26/06/2022 MÉXICO

Entrevista a Anwar Zibaoui: “Turquía ha demostrado que un movimiento islamista puede gobernar un estado civil”

Entrevista Anwar Zibaoui. Experto en Economía Mundial, especializado en el Mediterráneo.Con él repasamos los acontecimientos que tienen lugar en el Mediterráneo y la importancia de tales para Europa.

Anwar Zibaoui, experto en Economía Mundial, especializado en el Mediterráneo. Coordinador de ASCAME (Asociación Cámaras de Comercio del Mediterráneo). Consejero Internacional de Grupos Empresariales y de varios gobiernos, así como colaborador de varios medios de comunicación nacionales e internacionales.

Con él repasamos los acontecimientos que tienen lugar en el Mediterráneo y la importancia de tales para Europa.

¿Cuán profundas son las primaveras  árabes, y cuánto de revolucionarias son?

Creo que el nombre no importa mucho en este caso porque lo que importa es el cambio. Más bien estamos hablando de un cambio en que viene a complementar los cambios sufridos  a nivel mundial a finales del siglo XX en Europa del Este, y en América Latina. Los regímenes militares y dictatoriales de los años sesenta, setenta y ochenta que han estado gobernando en varios países del mundo han terminado. Y ahora hay una conciencia en la población de lo que quiere. A los países árabes les ha llegado bastante tarde esta ola de libertades. Es un principio de una primavera que no va ser fácil,  va a ser dura, como han sido otros sucesos de transición democrática. Lo más importante es que los países árabes ahora son más conscientes  de lo que quieren, y de su fuerza para intentar conseguir cambiar las cosas.

¿Es comparable lo que está sucediendo en los países árabes con la caída del muro de Berlín?

Creo que en el futuro podrían ser más importantes, porque al fin y al cabo, el muro de Berlín lo que abre es la libertad de los pueblos que había bajo regímenes comunistas. Uno de los primeros cambios que hemos visto y que han traído las revueltas que los países árabes,  como en Túnez o Egipto, se ha trasladado de diferente manera al resto del mundo.

Los movimientos de los indignados en el fondo, es la conciencia de la gente de poder cambiar las cosas hasta desde dentro de países democráticos. Los movimientos populares de Túnez, Egipto, han explicado al mundo lo que se puede hacer.

Otra de las cosas muy importantes son las redes sociales, yo no sé si, Steve Jobs o los creadores de Google y Twitter, hubieran sabido cómo se iban a utilizar sus herramientas hubieran creado sus negocios, ya que se han utilizado estas plataformas tecnológicas  para cambiar regímenes, y sistemas políticos. Desde esta óptica histórica,  estas revueltas podrían ser más importantes que la caída del muro de Berlín. En la caída del muro de Berlín se dijo que triunfó el capitalismo sobre el comunismo y los países que surgieron del muro de Berlín encontraron los brazos abiertos de sus países vecinos europeos, y ahora, estos países musulmanes que están saliendo de dictaduras y regímenes corruptos  están viviendo una soledad que no va a facilitar la transición, y esto hay que decirlo.

Desde occidente se ha afirmado algunas veces, por algunos autores y corrientes ideológicas determinadas, que los países árabes no podrían vivir en democracia. ¿Es exportable la democracia a todos los países?

Durante muchos años se ha vendido la imagen de los países árabes son analfabetos, pero denota una gran ignorancia de la situación. Detrás de estos mensajes políticos e ideológicos están los mismos que decían que la única democracia en esa región era Israel. Seguramente, estos argumentos lo que buscaban era que occidente apoyara a Israel en contra de regímenes dictatoriales de la región. Creo que bajo la luz de los acontecimientos, se ha demostrado su falsedad, y que los países árabes tienen una capacidad como el resto de los países del mundo de levantarse y pagar con sangre su libertad. Se está pagando un precio muy alto por esta libertad.


Anwar Zibaoui

Desde occidente se tiene la visión simplista del mundo árabe como algo homogéneo y uniforme, y de un islamismo que va desde posiciones radicales a moderadas,…

Sí hacemos un poco de memoria histórica en países que han sufrido transiciones democráticas, vemos que al final de la segunda guerra mundial, en Italia, en Francia, y en muchos otros países, cuando hubo elecciones, los que triunfaron no fueron los partidos de izquierda, ni los comunistas, que habían luchado por la democracia contra el nazismo. Sino que en Italia y en Francia los que triunfaron fueron movimientos religiosos democráticos, lo que luego se llamó la democracia cristiana. Salvando un poco las distancias, la historia se repite de otra forma, ahora, en estas zonas.

¿Por qué triunfan los movimientos islamistas?

Existen muchos movimientos islamistas, el islam como tal es más que una religión, ya que dentro de él existen teorías sobre la gestión económica, sobre las finanzas,….

Existe un islamismo oscuro que reniega de la existencia del otro, pero estos movimientos son sin duda, muy minoritarios, como son en Europa los movimientos nazis. Son movimientos radicales que existen también en las democracias europeas, pero se magnifican cuando se trata del islam. Cabe recordar que el islamismo radical ha causado muchos más víctimas entre los países musulmanes que fuera de ellos.

Los movimientos islámicos están triunfando en estas incipientes democracias,  porque durante todos estos años han desarrollado una labor social que les ha permitido organizarse alrededor de la sociedad civil.

Son movimientos que se han  desarrollado alrededor de las mezquitas y cuando llega la democracia se transforman rápidamente en movimientos políticos, cambian la asistencia social por un partido político. Es lo mismo que pasó en Turquía cuando llegó al poder Erdogan, que hubo un gran recelo por parte de occidente, pero el tiempo ha demostrado que Turquía es una democracia viable.


Turquía es miembro de la OTAN, es la dieciseisava  economía mundial, es frontera con Irak y Siria,…

Turquía es un actor clave en el ajedrez mundial y regional. El modelo Erdogan ha demostrado que es factible que un movimiento democrático islamista gobierne un estado civil, y no cambie.

Erdogan, tardó diez años en pasar de un régimen militar a un régimen civil, y sólo pudo hacerlo sin tocar la naturaleza civil del estado. En Túnez, en Marruecos, estos partidos políticos triunfarán si logran no modificar la naturaleza civil del estado, no transformar el estado en un estado religioso, y mantener la separación de poderes. Ninguno de los partidos que ha ganado las elecciones, lo hecho por mayoría absoluta en ningún país. En Túnez, hay acuerdo con partidos progresistas para gobernar, y en Marruecos, en la coalición, está el partido comunista. Estos partidos que han ganado las elecciones en sus respectivos países tienen que demostrar que pueden gobernar, y si demuestran a sus poblaciones respectivas que pueden hacerlo se mantendrán en el poder. Al final quien decidirá serán las urnas.

Turquía estuvo a punto de entrar en la Unión Europea,…, Y ante esta negativa lejos de perder peso mundial, ha decidido reclamar el peso histórico que tuvo y pasar a ser un actor  imprescindible en la región.

Turquía no ha dejado de lado su deseo de ser miembro de la Unión Europea, es aún un país candidato en proceso de negociación, pero su ingreso depende de dos factores. Por un lado, el factor cultural, ya que es un país musulmán aunque tiene una constitución laica. Y por otro lado, es un factor demográfico, ya que tiene 80 millones de habitantes, y si ingresara, Turquía pasaría a tener el mismo peso demográfico que Alemania.

Y la negativa francesa seguramente se debe al miedo que el eje franco-alemán, pase a ser turco-alemán.

¿Qué debe pasar en Siria para que la comunidad internacional decida intervenir?

A Siria también le ha llegado su primavera, y la población Siria se ha levantado después de 40 años para exigir un cambio. Siria es un punto de encuentro de muchos intereses, y tiene una situación geopolítica muy importante para muchas potencias tanto regionales como internacionales. Siria tiene fronteras con Turquía, con Israel, con Irak. Es aliado de Rusia y de Irán, y tiene influencias en muchos conflictos, como en el Líbano, como en Gaza a través de su relación con Hamás, y como en el tema kurdo. Todo este puzle influye en la no injerencia internacional, y el régimen sirio lo utiliza como carta.

La historia nos enseña que cuando un pueblo quiere cambiar, cambia, aunque el precio que el pueblo sirio está pagando por su libertad, es demasiado alto. Siria va hacia un cambio seguro, y al final los sirios conseguirán tener lo que quieran tener.

Respecto a la intervención militar yo no estoy de acuerdo con que tenga lugar. Los países no son ONG y deciden intervenir allí donde están sus interés, es por eso que Rusia no quiere la intervención, porque tiene una base militar en Siria, y es la única  base que tiene en el mediterráneo oriental, y Siria le debe unos 50.000 millones de dólares de deuda por la venta de armamento, así como que es el único país que le queda como aliado en la zona. China explota los yacimientos petrolíferos de Siria, y tiene allí un mercado importante, así como también le preocupa que este tipo de protestas ciudadanas no triunfen. Siria para Irán es clave ya que le permite estar cerca del Líbano y cerca de Palestina y jugar un papel clave, y un posible cambio en Siria haría que Irán perdiera influencia.


Irán está cada vez más cerca de conseguir enriquecer uranio, y por tanto poder fabricar bombas nucleares. Eso cambiaría radicalmente el mapa geopolítico de la zona y Estados Unidos, junto con Israel, aumentan su presión diplomática y militar hacia Irán.

Irán intenta ocupar el vacío que deja la ausencia de liderazgo de Estados Unidos, Egipto, Arabia Saudí, en la zona. La obtención de la bomba atómica es una de las estrategias para obtener poder y liderazgo en la región, pero bajo mi punto de vista, se debería hablar de un Oriente Medio sin armas nucleares. Se debería estar hablando de que ningún país tuviera el arma nuclear en la zona, incluido Israel.

Los conflictos militares no traen soluciones sino que complican aún más la situación, e Irán sigue la estrategia que la mejor defensa es un buen ataque. Irán va a tener elecciones dentro de unos meses, y Ahmadineyad intenta reforzarse utilizando el enemigo externo como factor de cohesión interna, cosa que le ayuda el embargo a su petróleo por parte de EEUU. Irán está en una entrecruzada, ya que el sector conservador está dividido, el sector contestatario va en aumento, y su moneda ha perdido un 30% de su valor.

Pero no olvidemos, tampoco, que EEUU también está en año electoral, y Obama por un lado, debe mostrarse firme con Irán para calmar las voces republicanas que lo tachan de débil, pero su embargo, más allá de presionar a Irán, hará aumentar el precio del barril de petróleo. Se habla que puede llegar a 200 $ el barril, que es lo último que necesita la economía mundial. Por tanto en este punto tanto Irán como EEUU coinciden en que las medidas exteriores tomadas son un mensaje de cara a las elecciones interiores correspondientes.

Anwar ZibaouiEgipto es el origen del islamismo político y del panarabismo desde la época de Nasser. Ha sido, y es, una luz intelectual en el mundo árabe. Tiene 85 millones de habitantes, y ha dejado de ser el país líder árabe de referencia, dejando vacante este liderazgo.

El papel de Egipto es clave, debe recuperarse rápidamente para asumir este papel, ya que ningún otro país árabe puede ocupar en el mundo árabe ese puesto, y es clave en la resolución del conflicto árabe-israelí.

Israel vive con inquietud todas estas primaveras árabes, y a parte de la factura política que le puede costar no apoyar a las transiciones democráticas, ya está pagando un alto precio por el corte energético de gas natural desde Egipto.

Israel no es ajeno a lo que está pasando. Al actual establishment  israelí no le interesa nada las primaveras árabes, porque le quita la carta esgrimida hasta ahora que es la única democracia de la zona.

Israel debe prepararse para vivir como un estado más en la región, ya que está primavera árabe está animando también a la población israelí a salir a la calle y ver que las países árabes tienen las mismas inquietudes que ellos. Israel ha tenido movimientos de indignados, cosa que nunca en su historia había tenido, y poca gente habla de lo que esto ha significado. Israel desde su creación ha intentado atraer a los judíos de todo el mundo, ofreciéndoles una casa, un trabajo, y la tierra prometida. Y un motivo de queja de los indignados israelís ha sido en contra de la especulación inmobiliaria, ya que ¿cómo vas a atraer a judíos del resto del mundo a Israel bajo la antigua promesa de casa y trabajo, si los judíos que viven allí no pueden ni comprar una casa?.

También creo que la población de Israel es cada vez más consciente que las guerras sólo han traído sangre y miseria y que Israel debe ser un miembro más  de la región si quiere vivir y convivir en paz. Hoy el 20% de la población israelí es de origen árabe, y en el 2050 será el 50%. Israel debe empezar a pensar en su futuro, y darse cuenta que su población ya no sólo le exige seguridad, sino también dignidad y oportunidades para vivir. Israel debe ser miembro activo de la región y vivir en paz, y eso quiere decir reconocer el derecho del pueblo Palestino a tener estado propio, viable, y libre, ya que la otra opción de 50 años más de guerra no conducen a ninguna parte.

El Mediterráneo tiene un potencial geopolítico muy importante. ¿Qué papel debe tener Europa para acercar a nuestros vecinos del sur del Mediterráneo, y qué sucede en la Unión por el Mediterráneo?

Vivimos en un mundo global donde se crean grandes bloques. Hace poco se ha creado una zona de integración económica entre Asia-Pacífico-EEUU. China lo hace también en Asia. América Latina lo intenta con el Merco-Sur, y Europa no puede quedar fuera de esta situación. El Mediterráneo es una continuidad natural de la Unión Europea. El Mediterráneo no sólo son nuestros vecinos,  sino que históricamente ha sido una unidad cultural, comercial, y con un pasado común, cabe recordar que más de 10 países europeos son mediterráneos.

La Unión por el Mediterráneo, si sumamos a los 44 países, incluyendo a Libia, tiene una población de 800 millones de habitantes, y la media de la renta per cápita es la más alta del mundo. Es una región económica complementaria, donde hay petróleo, energía solar, mercado interno, tecnología, industria, y mano de obra joven. Sólo las relaciones comerciales  en el 2010 entre la UE y los 10 países del Sur fueron de 300.000 millones de €, que es el 10% del total de transacciones de la UE, y en la zona hay más de 20.000 empresas europeas. Es una relación necesaria para el crecimiento y competitividad de Europa, y para los países del Sur y Oriental, ya que la geografía es clave, al ser vecinos físicos.

En el 1995 se inició el Proceso de Barcelona que propone la creación de una zona de libre comercio entre la UE y los países mediterráneos del Sur y Oriental, en una zona de paz y prosperidad. Este proceso, durante 17 años, ha vivido altos y bajos, debido al conflicto árabe-israelí, a prioridades de otros países de la UE, como Alemania que le interesaba más expandir Europa hacia países del este, y ahora la crisis.

El Mediterráneo hoy día es una zona que puede ser un foco de crecimiento económico muy importante, y tiene todos los factores para serlo. El 30% del turismo mundial pasa por el Mediterráneo, siendo el mayor destino turístico del mundo, y es fuente de energías renovables claves para la seguridad energética de Europa. No se puede separar el futuro del Mediterráneo de Europa y Europa del Mediterráneo, depende uno del otro, y lo que pase en uno contamina al otro, por tanto a Europa le interesa que triunfen las transiciones democráticas de las primaveras árabes.

Ésta es una entrevista sin ánimo de lucro

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Sergi Arjona

Barcelona, Spain. Degree in Food Technology. Master's in International Relations and specialization in Peace & Security. I am a social entrepreneur, and especially interested in social business, food policy and security, peace processes and human rights.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

fifteen − six =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.