06/12/2021 BARCELONA

2050: el año en que comer chocolate será todo un lujo

Entre los muchos efectos negativos del cambio climático está la posibilidad de extinción de una especie vegetal: la planta del cacao. Si esta planta no consiguiera adaptarse a los cambios ambientales, ¿se convertiría, entonces, el chocolate en un bien de lujo? Se predice que para el año 2050 este hecho podría ser posible.

El mundo aún está muy lejos de conseguir los objetivos de mitigación del cambio climático establecidos por la ONU. El escenario actual es realmente preocupante y cada vez aparecen más noticias que presentan el futuro de nuestro planeta aún más alarmante.

Como ya es bien sabido, el cambio climático y la pérdida de biodiversidad van de la mano. Los constantes aumentos de temperatura vienen acompañados de importantes impactos que afectan a la distribución de especies, propician extinciones y cambios en los ciclos de reproducción, en los patrones de migraciones de aves y en los patrones de crecimiento de las plantas, etc. Entre los muchos efectos negativos del cambio climático está la posibilidad de extinción de una especie vegetal: la planta del cacao. Si esta planta no consiguiera adaptarse a los cambios ambientales, ¿se convertiría, entonces, el chocolate en un bien de lujo? Se predice que para el año 2050 este hecho podría ser posible.

La delicadeza del cacao

El cacao, supuestamente originario de la Amazonia y extendido con posterioridad en otros puntos del planeta, es el producto de una planta tropical que se encuentra en climas cálidos y húmedos. De su fruto se obtienen, además del famoso chocolate, el licor de cacao, la manteca de cacao, la torta de cacao, el cacao en polvo, etc. El árbol del cacao puede medir entre 4 y 8 metros de alto. Es de color marrón claro, casi blanco y con la corteza color café. Su fruto puede alcanzar una longitud de 15 a 25 centímetros y cada uno de ellos contiene entre 30 y 40 semillas, rojizas por fuera y blancas por dentro, que al secarse y fermentar dan  lugar al cacao en grano.

La producción ideal de la planta depende de las precipitaciones y de las temperaturas, que deberían de oscilar entre 1.150 mm y 2.500 mm y entre 21ºC y 32ºC. El cacao es altamente susceptible a la sequía y su producción y calidad están estrechamente vinculadas a la distribución de las precipitaciones.

El cacao africano

Países como Ghana y Costa de Marfil representan los principales productores a nivel mundial y parece ser que a medio plazo podrían tener problemas para continuar  con el cultivo del cacao.

Planta del cacao. [Photo: IITA Image Library Flickr account]

La planta del cacao es un elemento básico de la vida de las familias de Ghana y Costa de Marfil. Este sector productivo ofrece trabajo a más de 800.000 familias de pequeños agricultores en Ghana, donde existen alrededor de unos 350.000 propietarios de fincas de cultivo. La superficie de plantación total se estima en 1,45 millones de hectáreas. En términos económicos, la actividad vinculada al cacao aporta entre el 70% y el 100% de los ingresos familiares anuales. Así pues, parece evidente el grado de dependencia que existe entre el cultivo de cacao y la vida de los ghaneses.

No obstante, los pronósticos indican que para el año 2050, los cambios climáticos afectarán las condiciones del suelo, incrementarán la temperatura y amenazarán con la sequía perjudicando seriamente la producción del cacao. Así lo indica el estudio realizado por el Centro Internacional de Agricultura Tropical (CIAT) que, financiado por la Fundación Bill & Melinda Gates, ha examinado 19 modelos climáticos diferentes aplicándolos a las características de las plantas del cacao.

Los terrenos más adecuados para la plantación de cacao empezarán a reducirse alrededor del año 2030, como consecuencia del incremento en un grado Celsius de la media de las temperaturas. Peor será al llegar al 2050, cuando el aumento sea de 2,3 grados Celsius, ya que esto afectará drásticamente la producción en tierras bajas, donde se encuentran las mayores zonas de plantación de cacao.

Desequilibrio: menor producción, mayor demanda

Los efectos del cambio climático sobre la planta del cacao pueden suponer, de un lado, un impacto socio-económico, afectando los medios de vida de aquellos países productores que dependen de este producto como fuente de ingresos para su día a día. Los agricultores de Ghana y Costa de Marfil son particularmente vulnerables ya que la producción de cacao es su fuente de ingresos principal. Sin embargo, parece ser que aún no es tarde para buscar alternativas en la gestión de cultivo del cacao y crear nuevos sistemas de adaptación a los irreversibles efectos climáticos. Existe un margen reducido de tiempo para capacitar a estos productores, pero estos necesitan la ayuda de sus gobiernos y de grupos científicos a fin de prepararse ante la nueva situación.

No solamente se estima un cambio en la vida de los pequeños agricultores de cacao sino también a nivel del precio del producto. De hecho, la demanda del chocolate no para de crecer y lo hace a un ritmo muy rápido. Uno de los factores principales de este aumento es el consumo en el continente asiático, sobretodo en países como la China, India e Indonesia. Estos países aún están lejos de consumir el mismo promedio de chocolate consumido a nivel europeo, ya que según fuentes de la Organización Internacional del Cacao (ICCO), los europeos consumen unos 2 kilogramos de chocolate anuales per cápita frente a los 20 gramos anuales per cápita consumidos en China, por ejemplo.

Si el ritmo del consumo de cacao sigue en aumento en países superpoblados como en el caso de China el precio de la materia prima se disparará, ya que la oferta en el mercado no es suficientemente elástica como para adaptarse a la demanda, y menos teniendo en cuenta los efectos del cambio climático sobre la producción del cacao.

Posibles soluciones para la adaptación al cambio climático

Produccion de cacao en Ghana. [Photo: miss604 Flickr account]

Los productores de cacao se encuentran en una difícil situación, agravada además por otros factores como son la yaevidente baja fertilidad del suelo, las plagas, las enfermedades y la falta de acceso a mejorar los materiales de siembra. Éstos han intentado buscar nuevas fuentes de beneficios diversificando la actividad agrícola, pero, de todas formas, el mercado del cacao representa más del 50% de sus ingresos.

El contexto en el que se hallan, la falta de motivación y los bajos ingresos son severos y la mayoría de agricultores no ven posible seguir invirtiendo en el cacao, ya que no pueden adoptar las medidas recomendadas para mitigar los efectos del cambio climático a los que se enfrentan.

El informe del CIAT pronostica que los terrenos favorables al cultivo de cacao se desplazarán hacia zonas con una altitud más elevada, por compensar el aumento de temperaturas. Pero teniendo en cuenta que las mayores plantaciones de la especie están en África Occidental, difícilmente allí se encuentren zonas con colinas elevadas, al contrario, se trata de un terreno prácticamente llano. De todas formas, los científicos insisten en encontrar la manera de capacitar a los agricultores para mantener los sistemas de producción existentes lo mejor posible.

Incluso algunos expertos ven el cambio climático como generador de nuevas oportunidades. Es necesaria una preparación para afrentarse al cambio, aunque el resultado dependerá de cómo uno es capaz de adaptarse. Y la adaptación requiere de unos medios que no son fácilmente alcanzables para los agricultores africanos.

El Instituto de Investigación del Cacao de Ghana propone una serie de acciones para poder hacer frente a la adaptación del cacao a los cambios por venir:

 – Rehabilitar y restaurar la producción sostenible y evitar la degradación de las fincas de cacao a fin de reducir el ritmo de la migración y deforestación que fomenten el impacto adverso del cambio climático;

–  Proporcionar a los agricultores los mecanismos adecuados para adoptar prácticas agrícolas más eficientes: facilitar la obtención de crédito, impulsar políticas efectivas de precios o sistemas eficaces de tenencia de terrenos;

–  Dotar a la población de la información necesaria en relación al cambio climático y las pautas a seguir para hacer frente a sus problemas derivados como la sequía y ofreciéndoles programas agrícolas de seguros.

– Promover el establecimiento de sistemas de riego en las explotaciones a través de la provisión de infraestructura, educación y formación.

– Fomentar la plantación de árboles de sombra en el terreno donde se encuentra el cacao para ayudar a conservar las condiciones idóneas del hábitat.

Estas medidas solo se podrán garantizar con el soporte institucional necesario dirigido a los pequeños productores, los cuales deben enfrentarse directamente a los efectos del cambio climático en sus terrenos. Conociendo de antemano los riesgos existentes se puede trabajar para intentar hacer que el impacto negativo sobre las plantaciones de cacao sea el menor posible. Si esto no fuera posible, probablemente tendremos que empezar a listar el chocolate entre los productos alimenticios de lujo.

 Ésta es una explicación sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Alba Casadellà Almar

Nacida en Gualta (Girona, 1987), vivo en Barcelona desde 2005. Licenciada en Ciencias Políticas y de la Administración (UAB) y Postgrado en Comunicación, cooperación internacional y mediación sociocultural en el Mediterráneo (UAB). Erasmus en Sciences Po Paris y beca Leonardo da Vinci en Estrasburgo, he realizado prácticas en diferentes asociaciones del ámbito de la inmigración y la diversidad cultural, en el que tengo especial interés. También he trabajado en una consultora en relación con el desarrollo local y he colaborado en la Càtedra d’Ecosistemes Litorals Mediterranis de la UdG. Amante de la Costa Brava, me encanta viajar y conocer gente nueva.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen − 2 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!