19/08/2022 MÉXICO

La crisis económica y los efectos en la actividad laboral de las mujeres

Vellesa-activa-per-obligació-1170x731.jpg
En las noticias que ha destacado la prensa española en el Día Internacional de las Mujeres en este 2012, destaca el aumento de la incorporación de mujeres al mercado de trabajo, pero: ¿es significativo este incremento? ¿Se está transformando la estructura familiar y social o siguen persistiendo las desigualdades de género que impiden la participación igualitaria de hombres y mujeres en el mercado laboral?

¿Qué hay de las mujeres?


La conmemoración del 8 de marzo, el Día Internacional de las Mujeres, conlleva que anualmente hacia las vísperas de primavera, la sociedad en su conjunto se pregunte, ¿qué hay de las mujeres? Y desde hace unos años, la cuestión se afina en: ¿qué hay de la igualdad de mujeres?. Una conmemoración que hace aflorar esta reflexión en la agenda política y social, y en estos momentos, nos hace parar a evaluar cómo la crisis económica está afectando a las mujeres. Una reflexión que se hace muy necesaria cuando la salida de la crisis económica se está pensando, una vez más, “ciega al género”, es decir, sin tener en cuenta cómo las medidas que se están tomando afectará al aumento de la desigualdad de las mujeres en el mercado de trabajo y en resto de las esferas de la vida de las mujeres.

En este año 2012 el informe de datos estadísticos sobre el perfil de las mujeres trabajadoras elaborado por Adecoo, empresa multinacional de trabajo temporal, ha sido uno de los que ha tenido mayor impacto en las noticias relativas al Día Internacional de la Mujer en la prensa española.

Los datos que la ETT destaca es el incremento de la participación de las mujeres en el mercado de trabajo, principalmente de las mujeres amas de casa. A continuación, analizaremos los datos que el informe nos presentan en a la luz de algunos datos complementarios de la Encuesta de Población Activa (EPA) del Instituto Nacional de Estadística.

¿Incorporación masiva de las amas de casa al mercado de trabajo o persistencia de la brecha en participación laboral entre mujeres y hombres?

El principal dato destacado por el informe es el incremento de la participación de las mujeres en el mercado de trabajo, especialmente de las mujeres amas de casa. La nota de prensa lleva por titular: “Las amas de casa hacen frente a la crisis: medio millón se ha incorporado al mercado laboral desde 2008” [1].

Leyendo el titular y los datos destacados nos puede parecer que la crisis está provocando grandes transformaciones en la estructura familiar y en las oportunidades laborales para las mujeres. Pero si contrastamos los datos que nos ofrece el informe con el detalle de la Encuesta de Población Activa, vemos que esta supuesta “incorporación masiva” de mujeres amas de casa al mercado laboral no es tan evidente.

Si bien es cierto, que la tasa de actividad femenina ha aumentado respecto el año anterior en 0,33 puntos, mientras que la masculina se ha reducido en 0,42 puntos porcentuales; la participación laboral de las mujeres sigue siendo substancialmente inferior a la de los hombres. Según la EPA, en el último trimestre de 2011, la tasa de actividad de las mujeres es de 52,93%, mientra que la de los hombres es de 67,30%. Lo que sitúa en la fuerza laboral de las mujeres en 14,37 puntos por debajo a la de los hombres.


El desánimo y las escasas expectativas en el hecho de encontrar un empleo están más presentes en las mujeres. El 71,32% de las personas que no busca porque cree que no lo va encontrar son mujeres.

Y cuando analizamos los motivos por los que mujeres y hombres permanecen al margen de la actividad laboral, vemos que la clase principal de inactividad de las mujeres sigue siendo las tareas del hogar mientras que la jubilación o prejubilación es el principal motivo para los hombres.

En relación al año anterior, efectivamente el porcentaje de mujeres dedicadas exclusivamente al trabajo doméstico no remunerado se ha reducido: en el tercer trimestre de 2010, el 42% de mujeres estaban inactivas laboralmente por este motivo, mientras que en el tercer trimestre lo están el 40,14%. Pero sigue siendo muy significativo que el 95,84% de las personas inactivas que dicen no buscar trabajo debido al cuidado de niños o personas adultas enfermas, discapacitadas o mayores sean mujeres.

Por lo tanto, vemos como, a pesar de una mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo, las expectativas de inserción laboral de mujeres son menores y las responsabilidades familiares y domésticas siguen siendo uno de los mayores obstáculos para participación laboral de las mujeres en igualdad.


Las mujeres jóvenes ¿ya han superado todas las barreras de entrada en el mercado de trabajo?

En el imaginario social el perfil de personas inactivas por motivos de trabajo doméstico y familiar, popularmente conocidas como “amas de casa” se asocia a mujeres mayores, cercanas a la edad de jubilación, educadas en los valores tradicionales de la sociedad franquista y que nunca han estado ocupadas. Pero, si vemos los datos relativos a mujeres que se encuentran al margen del mercado laboral por responsabilidades doméstico-familiares, vemos que es una realidad presente en mujeres de todas de las edades. Así, por ejemplo, nos encontramos que en el tercer trimestre de 2011 en España hay 216.100 mujeres de 35 a 39 años inactivas por motivo de trabajo doméstico y familiar.

Estos datos hacen patente lo necesidad de seguir impulsando políticas de igualdad entre hombres y mujeres en el mercado de trabajo en el marco de la Ley Orgánica 3/2007, de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres[1] , y específicamente en lo referente a la medidas de conciliación de la vida personal y laboral, y del fomento de la corresponsabilidad de hombres y mujeres del trabajo doméstico y familiar.

Sin embargo, el paquete de medidas de la Reforma Laboral[2]que está en estos momentos en su fase de tramitación parlamentaria, introduce substanciales limitaciones en lo referente a las medidas de conciliación de la vida personal y laboral o el fomento de la contratación de mujeres que se reincorporan antes de los dos años de su maternidad.

En este marzo de 2012 podemos concluir que a pesar de que algunos datos puedan apuntar una mayor participación de las mujeres en el mercado de trabajo, debemos estar vigilantes a las desigualdades estructurales de género que impiden una participación igualitaria de mujeres y hombres en el mercado de trabajo, y de cómo el desarrollo integral de la Ley Orgánica para la igualdad efectiva entre hombres y mujeres  se hace necesaria.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Lidia Arroyo


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

16 + 13 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.