La unión de África: pasos hacia la integración del continente

El expresidente de Libia, Muammar Gaddafi, junto al expresidente de Tanzania, Kikwete, momentos después de que el primero asumiera la presidencia de la Unión Africana, 2009 [Foto: U.S. Navy vía WikimediaCommons].

Mientras Europa atraviesa un período de desunión, el pasado 13 de junio la Unión Africana (UA) anunció la creación de un pasaporte único africano para poder unificar más aún los 54 países que forman parte de la UA y hacer que de esta manera pueda existir una libre circulación de personas, de la misma manera que se hace en la Unión europea (UE) gracias al Tratado Schengen.

El nuevo documento será conocido como el “E-passport” de la Unión Africana y permitirá que los nacionales de los Estados Miembros de la UA puedan viajar dentro de estos países sin necesidad de visados, algo que hasta día de hoy es indispensable para poder circular de un país a otro dentro del continente africano.

El impacto de este pasaporte único será doblemente económico y político. El hecho de desdibujar o hacer desaparecer las fronteras internas entre estos países facilitará el flujo de personas y bienes económicos entre las naciones africanas y creará un continente con fronteras invisibles, o lo que es lo mismo, una gran nación panafricana, que es uno de los principios fundacionales de la principal organización internacional del continente, la UA.

¿Qué es y cómo va a funcionar este documento?

Idriss Déby, presidente de la República del Chad desde 1990 y presidente de la Unión Africana desde enero de 2016 [Foto: Amanda Lucidon vía WikimediaCommons].

Idriss Déby, presidente de la República del Chad desde 1990 y presidente de la Unión Africana desde enero de 2016 [Foto: Amanda Lucidon vía WikimediaCommons].

Este nuevo pasaporte tendrá formato electrónico y permitirá viajar a los africanos de un país a otro sin necesidad de visados ni de documentación específica. Los primeros pasaportes se presentaron a finales de junio en Kigali, la capital de Ruanda, durante la cumbre de la Unión Africana.

Los presidentes y ministros de Exteriores tendrán el privilegio de ser los primeros en usar estos nuevos pasaportes, ya que en dicha reunión se les entregó esta documentación a la mayoría de ellos. La UA espera poder distribuir este pasaporte único a la mayoría de la población africana para el año 2018, año en el que la organización planea eliminar el visado obligatorio que actualmente se expide para poder viajar por el interior de África.

De esta forma el continente africano se convertirá en el único en la tierra en tener un documento común para todos sus miembros, algo trascendental por el gran número de países de la UA y por no existir ni siquiera en otros continentes con una mayor tradición institucional conjunta, como por ejemplo la Unión Europea.

Impacto esperado

Se espera que este pasaporte mejore las relaciones comerciales en todo el continente africano y entre los estados miembros de la organización. Esto supondrá uno de los mayores pasos que se hayan dado en la historia de una organización internacional, especialmente en el continente más olvidado, África. Además, el director de Asuntos Políticos de la UA, Khabele Matlosa, también defiende que eliminar las fronteras entre países tendrá un efecto positivo en un sentido diferente:

“Miles de jóvenes arriesgan su vida al cruzar el desierto del Sáhara o al intentar llegar a Europa en patera desde distintos puntos de las costas africanas. Si aumentásemos las oportunidades dentro de África, se reduciría drásticamente ese número de muertes indeseadas”.

Asamblea de la Unión Africana [Foto: U.S. Department of State vía WikimediaCommons].

Asamblea de la Unión Africana [Foto: U.S. Department of State vía WikimediaCommons].

En la actualidad, países como Ruanda, Ghana, Seychelles o Mauricio ya han adoptado medidas especiales para facilitar la concesión de visados a ciudadanos de otros países africanos y, en algunos casos, incluso han eliminado todas las barreras.

Dentro de sus objetivos, la Unión Africana se propone coordinar y llevar a cabo la integración de la región con una política de cooperación, económica, cultural, educativa, médica, científica y tecnológica, además de políticas de defensa, entre otras. Todo ello para alcanzar un desarrollo sostenido y sustentable en la zona. Sin embargo, los enormes problemas y la realidad africana hacen que la realización de estos objetivos sea muy cuestionable.

Posibles inconvenientes

Aunque las ventajas presentadas son muchas y los gobiernos que apoyan esta iniciativa representan la mayoría de los países africanos, el nuevo documento cuenta con detractores, que en parte se muestran escépticos ante la idea de un espacio Schengen en la Unión Africana.

Por una parte, el primer inconveniente sería que la eliminación de todos los visados podría facilitar que los terroristas circulasen de un país a otro sin problema. Además, muchas redes de tráfico de drogas y de personas también podrían beneficiarse, en parte, de esta medida.

Por otro lado, tenemos los problemas de epidemias y pandemias. Teniendo en cuenta el historial que tiene el continente africano con las grandes pandemias –por ejemplo, actualmente países como Angola sufren graves crisis de fiebre amarilla–, la idea de eliminar las fronteras ha encendido todas las alarmas sobre cómo podrían gestionar estas pandemias los distintos países en caso de libre circulación de personas, ya que esto provocaría que viajasen individuos infectados por todo el territorio del continente.

Diagrama de Euler que muestra las relaciones entre diversas organizaciones internacionales africanas, incluyendo la UA [Foto: Aris Katsaris vía WikimediaCommons].

Diagrama de Euler que muestra las relaciones entre diversas organizaciones internacionales africanas, incluyendo la UA [Foto: Aris Katsaris vía WikimediaCommons].

Otra consecuencia seria que la Unión Africana se encontrase con graves problemas logísticos a la hora de intentar registrar a todos los ciudadanos de los 54 estados. Los registros civiles que manejan los aparatos burocráticos de muchos de estos países no cuentan con un registro de toda la población que existe dentro de su propio territorio y esto hace que muchos de sus ciudadanos ni si quiera dispongan de un documento de identidad. Y, obviamente, disponer de un documento de identidad es indispensable para poder solicitar el nuevo pasaporte en cualquiera de los países que forman parte de la UA.

Estos inconvenientes hacen creer que el nuevo documento será inaccesible para gran parte de la población, hecho que va a generar nuevas desigualdades sociales creando una élite muy privilegiada que va a poder circular libremente y una gran masa de población que quedará condenada a no poder circular por este territorio con los mismos privilegios. Aún así los defensores del pasaporte creen que esta iniciativa podrá ayudar a impulsar un cambio real dentro del continente africano.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro.

Leave a Reply