20/02/2024 MÉXICO

La nacionalización de YPF: Argentina toma de nuevo sus recursos energéticos

ypf_petrolera_argentina
Recientemente han saltado las alarmas en el Gobierno español por la declaración de la Presidenta argentina Cristina Fernández de su intención de nacionalización de la petrolera YPF, lo que significa su expropiación a Repsol, una importante fuente de negocio para la empresa española. ¿Por qué Argentina quiere volver a tomar las riendas de su política energética?

Los recursos energéticos y el posicionamiento político


“Según el nuevo orden energético internacional, los países se pueden dividir ennaciones con exceso de energía o naciones con déficit de energía”. Esto lo argumenta Michael T. Klare, uno de los principales expertos mundiales en política energética, en su libro Planeta sediento, recursos menguantes (Urano, 2008). Añade, además, que la posición de un país depende fuertemente de sus disponibilidades de recursos energéticos o, en su caso, de su capacidad financiera para adquirir los demás. Este paradigma parece realmente adecuado para encuadrar la reciente acción del gobierno argentino de quedarse con el 51% de Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), la joya de la corona de la petrolera Repsol-YPF (que ahora vería reducida su participación en la empresa del 57% al 6%).

No es sencillo analizar la tan reciente noticia de que la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha anunciado la nacionalización de YPF. Su discurso, sin embargo, ilustra un hecho de vital importancia: Argentina es el único productor de petróleo de América del Sur que no gestiona por sí misma los recursos fósiles, elemento clave de la geopolítica mundial. Por tanto, la política que intenta llevar a cabo Fernández responde al contexto que se ha formado durante las últimas décadas, donde las empresas petroleras estatales se han hecho con el control del mercado mundial de producción y distribución de crudo. Ha pasado así también en el continente americano: el gobierno de Venezuela cuenta con Petróleos de Venezuela SA (PdVSA), el de México con Pemex, el de Brasil con Petrobras y el de Ecuador con Petroecuador.

El petróleo de nuevo en manos estatales

De hecho, si hace unas décadas la gran mayoría de las reservas mundiales de petróleo estaba en manos de petroleras privadas occidentales, hoy en día apenas quedan dos dentro del Top-15 (Lukoil y Chevron) que son de carácter privado, tal como muestra la tabla anexa. Las empresas estatales han tomado el liderazgo y sus decisiones estratégicas, que son sobre todo el reflejo de la voluntad política del país en cuestión, modelan la economía mundial.

Expropiando los activos de la empresa que gestiona los recursos petroleros de su territorio, Argentina recupera por tanto un instrumento muy importante para la política del gobierno. Un instrumento que, bien gestionado, le aportará grandes recursos financieros, un aumento del peso en la política mundial, réditos en política nacional, mayor financiación regional, la posibilidad de fomentar más inversiones en la periferia argentina (ésta era la principal excusa de Cristina Fernández), etc. La acción de Argentina pareció ser, por tanto, una acción lógica dentro del surgimiento del “nacionalismo de recursos”, el paradigma dominante que busca orientar los flujos energéticos de acuerdo a los intereses de los Estados.

La clave, sin embargo, está precisamente en saberlo gestionar adecuadamente. La frontera entre el éxito y el fracaso es muy fina. Aunque la propiedad recaerá ahora en el Estado argentino, la operación de los yacimientos y reservas es otro tema. YPF seguirá necesitando socios líderes internacionales, tanto industriales como financieros. Sobre todo si quiere activar la explotación de las reservas de Vaca Muerta (que permitirían triplicar las reservas de crudo del país), lo cual requerirá de alta tecnología y de 25.000 millones de dólares anuales de inversión. El problema, sin embargo, es que la credibilidad y confianza de Argentina se ha visto mermada, y más si acaba por no compensar justamente a Repsol. El tribunal de tasación argentino debe decidir en qué cantidad se indemniza a la petrolera para la pérdida del 51% de YPF, pero la empresa española ya ha anunciado que cifra (y reclama) 10.000 millones de dólares por tal acción.

Nacionalismo de los recursos

Volviendo a Michael Klare, que es quien propuso esta idea de “nacionalismo de recursos”, él argumentaba que esta conducta no sólo era propia de los países productores de petróleo sino también de los consumidores: “es aplicable a los intentos por parte de los líderes de los países con déficit energético para proteger sus intereses nacionales en un mundo que compite intensamente por los recursos disponibles“. La seguridad energética es fundamental para todos los Estados, en definitiva, tal como se infiere del hecho de que el ministro de industria español, José Manuel Soria, defienda la cuestión con tanta vehemencia. Con mucha más vehemencia de lo que lo ha hecho en otros conflictos comerciales similares que han tenido lugar también con Argentina en los últimos meses (hasta el punto de dar un mensaje directo televisado, como hacía años que no se veía en un ministro).


A modo de conclusión: la cuestión parecía enfriarse hace apenas unos días, ya que la Cumbre de las Américas terminó sin manifestar la voluntad del Ejecutivo argentino de llevar adelante la nacionalización de YPF. Pero el artículo en El País de Francisco Peregil el pasado 14 de abril, ‘La partida solo ha empezado’, ya anticipaba los hechos. Era complicado que Argentina abandonara su determinación y Fernández ha elegido la expropiación como estrategia para redimir Argentina del error que Menem cometió en los años 90. A partir de ahora, elegida la acción y asumiendo las consecuencias, queda en manos del país austral el ser capaz de convertir este instrumento en una buena palanca para el fomento económico de las provincias de Argentina y no en una fuente de amargas disputas.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

Artículo reproducido con el permiso de Ekonomicus. El post original se puede encontrar aquí.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Ekonomicus

eKonomicus es una revista de divulgación económica cuyo objetivo es proporcionar información sobre economía internacional, en respuesta a la falta de cobertura informativa de los sucesos económicos más allá de España o Cataluña. Pensamos que las noticias de otras economías afectan en mayor o menor medida a la economía local, y que por tanto es de interés lo que ocurre en el resto del mundo.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

19 + 10 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.