Ana López Navajas: “Sin ellas no se explica ni la historia, ni la cultura, ni nada”

Ana López Navajas, doctora e investigadora de la Universidad de Valencia y coordinadora del proyecto TRACE [Foto de Jorge París].

Entrevista realizada por Almudena Díaz y Elena Couceiro.

Ana López Navajas es doctora e investigadora de la Universidad de Valencia, y trabaja desde hace años como coordinadora del proyecto “TRACE Las mujeres en los contenidos de la Educación Secundaria Obligatoria”, con el objetivo de que se reconozcan las aportaciones de las mujeres a la ciencia y la cultura a través de los programas educativos y los materiales didácticos. Este pasado mes de marzo fue premiada por Oxfam Intermón y el diario 20minutos con el Premio Avanzadoras por su trabajo en pro de la igualdad de género en España.

  • Explícanos brevemente en qué consiste tu investigación y el instrumento educativo que estáis construyendo.

Hace años llevamos a cabo una investigación en la Universidad de Valencia sobre la presencia de mujeres en los libros de texto cuyos resultados fueron alarmantes: tan solo un 7’6% del total de personalidades representadas eran mujeres. Este hecho certificaba la grave carencia que presentaba un sistema educativo al transmitir una cultura que se pretende universal, cuando sólo son protagonistas los hombres, dejando excluidas a las mujeres.

La necesidad de reparar esa grave ausencia fue lo que nos llevó a crear un instrumento de intervención que ayudase a revertir este gran déficit en la educación. Una herramienta (que aún está en construcción) destinada al profesorado y a las editoriales: una base de datos que contará con las indicaciones para incluir y visibilizar a las mujeres y a su obra, en cada asignatura, curso y tema. Una herramienta que facilitara esta inclusión sin cargar al profesorado y que esperamos que esté disponible para todos los públicos al final de este año.

  • ¿Por qué es tan importante reconocer el protagonismo de las mujeres en la historia? Y sobre todo, ¿por qué es tan importante que se haga a través de los libros escolares?

    La emperatriz Teodora en un mosaico de San Vital, en Rávena, Italia [Foto: DIRECTMEDIA vía WikimediaCommons].

Es muy importante por una sencilla razón: porque este protagonismo lo han tenido. Sin ellas no se explica ni la historia, ni la cultura, ni el desarrollo social, ni nada. Y eso no se les reconoce. Sin ese reconocimiento, ellas pierden valor social, parece que no hayan contribuido al desarrollo cultural o social del colectivo que formamos mujeres y hombres. Y sin valor social o con un valor social menguado, se facilita la cosificación, la violencia de género, el techo de cristal y toda una serie de discriminaciones que parten de la falta de consideración social de las mujeres. Hemos “pervertido” la mirada y sólo ponemos el foco en los hechos y producciones de los hombres. Y, de hecho, entendemos la cultura o la historia bajo un prisma únicamente —repito, únicamente— masculino, creyendo que es universal. Un gran fraude. Reparar esa ausencia y construir un referente cultural compartido de mujeres y hombres sería un auténtico logro social.

Por otro lado, es muy importante adecuar los libros de la enseñanza obligatoria por dos razones: la primera, porque precisamente durante este periodo de la educación, la totalidad de la futura ciudadanía es educada de acuerdo a referentes culturales y a una memoria colectiva de la sociedad (que ahora no incluyen a las mujeres). Y la segunda, porque estos libros son el instrumento mayoritario con el que profesorado y alumnado trabajan, y en este momento, ni siquiera están adecuados a ley.

La propia LOMCE sanciona la obligación de educar en igualdad de oportunidades y de transmitir “los referentes culturales y científicos básicos”. Sin las aportaciones de las mujeres a la pintura, la ciencia, la literatura y a la cultura en general, es imposible transmitir “los referentes culturales y científicos básicos”.

  • ¿En qué etapa se encuentra actualmente esta herramienta educativa para promover la igualdad?

La matemática judía Emmy Noether [Foto vía WikimediaCommons].

Cuando se llevó a cabo la base de datos, nos quedamos sin financiación para completarla ya que surgieron problemas con el software (programa). En este momento, y después de varios años de trabajo, hemos logrado acceder a financiación para arreglar estos problemas técnicos, y esperamos poder ponerla a disposición pública en otoño. Una vez tengamos disponible esta base, podremos también ir ampliándola.

  • ¿Qué respuesta ha tenido el proyecto por parte de la Administración y las editoriales?

Muy tibia. La verdad es que en los últimos años no hemos recibido ningún tipo de ayuda desde la Administración. Sin embargo, ahora parece que la administración educativa valenciana sí está interesada en desarrollar la formación y adecuar el currículo para que ellas estén presentes, como marca la ley. Y vamos a intentar llevarlo adelante.

Y con las editoriales ha sucedido lo mismo. Sólo en los últimos meses han comenzado a mostrar más interés. Tenemos un sólo ejemplo: un libro de música, Musicalias de 2º ESO, desarrollado por Laura Capsir (nuestra profesora de música) que ha sido publicado por Bromera, una editorial de la Comunidad Valenciana.

  • ¿Qué acogida ha tenido esta iniciativa entre los docentes?

No se ha podido poner todavía a disposición general del profesorado. Sólo las profesoras y los profesores que han participado en los sucesivos proyectos de innovación, y algunas personas más, la han utilizado. A todos ellas les ha parecido una herramienta estupenda, ya que les facilita el trabajo y no tienen que invertir tiempo en hacer investigación.

  • Cuando este proyecto se implemente, ¿qué efecto crees que tendrá dar mayor protagonismo a las mujeres en la Historia sobre nuestra cultura e imaginario popular?

Indiscutiblemente será muy positivo. Alumnas y alumnos saldrán de las aulas con la idea de que tanto las mujeres como los hombres han contribuido por igual en una cultura que reconocerán como colectiva. Aquellas personas (que deben ser todas) que reciban esta educación igualitaria serán más resistentes a visiones androcéntricas culturales y por tanto sus efectos a nivel social y cultural no tardarán en notarse. De hecho, su impacto está pensado para que sea inmediato puesto que su aplicación es directamente en el aula, donde se genera y transmite el conocimiento.

  • ¿Qué supuso para ti y para el proyecto el reconocimiento del Premio Avanzadoras?

La pianista y compositora alemana Clara Schumann [Foto: Andreas Staub vía WikimediaCommons].

Resultó una sorpresa y un empuje muy grande. Acostumbrada a la falta de apoyo (especialmente financiero), recibirlo supone un refuerzo importante para el proyecto y un reconocimiento a sus propósitos: la necesidad de incluir, visibilizar y, sobre todo, de conocer, cómo las mujeres han contribuido a la cultura, y cómo ellas son también modelos para nuestras alumnas y alumnos. De hecho, me gustaría añadir que es muy importante que todas las personas nos impliquemos en este reconocimiento.

Hay que dar a conocer las obras de escritoras y pensadoras y, para que ello suceda, se ha de contar con el apoyo de las editoriales. Hay que incluir a las mujeres en las aulas, y para ello es el profesorado quien tiene la responsabilidad de actuar, tanto en Secundaria como en la universidad. Hay que programar a las mujeres en los conciertos y mostrar sus obras en las exposiciones, y aquí la Administración Pública quien tiene mucho por hacer.

  • ¿Cuál es tu personaje femenino favorito de la Historia y por qué crees que los niños y niñas de hoy en día deberían conocer su historia?

¡Uy, eso son preguntas muy difíciles! No tengo un personaje favorito, tengo muchas. Y además son muchas las que ellos y ellas deben conocer para tener modelos variados donde reconocerse. Una sola no sirve. Es la variedad de modelos y tipos de mujeres la que nos hace plurales.

Pero como muestra puedo citar a cualquiera de nuestras más reconocidas científicas como Emmy Noether o Madame de Lavoisier. Grandes poetas y escritoras como nuestras hispanoárabes, Hafsa ar-Rakuniyya de Granada, o Nazhum ibn al Qalai, o como sor Juana Inés de la Cruz. También puedo nombrar a destacadas mujeres en el poder como Teodora, esposa de Justiniano, quien hizo una carrera espectacular de artista a emperatriz. O a pintoras como Artemisia Gentileschi, Marie Louise Élisabeth Vigée Lebrun, y nuestra María Blanchard. Y también por supuesto a músicas como Francesca Caccini, Elisabeth Jacquet de la Guerre, Clara Schumann o Sofía Gubaidulina, una genio contemporánea muy poco escuchada.

Todas ellas y muchas más, conforman una cultura mucha más rica de lo que imaginamos y sabemos, porque no nos lo han enseñado. Y sobre todo, conforman una cultura a la que han contribuido en primera persona, que es suya y, por lo tanto, también nuestra.

Ésta es una entrevista sin ánimo de lucro.



¿Quieres recibir más explicaciones como esta?

Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente

Leave a Reply