23/08/2019 BARCELONA

¿Es el desarrollo sostenible una utopía?

Como decía Gandhi, “la tierra tiene recursos suficientes para satisfacer las necesidades de todos pero no para satisfacer la avaricia de algunos”. Tenemos la capacidad y los medios técnicos para eliminar el hambre y erradicar la pobreza: sólo necesitamos la voluntad política de hacerlo.


Veinte años después de la Cumbre de la Tierra se celebra Río+20, la cuarta Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible. El debate ha girado en torno al trade-off existente entre desarrollo y crecimiento, dado que los recursos de que disponemos son finitos; el crecimiento indefinido es sinónimo de destrucción indefinida.

Hemos suspendido en los tres grandes tratados firmados en la primera Cumbre de la Tierra en 1992: Cambio Climático, Diversidad Biológica y Lucha contra la Desertificación.  Este año, con el telón de fondo de la crisis mundial, la prioridad por crear empleo y salir del agujero hace que la preocupación por el crecimiento no vaya necesariamente acompañada del adjetivo “sostenible”. La ausencia de los grandes (Obama, Merkel y Cameron) demuestra la mayor preocupación nacional sobre la mundial. Para China, uno de los grandes contaminadores del planeta, no se puede limitar el ritmo de crecimiento de los países, y, si bien el Gobierno confirma que están preparados para asumir sus responsabilidades, defiende que cada país decida su camino e implemente las medidas de desarrollo sostenible según sus condiciones internas. ¿Se les debe “dejar” contaminar a los países en vías de desarrollo teniendo en cuenta lo que han contaminado los países desarrollados para llegar donde están?


 Utopías alcanzables

 En 1516 Tomás Moro publica su obra Utopía[1]. Aunque con el paso del tiempo el término ha ido ganando una connotación negativa que se asocia a un objetivo inalcanzable, se trata de una noción positiva. El concepto entraña más progreso, más libertad, más justicia y más humanidad.

En palabras de Tomás Moro: “[…] cuando miro esas repúblicas […] no veo en ellas sino la conjura de los ricos para procurarse sus propias comodidades en nombre de la república. Imaginan e inventan toda suerte de artificios para conservar […] todas las cosas de que se han apropiado con malas artes, y también para abusar de los pobres pagándoles por su trabajo tan poco dinero como pueden. Y cuando los ricos han decretado que tales invenciones se lleven a efecto…enseguida se convierten en leyes”.

La historia nos muestra cómo algunas utopías han dado lugar a grandes tragedias,  aun siendo proyectos “racionales” y dirigidos a un nuevo modelo de sociedad: la utopía nazi que derivó en los campos de exterminio y la II Guerra Mundial; la estalinista, que en busca del paraíso terrenal de la clase obrera dió lugar a reasentamientos forzosos, gulags, y asesinatos masivos; la de los talibanes en Afganistán, o la de los Jemeres rojos en Camboya. Sin embargo, ha habido conquistas que se consideraron en su día utopías y que han sido realizados: la abolición de la esclavitud, la democracia, el feminismo, la fundación de Naciones Unidas e incluso la construcción de una Comunidad Europea. Estos hitos son utopías, porque son posibles. Eso sí, están lejos de ser perfectas.

 Los Objetivos de Desarrollo del Milenio son, en sí mismos, utopías.

 Las injusticias que presenciamos día tras día nos fuerzan, como ciudadanos, a reivindicar estas utopías. Vivimos en un mundo mucho más desigual desde hace 30 años. Si habitamos el planeta 7.000 millones de personas, 1.317 millones no tienen acceso a electricidad, 884 millones no tienen acceso a agua potable y 2.600 millones no tienen acceso a saneamiento. Algunas enfermedades siguen propagándose: sólo en 2008, se produjeron 863.000 muertes de malaria y 33.400.000 enfermaron de VIH. La riqueza sigue estando repartida menos equitativamente: el 2% más rico de la humanidad posee el 50% de la riqueza mundial. Una de cada dos personas “vive” con 2 euros al día. El control de los medios de comunicación se concentra en pocas manos. El acceso al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas sigue siendo restringido. Y las instituciones financieras nacidas de Bretton Woods siguen sin ser representativas. Ni que hablar tienen (hoy) las grietas de la Unión Europea.

Los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos por Naciones Unidas en el año 2000 para supervisar el progreso en materia de desarrollo hasta 2015, pretenden acabar con todas estas injusticias. Os avanzo ya que no vamos a conseguirlos y la paradoja es que existen recursos disponibles para alcanzarlos. Desde 1987, año en que se registró el gasto militar más elevado, los presupuestos militares mundiales han iniciado una reducción paulatina. Actualmente, existen posibilidades de emplear este ahorro de recursos en algo más positivo y productivo para alcanzar un mayor bienestar. Así, tras el fin de la Guerra Fría y con los dividendos de la Paz se podrían desarrollar políticas dirigidas a la humanidad; políticas y objetivos como los ODM.

Además, cuando lleguemos a 2015, la forma actual de considerar el desarrollo se habrá quedado obsoleta. De Río+20 no nos quedamos con un nuevo tratado, una cláusula vinculante o un compromiso político. Es un llamamiento mundial a la acción. El desarrollo sostenible ha de ser una parte fundamental del pensamiento mundial: el bienestar económico, la sostenibilidad medioambiental y la inclusión social son compatibles.

Algunas de las ideas interesantes para abordar esta nueva etapa pasan por definir un conjunto de Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) o cambiar los actuales criterios para establecer el PIB de los países teniendo en cuenta no sólo los efectos  económicos sino también el grado de felicidad de las personas, si ese crecimiento es a costa de contaminar el medio ambiente o si se concentra en muy pocas personas.

La Cumbre se cierra sin objetivos específicos y medibles y con un presupuesto de 408.000 millones de euros para el desarrollo sostenible. Según Los Amigos de la Tierra, esta declaración de mínimos se debe a la influencia que ejercen los lobbies empresariales en Naciones Unidas como denuncian en su informe “Liberamos a la ONU de la cooptación empresarial”.

Tenemos los instrumentos, nos falta la voluntad

Entre 2007-2009, el número de personas que padecen hambre aumentó alrededor de 150 millones, un aumento espectacular, no vinculado a la disminución en la producción de alimentos, sino a un fuerte aumento en sus precios causado sobre todo, por el incremento en los precios del petróleo, la especulación (el 75% de la inversión financiera en el sector agrícola es de carácter especulativo) y la competencia entre los cultivos alimentarios y los de combustible. El hambre no es una fatalidad inevitable que afecta a determinados países. Las causas del hambre son políticas. ¿Quiénes controlan los recursos naturales que posibilitan la producción de comida? ¿A quiénes benefician las políticas agrícolas y alimentarias? Los bancos, fondos de alto riesgo y compañías de seguros que causaron la crisis de las hipotecas subprime, especulan hoy con la comida.

A la pregunta de si hay recursos disponibles en el mundo para erradicar la pobreza, la respuesta es un rotundo SÍ. Naciones Unidas y el Banco Mundial calculan que para suprimir el hambre en el mundo sería suficiente con una inversión de 13.000 millones de euros anuales. Resulta más sencillo entender esta cifra si la comparamos con otras. (Aviso: no es intención del autor causar una rabia profunda).

  • Rescatar a Bankia ha costado 23.000 millones de euros.
  • Rescatar a la banca estadounidense (sólo en 2011) ha costado 600.000 millones.
  • Se calcula que el fraude fiscal de la UE asciende a 250.000 millones de euros.
  • Estados Unidos ha gastado, en 2011, 690.000 millones de dólares en gastos militares.
  • 830.733 euros han gastado  los altos cargos del Consejo del Poder Judicial en España en actos de “representación y protocolo” (eso cuando han sido justificados). Dívar gastó 28.000 euros en viajes privados.
  • 2,32 millones de euros fue el salario de Rodrigo Rato en 2011. Su indemnización por la dimisión de Bankia es de 1,2 millones.
  • Lagarde gana 450.000 euros al año, que por cierto, están libres de impuestos (eso sí, para ella los griegos han de “pagar más impuestos y protestar menos”). A ella le preocupan más los niños de África, es así de empática.

La conclusión es, sin ánimo de ser simplista, que dinero, haberlo haylo. Pero parece que el dinero se crea para los mercados y no para los ciudadanos. Como apunta Ignacio Ramonet o Joaquín Estefanía, nos encontramos ante una situación de utopía regresiva, un radicalismo del mercado que aprovecha la actual coyuntura para justificar menos educación, menos sanidad, menos trabajos o menos solidaridad.

Por lo tanto, el crecimiento sostenible es una utopía. Como lo son la erradicación de la pobreza y el hambre. Somos responsables, como generación humana, de preservar el futuro. De todo esto y más se ha hablado en Río+20, pero también en la Cumbre de los Pueblos celebrada de manera paralela. Una de las conclusiones de Río+20 es que el avance en los asuntos medioambientales debe lograrse a nivel local y con el sector privado y sin la ayuda de los acuerdos internacionales. Esperar a que los políticos actúen significaría esperar demasiado tiempo.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

[1] Tomás Moro (1478- 1535) fue un pensador, teólogo, político, humanista y escritor inglés, La idea de Tomás Moro de sociedad utópica se caracteriza por la armonía, la convivencia y porque los aspectos políticos, económicos y sociales están equilibrados permitiendo que toda la comunidad pueda disfrutar de una vida apacible en un sistema ideal.

189 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Marta Pérez

Vive en Barcelona, donde estudia un Posgrado en migraciones contemporáneas. Licenciada en Economía, se especializó con un Máster en Relaciones Internacionales – Políticas y programas de Desarrollo. Ha trabajado en consultorías de España y Londres en gestión y evaluación de proyectos europeos durante 4 años. Además ha realizado voluntariados con refugiados en Londres, con la British Red Cross y otras ONGs. Interesada en migraciones, asilo y la protección de los más vulnerables. Le gusta la buena comida, viajar y aprender, siempre.


5 comments

  • Pingback: La (ir)responsabilidad social de Inditex | United Explanations

  • Pingback: “Crecer por crecer no, gracias” El decrecimiento explicado en un minuto | United Explanations

  • Pingback: La (ir)responsabilidad social de Inditex | tomalaprensa

  • Pingback: ¿Decrecer en plena crisis económica mundial? / Decrecimiento – Semanario PREGUNTAS

  • cesar valdivieso

    04/09/2017 at

    Saludos.
    SALVEMOS AL MUNDO, DISEÑEMOS UN NUEVO MODELO DE SOCIEDAD.
    Si queremos construir una sociedad mundial que sea sostenible en el tiempo, debemos llevar su diseño a los extremos requeridos por la gravísima situación ambiental y social planteada en la actualidad, cuyo empeoramiento puede culminar en la destrucción de la especie humana.
    La solución para esta problemática potencialmente aniquiladora de nuestra “civilización”, representada por las guerras, las hambrunas, la explotación del hombre por el hombre y la destrucción del ecosistema, nunca llegará como resultado de aplicar simples paliativos dentro de un sistema de cosas esencialmente malo, por muy bien intencionados que éstos sean.
    Nuestra idea consiste en esbozar un prototipo de sociedad ideal realista y factible que rompa con los defectuosos parámetros actuales, y cuya difusión propicie la realización de cambios en el orden mundial establecido hasta que se logre la instauración en todo el planeta de un estado de bienestar generalizado y permanente.
    Este novedoso modelo de colectividad estaría representado por una ciudad sostenible y autosuficiente, que sería exhibida en forma de maquetas, video juegos, historietas, producciones fílmicas y parques temáticos, la cual poseería, entre otras, las siguientes características : Uso prioritario de materiales y tecnologías de punta amistosos con el medio ambiente; autosuficiencia tecnológica total; limitación del crecimiento económico y poblacional; supresión de la manipulación proveniente de factores de poder económicos, religiosos y políticos; desaparición de toda forma de reverencia entre seres humanos; eliminación del dinero en efectivo; gratuidad total de la salud y la educación; verdadero respeto a las libertades; y democracia real.
    En concreto, la convocatoria es para diseñes por tu cuenta un conglomerado urbano con esas características y la compartas con la humanidad, o te unas a nosotros en nuestro sitio web https://elmundofelizdelfuturo.blogspot.com/
    donde estamos trabajando en ese sentido.
    Atentamente, César Emilio Valdivieso París

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!