05/04/2020 BARCELONA

Elecciones en Senegal: “Y’en a marre, Wade”

Durante las últimas semanas Senegal ha sido escenario de numerosas protestas contra la candidatura del actual presidente, Abdoulaye Wade. El país, aclamado a lo largo de los últimos años como modelo de democracia en África, sale a la calle para decir Y'en a Marre! (Basta ya!).

Durante las últimas semanas Senegal sufre una creciente tensión originada por la polémica candidatura del actual presidente, Abdoulaye Wade, de 85 años, a las elecciones del próximo 26 de febrero. Según la Constitución senegalesa (redactada en 2001 y revisada el 2008), un presidente puede ser reelegido una sola vez. Wade alega que la ley no tiene carácter retroactivo (la modificación de la Carta Magna fue posterior a su primer mandato), y que por lo tanto su candidatura es legal, y amparándose en que necesita unos años más para finalizar unos proyectos. El Consejo Constitucional dio por válida su candidatura, cosa que nunca ha hecho la oposición, que ve en su intento de agarrarse al poder un golpe de estado con la complicidad del Consejo Constitucional.

Desde el portal GuinGuinBali se han seguido exhaustivamente los hechos que han acontecido en este país. Y es que en los últimos meses han pasado muchas cosas, sobre todo desde la noche en la que los cinco sabios del Consejo Constitucional hicieron pública la lista de candidatos en la cual se encontraba Wade, y que fue una de las de mayor tensión.

Durante estos últimos meses ha habido un gran número de manifestaciones, concentraciones y focos de violencia, que en la mayoría de los casos han acabado con lanzamientos de gases lacrimógenos y cargas policiales; ha habido detenciones y acoso a líderes de la oposición y a miembros del Y’en a marre, un movimiento social espontaneo que  en las últimas semanas ha llevado a cabo numerosas protestas, especialmente en las afueras de Dakar. Hasta el momento, los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas de seguridad han provocado al menos siete víctimas mortales.

La oposición al actual presidente se expande cada vez más hacia nuevos grupos sociales por verse envueltos en las protestas. Los estudiantes se unieron también a las protestas contra la candidatura de Wade, empujados por la muerte de Mamadou Diop, un estudiante de la Universidad Cheikh Anta Diop (UCAD) en un enfrentamiento con la policía. El pasado viernes 17 de febrero la mezquita Zawiya sufrió daños por el lanzamiento de una granada lacrimógena, incidente que excitó los ánimos de los fieles de esa cofradía, que también se enfrentaron a la policía.  Los últimos días se han producido graves disturbios y ha aumentado la brutalidad policial.

Wade: ex-símbolo de democracia

El actual presidente senegalés, Abdulaye Wade, es un personaje controvertido. Apodado “gorgui” (“el viejo” en wolof), fundó en 1974 el Partido Democrático de Senegal (PDS). Antes de ser elegido por primera vez el año 2000, se presentó cuatro veces y llegó a ser conocido como “el presidente de la calle”. Su victoria fue aceptada por su rival, Abdou Diouf, y Senegal fue aclamado como modelo de democracia en África.

En 2007 fue reelegido sin necesidad de recurrir a una segunda vuelta, bajo una nueva constitución, para un mandato de cinco años en unas elecciones que no todos consideran justas. Sin embargo, el actual intento de conseguir un tercer mandato por un tecnicismo constitucional, no es la única crítica que se dirige a Wade.

El descontento hacia la administración de Wade ha aumentado debido a la subida de los precios de alimentos y vivienda y a un deterioro de la calidad de vida. También recibe acusaciones de corrupción, nepotismo y de mala gestión del presupuesto, dejando de lado inversiones imprescindibles como la mejora de las carreteras de las afueras de la capital o las mejoras en educación y de la Administración.

Otro ejemplo considerado por muchos como un derroche de fondos, fruto de la megalomanía del presidente, es la construcción del monumento del Renacimiento Africano, una estatua de bronce de 50 metros fabricada por una empresa norcoreana a cambio de 25 millones de $ y tierras, que se inauguró con la conmemoración del 50 aniversario de la consecución de la soberanía senegalesa.

Producto de este descontento, Wade topa con un enorme movimiento de oposición político y ciudadano: Y’en a marre y el M23.

Y’en a Marre, el M23 y la oposición

Y’en a marre (traducido como ¡Estamos hartos! o ¡Basta ya!) es un movimiento liderado por periodistas y raperos provenientes de barrios populares que un día, hace poco más de un año, decidieron hacer algo más que criticar. Nació la misma semana que Ben Alí caía, y tiene ciertos parecidos con el movimiento de los indignados, pero defienden que su proyecto es para la sociedad senegalesa.

Se describe como un movimiento laico, pacífico, voluntario y apolítico que se interesa por los problemas reales de los senegaleses (su primera protesta fue por los cortes de electricidad) y que defiende el respeto a las instituciones y la conservación de los logros de la herencia democrática que recibieron. Uno de sus principales objetivos es conseguir que todos los senegaleses acudan a votar, que se inscriban en el censo electoral y crear las condiciones necesarias para una democracia participativa.

Hasta el momento, este movimiento opositor ha llevado a cabo protestas de todo tipo. Una de ellas fue la Operación Fanaane, con la que pretendía convertir la plaza del Obelisco de Dakar en el epicentro de la protesta, invitando a acampar allí a todos los manifestantes hasta que Wade retire su candidatura; una iniciativa que, sin embargo, las autoridades no permitieron. El pasado 23 de junio Y’en a marre lideró una protesta que logró detener el intento de Wade de introducir cambios en la Constitución con los que pretendía reducir el porcentaje de votos para ganar en la primera vuelta e introducir el tándem presidente-vicepresidente, que fue interpretado como un intento de colocar a su hijo, Karim Wade, como sucesor. Recientemente, los raperos de Y’en a marre, que explora nuevas vías de protesta, le dedicó un single a Wade:

[vsw id=”tCuKAn-T0pk&feature=related” source=”youtube” width=”425″ height=”344″ autoplay=”no”]

El Movimiento del 23 de Junio (M23) toma su nombre del día en el que la ciudadanía salió a la calle y pudo parar a Wade. En él se agrupan los principales candidatos de la oposición, los yenamarristas y otros movimientos ciudadanos. Los últimos meses se ha movilizado para disuadir a Wade a que se presentara como candidato, para lograr que el Consejo Constitucional no aceptara su candidatura y, más tarde, para forzar a Wade a retirarse de la carrera electoral.

Son 13 los candidatos que compiten contra Wade en las elecciones, siendo Ousmane Tanor Dieng (64 años) el único que nunca ha colaborado con Wade o con el PDS. Los principales líderes de la oposición se agruparon bajo el M23, y continuamente han expresado su voluntad de que se celebren las elecciones sin Wade. Sin embargo, tres de ellos, Macky Sall, Moustapha Niasse y el propio Ousmane Tanor Dieng, decidieron hacer campaña electoral por su cuenta. Una de las noticias que más trascendió a los medios de comunicación fue la candidatura del cantante senegalés Youssou N’Dour, cuya candidatura fue invalidada por el Consejo Constitucional y que fue herido recientemente en enfrentamientos con la policía, según ha informado su responsable de comunicación.

La reacción internacional

Desde Francia y EEUU, así como personalidades como el ex presidente nigeriano Olusegun Obasanjo, Kofi Anan o el actual presidente de Costa de Marfil, Alasssaue Ouattase, dieron toques de atención a Wade para que facilitara el paso a la siguiente generación, aunque no fueron muy bien recibidas por el actual Gobierno, que los acusó de injerencia en los asuntos internos.

El pasado 20 de enero se desplazó a Senegal una misión de observación electoral de la Unión Europea. Por otro lado, recientemente también ha llegado a Senegal una misión de la Unión Africana (UA) diseñada conjuntamente con la Confederación Económica de Estados de Africa Occidental (CEDAO) encabezada por el ex presidente nigeriano Obasanjo, para “contribuir a generar un clima pacífico que permita el desarrollo normal de las elecciones presidenciales”, aunque muchos ven en ello un intento más para convencer a Wade que retire su candidatura.

 Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Anna Martinez Codina

Igualada (Barcelona). Licenciada en Administración y Dirección de Empresas (UAB) y máster en Relaciones Internacionales (IBEI), con especialización en Economía Política del Desarrollo y Paz y Seguridad Internacional. Debido a trabajo o estudios he vivido en lugares como Italia, Irlanda, Senegal o Bélgica, dónde resido actualmente.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

nine − 2 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!