06/08/2020 BARCELONA

Desmontando el NO a la inmigración

La paradoja que se desprende de las políticas de la UE en materia de inmigración se torna más visible con el paso del tiempo. Mientras que desde los ‘50 se apostó por una Europa sin fronteras internas, en lo que respecta a las exteriores, éstas son cada vez más resguardadas.

El debate está servido. La paradoja que se desprende de las políticas de la Unión Europea en materia de inmigración se torna más visible con el paso del tiempo. Mientras que desde los ‘50 se apostó por una Europa sin fronteras internas, en lo que respecta a las exteriores, éstas son cada vez más resguardadas.

En los siguientes párrafos serán rebatidos dos grandes argumentos por los cuales se intenta restringir la inmigración desde los países receptores. En segundo lugar, y de manera más breve y simplista, se intentará desmontar tres argumentos populares y muy conocidos utilizados por los que se oponen a la apertura de las fronteras. Por último, serán propuestos tres argumentos persuasivos que defienden lo contrario, una apertura en general de las fronteras, que significa la apuesta por la libertad de movimiento global de las personas sin estar sujetos a la posesión de un determinado permiso o ciudadanía. Para esto, utilizaremos de referencia, básicamente, el artículo académico escrito por Joseph H. Carens; Aliens and Citizens: The Case for Open Borders.

El derecho a no permitir la entrada de los de fuera basado en la “propiedad colectiva” de un país

Imagen del muro que separa Israel de Cisjordania. Flickr / Damon Lynch

Una de las principales posiciones a favor de las fronteras cerradas es la que dice: “es nuestro país, podemos dejar entrar o echar a quien queramos”, de lo que se desprende la concepción de un país como una propiedad colectiva. Sin embargo, esta lógica no es compartida por aquellos que observan la propiedad privada como actor principal, ya que esa lógica sitúa a la propiedad privada individual como centro y el concepto de propiedad colectiva o nacional socavaría el derecho a la propiedad privada individual que esas teorías y leyes buscan precisamente proteger. En este sentido ponemos de relieve, muy resumidamente, la tesis de Nozick en este punto:

¿La tierra de una nación es la propiedad colectiva de sus ciudadanos? Según Nozick, el control del Estado sobre “su” tierra está limitado al cumplimiento y respeto de los derechos de los propietarios individuales. Prohibir a personas entrar a un territorio porque ellos no nacieron allí o no pudieron conseguir un el permiso de turno, no es parte del mandato legitimado de ningún Estado.

Los individuos de un determinado Estado tienen el derecho a realizar intercambios con otros individuos, pero ellos poseen este derecho como individuos, no como ciudadanos por lo que el Estado no podría interferir a menos que viole los derechos de otros. Así que, según sentencia Nozick, siempre y cuando su entrada y sus acciones fueran de forma pacífica y no violen la propiedad privada u otros derechos individuales, el Estado no podría restringir la inmigración.

El derecho a proteger las fronteras basado en el mantenimiento del orden

Manifestación en Washington DC contra las deportaciones de inmigrantes indocumentados en 2010. Flickr / cfpereda

Otra de las afirmaciones que se lanzan es la de que “los inmigrantes sólo podrían permitirse vivir en los suburbios, lo que sería malo para ellos y malo para la imagen del país”. No obstante, este desgraciado destino también podría depararle a los ciudadanos de bajos ingresos económicos, y no por ello son expulsados. No sólo esto, muchos opositores a la idea de las fronteras abiertas alegan que en un mundo sin fronteras se daría un efecto de inmigración en masa a los países más ricos, lo que ocasionaría caos y el desvanecimiento del “orden establecido”. Sin embargo, esta idea no es nueva,  argumentos como estos se utilizaron durante el siglo XIX contra los judíos o católicos en Europa, y en ningún caso esta inmigración de cientos de miles de personas desembocó en un escenario casi apocalíptico en Europa.

A menudo se escuchan y se leen distintos argumentos en favor de prohibir o restringir, en mayor medida si cabe, la entrada de personas que no cuentan con el permiso de ciudadanía, pero los destinatarios de estos argumentos no son, claro está, futbolistas, millonarios o grandes escritores, sino gente que en ocasiones su último recurso es la esperanza de vivir otra realidad.

“España para los españoles”

No es posible justificar las restricciones a la inmigración argumentando que aquellos que nacieron en un determinado territorio o cuyos padres fueron ciudadanos tienen más derecho a los beneficios de la ciudadanía que otros que nacieron en otro lugar o cuyos padres eran no-ciudadanos. Estas dos variables, lugar de nacimiento y parentesco, son contingencias naturales y arbitrarias desde “un punto de vista moral”. Minimizar los efectos (beneficios sociales) de tales contingencias debería ser uno de los principales objetivos del ser humano.

“La inmigración reduciría el bienestar de los actuales ciudadanos”

Este sea, tal vez, el argumento más oído y con mayor aceptación. En este caso, sería necesario demostrar que la inmigración reduciría el bienestar económico de los actuales ciudadanos por debajo del nivel potencial en el caso en que estas personas no hubieran emigrado. Cabe añadir que muchos inmigrantes lo que han hecho es dinamizar la economía y crear puestos de trabajo mediante las pymes, y que tan inmigrante es James Rodríguez o el empresario de turno como el que trabaja en el Mercadona. En este sentido, es necesario poner de relieve esta desigualdad en el trato por parte de los medios que reciben trabajadores de origen extranjero, y  que refleja un claro ‘clasismo’ en su línea editorial.

“La inmigración dañaría y modificaría nuestra cultura”

Muchos son los ejemplos en los que descubrimos que escritores o artistas inmigrantes han revolucionado la cultura de una sociedad, o mejor dicho, han significado un salto y un aporte valioso a la cultura universal. Entre algunos ejemplos encontramos a Van Gogh, que pintó algunos de sus más famosos cuadros en el sur de Francia; Pablo Neruda o César Vallejo que pasaron gran parte de sus vidas en España, o Buñuel que dirigió sus mejores películas en México. La cultura no es estática, más bien debe ser dinámica, y ese dinamismo, en gran medida, es impulsado por aportes “externos”, personas que por diversas razones emigraron para poder dedicarse a lo que más les gusta.

Por último, y no por ellos menos importante, se encuentran tres argumentos que desde aquí, y con el permiso de Joseph H. Carens, más que proponer, recordamos y animamos a que sean compartidos y rebatidos, o a que sean rebatidos y compartidos. Pero en todo caso, animamos a que el debate se expanda.

El derecho a emigrar basado en la libertad de movimiento existente dentro de un Estado

Valla entre México y Estados Unidos en Tijuana. Flickr / bogavanterojo

Como es bien sabido, una de las libertades básicas existentes en un Estado es la libertad de movimiento dentro del territorio, es decir, cualquier persona puede buscar establecerse en la ciudad que considere sin ningún tipo de restricción legal. En el ámbito global, la realidad se torna harta distinta, llegando a existir insuperables barreras físicas o legales que dificultan la entrada a cierto territorio alegando diferencias económicas inasumibles para el Estado. Pero, incluso en un mundo ideal donde las desigualdades económicas fueran mínimas, habrían razones de peso para que una persona intente hallar otra realidad, como pertenecer a una religión minoritaria y discriminada en un territorio, estar junto a la/s persona/s amada/s o buscar oportunidades culturales sólo disponibles en cierta sociedad. En resumen, las mismas consideraciones que se aplican para permitir a un ciudadano libertad de movimiento dentro de un Estado, podrían servir para justificar la concesión del derecho a la libertad del movimiento global.

El doble discurso de los opositores con el argumento de la fuga de cerebros

La hipocresía en el tema de la inmigración llega a justificar las restricciones diciendo que; “levantar las fronteras supondría una fuga de cerebros nunca vista y probablemente negativa para los países emisores de emigrantes”. Sin embargo, si los Estados más ricos estuviesen realmente preocupados por los menos ricos, podrían ayudar transfiriendo mayor cantidad de recursos para la ayuda al desarrollo o reestructurando las instituciones económicas internacionales. Es más, hay más razones para creer que permitiendo a las personas emigrar ayudaría a los más desfavorecidos en lugar de perjudicarles. Al menos, gran parte de los que emigran, se pueden costear sus necesidades básicas y además de enviar dinero a sus países de origen.

El derecho a emigrar basado en la más que probable creación de riqueza

El punto de vista dominante entre los economistas clásicos y neoclásicos es que la libre movilidad del capital y la mano de obra es esencial para maximizar las ganancias económicas globales. Sin embargo, la libre movilidad de la mano de obra requiere de la apertura de fronteras físicas.

La relevancia del tema de la emigración, que para millones de personas es un medio para escapar de unas condiciones extremas, es muy grande. Aunque es cierto que estas líneas son producto de una visión, sobre todo moralista, también es cierto que bajo esta perspectiva nace una premisa que va en consonancia con el principio de justicia universal y el espíritu de los derechos humanos: “deberíamos tratar a todos los seres humanos, no sólo a aquellos miembros de nuestra sociedad, como iguales y libres”.

Foto de portada: Imagen de restos de ropa en la valla de Melilla. Flickr / fronterasur

Esta es una explicación sin ánimo de lucro 

653 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Andy Philipps Zeballos

Migrante y mestizo ch'ixi . Científico social. Comprometido con la justicia global, así como con nuevas formas de democratizar la democracia, valga la redundancia y la dificultad. Recuerda, piensa global, actúa local. -Contáctame por [email protected]


6 comments

  • defre

    28/07/2014 at

    Me parece muy bien, aunque las empresas se han aprobechado de este fenómeno, cuando se habla de crear riqueza debemos pensar que se magnifica a una minoria e inferioriza o ridiculiza la mayoria.Por ejemplo cuando una persona paga 28 años de su vida un autonomo, y ve como en su sector se desploma por el intrusismo profesional ,no es por racismo,ni la xenofobia.Lo que hay muy claro es que el imperialismo , el colonialismo ,sumado cón el capitalismo hacen sus maniobras constantes,cón un tinte de humanidad,bonismo,para tapar las verdades.Hay talento en cada país,eso se decir siempre ,más ,menos,poco, mucho és tan discriminativo como negarlo.Eso si muchas veces no se nos reconoce el talento en el país de origen,acaso me lo podeis explicar: ¿como cón un CI de 170 según psiquiatras especializados,capacidad de adaptación, el dominio de aptitudes varias,un periodo de los 17 años a los 30 en el mercado laboral,no encuentre trabajo?.Ya lo respondo yo porqué se la respuesta,ni los immigrantes ni trabajadores,pequeños empresarios,etc, somos amos de nada solo de nuetras vidas que además están manipuladas por los intereses de unas minorias muy poderosas.Todo esto forma parte de su juego permanente,nadie es inferior ni superior,ni mejor ,ni peor ya que eso si que sería racista,clasista y discordante cón la realidad,somos la especie humana y tenemos todos el derecho a vivir donde sea ,deberia ser nuestra descisión,peró las cisrcustancias la mayoria de las veces juegan contra nuestra voluntad.

    Reply

  • Sergio

    03/06/2015 at

    Mientras que no haya inmigración extrema en exceso no pasa nada. Ya que nadie quiere ver que los inmigrantes superen al numero de Italianos de sangre( por ejemplo) de un país…seria una pena en la raza, una gran perdida y mezcla en ella…y se perderian muchas cosas con tanta extremidad inmigrante. Mi ley seria que no pasara del 25% de la poblacion tital del pais…no como en España que hay mas de 5 millones de inmigrantes y estamos en el top 10. Estados unidos de lso primeros y con una poblacion de 300 millones de habitantes o asi mientras que en la pobre España 45 millones de “españoles” y si quitamos unos 10 millones que son inmigrantes pues nos quedamos en 35 que si sumamos a los que tendria estados Unidos si en un futuro por economia o fama los superaramos …nose…pero creo que nos triplicarian a la raza española y eso ya que haya mas de….que de aqui es algo que en un pais tan ” pequeño” con no mucha gente…no se puede permitir.yo nolose pero espero que haya limites porque eso produce muchos problemas independientemente de la economia y natalidad…ya que claro aumenta la natalidad de españoles….de que españoles…de latinoamericanos con nacionalidad o de españoles? Esto es una verguenza…todos son libres pero tanto lo ilegal como lo extremo en una poblacion…en su raza…es una verguenza…mas vale que no haya en un futuro un cuarto o la mitaf de inmigramtes porque mas que crecer como poblacion…va decrrciendo la raza. Y nos quedamos en una mezcla perdida. Esa es mi opinion…ojala me confunda porque no quiero eso ami pais ni a mi gente que no encuentra ya ni pareja de su raza…pero al fin y al cabo todos somos libres..seguro que para todo cuando empiece a ocurrir habra soluciones leyes y estabilidad. :/…:)

    Reply

    • Psp

      03/06/2015 at

      Yo Veo por la calle y parece que pocos paisanos mios quedan,exageracion,yanolose sinceramente pero habra normas o al llrgar a tal cifra habra algo nolose…no creo que haya tantos em un futuro

      Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

8 − one =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!