción de un kilo de algodón el valor de la huella verde supone el 54% de la huella hídrica total.

Una compañía puede estar interesada en conocer su dependencia de la escasez de los recursos hídricos en su cadena de producción o en cómo puede contribuir a minimizar los impactos en los sistemas hídricos. En el caso de un país teniendo en cuenta la huella hídrica interior es suficiente cuando el interés recae en el uso de los recursos hídricos nacionales.

La huella hídrica de los productos que consumimos

Si se rastrean los orígenes de fabricación de un producto en particular, se podrá observar la variedad de procesos y de productos que intervienen en cada etapa de producción. En la práctica, sin embargo, hay solo unos pocos pasos de los procesos que contribuyen sustancialmente a la huella hídrica total del producto final.

Los sectores agrícola y forestal

Comparación de la huella hídrica en diferentes países. [Photo: GDS Infographics Flickr account]

son los que más agua consumen, por tanto, los productos que incluyen estos componentes en su sistema de producción tendrán normalmente una huella hídrica mayor. Se ha estimado que [el 86% de la huella hídrica de la humanidad está provocada por el sector agrícola]. Los componentes industriales pueden contribuir significativamente cuando están asociados a la contaminación del agua.

La huella hídrica de los alimentos de procedencia animal (al involucrar productos agrícolas en su cadena de producción, usados para la alimentación del ganado) es mayor que la de los alimentos de origen vegetal. De hecho el 29% de la huella hídrica total procedente de la agricultura en el mundo está relacionada con la producción de productos de origen animal, tal y como se puede observar en la siguiente tabla.

PRODUCTO

HUELLA HÍDRICA (l/kg)

Ternera

15.400

Oveja

10.400

Cerdo

6.000

Pollo

4.300

Huevos de gallina

3.300

Tabaco

2.925

Leche de vaca

1.000

Vino

870

Uvas

608

Cerveza

300

Patatas

287

Piña

255

Sandía

235 

¿Cómo reducir la huella hídrica?

Para reducir la huella hídrica directa lo que se ha de hacer es optimizar el uso de agua en casa y/o en el trabajo. En cambio, para reducir la huella hídrica indirecta hay básicamente dos opciones:

– 1º Cambiar el modelo de consumo sustituyendo los productos con grandes huellas hídricas por otro tipo de producto cuya huella hídrica sea menor. Por ejemplo, comer menos carne o volverse vegetariano, beber solo agua o té en lugar de café o vestir menos prendas de algodón y más de fibra sintética (por cada taza de café que nos tomemos estamos consumiendo 140 litros de agua y por cada taza de té negro 27 litros).

– 2º Seleccionar el producto que tenga menor huella hídrica o que su huella se de en un área donde no haya una gran escasez de agua. Esto requiere que los consumidores dispongan de la información adecuada al respecto.

– 3º El reciclaje y la reutilización del agua pueden ser un instrumento para la reducción de la huella hídrica gris de los usos del agua.

La huella hídrica en España

España es el país más árido de la Unión Europea, con lo que enfrenta a un reto serio en relación a la gestión de los recursos hídricos. Es también uno de los países con mayor del mundo, ascendiendo a 2.325 metros cúbicos per cápita al año (valor correspondiente a 1995-2006), siendo alrededor del 36% originada en el exterior. El suministro urbano de agua asciende al 5% del agua total usada y el sector industrial representa el 15% del uso total de agua. El sector agrícola, considerando el consumo de agua azul y verde de cultivos y del ganado, representa alrededor del 80% del total del uso del agua.

El gobierno español ha sido uno de los primeros del mundo en incluir el análisis de la huella hídrica en las políticas gubernamentales, redactando los planes de gestión de cuencas a partir de su cálculo. Este análisis puede proporcionar un marco transparente y multidisciplinar para optimizar las decisiones en la política de agua, ya que es necesaria una distribución más eficiente de los recursos hídricos para permitir la conservación del medio sin dañar la economía, sobre todo, en el sector agrícola.

PAÍS

HUELLA HÍDRICA

(m3/año/hab 1996-2005)

Media global

1.385

España

2.461

Estados Unidos

2.842

Reino Unido

1.258

R. D. Congo

552

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro