13/08/2020 BARCELONA

ESPECIAL JAPÓN: los efectos del terremoto de Japón

Hoy Japón ha sufrido la peor sacudida de su historia. Un terremoto de 8,9 grados en la escala abierta de Richter ha provocado centenares de muertos y ha roto las esperanzas de recuperación económica del país. Años de deflación, inestabilidad política y enorme deuda pública se verán agravadas por este inesperado suceso que traerá importantes consecuencias para el país nipón.

El peor de la historia

Hace tan sólo 12 horas Japón ha sufrido su peor terremoto de los últimos 140 años. Al menos en cuanto a magnitud del seísmo se refiere, que ha alcanzado los 8,9 grados en la escala abierta de Richter. La trágica sacudida ha convertido el suceso en el séptimo terremoto de mayor magnitud de la historia (junto al seísmo de Indonesia en 1833).

Situado en el “Anillo de Fuego” arco de volcanes y fosas oceánicas que rodean parcialmente la cuenca del Pacífico, el país nipón ha sufrido el 20 por ciento de todos los terremotos  de una magnitud mayor de 6 grados en la escala abierta de Richter del mundo. Tokio, con una población de 12 millones de habitantes, se encuentra en la confluencia de cuatro placas tectónicas: la de Eurasia, América del Norte, Filipinas y el Pacífico.

El epicentro del terromoto ha tenido lugar a 150 km de la costa de la península de Ojika y a una profundidad de entre 10 y 24 km (distancia relativamente pequeña), en la región noreste del país nipón, y ya ha provocado varios cientos de muertos en la prefectura de Miyagi, según informa la policía. Pero lo peor ha llegado después. El hundimiento de la placa tectónica (que ha provocado el seísmo) ha provocado un posterior tsunami con efectos devastadores, arrastrando todo lo que ha encontrado en su camino. La primera ola, de más de 10 metros de altura, se ha desplazado a una velocidad de entre 500 y 1.000 km/h en mar profundo, reduciéndose a su llegada a la costa hasta los 50 km/h. Pero con un anchura total de 5 km de longitud la ola ha provocado unos destrozos como ya no se recordaban en la isla.

Destrozos materiales. Alrededor de 4 millones de casas están sin electricidad ni gas natural, que ha sido cortado automáticamente por parte de las autoridades para prevenir efectos aún mayores. A su camino la ola ha provocado numerosos incendios en zonas industriales y ha encendido todas las alarmas al colisionar con una central nuclear en Onagawa, lo que ha obligado al país a declarar el estado de “emergencia nuclear”. A consecuencia de ello han sido detenidas 11 de las 55 plantas nucleares que operan en el país. No se han detectado fugas de radioactividad.

Pérdidas de vidas humanas. Algunas informaciones apuntan que la policía ha contabilizado entre 200 y 300 cuerpos en el puerto de la ciudad de Sendai. Un tren y un barco han desaparecido con lo que podrían aumentar la cifra en 200 muertos más. Se ha anunciado la desaparición de más de 88.000 personas.

Fondo contra desastres naturales insuficiente. A pesar de que aún es pronto para evaluar los daños causados el El Ministerio de Finanzas ha indicado a través de un comunicado que el Gobierno cuenta con un fondo para desastres naturales que en estos momentos cuenta con unos 5.000 millones de dólares, aunque el Ejecutivo ya ha anunciado que aumentará su dotación.

Reacciones internacionales. Las reacciones internacionales no se han hecho esperar y al rápido despliegue que ha tenido lugar por parte del ejército japonés se ha añadido la ayuda de las tropas norteamericanas que se encuentran en el país y que ascienden a 50.000 operativos. El Gobierno de los EUA ha dispuesto 6 navíos para su uso inmediato.

El Presidente Obama fue levantado de su cama a las 4 de la mañana para informarle del suceso y para indicarle que la onda expansiva del tsunami también llegaría al Pacífico, golpeando las costas norteamericanas. Su muestra de condolencias ha sido veloz.

“Michelle y yo enviamos nuestras más sentidas condolencias al pueblo de Japón, particularmente a aquellos que han perdido a sus seres queridos en el terremoto y los tsnumanis […]”

El Consejo Europeo ha realizado también una breve declaración oficial en relación al suceso en la que indica:

“Tenemos conocimiento con gran preocupación de la noticia del devastador terremoto y tsunami que ha azotado hoy Japón y la región del Pacífico. Expresamos nuestras condolencias y apoyo a los gobiernos y las personas afectadas. Además de las respuestas nacionales, hemos pedido al Alto Representante y a la Comisión que movilicen toda la asistencia apropiada.”

Consecuencias económicas

Aunque aún es pronto para evaluar las consecuencias económicas del suceso es indiscutible que el terremoto supondrá un grave impacto económico no sólo para la región sino para el conjunto del país y con consecuencias para el resto del mundo. La región más afectada por el seísmo, Miyagi y sus alrededores, incluyen grandes zonas industriales y de manufacturas, con muchas plantas de químicos y electrónica. En estos momentos se desconocen si las plantas han quedado cerradas simplemente por falta de electricidad o por daños materiales. La región representa cerca del 1,7% del Producto Interior Bruto (PIB).

Efectos inmediatos de la catástrofe. El índice Nikkei de la bolsa de Tokio ha cerrado con una caída del 1,72% ante la incertidumbre de las consecuencias del seísmo. La caída de las acciones ha sido liderada por las compañías aseguradoras. Otro de los sectores que hoy cotizan a la baja por la tragedia de Japón es el acero, ya que la economía nipona es uno de los mayores consumidores de este material.

El cierre de las refinerías en Japón ha provocado que el precio del petróleo haya caído por debajo de los 100 dólares en el mercado de Nueva York. Y es que Japón es el tercer mayor consumidor de petróleo del mundo. El índice europeo Stoxx Europe 600, en Londres, cayó un 0,9 por ciento a las 11:42. El yen también se ha depreciado notablemente frente al dólar y los bonos gubernamentales a 10 años del gobierno japonés han subido.

Ahora que el país empezaba a levantar cabeza…

El terremoto llega en el peor momento posible. Después de ver como el fantasma de la deflación (la bajada del índice general de precios) y el endeudamiento han provocado que el gigante chino haya avanzado al país nipón como segunda potencia económica mundial, ahora surge un mal escenario de posible recuperación.

Japón es, después de Zimbabwe, el segundo país con mayor deuda pública del mundo, con una ratio que equivale al 200% de su PIB. El país estaba a punto de dejar atrás la contracción sufrida en el cuarto trimestre de 2010, periodo en el que la economía del país truncó su reactivación por la caída de las exportaciones y del consumo, lo que se tradujo en un descenso mayor de lo esperado del Producto Interior Bruto (PIB) con un retroceso del 0,3% frente al tercer trimestre.

Japón tampoco se caracteriza por su estabilidad política. En los últimos 5 años ha tenido un total de 6 Primeros Ministros, el último –Naoto Kan- subió al cargo el pasado 8 de junio de 2010. Además, Kan reconoce que aceptó fondos de un contribuyente extranjero, algo que prohíbe la ley japonesa. El ministro de Asuntos Exteriores justo dimitió hace una semana bajo el mismo concepto.

El Banco Central de Japón deberá, con toda probabilidad, buscar nuevas medidas de liquidez ya que la vía de los tipos de interés ya ha sido gastada, (pues se encuentran a 0% para atajar la caída de precios y la baja demanda interna). “Lo ocurrido es realmente lo peor que podría pasarle a Japón y en el peor momento”, ha descrito el mediático analista Nouriel Roubini, también apodado “Doctor catástrofe”.

Google comprometido con la causa

El buscador de internet Google ha puesto en marcha su aplicación ‘Person Finder’ tras el terremoto y el tsunami que está asolando la costa norte del país y que ya se está extendiendo por el Pacífico.

Esta aplicación, que ya ha sido puesta en servicio durante otras catástrofes humanitarias como el terremoto de Chile, permite poner en contacto a aquellas personas que buscan desaparecidos, con gente que puede tener información sobre ellos. Por el momento ya hay más de 7.200 registros.

A parte, bajo el nombre de Google Crisis Response, el portal ha abierto una sección específica con información actualizada en tiempo real sobre la evolución de los acontecimientos.

Primeras estimaciones sobre las consecuencias económicas

La Vanguardia vía la agencia de noticias francesa AFP indica que el coste de reconstrucción que deberá asumir Japón supondrá el equivalente del 8% del Producto Interior Bruto (PIB) del país. La economía japonesa, que había encadenado crecimientos positivos durante los tres primeros meses de 2010, recayó en el cuarto trimestre del año. La catástrofe habría afectado seriamente los sectores económicos de la energía, las telecomunicaciones, las infraestructuras, siderurgia y la pesca, sectores importantes para la economía nipona.

La Vanguardia informa también que en la región de Kanto, que incluye la megápolis de Tokio (supone el 40% del PIB del país), se han visto afectadas refinerías de petróleo de la compañía Cosmo Oil que ha quedado completamente quemada y destruida por el fuego. También se habría visto afectada la filial nuclear nipona, que garantiza entre el 25% y el 30% de la producción eléctrica de Japón, incluida la empresa de gestión de las centrales nucleares Tokyo Electric Power (Tepco).

Y a ello se deberá añadir el coste que supondrá la paralización de la actividad económica de importantes empresas. Los tres grandes fabricantes de automóviles, ToyotaNissanHonda, anunciaron que el próximo lunes la producción en todas sus fábricas de Japón estará paralizada por problemas de suministro. Toyota comunicaba el sábado que suspendía sus operaciones en las 12 fábricas que posee en Japón para asegurar la seguridad de sus empleados.

Mal año para las empresas aseguradoras

Reuters afirma que hay alrededor de 24 mil millones de dólares en bienes asegurados en los tres kilómetros de la banda más cercana a la costa, en las cuatro provincias más afectadas. En estas provincias hay también unos 300 millones de dólares en bienes asegurados.

Los analistas de Standard & Poor’s estimaron el viernes que las aseguradoras terminarán enfrentándose, sólo en este trimestre, a reclamaciones por valor de al menos 30 mil millones de dólares a raíz del terremoto en Japón, el terremoto en Nueva Zelanda, las inundaciones en Australia, así como los disturbios en Oriente Medio.

El miedo a una fuga radioactiva

El periódico británico The Guardian indica en su página web que la Associated Press informaba lo siguiente a las 6.41 pm GMT en relación al riesgo de una fuga nuclear en la central de la ciudad de Onahama, a unos 270 kilómetros al noreste de Tokio:

“Después de que el seísmo provocara un corte de energía, un generador de respaldo también cayó y el sistema de enfriamiento no fue capaz de abastecer de agua para enfriar un reactor de 460 MW, aunque al menos un sistema de enfriamiento de seguridad está en uso actualmente. El núcleo del reactor se mantiene caliente, incluso después de una parada.

La agencia dijo que los trabajadores de la planta están luchando para restablecer el suministro de agua de enfriamiento en la planta pero que no hay ninguna perspectiva de éxito inmediato.

El secretario del gabinete Yukio Edano dijo que la planta, de 40 años de antigüedad, no tenía fugas radioactivas. La planta se encuentra en la ciudad de Onahama, a unos 270 kilómetros al noreste de Tokio.

Si la interrupción en el sistema de refrigeración continúa, eventualmente podría tener lugar un fuga de radiación hacia el  ambiente, y, en el peor de los casos, podría causar un colapso del reactor, cita un funcionario anónimo del organismo de seguridad nuclear.

Otro funcionario de la agencia de seguridad nuclear, Yuji Kakizaki, dijo que trabajadores de la planta están refrigerando el reactor con un sistema de refrigeración secundario, que no es tan eficaz como el método de enfriamiento regular.

Kakizaki dijo que las autoridades han confirmado que el sistema de refrigeración de emergencia – la medida de último recurso de enfriamiento para evitar una crisis del  reactor- está intacto y se podría echar abajo en caso necesario.”

Más información sobre el riesgo de fuga nuclear aquí.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lluis Torrent

Barcelona, España. Licenciado en Ciencias Ambientales, Máster en Intervención Ambiental, Máster en Relaciones Internacionales y Especialista en Ciencia Política. He trabajado como consultor ambiental para gobiernos locales y regionales y empresa privada. Socialmente comprometido, me apasiona explorar la fina línea que transcurre entre la política, la economía, la sociedad y el medio ambiente. Sígueme en Google+ Lluis Torrent


2 comments

  • oscar blanco

    23/03/2011 at

    yo pienso que esto que le paso a japón es muy trágico y que la gente tiene que empezar a tomar conciencia de los peligros que puede causar en todo el mundo.

    Reply

  • laura sofia prada garcia

    31/05/2012 at

    por favor escriban una consecuensia del terremoto

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

20 + seven =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!