#CarnavalSemAssédio: un hashtag por la igualdad entre géneros en Brasil

El último Carnaval brasileño (febrero 2016) se saldó con el dato escalofriante del incremento de denuncias por violencia contra la mujer: un 174% superior a las efectuadas en la misma época en 2015. El dato procede de Ligue 180 (llame al 180), la Central de Atención a la Mujer en situación de violencia. Ligue 180 fue creado por la Secretaría de Políticas para las Mujeres de la Presidencia de la República (SPM-PR) en 2005, con el objetivo de ser un canal directo de orientación sobre derechos y servicios públicos para la población femenina en todo el país. En marzo de 2014 Ligue 180 se transformó en el principal canal de denuncia, con capacidad para enviar dichas denuncias a la Seguridad Pública y copia al Ministerio Público de cada Estado. Entre el 1 y el 9 de febrero de 2016 hubo 3.174 denuncias de agresión, casi tres veces más que en el mismo período del año anterior.

#CarnavalSemAssédio

El Carnaval de 2016 se caracterizó por varias campañas de gran difusión en redes sociales en las que se pedía respeto hacia las mujeres, se aclaraba la diferencia entre coqueteo y acoso e incluso se enseñaba un “paso a paso” para hombres sobre “cómo no ser un canalla” durante el Carnaval.

La iniciativa #CarnavalSemAssédio fue lanzada por el sitio web Catraca Livre en colaboración con las organizaciones feministas Az Mina, #AgoraÉQueSãoElas, Vamos Juntas?, el bloque de Carnaval Mujeres Promiscuas, la abogada Andrea Florence y la arquitecta y urbanista Marília Ferrari.

La idea del movimiento es que las mujeres usasen ese hashtag para compartir historias y situaciones abusivas que ya les hubieran ocurrido en algún Carnaval, con el objetivo de concienciar a la población sobre el acoso, entendido como cualquier abordaje no consentido hacia una mujer.

Una investigación, realizada por el Instituto Data Popular y que contribuye a esta iniciativa, muestra que la mayor parte de los hombres brasileños son machistas en el marco de la celebración de los Carnavales, es decir, que existe una naturalización del machismo en la sociedad brasileña.

De acuerdo con este sondeo, realizado a 3.500 hombres mayores de 16 años, el 61% de los mismos afirmaron que una mujer que vaya al Carnaval no puede quejarse de sufrir acoso. El 49% indicaron que una mujer “direita” (como Dios manda) no debe estar en un bloque de Carnaval (grupo de personas que desfilan bajo un mismo tema o bandera). Es decir, existe todavía la visión de que la mujer es propiedad del hombre, y de que es feliz así, incluso que se congratula por las groserías que un hombre le dedica. La investigación confirma la percepción distorsionada de que la mujer que participa del Carnaval quiere ser acosada.

Bloque de Mulheres Rodadas. Fuente: Agência Brasil, Flickr


Desde 2015 desfila en Rio de Janeiro el bloque Mujeres Promiscuas (Mulheres Rodadas), como respuesta a una foto publicada en Facebook en diciembre de 2014, en la que un hombre sostenía en una manifestación una pancarta que decía “não mereço mulher rodada” (“no merezco una mujer promiscua”). Aquella publicación generó una respuesta viral con la iniciativa #SomosTodasRodadas que desembocó en la creación del bloque por parte de las periodistas Renata Rodrigues y Débora Thome. Así las mujeres se apoderan del lenguaje, apropiándose de un término de connotación machista, y cambiándolo por el uso activista en la dirección opuesta al original.

El bloque de las Mujeres Promiscuas se estrenó en el Carnaval de 2015, con más de 2.500 personas desfilando en Rio de Janeiro contra el machismo y acoso sexual.

Otra de las acciones englobadas en #CarnavalSemAssédio es Apito contra o assédio (silbato contra el acoso), iniciada por la cantautora Lia Marques, que busca fomentar que las mujeres denuncien a través del uso de un silbato cuando se encuentren en una situación incómoda durante el Carnaval de São Luis do Paraitinga (São Paulo).

¿Cómo diferenciar coqueteo y acoso?

Uno de los tópicos fundamentales de la viralización de iniciativas de respeto a la mujer durante las fiestas fue la fuerte marcación de la diferencia entre paquerar (coquetear) y acosar. La revista Az Mina, en su vídeo de Facebook, lo muestra.

Una de las denuncias más importantes fue aquella promovida por algunas de las reinas más relevantes del Carnaval, que relacionaba la connivencia entre agencias de modelos y escuelas de samba. Estas, ante denuncias de abuso, daban la callada por respuesta o incluso eliminaban a algunas de las denunciantes de los créditos de la escuela. No solo eso: algunas de ellas quedan marcadas con el llamado “book rosa”. Los managers de las agencias les indican la importancia de ser dóciles con aquel que las acose, lo que de forma sutil (puesto que es ilegal de acuerdo con la ley brasileña) acaba derivando en situaciones de prostitución. La situación empeora para aquellas modelos negras, cuya demanda se dispara en época de Carnaval. Según una de las modelos entrevistadas, “en el resto del año no nos dan espacio, mientras que en el Carnaval nos piden usar nuestro cuerpo solo como objeto sexual. Quieren determinar cuál es el lugar que debe ser ocupado por la mujer negra, y es siempre un lugar deshumanizado, una cosa para ser usada”.

Globeleza

Se conoce como Globeleza a la cobertura que la empresa Globo (la principal empresa de medios del país sudamericano) realiza del Carnaval, pero también da nombre a la mulata Globeleza, un personaje promovido por el canal de televisión Red Globo durante el Carnaval. La mulata Globeleza surgió a principio de los años 90. Una passista (componente de una escuela de samba, caracterizada porque su papel es el de seducir al espectador sambando con poca ropa y exhibiéndose) samba casi desnuda, con el cuerpo pintado con purpurina, al ritmo de la música del canal, y su imagen es exhibida en cualquier programación de Globo durante las fiestas.

Fuente: Wikimedia

Sin duda, Globo es un agente prescriptor en la sociedad brasileña (de belleza, de uso, de respeto, de discriminación), por lo que cualquiera de sus acciones tiene gran repercusión. La mulata Globeleza sufrió también críticas en los últimos carnavales (algunas desde el extranjero). Supone confinar a la mujer negra en un estereotipo.

Hay quien opina que Globeleza refleja aún el pensamiento colonial y esclavista de Brasil. Prueba de ello es la mulata Globeleza Nayara Justino que, tras haber sido elegida por el público, fue despedida por Globo por ser “muy negra” para el papel.

 

Otras iniciativas

La ONU Mujeres creó la campaña #MeuNúmeroÉ180 para apoyar el canal de denuncia oficial.

La secretaría de Turismo y Cultura de São João del Rei (municipio de la región de Minas Gerais) publicó consejos para el Carnaval, uno de los cuales incidía en la promoción del canal de denuncia Ligue 180, así como el respeto a la mujer durante el Carnaval.

Probablemente #CarnavalSemAssédio, unido a otras iniciativas institucionales, colaboró en el repunte estadístico de las denuncias en 2016. Que esta campaña se convierta en un hito histórico de la defensa del derecho de las mujeres brasileñas a celebrar su fiesta sin sufrir abuso por su condición de mujer es el gran objetivo. Esto significaría que no necesitamos poner los medios sociales a trabajar para viralizar la igualdad y el respeto.

Esta es una explicación sin ánimo de lucro



¿Quieres recibir más explicaciones como esta?

Suscríbete a nuestra newsletter


Queremos explicar la realidad internacional de un modo comprensible para construir una sociedad más consciente

Leave a Reply