18/02/2020 BARCELONA

Cuatro aclaraciones importantes sobre la Mutilación Genital Femenina

Grupo de niñas y niños en Ghana. Imagen: @asiwome vía Unsplash.
Más de 200 millones de mujeres en el mundo han sido sometidas a mutilación genital, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Otras 40 millones de niñas y adolescentes podrían ser víctimas de esta práctica de aquí a 2030, según alerta Plan Internacional. La ablación supone una flagrante violación del derecho a la reproducción, a la salud sexual, a la integridad del propio cuerpo, al derecho a no sufrir violencia por cuestiones de género y en resumen, a los derechos humanos inherentes a toda persona.


Antes de empezar con el artículo, creo que es muy importante recalcar que uno de los grandes problemas cuando hablamos de mutilación genital femenina es que no se dispone de datos fidedignos. Si bien hay muchos organismos internacionales y organizaciones no gubernamentales trabajando en su erradicación, la aceptación de la misma por gran parte de la sociedad y la falta de legislaciones fuertes que la persigan, no nos dejan saber a ciencia cierta cuál es la magnitud del problema. Por lo que todo lo que aquí se diga, tan solo evidencia la punta del iceberg.

Voy a centrarme ahora en cuatro errores en los que se cae comúnmente cuando se habla de ablación.

1. Origen de la práctica

Como especifica el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), los orígenes de esta práctica no están claros. Se cree que son anteriores al nacimiento del cristianismo y del islam y algunos historiadores aseguran que los fenicios, los hititas y los etíopes practicaban la circuncisión en el siglo V antes de Cristo. También existen pruebas documentales que demuestran que en las zonas tropicales de África y Filipinas, ciertas tribus de la parte superior del Amazonas, las mujeres de la tribu Arunta de Australia y determinados romanos y árabes primitivos practicaban ritos similares.

Sin tener que irnos tan atrás en el tiempo, el famoso ginecólogo victoriano Isaac Baker Brown, especialista en enfermedades de mujeres, realizó innumerables clitoridectomías como curas para la epilepsia y la histeria, basándose en teorías poco fiables pero ampliamente aceptadas en la época. Las prácticas eran además realizadas sin el consentimiento de las pacientes, lo que le valió su expulsión de la Sociedad de Obstetricia de Londres.

Erróneamente se relaciona esta práctica con el Islam, pero en el Corán no existe ninguna referencia que la justifique y como he expuesto, casi todas las culturas y religiones han hecho uso de ella.

2. Países en los que se practica

Otro error frecuente es creer que la MGF sólo se da en el continente africano. Estos son los países donde se practica:

  • África:  Benin, Burkina Faso, Camerún, Chad, Côte d’Ivoire, Djibouti, Egipto, Etiopía, Eritrea, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Kenya, Liberia, Malí, Mauritania, Níger, Nigeria, República Centroafricana, República Democrática del Congo, República Unida de Tanzanía, Senegal, Sierra Leona, Somalia, Sudán, Togo, Uganda y Zambia.
  • Asia: India, Indonesia, Malasia, el Pakistán y Sri Lanka.
  • Oriente Medio: Emiratos Árabes Unidos, Omán, Yemen, Palestina, Iraq e Israel.
  • América del Sur: Colombia, el Ecuador y el Perú.

Y en muchos países occidentales como Australia, Canadá, Estados Unidos y Europa se registran casos entre poblaciones en situación de diáspora originarios de zonas donde la práctica es común.

Imagen: @arosephotos vía Unsplash.

Aunque actualmente existen muchos países que han prohibido la mutilación genital femenina, aún hay seis países, en los que residen 16 millones de niñas, que no la penalizan: Chad, Liberia, Malí, Sierra Leona, Somalia y Sudán. También hay que recalcar que solo Kenia y Uganda cuentan con una robusta legislación en contra de la ablación, por lo que aún queda mucho trabajo por delante.

3. Motivo por el que se realiza

Las causas obedecen a las presiones ejercidas por una sociedad patriarcal en la que se exige a la mujer que encaje con el ideal de ser “pura y casta”. Por tanto, la necesidad de aceptación social y el temor al rechazo de la comunidad son las razones por las que se perpetúa esta práctica.

Las niñas son mutiladas a edades tempranas, siendo esto motivo de orgullo y honor. Son muchas las víctimas que cuentan que en el colegio solo podían jugar con aquellas niñas que estuvieran cortadas. Cuando ya tienen edad de casarse la mutilación vuelve a ser de nuevo importante, ya que muchos hombres ven en ella un medio para asegurarse de la virginidad de la mujer antes del matrimonio y la fidelidad después de él. Algunas comunidades creen que la ablación reduce la libido de la mujer y le ayuda así a resistir la tentación de relaciones extraconyugales.

Por tanto, y como decía anteriormente, el motivo de la mutilación genital femenina no es otro que la violencia sistemática ejercida sobre la mujer, porque su sometimiento es condición sine qua non para que se siga manteniendo una sociedad patriarcal.

Pensemos que en todas los tipos de ablación se extirpa el clítoris, órgano cuya única función es el placer femenino. Lo que se les niega pues a estas mujeres, entre muchas otras cosas, es disfrutar de sus cuerpos, confirmando así la idea defendida por todas las culturas a lo largo de nuestra historia: el disfrute sexual debe ser exclusivamente masculino.

Aquí también quiero aclarar un asunto, y es que existe una frase que me duele particularmente oír cuando hablamos de esta problemática. En muchas ocasiones he escuchado aquello de que “son las propias mujeres las que realizan la mutilación: son las abuelas, las madres, son ellas las machistas”. Esto es un terrible error. La mujer, como sucede en tantos otros casos, es una doble víctima: primero de la sociedad machista en la que vive y a consecuencia de la cual cree que carece de valor y potestad para determinar qué quiere hacer con su propio cuerpo, y segundo, de gobiernos que no ofrecen protección, ni herramientas, ni garantías para paliar la horrible situación de desigualdad en la que viven. Puede que en muchas ocasiones quienes empuñen la cuchilla sean mujeres, pero el brazo ejecutor es siempre una sociedad machista.

4. Modo de erradicar la MGF

Las leyes que prohíben esta práctica están vacías de contenido si no van acompañadas de educación en cuestiones de género. Así lo demuestran los múltiples casos registrados en los que se trasladan a niñas de un país donde la ley prohíbe la mutilación a otro donde aún no está penalizada, o se llevan a cabo  en la clandestinidad a pesar de las prohibiciones.

Niña sujetando su tablet (Benue, Gboko, Nigeria). Imagen: @lethalflows vía Unsplash.

La educación es, pues, fundamental. Y no solo se debe sensibilizar sobre los riesgos médicos que puede acarrear la mutilación, sino que también se debe trabajar sobre la igualdad de género, y esto es imprescindible, porque como he repetido a lo largo de todo este artículo, la mutilación genital femenina no es otra cosa que una forma más de violencia contra la mujer. Si sólo incidimos en la salud, estaremos trabajando en las consecuencias, pero no en las causas, por lo que jamás se erradicaría el problema. Pensemos por ejemplo en la medicalización de la ablación, en respuesta justamente a esta falta de seguridad en la salud de las mujeres sometidas a esta práctica. Si sólo apelamos a la salud, el problema estaría resuelto con que lo realizaran profesionales del sector.

Se tiene que romper con la condena que supone nacer niña. Pensemos que en la mayoría de los países donde se practica, las niñas rara vez tienen acceso a la educación. Sin ella, dependen de un marido que las mantenga, y solo son utilizadas como moneda de cambio cuando tienen edad de contraer matrimonio, y como objeto capaz de procrear, cuidar, limpiar, cocinar. En definitiva, su condición es casi equiparable a la de una esclava.

El empoderamiento empieza con la educación de las niñas y de las mujeres para que puedan ser independientes y se garantiza con gobiernos que aseguren un acceso femenino al mercado laboral en condiciones dignas e igualitarias.

Es importante, además, que en todo este proceso sean ellas las que detentan el poder, porque son quienes sufren el problema, quienes conocen su cultura y su comunidad y las únicas no solo capaces, sino también con la potestad auténtica de imponer un cambio. El adoctrinamiento jamás ha servido de nada, y por ello no basta con decretar leyes que prohíban la práctica por presión internacional, pero no se actúe en las causas que la generan. Se debe educar en la igualdad, en el derecho de la mujer a la educación, al trabajo, a una vida digna, a su salud sexual, a su reproducción, y a su placer incluso. Lo que quiero decir con esto es que toda la sociedad, hombres y mujeres, deben entender y comulgar con aquellas maravillosas palabras dichas por Angela Davis: «el feminismo es la idea radical que sostiene que las mujeres somos personas», y como tales merecemos ser respetadas.

 

Esta es una explicación sin ánimo de lucro

 

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Maria Julia Mersing

Licenciada en Derecho, máster en Internacionalización Económica y cursando máster en Marketing Digital. Tengo dos grandes pasiones: la comunicación y los derechos humanos. Soy voluntaria en una ONG que lucha contra la mutilación genital femenina y estoy muy implicada con la defensa del colectivo LGBT+ y el Medio Ambiente.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

ten + 4 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!