29/03/2020 BARCELONA

Se “TRATA” de seres humanos
Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women's Link Worldwilde

La trata de personas es un fenómeno cruel, una forma de esclavitud que afecta mayoritariamente a mujeres y niñas de todo el mundo, destruyendo sus proyectos de vida, sus aspiraciones y sus sueños. ¿Qué pueden hacer la autoridades al respecto?


Read this article in English.

Imagínate en medio del mar, de noche, a oscuras, en una pequeña embarcación, tienes frío y lo único que te mantiene viva es tu hijo, que dormita en tu regazo. La lancha ya no se mueve hacia delante y empieza a entrar agua. El miedo atenaza cada uno de tus músculos hasta que tu bebé se da cuenta y empieza a llorar. Recuerdas cómo, hace un par de años iniciaste el camino hacia el norte, con la esperanza de encontrar un buen trabajo y ayudar a tu familia. Un vecino de tu comunidad prometió ayudarte, pero pronto, te diste cuenta de que esa ayuda no era tal, y comenzaron los abusos y los actos de violencia. Cada minuto que pasa te parecen horas. Por fin, aparece un barco que os lleva a tierra firme.

Los siguientes días los recuerdas con vértigo, un aquí para allá, gente que te lleva, te trae, te habla en un idioma que desconoces, firmas un montón de papeles, crees entender qué te dicen, que van a cuidar de tu bebé hasta que tú puedas hacerlo, te parece bien, necesitas ayuda…y luego la llamada. La llamada que te lleva de golpe a tu país de origen, al horror y a la violencia del camino, a las amenazas y a los acuerdos que preferirías olvidar y que ahora te obligan a trabajar en la prostitución para pagar una supuesta deuda que desconocías. Quieres ignorarlo pero no puedes. Sabes que la seguridad de tu bebé, de tu familia, y de ti misma, dependen de ello. Y accedes.

Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women's Link Worldwilde
Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women’s Link Worldwilde


No quieres hacer lo que haces, pero es tu única opción, vuestra única opción. Siempre acompañada consigues muy irregularmente ir a ver a tu bebé, le hablas, le dices que pensar en él, es lo único que te hace aguantar lo que aguantas, que le quieres, que pronto estaréis juntos, que solo necesitas devolver una cantidad pequeña de dinero, y que estás trabajando mucho para conseguirla. Hasta que un día, te alejan de él y comienza tu periplo por España, de una ciudad a otra, de una calle a otra, de un club a otro… y solo consigues que te dejen llamarlo de vez en cuando. Una separación que sientes como el filo de un cuchillo que se te clava en las entrañas.

Un día llamas al centro dónde lo dejaste y te dicen que ya no puedes hablar con tu bebé, que ya no está. Y cuelgan. Llamas y te dan la misma información. Angustiada pierdes los papeles, gritas, te enfureces, lloras… tal es tu estado de nervios que tus captores acceden a llevarte hasta él. Te acompaña una mujer que te hace las veces de traductora (y de vigilante). Las personas que creías que te estaban ayudando y cuidando de tu bebé te dicen que ya no lo puedes ver más, que está con otra familia. Esa frase te devuelve a la cruda realidad, solo que ahora, es mucho más cruda porque has perdido a tu hijo.

La trata de mujeres y niñas supone una vulneración continuada de sus derechos humanos

Desafortunadamente esta es una historia real que corresponde a una mujer del África sub-sahariana –a la que llamaremos Beauty para preservar su identidad– cuyo caso llegó a Women´s Link Worldwide, organización internacional que usa el poder del derecho para promover un cambio social que favorezca los derechos de las mujeres y las niñas, entre otros temas, trabaja para garantizar los derechos de las mujeres víctimas de trata, y especialmente, de aquellas que sufren explotación sexual.

Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women's Link Worldwilde
Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women’s Link Worldwilde

Tampoco es un caso aislado, sino un ejemplo más de las vulneraciones a los derechos fundamentales que sufren las mujeres que son usadas y explotadas, con fines sexuales u otros, al llegar a Europa y la respuesta insuficiente que, en muchos casos, reciben por parte de las autoridades.

La trata de seres humanos tal y como explica Naciones Unidas consiste en:

El traslado de seres humanos de un lugar a otro dentro de las fronteras de un mismo país o hacia el exterior con fines de explotación en su mayoría explotación sexual, laboral o en la mendicidad (…) el consentimiento de la víctima es irrelevante porque, generalmente, este se obtiene a través del engaño, la amenaza, el uso de la fuerza u otras formas de coacción como el rapto, el fraude, el abuso de poder o una situación de vulnerabilidad.

Sin embargo, la definición más técnica la recoge el Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente de mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (conocido coloquialmente como el Protocolo de Palermo).

Pero más allá de las definiciones legales, la trata es un fenómeno cruel, una forma de esclavitud que afecta mayoritariamente a mujeres y niñas destruyendo sus proyectos de vida, sus aspiraciones y sus sueños. Es muy difícil enumerar los derechos humanos que son vulnerados, y es que se podría decir que son todos, empezando por: el derecho a vivir libre de violencia, a no sufrir esclavitud o servidumbre forzada, a la integridad física y mental, a la libertad –incluida la libertad de movimiento–, a la salud –también sexual y reproductiva–, a un trabajo justo y con condiciones favorables a no ser discriminada por razón de género e, incluso en ocasiones, al derecho a la vida.

Las obligaciones de los Estados para proteger las mujeres y niñas víctimas de trata

Pero por desgracia, también es un negocio ilegal muy lucrativo, solo por detrás del tráfico de drogas y de armas. Las redes de trata, más o menos amplias y organizadas, engañan y someten cada día a explotación a millones de personas. Frente a ellos, las víctimas no deberían estar solas. Deberían recibir la protección de los Estados. El derecho internacional así lo establece.

Pero esta protección muchas veces no llega. Lo hemos visto en este caso. Muchas veces las autoridades ignoran o quieren ignorar que una mujer es víctima de trata de seres humanos.

Y muchas veces falla, sobre todo en casos como el de Beauty, por nuestros propios prejuicios y estereotipos y nuestra imposibilidad de ponernos en los zapatos del otro o la otra, de entender otras realidades distintas a la nuestra, otras vivencias y otras culturas. Y lo que es peor, restarles importancia.

Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women's Link Worldwilde
Foto: La trata de mujeres y niñas nigerianas: esclavitud entre fronteras y prejuicios / Women’s Link Worldwilde

Las mujeres como Beauty, negras y víctimas de trata con fines de explotación sexual, sufren todavía una fuerte discriminación por parte de muchas autoridades, tanto policiales como administrativas y judiciales. La discriminación está basada en múltiples aspectos: su color de piel, su género y su status, tal y como lo manifestó el Tribunal Europeo de Derechos Humanos en la sentencia B.S. c. España, en la que condena al Estado español y reconoce la situación de extrema vulnerabilidad en la que se encuentran las mujeres africanas en nuestro país.

Las autoridades no quisieron ver que Beauty era una víctima de trata, y se limitaron a definirla como una prostituta que no visitaba lo suficientemente a su hijo ni podía hacerse cargo de él. Básicamente se apresuraron a ponerle la etiqueta de “mala madre” y, sin más investigaciones, iniciaron rápidamente el proceso de adopción de su hijo, por una familia española.

Si bien el papel de muchos y muchas de nosotras puede parecer muy limitado ante situaciones flagrantes como está, debemos como mínimo saber qué ocurre. Este no es un fenómeno aislado, son millones las mujeres, los hombres y los niños y niñas víctimas de trata en el mundo, incluido el Estado español. Deberíamos, como mínimo, tomar conciencia de ello, y estar sensibilizados esta problemática porque,  podría ser que la mujer que nos hemos cruzado la pasada noche por la calle, y que nos pareció estaba ofreciendo servicios sexuales, bien podría estar en esta misma situación.

Para más información sobre la trata de mujeres y niñas podéis leer los informes elaborados por Women´s Link Worldwide.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

280 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Teresa Fernández Paredes

Oviedo, España. Soy licenciada en Derecho y Ciencias Políticas y máster en Derechos Humanos. En la actualidad trabajo como abogada en la organización Women´s Link Worldwide para la defensa de los derechos de las mujeres y niñas, lo que me permite viajar, otra de mis pasiones.



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!