27/02/2020 BARCELONA

Chipre: donde Oriente y Occidente se encuentran

Chipre ostentará la presidencia rotatoria del Consejo Europeo en el mes de julio de este año. Una pequeña isla de casi 800 mil personas y con un PIB per cápita más alto que el de España se encuentra dividida en dos partes y desde hace más de 20 años sufre de un conflicto latente con Grecia y Turquía. ¿Qué sabes en realidad de Chipre?


En el Mar Mediterráneo encontramos uno de los lugares más bonitos y con uno de los conflictos más latentes del sur de Europa. Este conflicto es una consecuencia más del histórico enfrentamiento entre la Europa clásica, la griega, el Asia más europea y la turca, heredera del imperio otomano. El escenario es la isla de Chipre y el problema aún está lejos de resolverse, lo que marca notablemente la agenda de la ampliación de la Unión Europa hacia Turquía. Si Ankara no es una capital europea aún es, entre otras razones, porque, precisamente, la carpeta con la etiqueta “Κύπρος”-en griego-o “Kibris”-en turco-no está cerrada.

Punto estratégico del Mediterráneo

La situación de Chipre, a 75 km. de Turquía, 800 km de Grecia y 100 km de las costas de Siria, provoca que la isla sea un punto geoestratégico, codiciado por las grandes potencias. Aunque geográficamente forma parte de Asia, por razones históricas y culturales, ha sido considerada parte del continente europeo, de tal manera que entró a formar parte de la Unión Europea en 2004. Y desde ahora es cuando el país deberá afrontar su primer gran reto como miembro de esta comunidad: Chipre ostentará la presidencia rotatoria del Consejo Europeo en julio, cuando acabe el actual mandato de Dinamarca que comenzó hace dos semanas.

Esto ha levantado numerosas dudas, sobre todo debido a que se trata de un país dividido y en medio de un conflicto frío pero latente. Una consecuencia geopolítica importante es, por ejemplo, que Turquía ha amenazado con congelar sus relaciones con la UE durante estos 6 meses de presidencia chipriota. Las propias autoridades chipriotas, además, ven la ocasión como un “test de madurez” para el país, tal como declara el representante permanente de Chipre en la Unión Europea, Kornelios Korneliou. “Sería desastroso que cualquier Estado aprovechara su presidencia en la UE para resolver asuntos nacionales y, por tanto, queremos comportarnos bajo una actitud europea, enfatizando nuestra credibilidad como Estado”, añadía.

En materia económica, el Fondo Monetario Internacional clasificó en 2008 su economía, basada en el turismo y el comercio marítimo, entre las 32 regiones más prósperos del mundo. De 2008 a hoy, la situación ha cambiado mucho: fortísimos planes de austeridad siguiendo la línea europea, conflictos sociales importantes derivados de ello, serias dudas sobre la solvencia de su deuda, consecuentes degradaciones de su calificación crediticia, incapacidad del gobierno de refinanciarse en los mercados de capitales desde mayo pasado, etc. La única nota positiva la da el hecho de que a finales de diciembre se encontraron grandes reservas de gas natural en el subsuelo marítimo chipriota. Con un poco de suerte (y mucha, mucha, mucha buena mano), esto no se convertirá en tema de discusión y tensiones entre implicados.

No toda la isla es “Europa”

Esta isla de poco más de 9.000 habitantes es la única región en la Unión Europea que conserva muros y alambradas (a parte de las que hay en Ceuta y Melilla para evitar el paso de los immigrantes ilegales). También tiene una línea verde, como la que marcó los Balcanes durante la década de los 90. En Chipre, esta es la frontera que parte la isla de Este a Oeste y que separa a dos comunidades: la griega y ortodoxa del Sur, y la turca y musulmana del Norte.

Pero ambas partes de Chipre distan de tener el mismo reconocimiento. La región griega es la república de Chipre, reconocida internacionalmente y miembro de la Unión Europea desde mayo de 2004. En cambio, la república turca del Norte de Chipre sólo es reconocida por Turquía, la Organización de la Conferencia Islámica y la pequeña república de Nakhitxevan (República Autónoma del Cáucaso que pertenece a Azerbaiyán).

Pero, ¿por qué en tan pocos kilómetros, encontramos dos comunidades tan diferentes? ¿Cómo se ha llegado a esta situación tan poco usual?

Actualmente, la isla goza de una paz vigilada por Naciones Unidas. Ésta comenzó en 1964, tras el grave enfrentamiento entre las dos comunidades. La misión de la ONU debía finalizar una vez restaurada la paz y el orden, pero se prorlongó después del golpe de estado contra el presidente Makarios, en julio de 1974, hasta la actualidad.

Un poco de historia

Por la isla han pasado fenicios, griegos, persas, romanos, bizantinos, árabes, otomanos, venecianos… estas persistentes colonizaciones de multitudes de civilizaciones han hecho de Chipre una de las regiones más destacables a nivel arqueológico e histórico, así como por la diversidad de su paisaje y la hospitalidad de su gente.

En 1914, durante la Primera Guerra Mundial y debido a su situación geoestratégica, Chipre pasó a convertirse en una colonia administrada por Gran Bretaña, hasta 1960, año de la firma del tratado de su independencia garantizada por el Reino Unido, Grecia y Turquía. La nueva constitución del gobierno republicano, otorgaba la presidencia a la comunidad grecochipriota, que representaba el 80% de la población, y la vicepresidencia la constituían los turcochipriotas, que representaban el 20% restante.

Sin embargo, durante el 1964 un estado de guerra civil enfrentó las dos comunidades, causando cientos de muertos, y donde miles de turcochipriotas fueron encerrados en regiones controladas por tropas griegas. La ausencia de poder de grupos turcochipriotas y las buenas relaciones del presidente grecochipriota con el secretario general de la ONU facilitaron la resolución por parte del consejo de seguridad del reconocimiento de la comunidad grecochipriota como único representante legal de la república de Chipre.

En Julio de 1974, un golpe de estado protagonizado por los militares griegos con el objetivo de unir la isla con Grecia provocó la reacción por parte de Turquía, la cual, para proteger a su población invadió el norte de la isla. Grecia catalogó esta intervención como una ocupación ilegal, pero Turquía se veía en parte legitimada gracias al tratado de garantía firmado durante el proceso de independencia con Gran Bretaña y la misma Grecia.

Estos hechos marcaron un antes y un después y la isla quedó dividida en dos comunidades. En 1983 el presidente de la región del Norte, declaró la independencia de la República Turca de Chipre del Norte. Durante más de 20 años esta región ha sufrido un grave aislamiento y el bloqueo de la comunidad internacional, dificultando las tensas relaciones con la comunidad grecochipriota. Quién lo diría, todo esto en la Europa del siglo XXI.

Artículo reproducido con el permiso de Ekonomicus

Para consultar el artículo original (en catalán) clicar aquí.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Ekonomicus

eKonomicus es una revista de divulgación económica cuyo objetivo es proporcionar información sobre economía internacional, en respuesta a la falta de cobertura informativa de los sucesos económicos más allá de España o Cataluña. Pensamos que las noticias de otras economías afectan en mayor o menor medida a la economía local, y que por tanto es de interés lo que ocurre en el resto del mundo.


One comment

  • 60

    02/01/2014 at

    En France le salaire mini n’est pas 1.430 mais 1.130 ça fait 300€ de moins ok ?

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

nineteen − three =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!