23/08/2019 BARCELONA

“Loving Vincent”: Un homenaje a la pasión

[Foto vía http://lovingvincent.com/paintings,76,pl&paint=455.html].
Loving Vincent es una película biográfica animada de 2017 sobre la vida del pintor holandés Vincent van Gogh, y en especial, sobre las circunstancias de su muerte. Es la primera película animada completamente pintada y financiada mediante una campaña de Kickstarter. El presente artículo nos ofrece una reseña del film a la vez que detalla las particularidades de la vida de Van Gogh y la evolución de su obra.


Loving Vincent, el primer film animado realizado con pinturas al óleo, ha demostrado ser toda una proeza técnica. Combina uno de los estilos pictóricos de finales del siglo XIX con las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías de edición de imágenes. Condensa el trabajo de 125 pintores durante 6 años y refleja su enorme versatilidad, no solo para producir copias de los cuadros de Van Gogh, sino también para hacer suyo su estilo y continuar creando a partir de él. Está nominada al Óscar y compite con animaciones de estilo convencional, lo cual hace que se vea todavía más única. Esta cinta, sin embargo, es mucho más que su proceso de realización o su estilo nunca antes probado. Es también un homenaje a la vida de un artista y a la pasión que él fue (y es) capaz de inspirar.

Intentando comprender los detalles de la muerte de Van Gogh, nos unimos al viaje de Armand Roulin y vamos aprendiendo acerca de la vida del artista. Seguimos al personaje en su investigación casi detectivesca y conocemos al pintor a través de sus cartas y de los comentarios de los vecinos que acompañaron el final de su vida en Auvers-sur-Oise. Pero, sobre todo, lo conocemos a través de su obra; algo que Van Gogh ya expresó en una de las cartas que envió a su hermano Theo, en la que le dijo que dejaba que sus pinturas hablasen. Asombra la intensidad del color y el aspecto no terminado de sus cuadros, sin duda herencia de Émile Bernard y del círculo de pintores post-impresionistas que Van Gogh frecuentó en París.


Lo que también sorprende es la vastedad de su obra. Al ver la escena del funeral (que fue a la vez una especie de exposición de cuadros organizada por Theo), uno se pregunta cómo es posible pintar tanto en tan poco tiempo. Considerando que Van Gogh comenzó a pintar alrededor de los 30 años y murió a los 37, resulta sorprendente que haya producido alrededor de 800 cuadros en menos de 10 años. Más aún, es asombroso que el autor de todas esas extraordinarias pinturas que hoy conocemos y admiramos fallara en prácticamente todo lo que emprendió antes de dedicarse al arte. Tal como señala la directora de la película, Van Gogh fue un hombre que fracasó en diversos proyectos y fue la “oveja negra” de su familia, pero aun así logró encontrar la fe y energía para intentar algo nuevo.

Si dejamos que sus pinturas hablen por él, nos queda la sensación de que aquello que caracteriza a Van Gogh es su pasión, su entrega completa al arte. Tal como da a entender Adeline Ravoux en una escena, las dificultades materiales dejaban de existir cuando él pintaba. Si llovía, seguía saliendo a campo abierto; si no tenía dinero para comprar lienzos, usaba las telas que sobraban en la posada del padre de Adeline. Entre todos sus cuadros, tal vez la serie de Los girasoles sea el ejemplo más notorio de la energía interminable que irradiaba cuando pintaba con pasión.

“Girasoles” [Foto vía https://www.vangoghmuseum.nl/en/collection/s0031V1962].

El proyecto de La Casa Amarilla, concebida para albergar una colonia de artistas en el sur de Francia y que inspiró un cuadro homónimo, no funcionó como Van Gogh esperaba. En su correspondencia con Theo da cuenta de un planeamiento sumamente detallado de los ambientes de esta casa, así como de su afán por amueblarla y decorarla con pinturas (entre ellas los famosos Girasoles destinados a la habitación de Gauguin). ¿Por qué alguien haría todo esto si no deseara firmemente aportar algo al arte?

La vida de Van Gogh estuvo marcada por el sufrimiento familiar y personal, pero también por un enorme anhelo de demostrar quién era a través de la pintura. En la carta para Theo del 21 de julio de 1882 (una de las cartas que aparecen leídas a lo largo de la película), el pintor nos cuenta que a los ojos de la mayoría de personas él no es nadie; es desagradable y ocupa un lugar muy bajo en la sociedad. Pretende demostrar a través de sus pinturas, sin embargo, todo aquello que ese “nadie” lleva en su corazón.

Pues bien, más de un siglo después de su muerte, Loving Vincent pone en evidencia que lo consiguió. Su entrega al arte valió la pena y logró inspirar a otros. En su propio tiempo, a pesar de toda la hostilidad con la que fue recibida su obra, fue admirado por quienes lo conocieron más a fondo. La película lo transmite a través de los personajes de Theo, Joseph Roulin, Père Tanguy, Adeline Ravoux, el Doctor Gachet y su hija Marguerite. Cada uno de ellos le entendió y pudo reconocer en él un genio donde los demás solo veían un loco. Incluso Armand Roulin, que comenzó el viaje de mala gana y con el solo propósito de entregar una carta, terminó valorando tanto la vida de Vincent Van Gogh como para sentirse enfadado ante la posibilidad de que alguien lo hubiese asesinado y salido impune.

Actualmente, Van Gogh inspira aún más. Impacta en quienes se sienten tocados emocionalmente por sus cuadros o por la historia de su vida. Así ha sido para Dorota Kobiela y varios miembros del equipo de la película, algunos de los cuales han señalado en entrevistas que se comprometieron con el proyecto para agradecer o rendir homenaje a un pintor del que aprendieron mucho. Una hazaña técnica de tales proporciones no hubiese sido posible sin su pasión y energía. Esta película, aun sin incluir a Van Gogh como personaje, tal como habían venido haciéndolo otras cintas dedicadas al mismo pintor como El loco del pelo rojo (Vincente Minnelli, 1956) o Vincent y Theo (Robert Altman, 1990), logra transmitir muy bien las emociones fuertes que él y su obra inspiran en todo aquél que se les acerca. Es más, precisamente el hecho de que Van Gogh ya no esté acrecienta la sensación de que nos encontramos frente a un homenaje.

Póster “Lovin Vincent” [Foto vía http://bitacorasiete1000.blogspot.pe/2017/10/].

En pocas palabras, Loving Vincent es una invitación a que el espectador sienta lo mismo, a que se sienta inspirado por la fuerza creadora del pintor. Todos, en nuestra vida diaria, creamos. Todos dedicamos nuestra vida a algún propósito. Y es una gran fortuna que podamos contar con el ejemplo de pasión y entrega que nos ofrece Van Gogh. Tal como señala la canción final de la película, él sufrió enormemente pero, a través de su intensa vida y de su obra, nos dejó un mensaje capaz de liberarnos:

“And now I understand what you tried to say to me. How you suffered for your sanity. How you tried to set them free. They would not listen. They did not know how. Perhaps they’ll listen now”.

Por todo lo expuesto anteriormente, esperamos que esta cinta resulte ganadora del Oscar a Mejor Película Animada. Si lo logra sería un gran éxito, no solo para el equipo director y sus admiradores, sino de manera general para el cine animado europeo que toma distancia de la temática infantil tradicionalmente atribuida a este género y apuesta por obras más complejas, reflexivas y dirigidas principalmente al público adulto.

Desafortunadamente, películas de este tipo como Persépolis (Vincent Paronnaud y Marjane Satrapi, 2007) o Chico y Rita (Fernando Trueba, Javier Mariscal y Tono Errando, 2010) si bien son galardonadas con premios europeos como los César o los Goya, no logran ganar el Oscar. Más recientemente, Ernest y Célestine (Stéphane Aubier, Vincent Patar y Benjamin Renner, 2012), una película originalmente basada en literatura infantil, pero que logró abordar con mucha seriedad y originalidad temas como la segregación y los prejuicios entre grupos sociales, fue ganadora del César y, al igual que las dos anteriores, estuvo nominada al Oscar, sin éxito. Quizás sea éste el momento de Loving Vincent. Quizás se demuestre que películas de este género pueden triunfar también fuera de Europa.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.

165 Shares

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Soledad Castillo

Lima, Perú. Estudiante de Ciencia Política y Gobierno con mención en Relaciones Internacionales de la Pontificia Universidad Católica del Perú. Asistente de Investigación en la Universidad del Pacífico y Directora de la Comisión de Investigaciones de la Asociación Civil Politai. Email: [email protected]


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!