Ayuda humanitaria tras la pandemia en Tanzania en marzo de 2011. [Photo: US Army Africa Flickr account]

Y el precio de los alimentos (casi) no deja de subir

El pasado domingo 16 de octubre, se celebró el Día Mundial de la Alimentación, un evento anual proclamado por primera vez en 1979 por la Conferencia de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO). Su finalidad es concienciar a los pueblos del mundo sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. El día coincide con la fecha de fundación de la FAO en 1945.

Desde el 16 octubre de 1981, el Día Mundial de la Alimentación ha adoptado diferentes causas o temas cada año, con el fin de destacar áreas necesitadas de reformas sociales. En la presente edición el tema abordado ha sido: Precios de los alimentos: de la crisis a la estabilidad. Este es un tema muy relevante pues tal y como afirma la FAO, “las variaciones drásticas de los precios, especialmente al alza, constituyen una grave amenaza para la seguridad alimentaria de los países en desarrollo”.

Tal y como se puede observar en la figura superior el Índice de Precios de los Alimentos de la FAO ha subido desde 2000 un 150%, a pesar de gozar en los últimos 3 meses una bajada en el valor agregado de los precios. Esto convierte 2011 en el año con los precios más altos de la historia desde que se realiza un seguimiento del indicador. Tal y como se puede apreciar los alimentos cuyo precio han aumentado de forma más notoria han sido los aceites y grasas y el azúcar, el cual ostenta el valor más alto de precios.  Especialmente importante es el aumento del precio de los cereales (+188% desde 2000) ya que estos sirven de dieta para el ganado en buena parte del mundo y de alimento básico para la producción de otros alimentos derivados como el pan.

El Índice de Precios de los Alimentos de la FAO

Consiste en el promedio de cinco índices de precios de los grupos de productos mencionados en el gráfico superior y ponderados por las cuotas medias de exportación de cada uno de los grupos para un período determinado: se trata de un total de los 55 productos considerados básicos por los especialistas de la FAO. A traves de estos productos se realiza el cálculo de la evolución de los precios internacionales de los alimentos.

Las causas de la subida del precio de los alimentos

La población mundial, la oferta y la demanda: el crecimiento de la población mundial, que se espera que alcance los nueve mil millones a mediados de siglo (y lo siete mil en tan solo un par de meses) ejerce presión sobre una amplia gama de recursos: la tierra, el agua y el aceite, así como el suministro de alimentos.

Cambios en las dietas de los países emergentes: con la demanda de carne (que a su vez requiere del pienso de grano para alimentar el ganado) y los productos lácteos aumentando rápidamente en economías de rápido crecimiento como la India y China, los productores luchan para cumplir con la demanda.

Factores ambientales: en 2010, las malas condiciones climáticas que experimentaron algunos de los países exportadores de alimentos más grandes del mundo provocó dañaos en el suministro, lo que ha ayudado a impulsar los precios de alimentos casi un 20% más que el año anterior, según la FAO.

La producción de biocombustibles: el cambio en la producción agrícola de alimentos a los biocombustibles es otra de las causas del alza del precio de los alimentos. La producción de etanol está a punto de suponer el 30% de la cosecha de maíz de EE.UU., ko que supone reducir drásticamente la cantidad de tierra disponible para cultivos de alimentos y empujando hacia arriba el precio de la harina de maíz en los mercados internacionales de productos básicos.

La influencia de los comerciantes y la especulación: algunos dirigentes políticos están planteando preguntas sobre la influencia de los inversores, tales como operadores de materias primas y otros fondos de cobertura, podría estar contribuyendo a los precios de los alimentos. Francia, que ostentaba meses atrá s la presidencia del Grupo de los 20, estuvo presionando para una mayor regulación y transparencia en el comercio de los productos básicos, incluido el comercio de derivados.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro



¿Quieres recibir más explicaciones como esta?

Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente