15/10/2019 BARCELONA

terrorismo archivos - United Explanations

Victoria Silva23/10/2017
Foto2-colapsoAS-1-1170x731.jpg

16min54620

"Arabia Saudí ha sido una fuente de financiación principal para grupos rebeldes y organizaciones terroristas desde los '70", relata un informe del Parlamento Europeo. En este artículo realizamos un análisis sobre las corrientes salafistas, la relación del wahhabismo saudí con la yihad internacional, y el papel del Estado de los Saud en el patrocinio de una visión estricta del Islam y la financiación del terrorismo global.


panorama-427997_1920-1170x731.jpg

36min69003


Artículo elaborado por Lluís Torrent, Andy Philipps y Suyan Castelo

Éste no es un artículo cualquiera. El equipo de United Explanations hemos pensado que era necesaria un poco de reflexión y explicar qué ocurrió en la ciudad de Barcelona hace una semana, haciendo hincapié en las causas, el relato islamófobo generado en los medios y redes sociales y qué podemos hacer desde nuestra posición para ayudar a una buena convivencia en nuestras ciudades.

¿Qué ocurrió el pasado 17 de agosto?

El pasado jueves 17 de agosto, en torno a las cinco de la tarde, una furgoneta irrumpió en la transitada Rambla de Barcelona -una de las arterias peatonales y epicentro turístico de la ciudad-, atropellando y acabando con la vida de -hasta el momento- 14 personas, además de causar más de un centenar de heridos de 34 nacionalidades distintas. Unas horas más tarde, sobre la una de la madrugada del viernes, tuvo lugar en la ciudad de Cambrils (en la provincia de Tarragona) un segundo incidente en el que una mujer fue asesinada y cinco personas más resultaron heridas. Tras embestir a varias personas y volcar su vehículo, 5 atacantes salieron blandiendo cuchillos con la intención de continuar la matanza. Ambos incidentes resultaron en la pérdida de 15 vidas humanas, en lo que el cuerpo de policía de los Mossos de Esquadra confirmó fue resultado de un atentado terrorista. Dáesh reivindicó el mismo jueves la autoría del mismo a través de su agencia Amaq.

¿Por qué esta vez en Barcelona?

Turista y barceloneses frente a un altar improvisado en Las Ramblas de Barcelona, en homenaje a las víctimas del atentado. Autor: Massimiliano Minocri para El País

El atentado de Barcelona y Cambrils es el segundo ataque terrorista perpetrado por fundamentalistas islámicos que tiene lugar en España en lo que va de siglo, sumándose a una cada vez más larga lista de ciudades europeas que se han visto golpeadas por el terrorismo de Dáesh. Ciudades como Niza, Berlín, Londres, Bruselas, París y Ankara han sufrido en los últimos años la violencia de este grupo terrorista.

Cabe recordar que Occidente sólo concentra el 2% de las víctimas mortales por atentado terrorista desde el año 2000. De hecho, en el informe del Índice Global de Terrorismo del 2016, se advierte que en 2016, Irak continúa siendo el país más golpeado por el terrorismo, con 9.929 personas fallecidas en un total de 3.370 ataques. Se trata del mayor número de ataques y muertes por este flagelo jamás registrado en un solo país. Por su parte, Nigeria, de la mano de Boko Haram, registró el mayor aumento de fallecimientos por esta causa, con un incremento porcentual de más del 300%, equivalente a 7.512 fallecidos, situando al país como el tercer estado más golpeado por el terrorismo, justo detrás de Afganistán.

Según declaraciones de Ignacio Álvarez Ossorio, profesor de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad de Alicante a la BBC, la elección de Barcelona -y del popular paseo de Las Ramblas- como escenario de un ataque de estas dimensiones no fue casual desde el punto de vista organizativo ni mediático. Según Álvarez, lo que buscaban los atacantes era un efecto altavoz, que los medios de comunicación pusieran el foco en ese atentado.

La agencia de noticias Amaq, conocida portavoz de la propaganda del grupo terrorista Dáesh, publicó el siguiente mensaje el día que la organización terrorista reivindicó el atentado como propio:

“Los que ejecutaron el ataque en Barcelona son soldados de ISIS. La operación fue realizada en respuesta a los llamados (de ISIS) contra los Estados de la coalición internacional antiyihadista que opera en Siria e Irak.”

Según informa el Ministerio de Defensa, actualmente España contribuye a la Coalición Internacional contra Estado Islámico de Irak y el Levante (Combined Joint Task Force, en inglés) con un efectivo de 484 militares, cuyo grueso se encuentra desplegado en el centro de adiestramiento liderado por este mismo país en Besmayah (Irak). Este centro tiene el objetivo de mejorar la formación de los soldados iraquíes en la lucha contra artefactos explosivos improvisados, tareas de desminado, operaciones especiales y asistencia sanitaria. La participación españols en la Coalición contra Dáesh existe desde su creación (octubre de 2014) y desde entonces, las Fuerzas Armadas españolas han instruido a 46 batallones y más de 20.000 militares iraquíes para combatir el terrorismo en el país. Además, a pesar de no participar militarmente en Siria, España aporta ayuda financiera y apoyo logístico en este país.

Ejército de paracaidistas de EEUU asignados a Bravo Troop, maniobran por un pasillo como parte del entrenamiento de nivel de escuadra en el Campamento Taji, Irak, 3 de agosto de 2015. Autor: DMA Army – Soldiers vía Flickr

Por último, España ha puesto en marcha un conjunto de medidas jurídicas para frenar el flujo de dinero y con ello intentar cortar la financiación del terrorismo. De hecho, tal y como afirma el Huffington Post, estas medidas han sido elogiadas y replicadas por sus socios internacionales, como el Groupe d’action financière francés.

En un vídeo publicado ayer por Dáesh (su primer vídeo en castellano) un hombre a cara descubierta e identificado como Abu Lais Al Qurdubi (Abu Lais “el Cordobés”), recordaba el objetivo de su organización: reconquistar Al-Andalus. Dáesh lleva tiempo difundiendo su meta de recuperar el territorio en la Penísula Ibérica que en la Edad Media formó parte del califato islámico, además de su sed de venganza:

“A los cristianos españoles, no os olvidéis la sangre derramada de los musulmanes de la inquisición española. Vengaremos vuestra matanza, la que estáis haciendo ahora actual con el Estado Islámico”.

https://www.youtube.com/watch?v=j_sJbTfe3XQ

Dentro de España, Cataluña es la Comunidad Autónoma que concentra mayor proporción de individuos condenados por terrorismo yihadista. Tal y como exponen Fernando Reinares y Carola García-Calvo, investigadores de Terrorismo Internacional del Real Instituto Elcano, 4 de cada 10 condenados por terrorismo de raíz yihadista en España durante el período 2004-2012 se localizaban en esta Comunidad. Reinares y García-Calvo, nos recuerdan, además, que “Barcelona y no Madrid es la ciudad en que iba a ocurrir un nuevo 11-M en enero de 2008”, aunque el plan fue desbaratado en su fase de preparación.

Por esto y otros elementos (presencia de miembros destacados que actuaban de enlace con la célula del 11-S y con líderes de al-Qaeda, realización de operaciones antiterroristas, expansión del número de lugares de culto islámico con presencia de extremistas, etc.) Catalunya, y en especial la provincia de Barcelona, tiene una sobrerrepresentación de la presencia y actividad yihadista en España.

La islamofobia: lo musulmán, el enemigo construido

Un estudio del Observatorio PROXI sobre ciberodio observó que en enero de 2015 hubo un repunte de comentarios islamófobos -de odio contra las personas musulmanas-, a raíz de los atentados terroristas en París. La llegada de refugiados a lo largo del año 2015, especialmente en verano, también desencadenó un incremento de los comentarios anti-inmigración. El ciberodio se ha convertido en una de las formas más habituales y peligrosas de la práctica del discurso del odio. Y los atentados de Barcelona y Cambrils no han sido una excepción. A las pocas horas de los atentados el hashtag #StopIslam se había convertido en Trending Topic en Twitter.

Imagen del 2015 en la que se puede leer “No me culpes a mí. Stop islamofobia”. Autor: Fotomovimiento vía Flickr

El presidente de SOS Racismo Madrid, Moha Gerehou, declaró el viernes que “el repunte de la islamofobia es nuestra principal preocupación después de las víctimas”. El presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, afirmó en una entrevista a la cadena Ser que la islamofobia se trata de una problemática ya existente en España antes incluso de que se produjeran el atentado del 11-M en Madrid, en el año 2004, y que ya tenía cabida en los primeros años de funcionamiento de internet. Por ello, apunta a luchar contra el yihadismo sin caer en la islamofobia.

Tal y como señalamos en un artículo de 2015, uno de los principales argumentos esgrimidos por parte de aquéllos que rechazan el islam y a los musulmanes, es que el islam -según afirman-, es una religión que incentiva la violencia, o que es violenta en sí misma.

¿Es el islam una religión violenta?

“Lo violento no es una religión, sino una persona, una comunidad o un régimen político”, afirmó en una entrevista para la CNN Reza Aslan, especialista en historia de las religiones. “[…] hay delitos como la ablación del clítoris que no son patrimonio exclusivo de los musulmanes, sino que lo ejecutan sin sonrojo los cristianos; que el Estado Islámico es un enemigo de todos que, para empezar, mata a fieles de Mahoma; que hay sociedades musulmanas donde las mujeres están más representadas en la política que en Estados Unidos…”, continúa Aslan.

Además, un informe reciente del Pew Research Center afirma que en muchos casos, las personas de países con grandes poblaciones musulmanas están tan preocupadas como las naciones occidentales por la amenaza del extremismo islámico, y en los últimos años su preocupación ha ido en aumento. Cerca de dos tercios de las personas en Nigeria (68%) y el Líbano (67%) dijeron en 2016 que estaban muy preocupadas por el extremismo islámico en su país, un incremento significativo desde el año 2013.

Lo cierto es que los motivos de los actos terroristas están relacionados más con elementos geopolíticos que religiosos. Son los movimientos yihadistas los que promueven la supremacía del islam a través de medios violentos, no el islam como religión. De hecho, según afirman los investigadores del Real Instituto Elcano mencionados anteriormente, la mayoría de yihadistas en España suelen ser hombres jóvenes, casados y con hijos, con ascendencia musulmana pero con un conocimiento del islam y de la ley islámica más bien elemental. Éstos no viven un proceso de “autoradicalización”, sino que en todos los casos el proceso tiene lugar en compañía de otros y mediante el concurso de un agente de radicalización. En realidad, “el 60% de los individuos que se radicalizaron total o parcialmente dentro de España lo hicieron bajo la influencia de un activista carismático”, afirman Reinares y García-Calvo, según los resultados que obtuvieron en su investigación.

Diversos estudios han distinguido entre varios tipos de agentes de radicalización. En primer lugar, activistas carismáticos que “normalmente son dirigentes de organizaciones o células de las mismas con conocimientos sustantivos y capacidad retórica que, además se ocupan de captar, adoctrinar e incluso a nuevos miembros, al poseer los conocimientos y carisma suficientes para ello”. Otros agentes de radicalización pueden ser “líderes religiosos reconocidos en el seno de una comunidad islámica, educadores, amigos, familiares y compañeros de trabajo previamente radicalizados.”

El modelo danés: desradicalización sin uso de fuerza

“Luchar férreamente contra los jóvenes radicalizados solo consigue que se radicalicen más”, éste podría ser el eslógan del modelo de Aarhus, la ciudad danesa que intenta desde hace más de 3 años reinsertar en la sociedad a presuntos yihadistas que regresan de Siria. Mientras la mayor parte de los países luchan contra este fenómeno con fuerza militar y policial, Dinamarca ha creado un nuevo método que está demostrando que funciona. Y lo hace con diálogos sobre religión y política, con ayudas prácticas para organizar sus vidas y con terapia contra los traumas, según informa La Vanguardia.

Imagen de la ciudad de Aarhus, en Dinamarca. La ciudad ha creado un nuevo método de desradicalización de extremistas que está obteniendo buenos resulstados. Autor: Gonzalo Pineda Zuniga vía Flickr

La religión se ha usado como marco de legitimación por parte del Dáesh. Sin embargo, la globalización (que “atenta los valores musulmanes”), y sobre todo, guerras como la de Afganistán e Irak, en Medio Oriente, son elementos que explican mejor que desde 2001 Occidente sea golpeada por el terrorismo yihadista.

Los bulos: el odio continúa en las redes

Los rumores y bulos han existido siempre, pero las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea se han convertido en un campo ideal para su difusión y propagación. Tal y como afirma el ciberescéptico Evgeny Morozov, Internet no “conduce necesariamente al respeto universal de los derechos humanos”. Internet no es liberador ni democratizador en sí, sino que puede producir “diferentes resultados políticos en diferentes entornos”, y por tanto conviene no dejarse llevar por cierto “solucionismo tecnológico” o ciberutopismo. De la misma manera que algunos movimientos emancipadores han hecho un esperanzador uso de las redes sociales, fuerzas de signo contrario han demostrado su capacidad de aprovechar ese potencial de las redes para fines opuestos. Este hecho fue evidente, una vez más, tras los atentados de Barcelona, cuando las redes se llenaron de rumores y bulos, cuyo único objetivo era aumentar la sensación de inseguridad en la población, el odio hacia el islam y difundir falsedades a la vez que generando desinformación.

Un bulo es un intento de hacer creer al lector que una noticia falsa es en realidad verdadera. Se caracteriza por ser anónimo, carecer de fuente y por contener un gancho que llama la atención del lector. Además, suele tener un tono sensacionalista. Cuanto más se adapte a la coyuntura del entorno, más éxito tendrá el bulo.

Tras los atentados de Barcelona y Cambrils pudimos identificar una gran variedad de bulos, rumores y falsedades cuyo objetivo se puede clasificar en los siguientes apartados:

1) Alarmismo y dramatización

2) Incitación al odio hacia el islam y/o la comunidad musulmana

3) Rumores y falsedades que generan desinformación y engaño

Mensaje falso acerca de un supuesto “aviso” a los manteros de Barcelona del atentado que se iba a producir. Noticia: eldiario.es

En situaciones como las ocurridas la semana pasada es importante que, antes de compartir cualquier información, sigas algunos consejos básicos: no fiarte de fuentes anónimas, seguir siempre la información oficial y revisar si otros medios de comunicación están hablando sobre el tema.

Son en los momentos de mayor debilidad cuando los bulos hacen más daño. Evitar que las noticias falsas sean difundidas es responsabilidad de todos y todas, por un entorno libre de discurso del odio.

Discurso del odio y la violencia física

Un informe elaborado por Alex Cabo Isasi y Ana García Juanatey, a propósito de las Jornadas Internacionales #BCNvsOdi, organizadas por el Ayuntamiento de Barcelona realizan la siguiente conexión entre discurso del odio y violencia:

“Mediante la proliferación y aceptación del discurso del odio se produce una reducción de empatía hacia los colectivos deshumanizados, y como consecuencia, se puede generar el caldo de cultivo adecuado para justificar actos discriminatorios, abusos y actos violentos de diversa naturaleza. Aunque no se pueda establecer, con carácter general, una conexión directa entre la proliferación de discurso del odio y los crímenes violentos de odio, cada vez hay una conciencia más clara del vínculo indirecto entre ambos fenómenos.”

¿Qué podemos hacer desde nuestra posición?

Desde United Explanations te invitamos a informarte y a tomar parte contra la violencia, tanto la yihadista como la islamófoba de la que somos testigos estos días. Es necesario fomentar el diálogo sobre las acusaciones, como propone esta viñeta que anima a ponernos en el lugar del otro. Entre todos debemos prevenir y luchar contra el odio.

Sumarnos a una campaña

Una forma de intervenir contra el odio en internet es sumarse a una campaña existente. En el ámbito europeo, destaca la campaña No Hate del Consejo de Europa, que funciona como paraguas de varias campañas nacionales sobre el tema. Más que abogar por la simple represión de este discurso, esta campaña adopta un marco de derechos humanos y, por lo tanto, reconoce también el derecho a la libre expresión, apostando por fomentar el desarrollo de autorregulación por parte de los usuarios.

El objetivo principal de esta campaña es movilizar los jóvenes europeos, creando un movimiento social contra el discurso del odio en internet (No Hate Speech Movement). También te invitamos a actuar contra el ciberodio consultando iniciativas como el Observatorio Proxi, un proyecto desarrollado por el Institut de Drets Humans de Catalunya y United Explanations, y combatir juntos la intolerancia en las redes sociales.

Intervenir en redes sociales

Otra posible respuesta ante el ciberodio o la islamofobia en internet es adoptar una estrategia de respuesta en las redes sociales (nos referiremos a Twitter y Facebook, principalmente). Esto significa intervenir directamente con nuestros propios mensajes. No obstante, a pesar de que esta estrategia parece fácil de entrada, está bien tener en cuenta algunas consideraciones generales:

  • Evitar la confrontación directa y buscar apoyos: como regla general es mejor evitar la confrontación directa con troles y haters. Además, es mejor buscar aliados, vinculando en los mensajes organizaciones de defensa de los derechos humanos, hashtags de campañas (como #stopislamofobia) o personas que pueden apoyar o amplificar el mensaje.
  • Logotipo de la campaña “No Hate Speech Movement.

    Evitar la amplificación del odio: como regla general, hay que evitar alimentar el odio. Una manera de hacerlo en Twitter, por ejemplo, es no usar los hashtags que se usan en los comentarios de odio.

  • Maximizar el impacto respondiendo a sucesos de actualidad: según un estudio publicado en 2016 sobre el discurso del odio en Facebook que cuenta con datos de varios países, para maximizar el impacto y conseguir ser compartido por un mayor número de personas, el contradiscurso (counter speech) debe ser reactivo y responder a las noticias y a los asuntos de actualidad. Por ello, eventos importantes como ataques terroristas que son susceptibles de generar odio, ofrecen una buena oportunidad para maximizar el impacto de los mensajes.
  • Mejor con gracia: la evidencia muestra que el humor y el sarcasmo son buenos aliados contra el discurso del odio. Un reciente estudio que compara el impacto del contradiscurso antiextremista en Facebook, ha afirmado que, independientemente del país objeto de estudio, los contenidos basados en el humor tienen un mayor impacto.
  • Respeta la netiqueta: apuesta por una conversación digital basada por el respeto mutuo, evitando insultos y otras palabras malsonantes.
  • Innova en los formatos: en concreto en Twitter, donde los 140 caracteres no dan para mucho, puede ser aumentar el impacto de tu intervención complementando el texto con otros formatos como MEMEs, GIF animados, imágenes, infografías, etc. En general, es de utilidad también el uso de emoticonos, sobre todo para clarificar el tono del mensaje (por ejemplo, irónico) y evitar malentendidos.
  • Reporta el contenido en la red social: bajo lo que Facebook denomina como Denuncia Social la plataforma anima a sus usuarios a utilizar los enlaces para reportar un contenido para enviar un mensaje a la persona que publicó un contenido, que disguste al usuario o incumpla la condiciones de Facebook, con el fin de que se retire. Lo mismo se puede hacer en otras redes sociales como Twitter y Youtube.
  • Denuncia el discurso: cuando se identifique un caso de discurso o incitación al odio y se desee denunciarlo, es importante incluir tanta información como sea posible:
    • ¿Cuándo sucedió? Es importante tomar nota de la fecha y la hora en la que se ha publicado el contenido intolerante, porque algunos contenidos en línea (por ejemplo, las discusiones sobre un chat) puede desaparecer rápidamente.
    • ¿Cómo se transmitió el contenido? Fue a través de un correo electrónico, mensajes de texto, mensajería instantánea, red social, foro de discusión, comentario en una página web, etc.
    • ¿La víctima ha encontrado el mensaje mientras navegaba por internet?

Desde United Explanations, queremos, además, mostrar nuestro más sincero pésame y apoyo a los familiares, amigos de las víctimas y personas afectadas. United Explanations fue fundado en esta maravillosa ciudad y muchos de nuestros miembros y colaboradores residen (o lo han hecho alguna vez) en Barcelona. Han sido días tristes y duros, pero también de reflexión para todos. Barcelona seguirá siendo una ciudad símbolo de la libertad, la tolerancia y el aprecio a la diversidad, valores que también pretendemos impulsar desde nuestra plataforma. #TotsSomBarcelona.


11922834225_95eddf825c_k-1170x731.jpg

11min79930

Las nuevas tecnologías se han convertido en un instrumento de los grupos terroristas para financiar sus actividades, reclutar personal, y movilizarse desde las sombras. Por ello, la ciberseguridad se ha convertido en un eje central de las RR.II. y organismos como la UE, la ONU, o el FMI ya actúan para combatir el terrorismo en la Red.


8468788107_bb6c21b0e4_k-1170x731.jpg

21min37880

¿Cuál es el secreto del auge del Estado Islámico? Las redes sociales han permitido al grupo adoctrinar y captar miembros hasta convertirse en el grupo con la mayor milicia extranjera de la historia. Ahora, esto plantea diversos problemas: ¿cómo enfrentamos el ciberterrorismo? ¿Los gobiernos están vulnerando los derechos de la ciudadanía en internet?


Olinta Lopez20/06/2016
Egypt_Air_Airbus_A330-200_SU-GCG@BKK30.07.2011_613ks_6042522330-e1466366855227-1170x731.jpg

18min18720


El vuelo de Egyptair MS804 despegó del aeropuerto de Charles de Gaulle a las 23:09 el jueves 19 de mayo y sobrevoló Italia y Grecia antes de desaparecer en medio del Mediterráneo. Parece extraño pero no es la primera vez que pasa: el 31 de octubre de 2015 un ataque terrorista resultó en la muerte de 224 turistas rusos en la península de Sinaí (Egipto), cuando el avión abandonaba el aeropuerto de Sharm el-Sheikh. En este caso, el motivo fue un fallo en la seguridad el aeropuerto de salida, hecho que la compañía y el gobierno Egipcio pagaron muy caro.

Esta vez las causas no son tan claras: desde el primer momento, los investigadores intentan determinar si el avión airbus A320 de París fue derribado a causa de un acto de terrorismo o por un fallo técnico. Aunque las autoridades egipcias y francesas parecen estar de acuerdo en no sacar conclusiones precipitadas, los medios se apresuraron en llenar horas y horas de dudas y sospechas. El mismo presidente Francois Hollande ha dicho que «no se puede descartar ninguna hipótesis», incluso la posibilidad de que el avión fuera derribado por un ataque terrorista.

¿Ataque terrorista?

La primera hipótesis que se puede barajar es que la desaparición del avión se tratase de un acto de  terrorismo. Este ataque habría tenido lugar en una París militarizada en estado de alerta después de lo ocurrido en el aeropuerto de Bruselas. Además, la ciudad francesa ya estaba preparándose para la Eurocopa y parece complicado que un fallo de seguridad de este nivel se pudiese dar.

Ruta del avión Egyptair MS804 [Foto: Furfur vía WikimediaCommons]

Por otro lado, la mayoría de los pasajeros tenían nacionalidad egipcia o egipcia-francesa —como doble nacionalidad—. Por tanto, Egipto cuenta con el mayor número de pérdidas, ya que treinta de las personas abordo eran originarias de este país, seguidas por quince ciudadanos franceses, dos iraquíes, dos canadienses y un nacional de Reino Unido, Argelia, Bélgica, Chad, Kuwait, Portugal, Arabia Saudí y Sudán. Ninguna de estas personas estaba en las listas de vigilancia por terrorismo.

El ministro encargado del área de aviación de Egipto, bajo la fuerte presión de los medios internacionales, sugirió que la posibilidad de que el accidente fuera el resultado de un ataque terrorista era «más fuerte» que la teoría de un fallo técnico. Durante la misma rueda de prensa los medios egipcios mostraron su enfado y exigieron que, en este caso, París debía pagar por su fallo de seguridad al igual que el Cairo pagó por el ataque al avión ruso.

Si así fue, las investigaciones se centran en el último punto de salida y en cómo, si este es el caso, pudo haber un fallo que permitiera la entrada al avión de un dispositivo explosivo. En respuesta a la sospecha, la prensa internacional se apresuró a describir los cinco países en que el avión realizó una parada antes de París, incluyendo las capitales de Eritrea y Túnez y, finalmente, El Cairo. Incluso algunas teorías conspiratorias citan que el incidente del MS804 ocurría 804 días después del incidente con el avión MH370 de Malasyan Airlines, como para intentar vincular los dos acontecimientos.

El misterio del incidente de EgyptAir aumenta debido a la ausencia de una reivindicación de responsabilidad. Los grupos terroristas detrás de los ataques, por lo general, asumen la responsabilidad con bastante rapidez, pero hasta ahora nadie lo ha hecho. Ni Daesh ni al-Qaeda, ni ningún otro grupo terrorista, se han pronunciado al respecto.

¿Fallo técnico?

Si se trata de un error técnico, sería un golpe moral a la ya herida reputación de la aerolínea, dañada por el incidente en el Sinaí. Sin embargo, al igual que las sospechas de ataque terrorista, no hay nada claro.

Los investigadores franceses informaron que el avión envió una serie de alarmas que indicaban la detección de humo a bordo poco antes de la desaparición de aparato. El portavoz de la agencia de investigación de accidentes Francesa (la BEA) ha explicado que las señales no indican lo que causó el humo o incendio en el avión, sin embargo, ofrecieron las primeras pistas en cuanto a lo que sucedió en los momentos antes del accidente. Además, una fuente de la aviación ha asegurado que un incendio a bordo probablemente habría generado múltiples señales de alerta, mientras que una explosión repentina no puede haber generado alguna —aunque las autoridades insisten en que ningún escenario, entre ellas la explosión, se descarta—.

El diario Al-Ahram publicó un escáner del registro de estos mensajes. Fueron mandados un total de once «mensajes electrónicos» a partir de las 21:09 horas del 18 de mayo, unas tres horas y media antes de desaparecer

Caja negra [Foto: Desconocido vía WikemediaCommons]

de los radares.  El primer mensaje fue enviado en 21:13 GMT, poco antes del despegue, lo que indica que los motores funcionaron sin problemas tal y como el piloto había indicado antes del despegue. Sin embargo, no fue hasta las 12:26 horas del 19 de mayo cuando el avión envió un mensaje indicando que había un cambio en la temperatura de la ventana derecha de la cabina del piloto, al lado del copiloto, a lo que siguieron una sucesión de mensajes hasta la desaparación de los radares.

Las autoridades francesas han confirmado que los detectores de humo se activaron a bordo del vuelo unos minutos antes de desaparecer, pero el análisis de los mensajes automáticos ha indicado que la causa del accidente sigue sin estar clara. El registro del avión indica que también realizaron «virajes bruscos»: realizó un giro a la izquierda de 90 grados y pasó de 37.000 pies a 15.000 pies antes de desviarse 360 grados a la derecha; aunque tampoco son indicativos de la causa, sino de que hubo algún problema. Fue entonces cuando las autoridades egipcias perdieron contacto con el vuelo en torno a las 2:30 horas (1:30 am BST), cuarenta y cinco minutos antes de la hora prevista de aterrizaje en el aeropuerto internacional de El Cairo.

No se descarta ningún escenario

Una vez analizada la caja negra del avión que se ha encontrado esta semana pasada, los investigadores tendrán una idea más clara de lo que causó el accidente. En ella esperan encontrar el detalle de todo lo que ocurrió en los momentos finales antes de que el avión se desplomara en el Mediterráneo. Parece que se ha tenido suerte al encontrarla tan pronto ya que, por ejemplo, se necesitaron dos años para encontrar las cajas negras pertenecientes al vuelo 447 de Air France, que se hundió en el Atlántico matando a 228 personas.

Otra indicación para sacar conclusiones de lo que ocurrió es el estado del fuselaje. Si el accidente fue causado por una bomba se esperan encontrar algunos residuos de explosivos. De momento, solo queda esperar para ver en qué concluyen las investigaciones. Seguramente ocurrirá después de finalizar la Eurocopa de Francia, pero no antes de que el turismo en Egipto se recupere.

El impacto del accidente en el frágil sector turístico de Egipto

El avión desaparecido se fabricó en 2003 y llevaba 48.000 horas de vuelo y, después de trece años operando con normalidad, desapareció sin dejar rastro. Esto supone el tercer golpe a la industria turística de la tierra de los faraones, todavía aturdida por la agitación política tras la revolución de 2011 que derrocó a Hosni Mubarak.

La dañada industria del turismo en Egipto [Foto: Mstyslav Chernov vía WikimediaCommons]

Un «desafortunado incidente» resultó en la muerte de ocho turistas mexicanos en el desierto occidental el 13 de septiembre de 2015. Este incidente fue catastrófico para un país que estaba —y está— sufriendo los estragos por el descenso continuado de su principal fuente de ingresos: el turismo. Un mes después, el 31 de octubre de 2015, un ataque terrorista resultó en la muerte de 224 turistas rusos y la tripulación del avión cuando abandonaban el aeropuerto de Sharm el-Sheikh. Como consecuencia, todos los vuelos con Rusia y el Reino Unido fueron cancelados y el ministro de Turismo del país se vio obligado a reconocer, poco después del incidente en Sinaí, que se esperaba una caída en el  turismo de 13% para 2016.

Aquellos supersticiosos, que sufren de triscaidecafobia o fobia al  número 13, han empezado a teorizar sobre la relación de este número con estos incidentes: 13 años operando, 13 de septiembre, 31 de octubre (13 al revés) y el 13%. Es como si el mal de ojo se hubiera apoderado del futuro de Egipto. Sin embargo, la historia no termina aquí. ¿Has escuchado hablar del virus Zika? No, no te preocupes, no ha llegado [todavía] a Egipto o a la región, pero el mosquito que propaga el virus —también responsable de la fiebre amarilla o el dengue, entre otros— se llama «Aedes Aegypti». Aegypti es la forma latina para Egipto. La mala suerte de este país es caldo de cultivo para supersticiones y teorías conspiranoicas.

Como intento desesperado de recuperación, el ministerio de Turismo ha desarrollado la campaña #ThisIsEgypt y, además, cuenta con el nuevo descubrimiento de una cámara oculta en la tumba del rey Tut. El gobierno está convencido de que es una nueva oportunidad para impulsar el turismo de la zona; sin embargo, hay quienes se preguntan si la maldición de los faraones ha resurgido al perturbar a la momia del faraón del antiguo Egipto.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.



Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!