25/09/2017 BARCELONA

¿Cuánto le cuesta a una niña casarse antes de los 15 años?

Su infancia y mucha vergüenza. Dejar de ser niña, romper sueños y proyectos. Tras morir su padre, Minetou empezó a trabajar en un restaurante en Nouakchott, Mauritania. Tenía solo 13 años y la infancia en algún lugar profundo de la memoria. Necesitaba encontrar dinero y sacar adelante a su familia. Asumió la obligación de casarse como mal menor para salir adelante, a cambio de una dote a su familia y seguridad.

En 2030, Minetou formará parte de las casi 950 millones de mujeres que habrán contraído matrimonio siendo niñas. Ahora lo hacen 700 millones. Para 2050, la mitad de estas esposas prematuras serán africanas. Las mujeres de 20 a 24 años que pertenecen a las familias más pobres tienen cuatro veces más probabilidades de haberse casado antes de los 18 años que las mujeres de su edad de familias más prósperas.

Aunque el matrimonio infantil afecta tanto a niños como a niñas, es mucho más común entre las niñas y sus índices varían entre las regiones y dentro de los países. Las tasas más altas se concentran en las zonas rurales de África Subsahariana y Asia Meridional, siendo África del Norte y Oriente Medio las regiones del mundo que más rápido la han reducido, a casi la mitad en las dos últimas décadas.

Los diez principales impactos del matrimonio infantil

Estos son los diez principales impactos de esta violación de Derechos Humanos para las niñas, que también perjudica a las sociedades de las que forman parte, pues necesitan mujeres fuertes y autónomas para participar y contribuir a su futuro y al de sus comunidades.

1) Educación: Se ven obligadas a interrumpirla para cuidar de sus maridos e hijos. Las niñas que tienen pocos estudios o que carecen de ellos tienen más probabilidades de contraer matrimonio siendo niñas que aquellas que han terminado la secundaria. Pierden destreza y conocimiento para encontrar empleo, hipotecando su independencia. Las niñas que finalizan la escuela estarán más capacitadas para contribuir a su sociedad y bienestar de sus familias.

2) Trabajo doméstico: Casarse acentúa la carga doméstica que de forma desigual ya soportan las niñas, suponiendo un 40% más de tiempo que los niños de su edad (160 millones de horas al día). Dedican más tiempo a tareas del hogar no remuneradas, como buscar agua o leña.

3) Violencia: Los esposos, generalmente mucho mayores, han pagado una dote a la familia y su compromiso de ofrecer seguridad. Se establece una relación de poder que coloca a las niñas en un rol subordinado, haciéndoles mucho más vulnerables a la violencia por parte de sus maridos y pierden la capacidad de reivindicar un reparto equitativo del trabajo doméstico.

4) VIH y enfermedades: El rol inferior de las niñas en su matrimonio hace que estas pierdan su poder de decisión frente a sus maridos, sin poder garantizar que sus relaciones sexuales sean seguras y corriendo un grave riesgo de contraer VIH u otras enfermedades.

5) Embarazos peligrosos: Casarse a los 15 años supone convertirse en una niña cuidando otra niña. Embarazos en cuerpos en desarrollo tienen enormes riesgos. De hecho, en países en desarrollo, las principales causas de mortalidad de niñas entre 15 y 18 años son las complicaciones durante el embarazo y el parto. Asimismo, el riesgo de que el bebé muera en el primer año de vida es un 60% más que el de una madre mayor de 19 años. Aún más peligrosos para las niñas casadas, con menos probabilidades de recibir atención médica adecuada.

6) Discapacidad o riesgo de muerte: Durante el alumbramiento, el cuerpo de una niña corre el riesgo de sufrir complicaciones como la fístula obstétrica, que puede traer una discapacidad o incluso el riesgo de muerte, para ellas o los bebés.

14684382026_a8a6928703_z
Imagen de una niña africana, continente del que se calcula que, en 2050, tendrá la mitad de las esposas prematuras del mundo [Foto: DFID – UK Department for International Development vía Flickr].

7) Poder para decidir: Elegir cuándo ser madre, cómo repartir el trabajo doméstico o tener tiempo libre e intereses. La subordinación por ser mujeres, niñas, pobres, aisladas y con un proyecto educativo interrumpido resta capacidad de decisión sobre lo que sufren en primera persona.

8) Participación pública: La no remuneración de sus trabajos y estar relegadas supone la pérdida de autoconfianza y autonomía. A ello se suma no haber ido a la escuela, que supone no adquirir habilidades o nuevos conocimientos, no tejer redes sociales para comunicarse o defender sus intereses, algo crucial para la labor lenta y paciente de cambiar normas sociales.

9) Vergüenza, dolor: Dejar la escuela para centrarse en lo doméstico es abandonar la infancia antes de tiempo y perder redes. Dejar la escuela significa que quienes están alrededor te vean como una mujer preparada para ser esposa y madre. La conciencia de este aislamiento y del nuevo papel produce dolor y mucha vergüenza.

10) Costes para la sociedad:
Cuando las niñas se casan a los 15 años, legan a la próxima generación la pobreza, la educación interrumpida y una salud precaria. Es el círculo en el que ellas quedaron atrapadas. El matrimonio infantil limita la aportación que las niñas podrían haber hecho y dificulta los esfuerzos por mejorar la salud de las mujeres y la infancia y por mantener a los niños en la escuela.

Sus causas y soluciones

Imagen de una niña de Bangladesh, país donde el 73% de las mujeres casadas fueron casadas de niñas. [Foto: Bangladesh. USAID vía Flickr].
Imagen de una niña de Bangladesh, país donde el 73% de las mujeres casadas fueron casadas de niñas. [Foto: Bangladesh. USAID vía Flickr].

Cada año, contraen matrimonio 15 millones de niñas. La cifra descansa en varias causas: la pobreza, la falta de acceso a la educación y las obligaciones sociales, que hacen del matrimonio la mejor opción para asegurar el futuro.

A menudo, las familias están preocupadas porque sus hijas adolescentes puedan exponerse a embarazos fuera del matrimonio o las críticas del entorno, ya que las mujeres solteras de cierta edad son consideradas impuras.

Los esfuerzos para erradicar el matrimonio infantil combinan una mezcla de estrategias que se complementan entre sí. La educación de las niñas es la herramienta más poderosa junto con el desarrollo de competencias y espacios de reunión, que frenan el aislamiento social y económica.

Los incentivos económicos pueden ser una alternativa al matrimonio ya que tienen el poder de aumentar la sensación de seguridad económica y reducir las presiones económicas y sociales para casar pronto a las niñas.

Sensibilizar, generar debate y apoyar a las familias para tomar conciencia de la opción de retrasar la edad resulta crítico. La voz de las propias niñas y el compromiso de los hombres y los niños es crucial para el cambio en percepciones y normas.

Aunque muchos países con altos índices de matrimonio infantil cuentan con leyes que lo prohíben, su aplicación es difícil en un contexto con apoyo social. No obstante, el trabajo en leyes y políticas para establecer una edad mínima es necesaria, pues permiten debilitar el apoyo a la práctica y, a medida que la aceptación social disminuye, legitima la acción de quienes no lo apoyan.

Ésta es una explicación sin ánimo de lucro.

Ianire Molero Olmos

Periodista especializada en Desarrollo Global, Cooperación y Desarrollo. Ha trabajado en temas de participación, derechos de infancia e investigación en UNICEF en Centroamérica y ahora en España. Desde Honduras contó historias para elmundo.es y otros medios españoles sobre política y DDHH y trabajó en la ONG inglesa BITC en Londres. Sus contribuciones son independientes.


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

thirteen − eleven =


Sobre nosostros

Con más de 1.700 explicaciones publicadas por más de 300 redactores de 45 países, United Explanations es la plataforma online colaborativa de divulgación internacional más importante en lengua española. Explicamos los asuntos internacionales con un enfoque de derechos humanos.


CONTACTO




Newsletter


¡Colabora con UNX!

Si tienes pasión por los asuntos internacionales y tienes formación o experiencia en la materia. ¡Únete a nuestro equipo haciendo click aquí!