24/09/2017 BARCELONA

Almudena Díaz, autor en United Explanations

Almudena Díaz10/10/2016
reproductive_rights_women.jpg

19min2620

El aborto “inseguro” en el mundo

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año cerca de 22 millones de mujeres a nivel global se someten a un aborto inseguro. De entre estas, más de 18 millones pertenecen a países en vías de desarrollo. Casi 50.000 mueren durante el procedimiento, y cerca de 5 millones sufren secuelas. Los organismos internacionales señalan que esta cifra supone el 13% la mortalidad materna en el mundo. Sin embargo, son muchos son los expertos que denuncian que estas cifras no responden a la realidad, ya que en la mayoría de estos países no se dispone o invierte en herramientas rigurosas para recoger datos acerca de cuestiones como el aborto, o muchas otras que afectan directamente a las mujeres, y que, a día de hoy, las hace invisibles en las estadísticas. Precisamente, gracias a la denuncia continuada de numerosas organizaciones este debate se ha puesto sobre la mesa en la discusión sobre los nuevos ODS (punto 17) y la Agenda de desarrollo post 2030, y en línea con ello, ONU Mujeres ha lanzado la campaña “Making every woman and girl count”.

Esta problemática también afecta a los países desarrollados. Ya que, como bien denunció en su día el Informe Estrela, los embarazos no planeados o no deseados, continúan siendo una realidad problemática para muchas mujeres y adolescentes también en la Unión Europea (UE), a pesar de que el aborto sin riesgos es legal y accesible. 

La salud reproductiva y sexual: un derecho humano

El derecho a la salud reproductiva y los derechos sexuales y reproductivos, se han reconocido en numerosos tratados internacionales como derechos humanos, y como tal, son imprescindibles para el desarrollo y su vulneración supone una vulneración de los derechos humanos.

Campaña en español para el #September28
Campaña en español para el #September28.

Por ejemplo, el programa de acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD) establece a lo largo de su séptimo apartado que los derechos sexuales y reproductivos abarcan tanto la capacidad de las parejas e individuos —sin discriminación alguna por razón de sexo, género, edad o estado civil— de decidir de modo libre y responsable si quieren o no tener descendencia, cuándo tenerla y con quién.

Del mismo modo la Convención de eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW) señala en su artículo 16 que para asegurar las mismas condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, éstas deben poder elegir libre y responsablemente el número de hijos que quieren tener.

De hecho, la última publicación de UNFPA al respecto (que data del 2008), va incluso más allá y denuncia directamente que:

“La mortalidad materna y la mala salud reproductiva se constituyen en una violación de los derechos humanos cuando son causadas, en su totalidad o en parte, por el hecho de que el Estado incumpla su deber de respetar, proteger y garantizar los derechos humanos que conforman lo que hoy llamamos derechos reproductivos”.

Como bien se extrae de estos textos, los Estados han sido instados en numerosas ocasiones a incluir la salud sexual y reproductiva dentro de sus sistemas de sanidad para así alcanzar una situación en la que todas las personas puedan disfrutar plenamente de sus derechos. Sin embargo, éstos siguen restringiendo o penalizando el acceso al aborto en muchos lugares del mundo, o incluso, intentando cambiar las legislaciones para hacerlas más restrictivas como recientemente trató de hacer el Gobierno de Polonia, afortunadamente, sin éxito.  

Campaña de Amnistía Internacional "i cuerpo, mis derechos"
Campaña de Amnistía Internacional “Mi cuerpo, mis derechos” [Foto vía Amnistía Internacional].

Las leyes del aborto siguen siendo restrictivas

Ya en 2012 la OMS señalaba en su informe “Aborto sin riesgos: guía técnica y de políticas para sistemas de salud” que:

“Casi cada una de estas muertes podrían haberse evitado a través de la educación sexual, la planificación familiar y el acceso al aborto inducido de forma legal y sin riesgos, y a la atención de las complicaciones del aborto”.

En la misma línea lo han vuelto a expresar estos días expertos de la ONU en un llamamiento para poner fin a todas las medidas punitivas y a las barreras discriminatorias que a día de hoy impiden a millones de mujeres el acceso a la salud reproductiva:

“La penalización del aborto y la denegación de servicios para la interrupción de un embarazo no deseado, son formas de discriminación basadas en el sexo”.

“Su prohibición no reduce la necesidad ni el número de abortos, sólo aumenta los riesgos para la salud y la vida de las mujeres y las niñas que acuden a servicios inseguros e ilegales” (especialmente de aquellas que viven en la pobreza).

“No podemos tolerar la violación severa de los derechos humanos de las mujeres debido a diferencias biológicas. Y sobre todo, no podemos tolerar la alta incidencia de muertes entre mujeres y niñas debido al aborto inseguro. Una problemática que puede prevenirse”.

Las leyes restrictivas del aborto se aplican sobre el 40% de la población mundial y en muchos casos, pueden llevar a una mujer a la cárcel por interrumpir su embarazo. Y eso aun sabiendo que los embarazos no deseados no pueden ser en ningún caso totalmente prevenidos, ya que los métodos anticonceptivos no son 100% efectivos” (ni todo el mundo tiene acceso a ellos).

Además, “las mujeres están mucho más expuestas que los hombres a la violencia sexual” (y eso, a pesar de las barbaridades que dicen algunos, también puede acarrear embarazos no deseados).

El “derecho a la vida”: ¿a la vida de quién?

Durante los últimos años hemos podido observar un incremento en el discurso internacional del llamado “Derecho a la vida”, una tendencia que, basándose en la supuesta necesidad de “proteger la familia”, promueve modificar las legislaciones nacionales e internacionales para asegurar la “protección de la institución de la familia”, mediante la promoción del derecho a la vida desde la concepción y  la restricción del acceso tanto al aborto como a la anticoncepción.

“Estas posturas, que suelen disimularse en un discurso que exalta el valor de la vida, tienden a producir exactamente el efecto contrario, puesto que elevan la mortalidad y la morbimortalidad materna. Además, se basan en interpretaciones tradicionales y patriarcales de la familia y de los derechos de los miembros que la conforman.” Informe: El derecho a la vida ¿de quién?. Centro de Derechos reproductivos.

Como decíamos, esto no es algo que sólo ocurra en los países en desarrollo. En efecto, en Europa una de las propuestas más discutidas del Informe Estrela era la de hacer frente al problema del uso no regulado de la objeción de conciencia entre los profesionales de la salud reproductiva,  práctica que ha denegado a muchas mujeres el acceso a los servicios de información, compra de anticonceptivos, análisis prenatales y/o interrupción legal del embarazo.

Campaña en español para el #September28.
Campaña en español para el #September28.

A nivel internacional, iniciativas como Women on wave o Women on web que trabajan para facilitar información y acceso a medicación a aquellas mujeres que quieren interrumpir su embarazo en países donde el acceso al aborto está prohibido o es muy restringido, se han encontrado con todo tipo de barreras no solo físicas, sino también tecnológicas (muchas de ellas en los llamados países desarrollados): censura de sus páginas webs, restricciones desde Google para su aparición en el buscador, impedimentos desde plataformas como iTunes para su disponibilidad (gratuita) entre las aplicaciones disponibles etc.

Por ello, ahora más que nunca, campañas a favor del aborto seguro como la de #Ponteensuszapatos lanzada recientemente con motivo del #28S, Día Internacional del Día de Acción Global por un Aborto Legal, Seguro y Gratuito, son más que necesarias para concienciar a la población sobre las dificultades que muchas mujeres sufren para poder decidir sobre si quieren o no ser madres, o el número abrumador de mujeres que ponen en riesgo su vida, innecesariamente, al no tener acceso a un aborto seguro. Sin embargo, para contrarrestar este “discurso pro vida” peligroso y contrario a los derechos humanos, no bastará con la concienciación.

“Necesitamos un análisis feminista crítico sobre lo que implica la llamada protección de la familia en los espacios internacionales de derechos humanos.” Y lo necesitamos ya.

Para más información sobre el estado de los derechos reproductivos vale la pena echar un ojo a esta selección de 15 recursos propuestos por el Observatorio de la Universalidad de lo Derechos. Porque eso es lo que son los derechos reproductivos, derechos UNIVERSALES.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.


Almudena Díaz07/09/2016
Imagen-1.jpg

20min6471

En el Tax Justice Blogging Day (El Día Bloguero por la Justicia Fiscal, iniciativa de Oxfam y otras organizaciones sociales) subrayamos , conscientes de que la fiscalidad injusta es una de las causas principales de la creciente desigualdad social, que las principales víctimas de esta injusticia fiscal y social tienen, como lo tiene la pobreza, rostro de mujer.


Almudena Díaz15/04/2015
cropped-img_8751_web-header21-1170x463.jpg

15min1870

El Instituto de Culturas del Islam de París ofrece desde ahora y hasta finales de julio la exposición “Cherchez l’erreur”, una muestra sobre cómo la guerra y las revoluciones árabes en Oriente Medio han impactado sobre la creación artística. ¿La particularidad? Todas las artistas expuestas son mujeres, y sus testimonios ofrecen una mirada muy distinta de la habitual sobre la guerra en Oriente Medio.


Almudena Díaz25/11/2014
Portada.jpg

18min3121

Hoy 25 de noviembre se celebra el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. También conocida como violencia por razones de género. Este tipo de violencia constituye una violación fundamental del derecho a la vida, a la libertad, a la seguridad, a la dignidad, a la igualdad entre hombres y mujeres, a la no-discriminación y a la integridad física y mental. Una verdadera pandemia global que en pleno siglo XXI está todavía muy lejos de ser erradicada.

¿Qué se entiende por violencia contra la mujer?

De acuerdo con la Asamblea General de Naciones Unidas:

Por violencia contra la mujer se entiende todo acto de violencia basado en la pertenencia al sexo femenino que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.

¿Cuáles son las formas de ejercer la violencia de género?

Aunque es difícil distinguir entre diferentes tipos de violencia, ya que éstas no son excluyentes, las formas de ejercer violencia de género son múltiples:

La violencia doméstica, el acoso sexual, la violación sexual, la mutilación genital femenina, los matrimonios forzados, los crímenes de honor, el tráfico de mujeres, la prostitución forzada, la violación sistemática como arma de guerra, la esterilización forzosa, el aborto y el embarazo forzado, la esclavitud sexual, el infanticidio femenino, y la selección prenatal por razones de sexo.

Imagen: Infografía Beijing 20 / UN Women
Imagen: Infografía Beijing 20 / UN Women

No se trata de una práctica que sólo suceda en determinadas partes del mundo. Las cifras son claras: 1 de cada 3 mujeres en el mundo ha soportado violencia física o sexual, principalmente por un compañero sentimental. Este tipo de violencia supone una violación de los derechos humanos de las personas, y su perpetración refuerza y refleja las desigualdades actuales existentes entre hombres y mujeres. Dado que estas desigualdades están patentes en todos los rincones del planeta, la violencia de género también lo está.

¿Qué se esta haciendo para acabar con la violencia de género?

Con el objetivo de generar conciencia e inspirar acciones que pongan fin a una de las formas de desigualdad de género más severas, hoy 25 de noviembre Naciones Unidas, a través de su campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas, celebra el llamado Día Naranja. Durante este día se invita a toda la sociedad civil a lucir algo de color naranja como muestra de sensibilización y conciencia sobre la violencia de género.

Imagen: Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas
Imagen: Campaña ÚNETE para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas

Pero no sólo se puede lucir el naranja el 25 de noviembre, sino el 25 de cada mes. Liderado por la campaña ÚNETE, el día señalado de cada mes se llevan a cabo actividades que pretenden denunciar todas las formas de violencia de género que sufren las mujeres y las niñas en el mundo. Y para ello, cada año, Naciones Unidas y las organizaciones de defensa de los derechos de las mujeres definen como prioritarios diferentes temas que, a día de hoy, tienen un impacto decisivo sobre la mitad de la población mundial.

A lo largo del 2014 las temáticas sobre las que se ha querido concienciar han sido:

  • La necesidad de conseguir espacios públicos seguros: las mujeres y las niñas alrededor del mundo sufren a diario violaciones de sus derechos humanos, resultado del acoso sexual y otras formas de violencia sexual en espacios públicos, como la violación o el feminicidio. Estas violaciones suceden en la calle, en los transportes públicos, en los parques, las escuelas, áreas rurales etc. Pocas son las leyes y las políticas de urbanización sensibles al género puestas en funcionamiento. La violencia y el miedo reducen la libertad de movimiento, y por consiguiente, el acceso a la educación, al trabajo, al ocio, a los servicios básicos, etc. Prevenir el acoso sexual y otras formas de violencia en los espacios públicos, es todavía una asignatura pendiente incluso en los países con mayores índices de igualdad.
  • El estigma de la violencia contra las niñas: las niñas juegan múltiples roles en el hogar y, en algunas sociedades ya desde muy pequeñas pueden ser discriminadas o víctimas de violencia, por ejemplo negándoles el acceso a la educación o restringiendo su capacidad de decisión sobre su futuro o su propio cuerpo. Además, bajo contextos de emergencia y/o conflicto, las niñas pueden ser víctimas de violaciones sexuales, prostitución forzada, esclavitud sexual, crímenes de guerra, etc. Se calcula que millones de niñas en el mundo están sometidas a prácticas dañinas, entre ellas, la mutilación genital femenina y el matrimonio temprano. A día de hoy se estima que 700 millones de mujeres en el mundo han experimentado un matrimonio prematuro, práctica que en muchas ocasiones implica la perdida de oportunidades de educación y de acceso al mercado laboral, una mayor probabilidad de embarazo adolescente y de baja salud reproductiva, mayores tasas de mortalidad materna y de violencia doméstica.
  • La violencia de género en la economía informal: millones de mujeres en todo el mundo sobreviven a través de la economía informal, en condiciones de trabajo precarias, desregularizadas. La mayoría de ellas son trabajadoras del sector doméstico, el cuidado de las personas, la agricultura, la venta ambulante y la recogida de desechos. Desprotegidas por la ley en el desarrollo de sus actividades, pueden sufrir condiciones de explotación laboral, trabajo forzado, precariedad (inexistencia de beneficios sociales, cobertura médica, salud ocupacional, convenio laboral), e incluso esclavitud. Aunque la violencia contra las mujeres en el entorno laboral puede afectar todos los sectores, las trabajadoras domésticas son, por las condiciones de informalidad que caracterizan este sector, las principales víctimas.
  • La violencia contra las mujeres y las niñas en el mundo del deporte: el deporte como carrera profesional o como ámbito de participación en los espacios públicos, puede proveer a las personas de las herramientas necesarias para desarrollar valores tan importantes como la capacidad de liderazgo, la confianza en uno mismo y el acceso a una mejor posición social. Sin embargo a día de hoy e incluso en los países más desarrollados, el deporte, y especialmente el profesional, sigue siendo mucho más practicado por los hombres que por las mujeres. Muchas mujeres y niñas no tienen la posibilidad de desarrollar su potencial en este ámbito, tanto por barreras relacionadas con la tradición y la religión, como por barreras sociales. Además, en los países más restrictivos con los derechos humanos de las mujeres, éstas pueden sufrir violencia por el mero hecho de practicarlo, y han de afrontar fuertes obstáculos para poder desarrollarse profesionalmente en el mundo del deporte. Finalmente, situaciones como las acontecidas en algunos eventos deportivos también pueden desencadenar en un aumento de la violencia de género, como por ejemplo muestran algunos estudios, sucede tras un mundial de fútbol.
  • La violencia contra la mujer en el entorno laboral: el empoderamiento económico de las mujeres es un elemento esencial para hacer frente a las causas estructurales de la desigualdad de género, le feminización de la pobreza y la violencia contra las mujeres y las niñas. La violencia de género en el entorno laboral puede adoptar diferentes formas, desde el acoso hasta la discriminación y el bullying. Las empresas tienen la responsabilidad de asegurar entornos laborales libres de violencia para todas las mujeres y las niñas, no sólo a través de campañas de comunicación y marketing corporativo, sino también por medio de políticas de tolerancia cero y no discriminación, acompañadas de herramientas y acciones para su correcta implementación.
  • La violencia sexual contra las mujeres y las niñas bajo situaciones de conflicto: la violencia sexual durante y tras situaciones de conflicto afecta a millones de personas, principalmente mujeres y niñas. De hecho puede ser utilizada como una herramienta de guerra tanto por actores estatales como no estatales, e incluye: la violación sexual, la esclavitud sexual, la mutilación genital, el embarazo forzado, la esterelización forzada…Sucede tanto en las propias comunidades como en campos de refugiados, en centros de detención, en checkpoints etc. Además, dada la situación de emergencia que caracteriza las los conflictos, muchos de los perpetradores de estos actos lo hacen con total impunidad, y los sobrevivientes tienen miedo de denunciar y muchas dificultades para acceder a la justicia, incluso una vez terminado el conflicto.
  • La Mutilación Genital Femenina (MGF): la MGF es una violación de los derechos humanos, su práctica se justifica en una mezcla de razones culturales, sociales y religiosas. Se calcula que más de 130 millones de niñas y mujeres en el mundo han sido víctimas de esta práctica que, en la actualidad, se extiende a 29 países en África y en Oriente Medio. La MGF no tiene ningún beneficio para la salud de las mujeres sino todo lo contrario: conlleva un grave daño para los órganos de la persona, puede producir dificultades en el parto, infecciones graves etc. Además de que implica una grave violación de los derechos reproductivos y sexuales de las mujeres.
  • Asegurar un mejor acceso a la justicia para las sobrevivientes de la violencia de género: las leyes deberían criminalizar todas las formas de violencia contra las mujeres y las niñas, y para ello es necesario que se disponga de sistemas que aseguren el acceso a la justicia, el seguimiento de estos crímenes, y el apoyo a las víctimas. Sin embargo son muchos los obstáculos que impiden a las mujeres y las niñas poder reportar estos abusos, e incluso algunas áreas del planeta dónde ni siquiera son considerados crímenes o las autoridades sociales son permisivas con la violencia de género.

Hoy más que nunca tenemos que tener presente que la violencia contra las mujeres y las niñas se puede evitar. La prevención es posible y esencial, para caminar hacia una sociedad libre de violencia y discriminación por razones de género. Hoy, en el Día de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres y las Niñas, sensibilízate, luce algo naranja, #orangeurworld.



Sobre nosostros

Con más de 1.700 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la plataforma online colaborativa de divulgación internacional más importante en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!