29/10/2020 BARCELONA

Comprender una parcela del horror en Siria con “En la oscuridad” de Antonio Pampliega

Dos mujeres en hiyab [Foto vía WikimediaCommons].
El periodista español Antonio Pampliega publica su tercer libro, "En la oscuridad" (2017), en el que relata su secuestro por Al Qaeda en Siria durante casi un año. Una historia íntima que nos muestra las vivencias de un reportero de guerra en uno de los escenarios más peligrosos del planeta.

¿Qué occidental en su sano juicio se adentraría en el infierno en la tierra llamado Siria? Gente como Antonio Pampliega: periodistas que sienten la necesidad de recoger todos los testimonios de las víctimas de una guerra que parece estar muy lejos de llegar a su fin. El periodista español, junto a sus otros dos compañeros —José Manuel López y Ángel Sastre—, fueron secuestrados por Al Qaeda durante casi 300 días, hasta el 7 de mayo de 2016. Su experiencia ha sido plasmada en el libro titulado En la oscuridad (2017), ya en su 4ª edición.

Les traicionó su fixer, Usama, del que Pampliega tenía referencias. No resulta difícil de comprender: una persona se ve tentada por el dinero fácil en una tierra asolada por la desgracia. Es ésta una de las reflexiones del reportero, quien nunca se deja seducir por lo superficial y se esfuerza, en todo momento, por comprender el porqué oculto tras cada pieza del ajedrez que fue su cautiverio. Una partida cuya victoria nunca tuvo asegurada.

En los momentos de mayor oscuridad, cuando lo aislaron de sus compañeros durante ocho meses, llegó a pensar que Al Qaeda le haría el jaque mate. Pampliega siente culpabilidad frente a su familia, a la que no tenía intención de hacer sufrir. Habla con Dios para que la proteja, mientras sus secuestradores tratan de convertirle a la “fe verdadera” a toda costa. Uno de ellos, al que llama “Espikinglish”, le llega a decir:

“Eres buena persona y por eso quiero salvarte de quemarte en el Infierno. Si mañana mueres, no podrás ir al Paraíso. Ésta ha sido tu última oportunidad.”

También recuerda a otros compañeros que, al igual que él, estuvieron o han estado secuestrados. Menciona a James Foley, quien cayó en manos del Daesh y fue decapitado en directo:

“Pienso en Jim. También en otros que pasaron por esta situación. Es inevitable. Pienso en todo lo que sufrieron y ¡uffff!… me cuesta contener las lágrimas.”

Pampliega no quería que su asesinato fuera lo último que su familia viese de él y, ante el temor de ser vendido por Al Qaeda al grupo yihadista más sanguinario, llegó incluso a plantearse el suicidio. Uno de los elementos más hipnóticos del estilo de Pampliega es su franqueza, su desnudez emocional, algo que nos sitúa junto a él, en la oscuridad:

“Lloro como un niño. Quiero que terminen con todo esto de una puta vez. ¡Que me dejen en paz! Si me van a matar, que lo hagan lo antes posible, que sea rápido y, sobre todo, que no me duela. Tengo miedo. Muchísimo. Muchísimo miedo.”

Es una historia con final feliz para los tres periodistas. Sin embargo, deben recordarse las 320.000-450.000 personas que han muerto a consecuencia de la guerra siria, según datos publicados por El País. Por ello, la tarea de gente como Pampliega reviste una importancia capital.

Ahora bien, y éste es uno de los puntos más irónicos, los reporteros de guerra —en su gran mayoría freelance— además de poner en peligro sus vidas, malviven con escasos recursos de los medios de comunicación. Mientras que en otros países proporcionan escoltas armadas para periodistas, en España están abandonados a su suerte. Pero existe una doble moral: el dinero se gasta en lo que interesa, tal y como apunta el mismo Pampliega en una interesante entrevista para El Debate de Hoy:

“Durante estos seis años que ha durado la Guerra de Siria, ha habido, si no me equivoco, dos Eurocopas, dos Juegos Olímpicos y un Mundial. A todos esos eventos han mandado enviados especiales los medios de comunicación, a la Guerra de Siria no. ¿Por qué? Si no hay dinero, no hay dinero para nada.”

Recomendamos encarecidamente esta lectura, que combina una experiencia al límite con fragmentos de humor de supervivencia. Un episodio vital relatado con una aguda mirada periodística, generadora de anécdotas y datos que nos ayudan a comprender una realidad ajena a través de un estilo familiar, directo y crudo, a modo de diario íntimo. En definitiva, Antonio Pampliega arroja un haz de luz sobre la oscuridad más cavernaria. En este enlace puedes consultar el primer capítulo para acabar de convencerte.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Blanca Ballester

Valencia, España. Graduada en Humanidades por la Universitat Pompeu Fabra (Barcelona), cursa en la actualidad el Máster en Periodismo Cultural en la Universidad CEU San Pablo (Madrid). Durante sus carrera fue alumna Erasmus en el King's College de Londres, realizó prácticas en el departamento de difusión y traducción de la Fundación Antoni Tàpies de Barcelona, ha trabajado como profesora de español para extranjeros en Bristol y de inglés en Valencia. La filosofía, el cine, el arte, la literatura, la historia y el viaje a otras culturas son los prismáticos a través de los que trata de comprender el pasado, presente y futuro del mundo en el que vivimos. Email:[email protected]


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

eighteen + eight =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!