17/12/2018 BARCELONA

Irán: los homosexuales se ven forzados a cambiar de sexo

Activista LGBTIQ posa con la bandera arcoiris con una vista de Teherán de fondo [Foto vía www.theatlantic.com].
Las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo en Irán son castigadas con latigazos o hasta con la muerte. El régimen iraní considera que la homosexualidad es una enfermedad que debe curarse mediante “terapias” y/o inyecciones de hormonas; y en última instancia, si lo anterior no funciona, los individuos deben someterse a una operación de reasignación de sexo.

Los clérigos argumentan que si eres una mujer que ama a otra mujer es por un “error” que se tiene que “corregir” mediante una operación de cambio de sexo. De este modo, mediante la eliminación física de los homosexuales presionándolos para cambiar de sexo, el régimen iraní pretende imponer su visión heteronormativa sobre la población. Por medio de esta práctica, hace unos años, se sostenía la retórica gubernamental de que “en Irán no había homosexuales”. Hoy por hoy, el discurso oficial reconoce la existencia de personas homosexuales y transgénero, pero se los tacha de personas “enfermas”.

Después de recoger los testimonios de varias personas homosexuales iraníes, algunas ONG de derechos humanos, como Justice for Iran, denuncian que, debido a los tabúes culturales y religiosos, la población no tiene acceso a información sobre la homosexualidad y las variaciones de género. De este modo, la gente confunde los conceptos de identidad de género con los referentes a la inclinación sexual.

Por culpa de esta falta de información, organismos gubernamentales como la Organización de Bienestar de Irán han conseguido convencer a algunas lesbianas y algunos gays de que son individuos del sexo opuesto que han nacido en un cuerpo equivocado y, por consiguiente, se han sometido a operaciones de cambio de sexo.

Fotograma de la película “Circumstance”, que trata sobre la relación entre dos adolescentes iraníes [Foto vía www.afterellen.com].

Paradójicamente, en un Estado teocrático donde homosexuales son condenados a muerte, no sólo se permite la operación de cambio de sexo, sino que, en parte, son costeadas por el propio Estado. Además, el Estado reconoce legalmente a las personas transgénero, siempre y cuando se sometan a la operación de reasignación de sexo. Dicho de esta forma, podría parecer que Irán es un paraíso para transexuales en Oriente Medio, pero no lo es. A pesar de ser reconocidos legalmente y religiosamente, los transexuales son marginados socialmente.

Asimismo, cabe destacar que las personas transgénero que aún no han optado o no quieren optar a la cirugía de reasignación de sexo, no tienen ningún reconocimiento por parte del régimen.

Condena a muerte, latigazos o acoso continuado

Las leyes iraníes criminalizan las relaciones sexuales entre personas del mismo sexo y dichas prácticas se castigan con la muerte o con flagelaciones. El Código Penal de Irán recoge estos “delitos” entre los artículos 233 y 241.

Un hombre gay es condenado a muerte en Irán [Foto vía gayswithoutborders.wordpress.com].

Según el Código Penal, los culpables de tafhkiz (relaciones sexuales entre dos hombres sin penetración) tienen que recibir cien latigazos. También se castiga con cien latigazos lo que el Código Penal define como mosaheqeh, es decir, cuando una mujer coloca sus órganos sexuales sobre los órganos sexuales de otra mujer.

En el artículo número 237 del Código Penal iraní también se criminaliza conductas entre personas del mismo sexo en las que no se implican los órganos sexuales, como “besarse o tocarse lujuriosamente”. Estos actos pueden ser castigados con 31 y 74 latigazos.

El castigo más severo es por los culpables de livat (relaciones sexuales con penetración entre dos hombres). El Código Penal recoge que la parte pasiva involucrada en livat tiene que ser condenada a muerte y la parte activa tiene que recibir cien latigazos. En el caso en que se trate de una violación o que la parte activa sea un hombre casado, éste también se enfrentará a la pena de muerte.

Además, el Código Penal de Irán discrimina entre hombres musulmanes y no musulmanes en relación a las penas por los delitos de livat y tafhkiz. Si la parte activa es un hombre no musulmán que tiene relaciones sexuales con un musulmán “pasivo”, el Código Penal exige que se castigue al hombre no musulmán con la pena de muerte, independientemente de si el acto es livat o tafhkiz.

Dos gays muestran las heridas sufridas por los latigazos [Foto vía Iranian Queer Organization].

Cabe destacar que la ley penal iraní aborda de la misma manera los actos sexuales consensuados entre dos personas del mismo sexo que delitos como la violación, el abuso de menores y el tráfico sexual.

Igualmente, las personas transgénero que no se hayan sometido a una operación de cambio de sexo también corren la misma suerte, si son condenadas por mantener relaciones sexuales con alguien del mismo sexo biológico.

Asimismo, debido al estricto código de vestimenta, los individuos LGBTIQ que no vayan vestidas por la calle de acuerdo a la concepción binaria del régimen pueden ser encarceladas por ofender la “decencia pública”. Según el artículo 638 del código penal, los culpables de este delito serán encerrados en prisión entre 10 días y dos meses o recibirán 74 latigazos.

Estas leyes discriminatorias dan carta blanca a las fuerzas de seguridad, incluidas la policía y los basij (cuerpo paramilitar formado por voluntarios), para acosar y arrestar a los ciudadanos sospechosos de formar parte de una minoría sexual, según un informe de Humans Rights Watch. Este informe también documenta casos en los que la policía y los basij presuntamente maltrataron y, en algunos casos, torturaron a personas LGBTIQ o sospechosas de serlo, tanto en espacios públicos como en centros de detención. Varias personas entrevistadas por Human Rights Watch denuncian que miembros de las fuerzas de seguridad los han agredido sexualmente o violado.

Dos policias reprenden a un chico por llevar unos pantalones ajustados [Foto vía iranpoliticsclub.net].

Según Justice for Iran, a menudo, cuando los homosexuales iraníes se encuentran entre la disyuntiva de seguir aguantando el hostigamiento continuo y el encarcelamiento e incluso una posible ejecución, o someterse a una operación de cambio de sexo, eligen lo último para escapar de los peligros del castigo, especialmente porque culturalmente y bajo la presión de la familia y la sociedad, consideran que sus propios deseos sexuales son “pecaminosos” o “desviados”.

Este es el caso de Donya, una mujer lesbiana que relató su experiencia a la BBC. Donya explica que estaba bajo tanta presión que quería cambiar su género lo antes posible.

Durante siete años, Donya se sometió a un tratamiento hormonal que hizo que su voz se volviera más grave y que le creciera vello facial. Llegados a este punto, sus doctores le recomendaron la cirugía de reasignación de sexo. No obstante, Donya habló con varios amigos suyos que habían pasado por quirófano y éstos le explicaron que habían sufrido muchos problemas. Comenzó a cuestionarse si era lo correcto para ella.

Con la ayuda de amigos que viven en Noruega y Suecia, Donya investigó sobre el tema, ya que en Irán muchas páginas web están bloqueadas. Finalmente, llegó a aceptarse a sí misma:

“Llegué a conocerme mejor… acepté que era lesbiana y me sentí feliz con eso”.

Como vivir abiertamente en Irán como lesbiana es imposible, Donya huyó con su hijo a Turquía. Actualmente, viven en Canadá donde se les concedió el asilo. Varias personas LGBTIQ han seguido y siguen los pasos de Donya, refugiándose en países occidentales con la ayuda de varias ONG. Entre ellas, la Iranian Railroad for Queer Refugees, que asegura haber ayudado a más de 1.500 refugiados desde su fundación en 2008.

Tratamientos y cirugía de reasignación de sexo

Muchos psiquiatras y psicólogos iraníes todavía creen que la homosexualidad es una forma de enfermedad mental, y que la variación de género es, en sí misma, una condición patológica, concretamente la califican como “Trastorno de Identidad de Género”, según un informe de las ONG Justice for Iran y Iranian Lesbian and Transgender Network (6Rang).

Según la investigación de estas dos ONG, hay dos modelos de tratamientos propuestos por los profesionales de la salud mental iraníes:

El primer modelo opta por una gama de tratamientos psicoanalíticos y conductuales que se centran en la creación de un cambio mental cualitativo que implique aversión a la homosexualidad, y desafección al travestismo y otras tendencias de variación de género. Estos tratamientos acostumbran a ir acompañados de un plan de refuerzo en el que se utilizan técnicas para provocar vergüenza, medicamentos que inducen náuseas, psicoactivos y electroshocks.

La activista trans Mariam Jatún Molkara fue la primera mujer transexual de Irán al obtener una fatwa del ayatolá Jomeini autorizando su cambio de sexo [Foto vía WikimediaCommons].

Según el informe, los profesionales de la salud mental del país que siguen este modelo insisten en su eficacia y sus beneficios, a pesar de que estas prácticas han sido denunciadas internacionalmente como no científicas, dañinas y una violación de los derechos humanos.

El segundo modelo admite que los tratamientos enumerados anteriormente generalmente no tienen éxito, y defiende que el cuerpo de las personas transgénero sea modificado por medio de terapias hormonales y de la cirugía de reasignación de sexo. Los profesionales de la salud mental que siguen este modelo, generalmente, tienden a diagnosticar con el “Trastorno de Identidad de Género” a personas homosexuales y transgénero.

Estos diagnósticos equivocados provocan que lesbianas, gays y trans sean tratados con terapias hormonales irreversibles y cirugías de reasignación de sexo. Según el informe, a los pacientes raramente se les brinda una oportunidad significativa de explorar sus deseos hacia personas del mismo sexo y sus expresiones de género, y acceder a información precisa sobre cuestiones relacionadas con la orientación sexual y la identidad de género.

Además, el enviado especial de la ONU para Derechos Humanos en Iran, el Dr. Ahmed Shaheed, expresó preocupación por los graves problemas relacionados con los servicios sanitarios disponibles para la comunidad LGBTIQ. Los testimonios entrevistados por Shaheed aseguran que: “La calidad de la atención médica que recibieron fue, a veces, claramente inferior a la norma y no conforme con las normas profesionales o el derecho a una atención médica adecuada y accesible que se estipula en el PIDCP y el PIDESC”.  

Asimismo, el Dr. Shaheed también enumeró algunos de los efectos secundarios de la operación de cambio de sexo: complicaciones que incluyen hemorragias graves, infecciones graves, cicatrices, dolor crónico y fístulas rectovaginales.

Manifestante en una protesta en contra de la condena a muerte de homosexuales en Irán [Foto: Elvert Barnes vía WikimediaCommons].

Algunos doctores iraníes especializados en este tipo de intervención han explicado, a la ONG OutRight Action International, que algunos médicos que realizan estas operaciones no están suficientemente cualificados para llevarlas a cabo. Esta falta de preparación repercute gravemente en los pacientes, que los obliga a someterse a más operaciones para intentar arreglar los daños.

Otro problema que enfrentan los candidatos a someterse a esta operación es el número limitado de clínicas y doctores que existen en el país, según señala el informe de OutRight Action International. Muchos candidatos de pueblos pequeños y alejados de Teherán abandonan sus intenciones de operarse por los costes adicionales que supone el desplazamiento y las pernoctaciones.

Debido a los elevados costes de las intervenciones, muchos pacientes no tienen suficiente dinero para finalizar todo el proceso y, por lo tanto, sólo se someten a la primera fase de la transición. En estos casos, las autoridades no acceden a hacer el cambio de papeles.

La falta de dinero también lleva a algunas personas a tomar medidas peligrosas como automedicarse. La terapia hormonal sustitutiva requiere de una rigurosa supervisión médica porque puede tener graves efectos secundarios físicos y psicológicos.

En la actual situación, desgraciadamente, la única alternativa que tienen las lesbianas y los gays iraníes para vivir abiertamente es abandonar su país.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.

¿Quieres recibir más explicaciones como esta por email?

Suscríbete a nuestra Newsletter:


Rut Turch

Móra la Nova, Catalunya. Coeditora DDHH en United Explanations y jefa de prensa en el Ayuntamiento de Móra la Nova. Licenciada en Periodismo por la UAB y Posgrado en Periodismo Digital por la UOC. Me apasionan las RRII, la literatura, el cine y aprender idiomas.


2 comments

  • LeChico

    23/02/2018 at

    Te pagan por escribir cosas?

    Reply

  • LeChico

    23/02/2018 at

    Ah, lo pone al final. SPOILERS: no.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

15 − 3 =

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.


Sobre nosostros

Con más de 2.000 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la mayor plataforma online colaborativa de divulgación internacional en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!